Cleopatra Selene I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cleopatra Selene I
Reina de la Dinastía Ptolemaica
Reina consorte del Imperio seléucida
WLA brooklynmuseum Head of a Ptolemaic Queen.jpg
Reina consorte de Egipto
115-107 a. C. a 107-102 a. C.
Predecesor Cleopatra IV
Sucesor Berenice III
Información personal
Nombre secular Cleopatra Selene
Nacimiento c.135 a 130 a. C.
Fallecimiento 69 a. C.
Seleucia
Familia
Dinastía Ptolemaica (por nacimiento)
Seléucida (por matrimonio)
Padre Ptolomeo VIII
Madre Cleopatra III
Cónyuge
Descendencia Antíoco XIII (ver Hijos)

Cleopatra Selene (en griego, Κλεοπάτρα Σελήνη; c. 135 y 130 a 69 a. C.) fue una reina de Siria, que ocupó el trono como Cleopatra Selene I (82-69 a. C.). Era hija de Ptolomeo VIII de Egipto y de Cleopatra III, de cuyas maniobras políticas Cleopatra Selene, favorecida por su madre, se convirtió en peón. En 115 a. C., Cleopatra III obligó a su hijo Ptolomeo IX a divorciarse de su hermana y esposa Cleopatra IV, y eligió a Cleopatra Selene como nueva reina consorte de Egipto. La tensión entre el rey y su madre creció y terminó con la expulsión del primero de Egipto, quien no llevó consigo a Cleopatra Selene; esta probablemente se casó con el nuevo rey, su otro hermano Ptolomeo X.

Después del matrimonio de la princesa seléucida siria Cleopatra I con Ptolomeo V de Egipto, los matrimonios dinásticos entre los dos reinos se hicieron comunes. En 102 a. C., Cleopatra III decidió establecer una alianza con su sobrino Antíoco VIII de Siria y envió a Cleopatra Selene para que se casase con él. Después del asesinato de Antíoco en 96 a. C., su viuda decidió casarse con el hermano y rival del difunto, Antíoco IX. Cleopatra Selene perdió a su nuevo esposo en 95 a. C. y se casó por última vez, con el hijo de Antíoco IX, Antíoco X, que deja de aparecer en las fuentes y se presume que murió en 92 a. C., aunque pudo haber permanecido en el poder hasta 89/88 a. C., el año 224 ES (era seléucida).[nota 2]​ Cleopatra Selene se escondió en algún lugar del reino con sus hijos. Finalmente, Siria fue dividida entre los hijos de Antíoco VIII: Filipo I reinó en la capital siria Antioquía y Antíoco XII en la ciudad sureña de Damasco.

Cleopatra Selene tuvo muchos hijos de varios maridos. Probablemente después de la muerte de Antíoco XII en el 230 ES (83/82 a. C.), proclamó rey a su hijo Antíoco XIII, al que había tenido con Antíoco X, y parece que compartió el trono con él. Los dos reclamaron Antioquía para sí al morir Filipo I, pero el pueblo de la ciudad y el gobernador de Damasco, agotados por las guerras civiles de los seléucidas, invitaron a monarcas extranjeros a gobernarlos: Tigranes II de Armenia tomó Antioquía, mientras que Aretas III de Nabataea se apoderó de Damasco. Cleopatra Selene controló varias ciudades costeras hasta que Tigranes II la asedió en 69 a. C. en Ptolemais; el rey armenio capturó a la reina y luego la ejecutó.

Antecedentes históricos, familia y nombre[editar]

En el siglo II a. C., el imperio seléucida y el reino ptolemaico se debilitaron por las disputas dinásticas,[2][3]​ las guerras constantes entre sí, conocidas como las guerras sirias, y la interferencia romana.[4]​ Para aliviar la tensión, las dos dinastías pactaron el casamiento de algunos de sus miembros:[5]​ Cleopatra I de Siria se casó con Ptolomeo V de Egipto en 193 a. C.[6]​ y su nieta Cleopatra Thea desposó sucesivamente a tres reyes sirios a partir del 150 a. C..[7]​ Esos matrimonios mixtos sirvieron a Egipto para desestabilizar a Siria, que estaba especialmente fragmentada entre los diferentes aspirantes al trono;[8]​ los hermanos se disputaban el poder y Egipto intervenía en las discordias apoyando alguno de los pretendientes contra los demás.[9]

