Concierto para clarinete n.º 1 de Weber

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Heinrich Joseph Baermann

El Concierto para clarinete n.º 1, op. 73, es una obra de Carl Maria von Weber, encargada por el rey Maximiliano I de Baviera en 1811, para el clarinetista Heinrich Joseph Bärmann. El encargo era de dos obras, por lo que el compositor trabaja al mismo tiempo en el Concierto para clarinete, op. 74. El primer concierto lleva la referencia J. 114 en el catálogo de sus obras compilado por Friedrich Wilhelm Jähns.

Composición[editar]

A principios de 1811, Carl Maria von Weber se hizo amigo del clarinetista Heinrich Joseph Bärmann, quien estrenó su concertino para clarinete, op. 26.[1]​La creación de esta breve y triunfal obra dio lugar a un encargo del rey Maximiliano I de Baviera para dos obras.[1]​Por lo tanto, el compositor estuvo trabajando al mismo tiempo en el Concierto para clarinete n.º 2, op. 74.

Estructura[editar]

La obra tiene tres movimientos [2]​ :

  1. Allegro en Fa menor modulando a La bemol mayor en su sección central;
  2. Adagio ma non troppo en Do mayor, luego Do menor y Mi bemol mayor, terminando en Do mayor;
  3. Rondó - Allegretto en Fa mayor .

Primer movimiento: Allegro[editar]

El primer movimiento está en tiempo de 3/4 en la tonalidad de inicio del concierto en Fa menor. Formalmente, es una forma sonata, con Weber modificando repetidamente la forma clásica.

El movimiento se abre con una introducción orquestal, siendo introducido el primer tema en pianissimo primero por los violonchelos y los contrabajos. Después de un acorde fortissimo tocado por toda la orquesta, los motivos del tema son interpretados por toda la orquesta, con Weber haciendo un uso particular del ritmo punteado de la cabeza del tema. Después de una repetición en pianissimo de todo el primer tema y dos pausas generales, el clarinete solista comienza con un nuevo tema, que, al igual que el primer tema, está en Fa menor. Tras un breve interludio de toda la orquesta, entra el clarinete con el tema secundario en Si bemol mayor. La exposición termina con una ejecución de tresillos en el clarinete, sobre la cual Baermann escribió una variación, que se toca en la mayoría de las interpretaciones inmediatamente después de la ejecución de tresillos como la llamada cadencia de Baermann.

El desarrollo comienza con un interludio orquestal, en el que se utilizan principalmente motivos del primer tema. Termina con tríadas rotas descendentes en los violonchelos, antes de que el clarinete entre en pianissimo con un tema en el registro chalumeau. Después de un cromatismo viene el tema mayor, que a su vez termina en un triplete. Esto hace la transición a una ejecución de semicorcheas para el clarinete solista, sobre la cual el viento de madera toca alternativamente la cabeza del primer tema.

La transición a la recapitulación no se puede definir con precisión, ya que el desarrollo fluye suavemente hacia la recapitulación. Primero suena un tema de transición de la exposición, antes de que reaparezca el tema de apertura del clarinete, que, sin embargo, conduce directamente a un sonoro tutti orquestal con el tema de apertura de la orquesta. A esto le siguen ejecuciones virtuosas del clarinete solo, que terminan con una cadena de trinos, después de lo cual toda la orquesta escucha el tema de apertura por última vez antes de que el movimiento se desvanezca en pianissimo con solo las cuerdas, el clarinete solo y un redoble de tambor.

Segundo movimiento: Adagio ma non troppo[editar]

El segundo movimiento es en tiempo de 4/4 en la tonalidad mayor de Do mayor. Formalmente, es una forma de canción de tres partes.

El movimiento se abre con un tema tranquilo y lírico en el clarinete solo, acompañado por las cuerdas, repetido tres veces. El tema se va variando con cada repetición y el acompañamiento se vuelve más complejo. Así se suman los fagots en la primera repetición y los oboes en la segunda. A éste le sigue el segundo tema, mucho más dramático, que está en Do menor. Lo tocan las cuerdas y los instrumentos de viento de madera, a los que el clarinete solista toca tríadas quebradas. A esto le sigue una sección en la que solo el clarinete solista, acompañado de tres trompas, toca un tema coral. Hay una sección similar en el Adagio del Concierto para fagot de Weber, en la que solo toca el fagot solista, acompañado de dos trompas. Lo que llama la atención en el concierto para clarinete es que la tercera trompa solo se usa en el segundo movimiento. La sección termina con una nota larga y sostenida en el clarinete solo, y sigue de nuevo el primer tema, acompañado por las cuerdas. Esto a su vez conduce al tema coral de clarinete y trompetas con el que termina el movimiento.

