Clorinda Corradi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Clorinda Corradi (n. Urbino, Italia; 27 de noviembre de 1804 - f. Santiago, Chile; 29 de junio de 1877), fue una contralto italiana, considerada junto a María Malibrán como una de las máximas exponente del bel canto italiano.

Fue aclamada como una de las mejores voces operísticas de su tiempo, quizá el de mayor equilibrio en cuanto a belleza y técnica vocal de la época, invitado a formar parte de cuadros operísticos en teatros de Italia, Estados Unidos, España y América Latina.

Clorinda Corradi.

El éxito esquivo[editar]

Clorinda Corradi Pantanelli nació en Urbino, Italia el 27 de noviembre de 1804. Estudio primero de manera privada con Filippo Celli.

Debutó a los 19 años en 1823 en el Teatro de Recanati en la opera “La Cenerentola” de Rossini. Al año siguiente se casó con el bajo cantante Raffaele Pantanelli que se convertiría en su agente.

Siguió entonces estudios concienzudos que le permitieron debutar ahora exitosamente en Venecia (La Fenice), en Milán (Teatro de La Scala), en Florencia (Teatro de La Pegola), en Reggio Emilia, en Ravenna (Teatro Comunale) y Parma (Teatro Ducale).

La consagración[editar]

En 1823 debutó en Recanati donde obtuvo un éxito fulgurante, impactando al público con su inmensa voz, su figura bellísima y sus dotes actorales que la convirtieron en el máximo exponente de la cantante-actriz de sus tiempos. Le siguieron actuaciones en Cenerentola y Aureliano in Palmira de Rossini, y Tancredi también de Rossini en una serie de actuaciones parisinas que sellaron el futuro mítico de la soprano. Canto regularmente en América, España, Italia y en 1835 debutó en La Habana. En 1840 debutó en Perú como Semiramide en la ópera de Rossini con un gran éxito.

Su voz[editar]

La voz de Clorinda Corradi como la de su coetanea María Malibrán u otros astros del belcanto como Rosmunda Pisaroni o Marietta Alboni tenían la cualidad de poseer registros extensísimos que iban del grave de contralto a los tonos agudos de la soprano. Por lo mismo si bien algunas de ellas poseían voces muy bellas tanto Corradi como María Malibrán acusaron siempre el defecto de la poca homogeneidad de la voz. Tan extenso registro partía la voz en diferentes partes y daba a la misma una amplia diferencia en cada registro.

Tanto Corradi como María Malibrán supieron aprovechar este defecto al máximo logrando colorear cada palabra y cada frase con supremo acierto, sacando partido del texto y la música al mismo tiempo. Con ellas nació el mito de la cantante actriz, la soprano de personalidad volcánica que enloquecía a las masas.

En el caso de Corradi este registro amplísimo no era natural y le costo a la contralto una carrera breve y un rápido declive vocal.

Creo el rol titular de Ugo Conte di Parigi el 26 de diciembre de 1830 en el teatro La Scala en Milán.

Como ya se ha dicho la carrera de la cantante fue bastante breve: 23 años para ser más exactos desde su inicio en 1823 a su retiro en 1856.

A partir de la segunda mitad de la década de 1850 su voz comenzó a evidenciar rápidos síntomas de declive debido a la extensión poco natural a la que había sido forzada. Su decadencia fue rápida y notoria sin embargo siguió presentándose en público. La contralto tenía solamente 45 años.

Era Académica Filarmónica de Venecia, Bergamo y La Habana.

Vida en América[editar]

En 1835 pasó a La Habana, Cuba.La contralto Italiana aparece en Lima, procedente de La Habana, en agosto de 1840. Fue contratada para representar Opera en el Teatro de Lima, cobrando el máximo sueldo de 700 pesos mensuales, además de los gastos de viaje. Gusto mucho e fue considerada con Teresa Rossi la mejor cantante de ópera llegada da hasta entonces al país.