Cleopatra Selene nació entre 135 y 130 a. C., hija de Ptolomeo VIII y Cleopatra III.[10]​ Tuvo muchos hermanos, entre ellos Ptolomeo IX, Ptolomeo X y Cleopatra IV.[11]​ Escritores antiguos, como Cicerón y Apiano, mencionan que el nombre de la reina es Selene,[12][13]​ y Estrabón aclaró que se llamaba «Cleopatra».[14]​ Por otro lado, los estudiosos modernos, como Arthur Houghton y Catharine Lorber, creían que Selene era en realidad un epíteto.[15]​ El arqueólogo Nicholas L. Wright sugirió que lo asumió cuando se convirtió en reina de Egipto y que es un epíteto adivinatorio, lo que indica que Cleopatra Selene se presentó como la manifestación de la diosa de la luna en la tierra.[16]​ En las monedas acuñadas en su nombre aparece como Cleopatra Selene.[17]​ Selene era el nombre de la diosa griega de la luna y está emparentada con la palabra selas (σέλας), que significa «luz».[18]​ «Cleopatra» era un nombre dinástico ptolemaico;[19]​ significa «famoso en su padre» o «famoso en su ascendencia».[20]​ Fue la segunda reina de Siria en ostentarlo, por lo que se la llama «Cleopatra II Selene» para diferenciarla de su predecesora y tía Cleopatra I Thea,[nota 3][22]​ madre de los esposos de Cleopatra Selene Antíoco VIII y Antíoco IX.[23]​ La estudiosa de la Antigüedad Clásica Grace Macurdy numeró a Cleopatra Selene como «Cleopatra V» dentro de la dinastía ptolemaica y muchos historiadores han utilizado esta convención.[24]

Reina de Egipto[editar]

Ptolomeo VIII

El matrimonio entre hermanos era conocido en el antiguo Egipto y, aunque no era una práctica general, era aceptable para los egipcios;[25]​ los ptolomeos lo practicaron, quizás para consolidar la dinastía.[26]Ptolomeo VIII murió en 116 a. C. y en su última voluntad dejó el gobierno del reino a Cleopatra III, que debía ejercerlo de consuno con uno de sus dos hijos, el que escogiese; ella prefería a Ptolomeo X, pero el pueblo de Alejandría, la capital de Egipto, lo rechazó y la obligó a aceptar la ascensión al trono de Ptolomeo IX.[27]​ Poco después de su elevación,[28]​ Cleopatra III obligó a Ptolomeo IX a divorciarse de Cleopatra IV,[29]​ su hermana con quien se había casado antes de la muerte de su padre;[30]​ el historiador del siglo II, Justino, dio a entender que Cleopatra III hizo de esto una condición para compartir el poder con él.[31]​ Cleopatra Selene, favorecida por su madre Cleopatra III, fue elegida nueva reina consorte en 115 a. C.[10]​ La relación entre Ptolomeo IX y su madre se deterioró en 107 a. C.;[32]​ Ptolomeo se vio obligado a exiliarse por imposición materna y dejó en Egipto a su esposa e hijos.[33]

El mismo año 107 a. C., Cleopatra Selene probablemente se casó con el nuevo rey, su hermano menor, Ptolomeo X.[34]​ En 103 a. C., Ptolomeo IX estaba luchando en Judea.[35]​ La reina madre temía una alianza contra ella entre Ptolomeo IX y su amigo Antíoco IX de Siria, que estaba librando una guerra civil con su hermano Antíoco VIII; esto la llevó a enviar tropas a Siria.[33]​ Cleopatra III y Ptolomeo X conquistaron Tolemaida, y según Justino, el rey, conmocionado por la crueldad de su madre, la abandonó y huyó; Cleopatra III decidió casar a Cleopatra Selene con Antíoco VIII,[36]​ como gesto para estrechar lazos con Antíoco VIII y contrarrestar una eventual liga entre Ptolomeo IX y Antíoco IX.[33]​ Si se acepta que Cleopatra Selene había contraído matrimonio con Ptolomeo X, entonces Cleopatra III anuló el enlace después de que este desertase.[nota 4][34][36]

