Colonia penitenciaria de la isla de Ross

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La colonia penitenciaria en 1872

La colonia penitenciaria de la isla de Ross fue un asentamiento para convictos que la Administración Británica en la India estableció en 1858 en las remotas islas Andamán, fundamentalmente para encerrar a un gran número de prisioneros de la rebelión de la India de 1857 —también conocida como el Motín indio—. Con el establecimiento de la colonia en la isla de Ross, el gobierno británico construyó en el lugar bungalós e instalaciones gubernamentales para la gestión del archipiélago de Andamán y Nicobar. El asentamiento tenía la intención de usarse como «modelos manejables para el gobierno colonial y la rehabilitación». La residencia del comandante en jefe se localizaba en el punto más alto de la isla.

El establecimiento penitenciario llegó a ser conocido como «Kalapani» o «agua negra», debido a las brutalidades infligidas por los británicos sobre los presos políticos de la India; de hecho, muchos habían muerto hacia el año 1860 debido a las enfermedades y torturas sufridas durante las primeras etapas para eliminar parte del bosque donde establecer la colonia. En años posteriores, por un corto tiempo la colonia trató de civilizar a los indígenas de las Andamán. Además, la cárcel fue utilizada como centro experimental para varios métodos de tortura y pruebas médicas. Durante la Segunda Guerra Mundial, la isla fue invadida por el ejército japonés, lo que obligó a los británicos a evacuarla. Los edificios administrativos fueron destruidos aunque la colonia penitenciaria permaneció. Tras la recaptura por parte de los Aliados, el establecimiento se desmanteló el 7 de octubre de 1945.

Geografía[editar]

La isla de Ross en 2004

La isla de Ross fue la escogida para el establecimiento de la colonia penitenciaria, ya que está localizada cerca de la entrada al puerto de Port Blair, en la isla Andamán del Sur. Se trata de una pequeña porción insular con un perímetro de solo 1,6 km.[1][2]​ Al principio, fue denominada como la «París del Oriente», debido a su activa vida social y sus bosques tropicales, pero tras la invasión del ejército japonés y un terremoto que en 1941 la isla acabó devastada. En consecuencia, el lugar quedó como una «ciudad perdida rodeada de selva».[3]

Historia[editar]

Archibald Blair fue el primer hombre que intentó establecer una colonia penitenciaria en el lugar, ya que su remota ubicación le pareció ideal para este tipo de asentamiento. No obstante, su iniciativa no pudo ir más allá de 1796 debido a que la malaria se lo impidió. Sin embargo, tras la rebelión de 1857 se reavivó el interés de la Administración Británica de la India para establecer una cárcel en las Islas Andamán y Nicobar para prisioneros políticos.[4]

El primer grupo de doscientos prisioneros fue transportado desde Calcuta bajo el control del doctor James Pattison Walker, entre los que se encontraban muchos reconocidos líderes del movimiento wahabista —un movimiento islámico reformador—.[5]​ Los prisioneros llegaron a Andamán el 10 de marzo de 1858, cuando poco después Walker les encargó la tarea de eliminar parte del bosque, erigir sus propios refugios y otros edificios, y construir carreteras. En consecuencia, se les colocó etiquetas de identificación en el cuello y se les encadenó, por lo que su estado de salud mermó considerablemente.[6]​ De hecho, al principio no había servicios básicos e incluso en la época de lluvias tenían que dormir en tiendas de campaña. Para noviembre de 1858, las cabañas tipo barraca, con paredes hechas de matas y techos de paja con goteras, daban alojamiento a cerca de mil presos.[5]

En un primer momento, de los ocho mil prisioneros que se habían transportado a las islas para las primeras obras, 3500 murieron por enfermedad. Sir Robert Napier, quien vino desde Port Blair para investigar, observó que las condiciones [del campamento] estaban «más allá de la comprensión», ya que no había comida, ropa o refugios suficientes para los convictos. Sin embargo, en comparación la isla de Ross se encontraba en mejores condiciones que en los primeros años ya que el coronel RC Tytler y su mujer Harriet habían mejorado las instalaciones para los residentes.[6]​ Tytler fue nombrado como el superintendente del asentamiento de convictos, que entre abril de 1862 y febrero de 1864 acabó conociéndose como el «campo de concentración británico», a pesar de haber intentado mejorar las condiciones en el campamento, donde la tasa de mortalidad entre los presos era de setecientos cada año. En ese tiempo, los médicos informaron que solo 45 de los diez mil prisioneros estaban médicamente cualificados.[7]

La intensa lluvia, la malaria, neumonía y disentería causaron muchas muertes, de acuerdo a algunos informes de los años 1870. Durante ese tiempo, las autoridades comenzaron a testar drogas farmacéuticas como la quinina en diez mil prisioneros por la fuerza, por lo que en consecuencia acabaron con intensos efectos secundarios como náuseas, diarrea y depresión. De esta forma, muchos reclusos comenzaron a lastimarse entre ellos, para que las autoridades decidieran ahorcarlos. En su lugar, se introdujo un nuevo sistema de «apalear y dieta reducida», y eran obligados a dormir en la misma jaula donde trabajaban.[6]​ Los prisioneros también se enfrentaron a dificultades interpuestas por las tribus indígenas; algunas de ellas eran caníbales que los torturaban y asesinaban mientras trabajaban en el campo, y también atacaban la colonia.[5]​ En 1891, había 12 197 convictos que habían sido exportados desde la India, aunque algunos fueron liberados para involucrarse en la agricultura y otros fueron obligados a prestar otro servicio a cambio de una compensación económica de 25 USD al mes. Sin embargo, aunque en ese momento escaparse de la colonia era imposible, quien lo intentara era asesinado.[2]