El comienzo del segundo movimiento es típico de un aria de ópera romántica temprana, pero aún se parece al segundo movimiento del Concierto para clarinete de Mozart en el estado de ánimo y la forma melódica. Después de todo, Weber era primo de Mozart por el matrimonio de éste. En la sección central, se pone en práctica un uso inusual y raro pero efectivo de un trío de trompetas sin ninguna otra elaboración orquestal. El clarinete responde e interactúa con este trío de trompetas como lo haría un cantante de ópera en una situación similar.

Tercer movimiento: Rondó - Alegretto[editar]

El tercer movimiento está en compás de 2/4 en Fa mayor. Formalmente, es un rondó, como muestra la designación del movimiento.

El movimiento comienza con el tema de rondó rápido en el solo de clarinete, que resulta entretenido por su ritmo inusual, acompañado por las cuerdas. Sigue el primer pareado, que se caracteriza por una alternancia entre tuttis orquestales y pasajes solistas. El tema del rondó aparece primero en la dominante antes de reaparecer en su forma original en la tónica. El segundo pareado comienza con un interludio orquestal relativamente largo, antes de que el clarinete solista entre con una ejecución solista similar a una cadencia que termina en un acorde de tutti. A esto le sigue un tema en el clarinete solo en Re menor paralelo, seguido de un tema en los instrumentos de viento de madera, que conduce nuevamente al tema del rondó en el clarinete solo. Después del tema del rondó viene otro pareado, de nuevo en la tonalidad inicial de Fa mayor. El tema del rondó que sigue tiene un carácter mucho más avanzado debido a las repeticiones de tono en las trompetas y los timbales, que también se ve reforzado por la cadena de trinos del clarinete solo al final del tema. El interludio subsiguiente de la orquesta retoma el tema del rondó e introduce las virtuosas corridas de semicorcheas del clarinete solista en la stretta. El concierto termina con un acorde fortissimo sostenido de toda la orquesta.

El tercer movimiento contrasta con los movimientos anteriores por el carácter ligero. Es un rondó típico que suele terminar un concierto de tres movimientos, como en otras obras similares que incluyen el tercer movimiento del Concierto para clarinete n.° 2 de Weber, el Concierto para clarinete de Mozart, el tercer movimiento del Concierto para clarinete n.° 3 de Carl Stamitz, los movimientos finales del Concierto para clarinete en mi bemol mayor de Franz Krommer y el Concierto para dos clarinetes y los últimos movimientos de los Conciertos para clarinete números 1, 2 y 4 de Louis Spohr.

Orquestación[editar]

Instrumentación del Concierto para clarinete n 1
Madera
1 clarinete en si  solista,
2 flautas, 2 oboes, 2 fagotes
Metal
3 cuernos en fa y mi ,
2 trompetas en F
Percusión
2 timbales
Instrumentos de cuerda
Primeros violines, segundos violines ,
violas, violonchelos, bajos

Posteridad[editar]

Más allá de la forma clásica del concierto, “el contenido dramático supera y hace explotar las “reglas” hasta tal punto que, de repente, Weber se convierte en el eslabón faltante entre obras como el Concierto Jeunehomme y la Sinfonía Fantástica." Norman Heim considera que “los tres movimientos presentan modelos de la mejor escritura de Weber para la clarinete”.

Discografía[editar]

Bibliografía[editar]

Obras generales[editar]

  • Norman M Heim (1984). Clarinet Literature in Outline (en inglés). Hyattsville: Norcat Music Press. p. 86. OCLC 11052170. Norman Heim1984. .

Monografías[editar]

Notas discográficas[editar]

  • (fr + en + de) Eckhardt van den Hoogen, Staatskapelle de Dresde (dirigé par Herbert Blomstedt), « Sabine Meyer plays Weber », p. 8-11, EMI 2292-45792-2, 2003..

Referencias[editar]