Reina de Siria[editar]

Reina consorte[editar]

Antioco VIII

El matrimonio de Cleopatra Selene y Antíoco VIII tuvo lugar en torno al 102 a. C.;[39][36]​ el historiador Leo Kadman sugirió que Cleopatra III le dio a su hija al rey sirio en Ptolemais antes de retirarse a Egipto, y que Cleopatra Selene tuvo en ella su residencia principal hasta el final de su vida.[40]​ Los detalles de la vida de Cleopatra Selene con Antioco VIII no están claros; el matrimonio no tuvo descendencia conocida,[41]​ aunque sí se conocen seis de los hijos de Antíoco VIII de su matrimonio anterior.[42]​ En el 96 a. C., Heracleón de Beroea, general de Antíoco VIII, asesinó a su señor e intentó usurpar el trono, pero fracasó y se retiró a su ciudad natal, Beroea.[nota 5][45]​ La capital de Siria, Antioquía, era parte del reino de Antíoco VIII en el momento de su asesinato; Cleopatra Selene probablemente residió allí.[nota 6][47]

Antíoco IX

La reina resistió en la capital por un tiempo antes de casarse con Antíoco IX.[42]​ La manera en que Antíoco IX tomó el control de Antioquía y su nueva esposa en el 95 a. C. no está clara; podría haber tomado la ciudad por la fuerza o quizá Cleopatra Selene le abriese las puertas.[47]​ En opinión del historiador Auguste Bouché-Leclercq, Cleopatra Selene tenía pocas razones para confiar en los cinco hijos de su esposo anterior;[42]​ la reina necesitaba un aliado que la ayudara a controlar la capital, mientras que Antíoco IX necesitaba una esposa y le convenía la influencia de que gozaba Cleopatra Selene sobre la guarnición de la ciudad y los funcionarios de su difunto esposo.[47]​ Es poco probable que este matrimonio contentase a los hijos de Antíoco VIII. El primero en actuar fue Seleuco VI, que estaba en Cilicia. Un año después de su matrimonio con Cleopatra Selene, Antíoco IX marchó contra su sobrino, pero fue derrotado y muerto. Poco después, Seleuco entró en la capital. Cleopatra Selene probablemente huyó antes de la llegada del nuevo rey o tal vez Antíoco IX la había enviado a Arados para que protegerla antes de emprender la fallida campaña contra Seleuco.[48]

Antíoco X, hijo de Antíoco IX, se proclamó rey en Arados,[48]​ y desposó a Cleopatra Selene en 218 ES (95/94 a. C.).[49]​ Existía un precedente en la dinastía de un hijo que se casaba con su madrastra: Antíoco lo había hecho con su madrastra Estratónice, lo que pudo facilitar los posteriores esponsales de Cleopatra Selene.[50]​ Sin embargo, el matrimonio fue escandaloso. Apiano escribió una anécdota sobre el epíteto de Antíoco X, «Eusebio» («el Piadoso»): los sirios se lo dieron para burlarse de su muestra de lealtad a su padre al acostarse con su viuda.[51]​ La justificación del matrimonio quizá fue pragmática: Antíoco X ansiaba ser rey, pero tenía pocos recursos y necesitaba una reina. Por su parte, Cleopatra Selene tenía unos cuarenta años y no podía contraer nupcias simplemente con un rey extranjero.[nota 7][50]​ Antíoco X arrebató Antioquía a Seleuco VI en el 94 a. C. y gobernó el norte de Siria y Cilicia,[49][53]​ mientras que los hermanos de Seleuco VI, Filipo I y Demetrio III, regían en Beroea y Damasco, respectivamente.[54]​ La última noticia del reinado de Antíoco X data del 92 a. C.[55]​ y se cree generalmente que murió alrededor de ese año.[56]​ Las fuentes antiguas contienen relatos y fechas contradictorias; el numismático Oliver D. Hoover aventuró la fecha de 224 ES (89/88 a. C.) para la muerte de Antíoco X.[57][58]​ Demetrio III tomó Antioquía y luego lo hizo también Filipo I.[59]

Siria hacia 87 a. C.

