Comunidad Nativa San Francisco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Comunidad Nativa San Francisco son un pueblo indígena de etnia Shipibo-conibo perteneciente a la Familia Pano, que habita la zona de Pucallpa y sus alrededores en la Amazonia peruana a 120 msnm, ubicándose a solo 15 minutos de esta en carretera y 45 minutos en bote, además a 14 km de Puerto Callao. Están asentados más exactamente en el lado izquierdo de la rivera de la Laguna Yarinacocha. Es el poblado más antiguo y numeroso de las comunidades cercanas en la zona. Viven de la caza y venta de artesanías (Destaca su cerámica y textiles) y la agricultura.[1]

Historia[editar]

Cuentan los pobladores de la zona, que los primeros shipibos se establecieron aquí por la tierra y su gran extensión. Eran apenas seis familias las que vivían en la allí, Dirigidas por el "curaca", líder de la tribu.

En octubre de 1914, llegó la comunidad del padre franciscano Enrique Felipe Lake, quien propuso al "curaca" Salvador López, establecer la primera comunidad cristiana. Luego de una reunión con todos los miembros del lugar, lograron acceder al pedido del padre. Así la evangelización llegó a la zona, creando cambios fundamentales a sus creencias. El mundo shipibo nunca volvió a ser el mismo.

Luego de celebrar una misa y la venia de los miembros de la tribu, se le bautizó a la comunidad con el nombre de San Francisco de Asís. Antes de aquel nombre, la comunidad se llamaba Jepe-Wesha o isla de Yarina. En la actualidad, la comunidad de San Francisco pertenece al distrito de Yarinacocha (Jepe Ian). Luego se construyó la primera iglesia cristiana y se fundó la escuela misionera católica, funcionando hasta 1930, pues el estado peruano establece la primera escuela mixta estatal.

En 1957, la comunidad recibe el título de propiedad de 1900 hectáreas de ancho y 7333 de largo y en 1975 la comunidad es registrada en el Registro Nacional de Comunidades Nativas y Campesinas del Perú.

La Comunidad de san Francisco fue dirigida por cinco curacas, encargados de administrar la comunidad por cinco años. Ellos fueron Salvador López, Miguel Quito, Belisario Collantes, Luis López y su hijo, el último curaca, Ernesto López. Desde 1970 en adelante, la comunidad está gobernada por los Jefes, quien es elegido por toda la población por voto popular y posee representación legal en todo el país. Desde ese mismo año se crean otros puestos como el agente municipal, teniente gobernador, juez de paz y ronderos comunales.[2]

Demografía[editar]

Según el censo de 1993, San Francisco tiene una población de 760 habitantes en 300 familias. Con 386 hombres y 374 mujeres, el 50% de la población está entre los 15 y 64 años, el 48% entre 0 y 14 años y solo el 2% supera los 65 años, el promedio de hijos por mujer es de 9,6, siendo una de las tazas más elevadas aunque hay 154 niños menores de un año muertos por cada mil nacidos vivos. De sus habitante 67 provienen de otras comunidades Shipibas en la región.[3]

Occidentalización[editar]

Tienen una relación buena con visitantes de poblaciones de otros sectores que vienen a convivir y trabajar, algunos nativos incluso ofrecen alojamiento en sus casas y la opción de participar en sus actividades. Y para muchos habitantes, el pueblo está entrando en la modernidad, por ejemplo ya hay libertad de escoger una pareja, la poligamia ya no es algo notorio y se han dejado prácticas como la mutilación genital femenina y la deformación de la frente en los bebes

Costumbres[editar]

A pesar de los siglos, el pueblo mantiene su vestimenta, con un pueblo muy integro, donde comparten todo y comen juntos además de otras cosas como bailar y cantar. El trueque aún se mantiene.[4]

Tienen una riqueza cultural muy grande pues conservan su música, costumbres, idioma y sus plantas medicinales, (Lo cual favorece al desarrollo del curanderismo y al estudio de la Botánica). Viven rodeados de fauna y flora silvestre y organizan "Sesiones Shamánicas" con Ayahuasca, la cual usan los Chamanes para adquirir sus poderes.[5]

Fauna y Flora[editar]

La comunidad tiene 100 hectáreas de bosque; en la flora cuentan con árboles como la caoba, Cedros, lupuna, además de un gran número de árboles medicinales, palmeras que son usadas para la construcción de casas, pijuayo, aguaje y shebón en la alimentación.

En cuanto a la fauna, se conservan varias especies de reptiles, mamíferos y aves.

Referencias[editar]