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914, el doctor Robert Heindl de Alemania se había dado cuenta de que los 15 000 prisioneros políticos en la colonia penitenciaria podrían crear una revolución y, por tanto, un primer lanzamiento para capturar la isla mediante bombardeo por parte de un buque alemán era arriesgado. Este sugirió que después de tomar precauciones, los reclusos de la isla podrían ser trasladados mediante botes a tierra continental.[8]​ Finalmente, la prisión fue desmantelada el 7 de octubre de 1945, tras la administración de 24 comandantes en jefe, lo que derivó en una fortaleza abandonada que se ha convertido en una atracción turística en la actualidad.[5]

Incidentes[editar]

Tras cuatro días de la primera llegada a la isla, uno de los convictos —llamado Narain— había sido detenido por sublevación, y posteriormente atrapado y asesinado a tiros tras su intento de escapar. Otro prisionero, el desertor Naringun Singh se suicidó por ahorcamiento. Cuando 81 de los 288 presos intentaban huir, fueron atacados salvajemente por la población aborigen de las Andamán, por lo que tuvieron que retroceder a la prisión en busca de ayuda médica. Sin embargo, todos ellos fueron sumariamente condenados a muerte por ahorcamiento en un solo día. JP Grant, Presidente en ejercicio del Consejo en Calcuta, se quejó ante las altas autoridades de la situación en la colonia, pero Walker no fue castigado; en su lugar, colocó a los presos «un cuello de acero» para evitar más intentos de fuga. Finalmente, el 3 de octubre de 1859, fue destituido de su cargo en el asentamiento, debido a que sugirió marcar los antebrazos de los reclusos con la información sobre el crimen cometido y la sentencia que se les aplicó.[6]

El 23 de abril de 1958, el preso político Dudnath Tiwari fue el único —de los 91 fugitivos que había— que se salvó gracias a la gente de Andamán. Fue absorbiéndose en la cultura aborigen, e incluso casó a dos de sus hijas y aprendió el idioma local, pero cuando los andamaneses estaban terminando de planear un ataque masivo sobre la colonia penal el 16 de mayo de 1859, huyó y se lo comentó al superintendente en secreto. Los aborígenes atacaron el campamento con arcos y flechas pero fueron completamente derrotados debido a la superior efectividad del armamento británico. Esta batalla llegó a conocerse como la batalla de Aberdeen, que fue la primera iniciativa de la gente local por independizarse del mandato británico. En consecuencia, el imperio buscó un cambio de estrategia con tal de manejar a los indígenas, así que se dieron los primeros pasos en la búsqueda de la paz y se designó a un oficial británico para que viera por su bienestar.[5]

Un incidente notable que ocurrió fue el asesinato de Lord Mayo, virrey de la India, tras visitar las islas para realizar una inspección —entre ellas, la colonia penal de Ross—. El ataque sobre el gobernador fue llevado a cabo por Sher Ali, convicto ausente por enfermedad, quien lo asesinó tras la visita del administrador al monte Harriet en la noche del 8 de febrero de 1872.[6]​ Por su parte, Musai Singh fue el prisionero político que sufrió el período de encarcelamiento más largo con 47 años, pero fue liberado por buen comportamiento en julio de 1907 debido al cincuenta aniversario de la Primera Guerra de Independencia de la India en 1857.[5]

Fazal Haq Khairabadi, un renombrado poeta e intelectual de la corte mogol, amigo del coplero en lengua urdu, Ghalib, y mentor de David Ochterlony, fue acusado de avivar a los musulmanes en Delhi para emprender la yihad contra el Raj británico durante la Primera Guerra de Independencia de la India. No obstante, declinó declarar su culpabilidad y buscar amnistía, así que fue transportado hacia la colonia penal.[7]​ Estuvo allí desde el 8 de octubre de 1859 hasta su muerte en 1861. Su hijo hizo muchos esfuerzos por liberarle pero [Ochterlony] murió antes, aunque sí a su funeral en Port Blair. Una de las acciones notables que Khairabadi hizo mientras estaba preso fue escribir sobre los detalles de la Primera Guerra de Independencia y su experiencia en los «Kalapani» —sobrenombre con el que llegó a conocerse a la cárcel— mediante el uso de palos de carbón y harapos. Esto fue publicado posteriormente en árabe como Al-Surat-ul Hindia and Al-Fitnat-ul-Hindia.[5]

Referencias[editar]

  1. ————, 2011, p. 1949.
  2. a b Wheeler, 1894, p. 478.
  3. «Ross Island» (en inglés). Lonely Planet. Consultado el 5 de julio de 2015. 
  4. Out, 2010, p. 356.
  5. a b c d e f g «History of Ross Island» (PDF) (en inglés). National Informatics Center. Archivado desde el original el 5 de julio de 2015. Consultado el 21 de febrero de 2016. 
  6. a b c d e «Survivors of our hell». The Guardian (en inglés). 23 de junio de 2001. Consultado el 18 de junio de 2015. 
  7. a b Dalrymple, 2009, p. 443.
  8. Lochner, 2002, p. 116.

Bibliografía[editar]