Reina y regente[editar]

Se desconoce dónde pasó Cleopatra Selene el reinado de los sucesores de Antíoco X en Antioquía. Evidentemente se refugió con sus hijos en algún lugar del reino,[60]​ y posiblemente huyó a Cilicia o Celesiria,[61]​ probablemente a la ciudad de Ptolemais, que mantuvo hasta su muerte.[62][40]​ Antíoco XII, otro hijo de Antíoco VIII que gobernaba en Damasco, murió en el 230 ES (83/82 a. C.).[63]​ Como el trono de Antíoco XII estaba vacante, Cleopatra Selene proclamó rey a su hijo Antíoco XIII.[nota 8][65]

Según los datos de las monedas que la representan junto a su hijo rey y parece que Cleopatra Selene actuó como regente.[64]​ Se han encontrado muchas de esas monedas,[nota 9][68]​ en las que aparece Antíoco XIII tras ella, que está en primer plano, al estilo de una reina,[69]​ y en las que su nombre está escrito antes que el del rey.[17]​ Cleopatra Selene dominaba tierras en Cilicia o Fenicia, o quizá en ambas regiones, cuando proclamó rey a su vástago.[69]​ El arqueólogo Alfred Bellinger sugirió que controlaba varias ciudades costeras sirias desde una base en Cilicia; ciertamente poseía Ptolomais y probablemente también Seleucia Pieria.[60]​ El historiador del siglo I Josefo escribió sobre «Selene ... quien gobernó en Siria»,[68]​ e indicó su influencia continua en la región, a pesar de que nunca fue dueña de la capital, Antioquía.[70]​ Sus hijos probablemente permanecieron en Cilicia o en otro lugar de Asia Menor por seguridad, lo que explicaría el apodo de Antíoco XIII, «Asiático».[69]

Moneda de bronce de Cleopatra Selene y Antíoco XIII. El reverso indica que fue acuñada en Damasco.

Reinado en Damasco[editar]

Según Josefo, «los que tenían Damasco» invitaron a Aretas III, rey de los nabateos, a gobernarlos porque temían a Ptolomeo, hijo de Menneo, rey de la Iturea.[64]​ No se conoce bien la historia de Damasco entre la muerte de Antíoco XII y el 241 ES (72/71 a. C.), cuando el rey armenio Tigranes II tomó la ciudad.[71]​ Hoover se basó en las monedas en las que aparece con Antíoco XIII para afirmar que Selene operaba desde Damasco ;[65]​ esas monedas usaban un alfa de barra rota, un epsilon cursivo y una sigma cuadrada.[72]​ Esta tipografía apare en las monedas damascenas de Demetrio III y Antíoco XII, pero es rara en el mundo helenístico.[72]​ Si la moneda de Cleopatra Selene fue acuñada en Damasco,[nota 10]​ entonces data del período comprendido entre la muerte de Antíoco XII y la ocupación de la ciudad por Tigranes II.[71]​ Existen, pues, dos posibilidades:

  • Cleopatra Selene se apoderó de Damasco tras la muerte de Antíoco XII y la perdió a manos de Aretas III antes del 73 a. C.[64]​ Josefo no indica que fuese el pueblo de Damasco el que llamase a Aretas III; por sus palabras parece más bien que lo hiciese una guarnición o un gobernador.[73]​ Todas las monedas conocidas de Cleopatra Selene están hechas de bronce, y la ausencia de piezas de plata indica que la reina carecía de los recursos necesarios para defender Damasco, lo que explicaría la invitación de Aretas III.[65]​ También es posible que Cleopatra Selene trasladase la capital a Ptolemais, ello hiciese que sus tropas damascenas perdiesen la fe en su gobierno y llamasen como consecuencia al rey nabateo para entregarle la ciudad.[15]
  • El gobierno de Aretas III en Damasco no duró mucho antes de que Cleopatra Selene se adueñase de ella:[71]​ Wright propuso que Cleopatra Selene se hizo con Damasco después de 80 a. C.[74]​ Varios factores podrían haber obligado a los nabateos a retirarse, como las amenazas itureas o los ataques del rey asmoneo Alejandro Janneo, cuyas incursiones en tierras nabateas debieron dificultar que permaneciesen en Damasco.[75]