Posteriormente (1844) viajó a Chile donde trabajó en el Teatro Victoria (Valparaíso). Estaba especializado en el repertorio operístico italiano, en especial Bellini y Rossini. Durante los años siguientes llegaron a Chile numerosas compañías de Opera, donde destacó la que dirigía Rafael Pantanelli, que incluía las cantantes Teresa Rossi y Clorinda Corradi Pantanelli, que se hicieron famosas en Chile. Según Zapiola, que trabajó en la orquesta de esta compañía, por primera vez en Chile se usó la batuta o "palito" para dirigir. Dice que "el señor Pantanelli dirigía la orquesta con tal maestría, que en algunos años que formamos parte de ella, jamás lo vimos, no diremos equivocarse, pero ni siquiera vacilar en el movimiento que debía iniciar en los numerosos y distintos trozos de que consta una ópera. El señor Pantanelli dirigía tocando el plano en los recitados de las óperas bufas, y con una pequeña vara en las demás".

En 1856 Clorinda Corradi dejó de cantar en teatros y comenzó a enseñar música en el Conservatorio de Santiago. Se retiró en 1873 y tres diputados exigieron que se le concedió una pensión "...En la época de su gloria artística, muchos de sus lauros conquistados por el esfuerzo y el trabajo de su gloria artística, ornaron, como joyas de precio, las ofrendas que tributaban la caridad a la viudez enferma y a la orfandad desvalida. La noble artista hacía de su arte una esperanza consoladora que curaba el dolor y que tomaba bajo su amparo a la miseria".

La influencia de la ópera italiana cobró cada vez mayor fuerza en Chile. Se hizo necesaria la construcción de un teatro adecuado a este género, de lo cual nació el primer Teatro Municipal de Santiago, que se inauguró con la presentación de la ópera Hernani de Giuseppe Verdi.

A mediados de su vida se retiró a su casa de Santiago de Chile, donde moriría casi en la miseria en 1877 a los 73 años de edad, después de haber conocido toda clase de honores, agasajos y riquezas.

Bibliografía[editar]

