Comercio atlántico de esclavos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Estiba de un barco esclavista británico (1788).
Reproducción de un cartel anunciando una subasta de esclavos en Charleston, Carolina del Sur, en 1769.

El comercio atlántico de esclavos, también conocido como comercio transatlántico de esclavos, hace referencia al tráfico de esclavos que tuvo lugar a través del Océano Atlántico entre los siglos XVI y XIX. La inmensa mayoría de los esclavos envueltos en el tráfico provenían de las zonas centrales y occidentales del continente, en su mayoría prisioneros de las guerras entre etnias rivales que eran vendidos por comerciantes africanos de esclavos a compradores europeos, quienes los transportaban a sus colonias en Norte y Sudamérica. Allí, los esclavos eran obligados a trabajar en las plantaciones de café, azúcar, tabaco y algodón, en las minas de oro y plata, en los campos de arroz, en la industria de la construcción, en la madera, en la construcción de barcos y en hogares como sirvientes. El comercio de esclavos es denominado «Maafa» por académicos modernos africanos y afroamericanos, término que significa «holocausto» o «gran desastre» en Swahili.

El Imperio portugués fue el primero en participar en el comercio de esclavos para el Nuevo Mundo en el siglo XVI y pronto siguieron otros. Los propietarios de barcos de esclavos consideraban a los esclavos como un cargamento que debería transportarse a América lo más rápido y barato posible, [2] para luego ser vendido a mano de obra esclava en cultivos de café, tabaco, cacao, azúcar y algodón, en minas de oro y plata, arrozales, industria de la construcción, corte de madera y como servicio doméstico. Los primeros africanos importados a las colonias inglesas fueron clasificados como "sirvientes contratados" y también como "aprendices de por vida". A mediados del siglo XVII, la esclavitud se había consolidado como una casta racial; los esclavos negros y sus descendientes eran propiedad oficial de sus dueños y los niños nacidos de madres esclavas también se consideraban esclavos. Como propiedad, las personas se consideraban un tipo de mercancía o unidades de trabajo y se vendían en mercados populares, junto con otros productos y servicios. Los principales traficantes de esclavos del Atlántico, ordenados por volumen de comercio, fueron: los imperios portugués, británico, francés, español y neerlandés, además de Estados Unidos (especialmente la región sur). Establecieron puestos de avanzada en la costa africana donde adquirieron esclavos de los líderes africanos locales. Las estimaciones actuales son que aproximadamente 12 millones de africanos fueron enviados a través del Atlántico, aunque el número de personas compradas por traficantes de esclavos es considerablemente mayor.

Trasfondo[editar]

Al descubrir nuevas tierras a través de sus exploraciones navales, los colonos europeos pronto comenzaron a migrar y establecerse en tierras fuera de su continente natal. Frente a las costas de África, los emigrantes europeos, bajo las órdenes del Reino de Castilla, invadieron y colonizaron las Islas Canarias durante el siglo XV, donde convirtieron gran parte de la tierra a la producción de vino y azúcar. Junto con esto, también capturaron a los nativos de las Islas Canarias, los guanches, para usar a los esclavos tanto en las islas como en todo el Mediterráneo cristiano. Utilizando las Islas Canarias como base naval, los europeos, en ese momento principalmente comerciantes portugueses, comenzaron a trasladar sus actividades por la costa occidental de África, realizando redadas en las que se capturaban esclavos para luego venderlos en el Mediterráneo. [33] Aunque inicialmente tuvo éxito en esta empresa, "no pasó mucho tiempo antes de que las fuerzas navales africanas fueran alertadas sobre los nuevos peligros, y los barcos portugueses [asaltantes] comenzaron a encontrar una resistencia fuerte y efectiva.[1]