Reclamo del norte[editar]

En el norte, Filipo I gobernó hasta su muerte, después de lo cual Cleopatra Selene reclamó los derechos de sus hijos que había tenido con Antíoco X al trono vacante.[60]​ En general, los sirios no aceptaron las pretensiones de la reina, y el pueblo de Antioquía invitó a Tigranes II a gobernar Siria, frustrado por las constantes guerras civiles de los seléucidas.[76]​ Se debate el año en que tuvo lugar este acontecimiento; la mayoría de los estudiosos aceptan que fue en el 83 a. C. cuando falleció Filipo I, aunque no hay pruebas de ello, pero aceptan la afirmación de Apiano, quien asignó un reinado de catorce años a Tigranes II, que terminó enel 69 a. C.[77]​ Oliver D. Hoover propuso como hipótesis que Tigranes II invadió Siria en 74 a. C. y que Filipo I reinó en el norte de Siria hasta el año anterior, lo que hubiese creado un lapso de tiempo en el que Cleopatra Selene y Antíoco XIII hubiesen podido reclamar la posesión del país sin oposición. Un argumento a favor de que Cleopatra Selene y su hijo fuesen los únicos aspirantes al poder en Siria en el 75 a. C. es una declaración de Cicerón: el estadista romano escribió que Cleopatra Selene envió a Antíoco XIII y a su hermano a Roma en 75 a. C.[78]​ Los dos hermanos regresaron a Siria en 240 ES (73/72 a. C.),[79]​ tras haber reclamado el trono de Egipto en virtud de los derechos de su madre. Para impresionar al Senado romano, la reina hizo que sus hijos llevasen obsequios, entre ellos un candelabro con joyas engastadas que dedicaron en el templo de Júpiter Capitolino.[70]​ El Senado se negó a tratar su petición acerca del trono egipcio, pero, según Cicerón, sí se les reconocía su derecho de jure al sirio, que habían heredado de sus antepasados.[80]

La declaración de Cicerón indica que en el 75 a. C. Tigranes II todavía no tenía el control de Siria, porque si lo hubiese tenido, Antíoco XIII habría pedido auxilio al Senado romano para recuperarla, ya que Tigranes II era yerno del enemigo de Roma Mitrídates VI del Ponto. Del mismo modo, Filipo I no podría haber estado vivo, puesto que Antíoco XIII fue a Roma sin tener que hacer valer su derecho a Siria.[81][82]​ En un documento presentado en la 131.ª reunión anual de la American Historical Association, Nikolaus Overtoom, basándose en la cronología de Hoover, sugirió que Cleopatra Selene dominaba el sur mientras que Filipo I poseyó el norte hasta el 75 a. C.; la muerte de este hizo del hijo de Cleopatra Selene el candidato con mayor probabilidad de heredar el trono, pero los partidarios del difunto, contrarios a la reina, le ofrecieron la corona a Tigranes II, quien invadió y conquistó el país en el 74 a. C.[83]

Caída, evaluación y legado[editar]

