Comisión de Administración de Divisas (Venezuela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Comisión de Administración de Divisas o CADIVI, fué un órgano regulador adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Finanzas de la República Bolivariana de Venezuela, creado en el año 2003 a través del decreto de control cambiario que impuso el gobierno el 5 de febrero de ese mismo año. Actualmente la encabeza Manuel Antonio Barroso como presidente.[1]

La fuga de capitales fue la razón principal para la creación de CADIVI. Así pues, mediante el Decreto Presidencial N° 2.302, en Consejo de Ministros, el 5 de febrero de 2003, creó la Comisión de Administración de Divisas junto con el Proceso de Control Cambiario.[2]

Historia[editar]

Desde que el Control Cambiario se implementó en Venezuela en el año 2003, la población se ha visto en la necesidad de acostumbrarse a un cambiante y riguroso proceso de obtención de divisas supervisado por la Comisión, en donde el usuario se ve inmerso en variadas reglamentaciones cambiantes y rigurosas en organismos de Control Cambiario constantemente creados cada año para realizar funciones similares pero con reglamentaciones diferentes y más complejas para la obtención de una más limitada cantidad de dólares americanos ($USD), como es el caso del SITME, CADIVI, SICAD, y SICAD II.

A principios del decreto, únicamente se otorgaban divisas a viajeros y empresas de importación; posteriormente se dio paso a las operaciones electrónicas (compras por Internet) con otras divisas. Para el año 2007, cualquier persona que tuviese una tarjeta de crédito tenía la posibilidad de gastar hasta 5.000 $ USD para consumos en el exterior, 3.000 $ USD para operaciones electrónicas, y la posibilidad de retirar hasta 500 dólares al mes, a través de los cajeros automáticos ubicados fuera del país, además del conocido "Efectivo para Viajeros," que consistió en un cupo de 600 dólares en efectivo por año.

Para aquellos que no calificaban para obtener una tarjeta de crédito, algunos bancos ofrecieron tarjetas de crédito pre-pagadas, que se otorgaban con el único fin de obtener las divisas. Se trataba de tarjetas con un límite de crédito de Bs. 0, de manera que el usuario debía depositar el monto total antes de realizar un consumo; similar a una tarjeta de débito, con la diferencia de que tenía la firma de un ente emisor de tarjetas de crédito.

En el año 2008, CADIVI restringió aún más el proceso de obtención, reduciendo de 3.000 $USD a 400 $USD el cupo de operaciones electrónicas, a su vez, la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SUDEBAN) ordenó un plazo para la utilización de las anteriormente mencionadas Tarjetas de Crédito Prepagadas en el exterior hasta el 11 de enero de 2008, por lo tanto a partir de ese momento quien no tuviese una tarjeta de crédito propia, no podía tener acceso a las divisas. Adicionalmente, se exigió que las tarjetas tuviesen como mínimo seis meses de antigüedad para que su titular pudiese tener acceso a las divisas. Sin embargo, el cupo para Viajes en el Exterior se mantuvo en 5.000 $USD, de la misma manera, la cantidad máxima de efectivo baja de 600 a 500 dólares anuales. Esto creó una escasez de divisas extranjeras porque la confianza en el bolívar se redujo y aumentó la demanda de divisas, especialmente el dólar de USA.[3]

Para el 31 de diciembre del mismo año según Gaceta Oficial Nº 39.089 del 30 de diciembre de 2008, CADIVI reduce el cupo anual para viajeros a $2.500 anuales. Además, para el año 2009, CADIVI establece nuevas normas para la presentación de documentos, exigiéndole a los usuarios: carpetas, separadores, etiquetas y numeración de folios, en estricto orden según lo establece el Manual de Normas y procedimientos que se puede encontrar en su portal web.

Para el año 2010, Cadivi ajusta el cupo de tarjetas de Crédito para viajeros a $3.000 en aquellos usuarios que viajen a Europa, África, Asia y Oceanía (Para el resto se mantiene un máximo de $2500 de acuerdo al destino y duración del viaje), además de autorizar $500 en efectivo ahora también para los menores de edad, los cupos de operaciones electrónicas se mantienen en $400 anuales, sin embargo todavía exigiendo Carpetas, Separadores, Etiquetas y numeración de folios en estricto orden según lo establezca el Manual de Normas y procedimientos.

Irregularidades[editar]

Cabe destacar que el mismo Vicepresidente Rafael Ramírez admitió que de Cadivi se habrían robado alrededor de 25.000.000.000 $ (veinticinco mil millones de dólares) y hasta el momento no han presentado culpables de esta situación, por lo cual dá a entender que es corrupción dentro del gobiero Bolivariano. En este sentido, el estado aseguró que se realizaban investigaciones por parte de la fiscalía general de la república, y que próximamente serían presentados los responsables de este hecho. Tanto trabajadores de CADIVI como usuarios del sistema han sido acusados por hechos de corrupción, a pesar de que los dólares asignados en el presupuesto nacional para el 2013 con el objetivo de suplir la demanda de dólares en CADIVI fue mínima en comparación con otros mecanismos de obtención de divisas como el reciente SICAD.

En otro orden de ideas, si bien CADIVI permite obtener hasta 500 $USD en efectivo al año por persona, algunos usuarios han visto esto insuficiente, por lo cual, utilizan mecanismos alternos para convertir los montos aprobados para la tarjeta de crédito en efectivo. A estos usuarios se les ha denominado raspacupos por el mismo presidente Nicolás Maduro.[4] El Vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, ha acusado a los raspacupos de la crisis cambiaria que se ha suscitado en Venezuela, él los acusa de haber estimulado el mercado alterno de divisas o mercado negro.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]