Para 1494, el rey portugués había firmado acuerdos con los gobernantes de varios estados de África occidental que permitirían el comercio entre sus respectivos pueblos, lo que permitiría a los portugueses "aprovechar" la "economía comercial bien desarrollada de África ... sin entablar hostilidades". ". [35] "El comercio pacífico se convirtió en la norma en toda la costa africana", aunque hubo algunas raras excepciones en las que los actos de agresión desembocaron en violencia. Por ejemplo, los comerciantes portugueses intentaron conquistar las islas Bissagos en . [36] En 1840, Portugal, con el apoyo del Reino de Kongo, tomó el control de la región suroeste de Angola para asegurar su interés económico amenazado en el área. Aunque Kongo se unió más tarde a una coalición en 1870 para expulsar a los portugueses, Portugal se había asegurado un punto de apoyo en el continente que continuó ocupando hasta el siglo XXI. [37] A pesar de estos incidentes de violencia ocasional entre fuerzas africanas y europeas, muchos estados africanos se aseguraron de que cualquier comercio se desarrollara en sus propios términos, por ejemplo, imponiendo aranceles aduaneros a los barcos extranjeros. En 1525, el rey de Kongolese Afonso I se apoderó de un barco francés y su tripulación para comerciar ilegalmente en su costa. [36]

Viaje atlántico[editar]

Trata de esclavos africanos, 1500-1900.

El comercio atlántico de esclavos comenzó tras las primeras relaciones entre continentes que pusieron en contacto el Viejo Mundo (Europa y África) con el Nuevo Mundo (América). Durante siglos, las corrientes habían hecho los viajes a través de los océanos especialmente difíciles y arriesgados para los barcos disponibles en la época, lo que había impedido el contacto entre esos continentes.[2]​ En el siglo XV, sin embargo, nuevos desarrollos tecnológicos europeos permitieron la construcción de buques mejor preparados para enfrentarse a la altamar y esas corrientes, lo que hacía posible los viajes por el océano Atlántico. Al lograrlo, los mercantes europeos entraron en contacto con sociedades en la costa oeste de África y en América con quienes nunca antes habían entrado en contacto.[3]

Esclavitud africana[editar]

La esclavitud era practicada en algunas partes de África,[4]Europa,[4]Asia[4]​ y América antes del comienzo del comercio atlántico de esclavos. Existe evidencia de esclavitud llevada a cabo por algunos estados africanos, quienes exportaban esclavos a su vez a otros estados africanos, europeos y asiáticos con anterioridad a la colonización europea de América.[5]

El comercio atlántico de esclavos no fue el único comercio de esclavos que tuvo lugar en África, aunque fue el mayor en volumen e intensidad. Tal y como Elikia M’bokolo escribió en Le Monde diplomatique, «el continente africano fue sangrado de sus recursos humanos por todas las rutas posibles. A través del Sahara, del mar Rojo, desde los puertos del océano Índico y a través del Atlántico. Al menos diez siglos de esclavitud en beneficio del mundo musulmán (desde el siglo noveno al diecinueve). Cuatro millones de personas esclavizadas exportadas a través del mar Rojo, otros cuatro millones a través de los puertos Swahili del océano Índico, aproximadamente nueve millones en la ruta de las caravanas transahariana, y de once a veinte millones (dependiendo del autor) a través del océano Atlántico.»[6][7]

Siglos XVI-XIX[editar]

Ilustración de un libro sobre el explorador David Livingstone: grupo de hombres, mujeres y niños capturados para ser vendidos como esclavos en África Oriental, finales del siglo XIX.

El comercio atlántico de esclavos suele dividirse en dos épocas, conocidas respectivamente como el Primer y Segundo Sistema Atlántico.

El Primer Sistema Atlántico fue el comercio de africanos esclavizados hacia, principalmente, las colonias americanas de los imperios español y portugués. Representó solo alrededor del 3% de todo el comercio atlántico de esclavos. Comenzó, en una escala significativa, hacia 1502[8]​ y se mantuvo hasta 1580, cuando Portugal se unió temporalmente con España. Mientras que los portugueses comerciaban por sí mismos con esclavos, el imperio español utilizaba el sistema del asiento, concediendo a los mercantes (mayoritariamente de otros países) la licencia para comerciar con esclavos con sus colonias. Durante el primer Sistema Atlántico, la mayor parte de los comerciantes fueron portugueses, quienes ostentaron un cuasi monopolio de este tráfico, aunque algunos comerciantes holandeses, ingleses, españoles y franceses también participaron en el comercio de esclavos.[9]​ Tras la unión, Portugal quedó debilitado, siendo su imperio colonial atacado por los holandeses y británicos.