La regencia de Cleopatra Selene probablemente terminó en el 75 a. C., ya que el viaje de Antíoco XIII a Roma indica que ya había alcanzado la mayoría de edad o estaba a punto de hacerlo.[84]​ Tigranes II, cuya invasión probablemente tuvo lugar durante la ausencia de Antíoco XIII,[79]​ nunca controló todo el país y tomó Damasco solo en el 72 a. C.[70]​ Cleopatra Selene resistió a los armenios en Ptolemais, mientras que Antíoco XIII probablemente se refugió en Cilicia.[79]​ Tigranes II asedió a Ptolemais en el 69 a. C. y la conquistó, según Josefo, pero tuvo que retirarse rápidamente hacia el norte cuando los romanos atacaron Armenia.[22]​ Según Estrabón, Tigranes II encarceló a la reina en Seleucia y luego la mató.[85]​ Esos relatos parecen contradecirse, pero en opinión del historiador del siglo XVII William Whiston, no lo hacen, ya que Josefo no menciona que Tigranes II apresase a la reina en Ptolemais.[86]​ El historiador John D. Grainger explicó la acción de Tigranes II como consecuencia de la importancia política de Cleopatra Selene y del prestigio que otorgó a sus sucesivos maridos, que hicieron que Tigranes II tratase de privar a posibles rivales de la influencia de la reina.[87]​ Otros ven a Cleopatra Selene como un mero peón de maniobras políticas ajenas que luego empezó a intrigar en su propio beneficio.[88]

La larga carrera de Cleopatra Selene, el haber sido esposa de tres reyes sirios sucesivos, madre de otro y gobernante por derecho propio, además de su calidad divina, hicieron de ella un símbolo de la continuidad dinástica seléucida.[16]​ Sucesivas dinastías reinaron en el antiguo Oriente Próximo y sus soberanos se dieron el título de Gran Rey, es decir, señor supremo imperial. Los romanos intentaron simplemente reemplazar a los reyes sirios como autoridad imperial en la región cuando pusieron fin a la dinastía seléucida en el 64 a. C., pero el hecho de que Roma fuese una república puso en tela de juicio su legitimidad.[89]​ La diadema seléucida se consideró un símbolo de legitimidad incluso después de la caída de la dinastía, y muchos reyes orientales, como el monarca parto Mitrídates II, utilizaron la iconografía real seléucida para granjearse el apoyo de la nobleza de sus dominios. Los reyes ptolemaicos de Egipto eran los parientes más cercanos de los seléucidas y sus legítimos sucesores; Cleopatra VII de Egipto llamó Cleopatra Selene a su hija nacida en el 40 a. C. (Cleopatra Selene de Mauritania), un gesto enmarcado en los intentos de la reina egipcia por reclamar los derechos de sucesión a los territorios seléucidas en Oriente.[90]

Hijos[editar]

Con Ptolomeo IX[editar]

  • Según Justino, Cleopatra Selene y Ptolomeo IX tuvieron dos hijos;[91]​ el historiador John Whitehorne señaló que se duda de la existencia de esos dos niños y que podrían haber muerto a una edad temprana.[92]​ En 103 a. C., Cleopatra III envió a todos sus nietos y tesoros a la isla de Cos por seguridad, como parte de los preparativos de la guerra que se aprestaba a librar con Ptolomeo IX.[33]​ En el 88 a. C., Mitrídates VI capturó a todos los miembros de la realeza egipcia en Cos; los dos hijos de Cleopatra Selene mencionados por Justino, si realmente existieron y Cleopatra III los hizo marchar a Cos, habrían estado entre los cautivos.[93]
  • Ptolomeo XII, el padre de Cleopatra VII,[21][94]​ y su hermano Ptolomeo de Chipre.[95]​ La legitimidad de Ptolomeo XII fue históricamente cuestionada;[nota 11]​ su padre era ciertamente Ptolomeo IX, pero la identidad de su madre es vaga.[99]​ Cicerón escribió que Ptolomeo XII no era rey «ni por nacimiento ni por espíritu»,[96]​ pero el estudioso de la Antigüedad Clásica John Pentland Mahaffy señaló que tal afirmación indican que la madre de Ptolomeo XII no era reina de nacimiento, por lo que podría tratarse de Cleopatra IV,[100]​ cuyo matrimonio con Ptolomeo IX puede considerarse morganático (un matrimonio entre personas de rango social desigual),[101]​ ya que no era aceptable que un príncipe ptolemaico se casara con su hermana antes de su ascensión al trono.[nota 12][105]​ El historiador Christopher J. Bennett consideró que Ptolomeo XII y su hermano eran los dos niños mencionados por Justino,[nota 13]​ pero propuso que fueran hijos de Cleopatra IV, considerados ilegítimos debido al matrimonio «morganático» de sus padres.[108]​ Por lo tanto, Cleopatra Selene no era la madre biológica, sino que la oficial, lo que explica su intento de que uno de los hijos que había tenido con Antíoco X se hiciese con el trono de Egipto en el 75 a. C., negando la legitimidad de Ptolomeo XII.[nota 14][110]​ Whitehorne arguyó el rechazo de Cleopatra Selene a considerar legítimo a Ptolomeo XII para descartar que este y su hermano fuesen los dos niños mencionados en la obra de Justino.[111]
  • Cleopatra Berenice (Berenice III), cuya madre no se sabe con certeza quién fue, podría haber sido hija de Cleopatra Selene, pero también pudo haberlo sido de Cleopatra IV, posibilidad preferida por los historiadores modernos.[112]​ Sin embargo, Bennett señaló que los historiadores antiguos nunca dudaron de la legitimidad de Berenice III y la ilegitimidad del matrimonio de Ptolomeo IX y Cleopatra IV hace que sea más probable que Berenice III fuese el fruto de un matrimonio legítimo, es decir, el de su padre con Cleopatra Selene.[113]