  • P. Ciarlantini, Il percorso biografico-artistico di Clorinda Corradi Pantanelli, "musa" di Carlo Leopardi -
  • Libretto dell'Italiana in Algeri, di A. Anelli, compositore G. Rossini. Teatro de' Condomini di Recanati, Carnevale 1823. Presso Biblioteca privata Leopardi, coll. Al. c. 120 n.12;
  • «Teatri, Arti e Letteratura» (Bologna), annate 1824-1858 (denominata nel prospetto come T.A.L.)
  • «I teatri» (Milano), annate 1828-1830;
  • G. Radiciotti - G. Spadoni, voce Clorinda Corradi in Dizionario dei musicisti marchigiani, RAD 1059 - 1066. Presso Biblioteca Comunale "Mozzi - Borgetti", Macerata;
  • G. Natali, voce Clorinda Corradi (scheda n. 4147), in Dizionario dei marchigiani illustri . Biblioteca Comunale "Mozzi - Borgetti", Macerata, Ms 1204;
  • L. Lianovosani, La Fenice (1792 - 1876), Milano, Ricordi 1876, pp. 22 - 23;
  • G. Piergili, Lettere scritte a Giacomo Leopardi dai suoi parenti con giunta di cose inedite o rare. Edizione curata sugli autografi da Giuseppe Piergili e corredata dei ritratti di Giacomo e de' genitori , Firenze, Le Monnier 1878, pp.83 - 84;
  • G. Radiciotti, Contributi alla storia del teatro e della musica in Urbino, Pesaro, Tip. Nobili 1899, pp. 12 -15 (denominato nel prospetto come Radiciotti 1);
  • Teatro, musica e musicisti in Recanati, Recanati, Tip. Simboli 1904, p. 51-55 (denominato nel prospetto come Radiciotti 2);
  • U. Manferrari, Dizionario Universale delle Opere Melodrammatiche, Firenze, Sansoni Antiquariato 1954 -1955, 3 voll.: I, p.73;
  • P. Cambiasi, Rappresentazioni date nei reali teatri di Milano (1778 - 1872), Bologna, Forni 1969 (ristampa anastatica del 1872);
  • I. Allodi, I teatri di Parma dal"Farnese" al "Regio", Milano, Nuove Edizioni Milano 1969;
  • G. Tintori, Duecento anni di Teatro alla Scala (opere, balletti, concerti 1778 - 1977), Gorle, Gutenberg 1979, p. 25;
  • M. De Angelis, Leopardi e la musica, Milano, Ricordi - Unicopli 1987, pp.86 - 87, n. 35;
  • P. Fabbri - R. Verti, Due secoli di teatro per musica a Reggio Emilia. Repertorio cronologico delle opere e dei balli 1645 - 1857, Reggio Emilia, Edizioni del Teatro Municipale Valli1987, pp. 224 - 225;
  • W. Ashbrook, Donizetti - La vita, Torino, E.D.T. 1986, pp.64 - 65;
  • Donizetti - Le opere, Torino, E.D.T. 1987, p.103;
  • P. Ciarlantini, Il fondo musicale della Biblioteca Leopardi di Recanati, in «Il Casanostra- Strenna Recanatese» n.100 (1989 - 1990), pp.91 – 103: p.96;
  • Biblioteca del Conservatorio di San Pietro a Majella di Napoli. Catalogo dei libretti per musica dell'Ottocento (1800- 1860), a cura di F. Melisi, Lucca, Libreria Musicale Italiana1990, nn. 210, 237, 501, 531, 1243, 1244, 1525, 2151, 2246;
  • Paolina Leopardi. Io voglio il biancospino. Lettere 1829 - 1869, a cura di M. Ragghianti, Milano, Archinto 1990, pp. 50 - 51;
  • E. Comuzio, Il Teatro Donizetti - Cronologia, Bergamo, Lucchetti 1990;
  • U. Gironacci - M. Salvarani, Guida al Dizionario dei Musicisti Marchigiani di Giuseppe Radiciotti e Giovanni Spadoni, Ancona, Editori delle Marche 1993, p.107;
  • G. Fanan, Drammaturgia rossiniana. Bibliografia dei libretti d'opera, di oratori, cantate ecc. posti in musica da Gioachino Rossini, Roma, Istituto di Bibliografia Musicale 1997, nn. 32, 120, 264, 327, 444, 549, 561, 773, 1158, 1356, 1364 - 1366;
  • G. Leopardi Epistolario, a cura di F. Brioschi e P. Landi, Torino, Bollati Boringhieri 1998 (denominato nel prospetto come Epistolario ), I, lettere nn. 471, 493, 501, 507, 514, 516;
  • F. Gatti, Cronologia degli spettacoli del Teatro Concordia (1798 - 1883) in Le stagioni del Teatro Pergolesi 1798 / 1998, Iesi, Comune di Iesi 1998, II, pp.88 – 93;
  • Dizionario Enciclopedico Universale della Musica e dei Musicisti-I titoli e i personaggi, Torino, U.T.E.T. 1999, 3 voll. (denominato nel prospetto come DEUMM);
  • P. Ciarlantini, voce Clorinda Corradi Pantanelli in Microcosmi leopardiani: biografie, cultura e società, a cura di Alfredo Luzi, Fossombrone, Metauro Edizioni 2000, pp.299-311;
  • G. Moroni, Teatro in musica a Senigallia, Roma, Palombi 2001;
  • P. Ciarlantini., Compositori, impresari, primedonne: i protagonisti marchigiani del teatro musicale in epoca preverdiana, in Quei monti azzurri. Le Marche di Leopardi, a cura di Ermanno Carini, Paola Magnarelli e Sergio Sconocchia, Venezia, Marsilio 2002, pp. 711-730.