Combustible sintético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Se llama combustible o carburante sintético a la gasolina, el queroseno y el gasóleo obtenidos mediante procesos termoquímicos a partir de carbón, de gas natural o de biomasa. Fue inventado por el científico alemán ganador del premio Nobel Friedrich Bergius en el año 1927. Rafael Suñén, científico español, investigó en Francia y en Zaragoza adaptaciones a las materias primas disponibles en España, pero fue arrestado por el gobierno republicano en 1937 y está desaparecido desde entonces.[1]

Por extensión, también puede usarse para otros productos combustibles (por ejemplo metanol, dimetiléter o butano) y para otros tipos de materias primas "no convencionales" (por ejemplo las arenas bituminosas o los residuos plásticos).

Los tres principales procesos de producción de combustibles sintéticos son:

Según que la materia prima sea carbón, gas natural o biomasa, se suele hablar de procesos y productos CTL (del inglés "Coal-to-Liquids" o sea "carbón a líquido"), GTL ("Gas-to-Liquids" o "gas a líquido") o BTL ("Biomass-to-Liquids" o "biomasa a líquido") respectivamente.

Los combustibles sintéticos obtenidos de la biomasa suelen llamarse también biocombustibles, bien este término se presta a confusión porque incluye tanto al BTL como al bioetanol y el biodiésel, los cuales son obtenidos mediante fermentación, un proceso sustancialmente diferente de la transformación termoquímica utilizada para el BTL.

Referencias[editar]

  1. García, Mariano (27 de febrero de 2011). «El aragonés que creó petróleo sintético». Heraldo de Aragón. pp. 54-55. Archivado desde el original el 23 de julio de 2015. Consultado el 30 de octubre de 2020. «Quizá fue víctima de los fusilamientos de Paracuellos de Jarama». 

Enlaces externos[editar]