Con Ptolomeo X[editar]

El hijo de Ptolomeo X, Ptolomeo XI, podría haber sido hijo de Cleopatra IV.[92]​ Cleopatra IV fue a Chipre tras ser expulsada de Egipto en 115 a. C.; allí residía Ptolomeo X, pero Cleopatra no se quedó en la isla, marchó pronto a Siria y se casó con Antíoco IX. Su abandono de Chipre es difícil de explicar si Ptolomeo XI era su hijo, que además no hubiese sido legítimo, pero resulta que la legitimidad de Ptolomeo XI era incuestionable.[114]​ Un texto demótico indica que Berenice III era la madre de Ptolomeo XI, pero la palabra egipcia utilizada para denotar «hijo» también puede significar hijastro, que es el significado preferido por la mayoría de los estudiosos para la palabra del pasaje en cuestión.[92]​ Lo más probable es que la madre fuese Cleopatra Selene; entre los varios argumentos en su favor, Bennett señaló que Cicerón llamó a Berenice III hermana de Ptolomeo XI. Si Ptolomeo XI y Berenice III eran hijos de Cleopatra Selene, entonces la declaración de Cicerón se puede tomar literalmente.[114]​ La relación filial entre Cleopatra Selene y Ptolomeo XI no se puede confirmar,[34]​ y aún se ignora cuál de las esposas de Ptolomeo X tuvo a Ptolomeo XI.[92]

Con Antíoco X[editar]

Antíoco XIII, moneda que lleva el epíteto Filadelfo

Es difícil identificar a los hijos de Antíoco X y Cleopatra Selene; Cicerón escribió que la reina tenía dos hijos, uno de ellos llamado Antíoco.[115]​ Puede que el matrimonio tuviese también una hija, pero no se puede confirmar;[116]​ según Plutarco, Tigranes II «mató a los sucesores de Seleuco y [llevó] a sus esposas e hijas al cautiverio».[117]​ Por lo tanto, es posible que Cleopatra Selene tuviera una hija capturada por Tigranes II.[118]