Principales regiones de procedencia de esclavos en África, entre los siglos XV y XIX.

El Segundo Sistema Atlántico se refiere al tráfico de africanos esclavizados realizado mayoritariamente por comerciantes británicos, portugueses, franceses y holandeses desde el siglo XVII. El principal destino de esta fase fueron las colonias caribeñas, Brasil y Norteamérica, a medida que un número de países europeos construían colonias económicamente dependientes de la esclavitud en el Nuevo Mundo. Entre los proponentes de este sistema están John Hawkins y Francis Drake.

Solo una cifra ligeramente superior al 3% de las personas esclavizadas fueron comerciadas entre 1450 y 1600, el 16% en el siglo XVII y más de la mitad de ellos fueron exportados en el siglo XVIII, siendo el restante 28,5% objeto de tráfico durante el siglo XIX.[10]

En una fecha tan tardía como 1860 llegó a Alabama el último barco negrero estadounidense, el Clotilde. A bordo iban más de un centenar de esclavos capturados en África. Hasta 2019 se creyó que el último superviviente de ese grupo fue Oluale Kossola, renombrado Cudjo Lewis, que murió en 1935, pero una investigación de aquel año señaló a una mujer llamada Rodisha, a la que su amo le puso el nombre de Sally Smith, como la última esclava africana ya que murió dos años después, en 1937.[11]

Comercio triangular[editar]

"El comercio de esclavos" por Auguste François Biard, 1840.

Los colonialistas europeos inicialmente practicaban un sistema al mismo tiempo de trabajos forzados y de esclavitud de nativos americanos, esclavizando a la mayor parte de los nativos del Nuevo Mundo. Por diferentes razones, los africanos reemplazaron a los nativos como la principal población esclavizada de América. En algunos casos, como el de las islas del Caribe, las guerras y enfermedades como la viruela eliminaron a los indígenas completamente. En otros casos, como en Carolina del Sur, Virginia y Nueva Inglaterra, la necesidad de alianzas con las tribus nativas sumada a la disponibilidad de esclavos africanos a precios asequibles llevaron a la progresiva desaparición de la esclavitud de nativos americanos.[cita requerida]

El primer lado del triángulo que formaba el comercio triangular de esclavos era el comercio de bienes desde Europa a África. Un buen número de reyes y comerciantes africanos tomó parte en el comercio de esclavos entre 1440 y hasta aproximadamente 1833. Por cada cautivo, los gobernantes africanos recibían una variedad de bienes europeos, entre los que se incluyen armas, munición y otros bienes industriales. La segunda pata del triángulo exportaba esos africanos esclavizados a través del océano Atlántico a América y las islas del Caribe. El tercer y último lado del triángulo lo forma el regreso de bienes a Europa desde América. Estos bienes eran fruto de las plantaciones y minas trabajadas por los esclavos, y entre sus productos se incluían azúcar, café, tabaco, algodón y ron.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Thornton 1998, pp. 37.
  2. Thornton 1998. pp. 15-17.
  3. Thornton 1998. pp. 13.
  4. a b c Historical survey > Slave societies
  5. Ferro, Mark (1997). Colonization: A Global History. Routledge. p. 221, ISBN 978-0-415-14007-2.
  6. Elikia M’bokolo, April 2, 1998, The impact of the slave trade on Africa, Le Monde diplomatique[1]
  7. Obadina, Tunde (2000). «Slave trade: a root of contemporary African Crisis». Africa Economic Analysis (en inglés). Archivado desde el original el 2 de mayo de 2012. Consultado el 15 de abril de 2012. 
  8. Anstey, Roger: The Atlantic Slave Trade and British abolition, 1760–1810. Londres: Macmillan, 1975, p.5.
  9. Emmer, P.C.: The Dutch in the Atlantic Economy, 1580–1880. Trade, Slavery and Emancipation. Variorum Collected Studies Series CS614, 1998, pp.17.
  10. Lovejoy, Paul E.:The Volume of the Atlantic Slave Trade. A Synthesis. In: Northrup, David (ed.): The Atlantic Slave Trade. D.C. Heath and Company 1994.
  11. «La última esclava africana». La Vanguardia. 8 de abril de 2019. 

Enlaces externos[editar]