  • Antíoco XIII: este hijo es el Antíoco de Cicerón,[117]​ quien, como monarca después de la muerte de su madre, aparece en sus monedas como Antíoco Filadelfo («amante de los hermanos»), pero en las monedas donde Cleopatra Selene está representada junto con su hijo gobernante, el rey se llama Antíoco Filométor («amante de la madre»). Esto ha llevado a los estudiosos a proponer varias teorías: Kay Ehling, concordó con Bouché-Leclercq, y afirmó que Cleopatra Selene tuvo dos hijos, ambos llamados Antíoco.[67]​ Pero de Cicerón, que dejó sin nombre a uno de los hermanos, se desprende claramente que solo uno de ellos se llamaba Antíoco;[115]​ para que la propuesta de Ehling fuese válida, Antíoco Filómero debería ser el Antíoco mencionado por Cicerón, debería haber muerto y su hermano, que tenía un nombre diferente, hubiese tenido que asumir el nombre dinástico de Antíoco con el epíteto Filadelfos, pero esta posibilidad es complicada y sigue siendo una mera hipótesis.[117]​ Así, Antíoco XIII tenía dos epítetos: Filadelfo y Filómero.[119]
  • Seleuco Cibiosactes: el segundo hijo de Cleopatra Selene, que no fue nombrado por Cicerón y no aparece en otras fuentes antiguas;[80]​ los expertos modernos lo identifican generalmente con un personaje llamado así que en torno al 58 a. C. era esposo de Berenice IV de Egipto.[120]​ Cibiosactes nunca se asoció con Cleopatra Selene en las fuentes antiguas y faltan pruebas sólidas que permitan corroborar esta identificación teórica.[nota 15][120]
  • Seleuco VII: en 2002, el numismático Brian Kritt anunció el descubrimiento y desciframiento de una moneda con el retrato de Cleopatra Selene y otro persojaje real;[123][124]​ Kritt leyó el nombre de este como Seleuco Filométor y, según el epíteto, lo identificó con el hijo de Cleopatra Selene cuyo nombre no menciona Cicerón.[122]​ Le dio al rey recién descubierto el nombre real de Seleuco VII, y consideró muy probable que fuese Cibiosactes.[125]​ La hipótesis de «Seleuco VII» fue aceptada por algunos estudiosos como Lloyd Llewellyn Jones y Michael Roy Burgess,[34][68]​ pero Hoover la rechazó, señalando que la moneda estaba muy dañada y algunas letras eran ilegibles.[124]​ Hoover creyó que el nombre que aparecía en la moneda no era Seleuco, sino Antíoco y aseveró que el personaje era Antíoco XIII.[124]​ Según Wright, si se acepta la lectura de Kritt, entonces es posible que Cleopatra Selene se separase de Antíoco XIII antes del 75 a. C. y compartiese el trono con Seleuco VII.[nota 16][126]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Regente de Antíoco XIII entre 82-75 a. C.
  2. Algunos años en el artículo se dan según la era seléucida. Cada año seléucida comenzó a fines del otoño de un año gregoriano; así, un año seléucida se superpone a dos gregorianos.[1]
  3. En Prosopographia Ptolemaica, la entrada de Selene está en el número 14520.[21]
  4. Justino escribió que Cleopatra III «dejó a dos hijas sin marido al casarlas con sus hermanos».[37]​ Esto, en opinión de Christopher J. Bennett, indica el divorcio de Cleopatra Selene y Ptolomeo X; significa que Cleopatra III obligó a cada uno de sus hijos a divorciarse de sus hermanas. Se sabe que Ptolomeo IX hubo de divorciarse de Cleopatra IV, quien, después, nunca estuvo en situación de que la reina madre pudiera forzarla a separarse de Ptolomeo X. Esto hace que la única opción posible para explicar el comentario de Justino sea la separación impuesta de Cleopatra Selene y Ptolomeo X.[38]
  5. El numismático Arthur Houghton sugirió el año 97 a. C. para el asesinato de Antíoco VIII porque las monedas de su hijo Seleuco VI sugieren una fecha anterior al 96 a. C.[43]​ El también numismático Oliver D. Hoover disiente y señala que la razón de Houghton para adelantar el año de la muerte de Antíoco VIII era la emisión anormalmente alta de monedas de Seleuco VI, pero no era raro que un rey duplicara la producción anual en momentos de necesidad; por lo tanto, el año 96 a. C. sigue siendo el más plausible para el fallecimiento del rey.[44]
  6. En opinión de John Whitehorne, Cleopatra Selene se quedó en el palacio bajo Heracleón y luego huyó a Antioquía con Antioco IX al percatarse de que el general magnicida nunca sería aceptado como rey.[46]​ Sin embargo, no hay pruebas de que Heracleón llegase a apoderarse nunca de Antioquía, y se desconoce el lugar donde asesinó a su rey.[47]
  7. La edad de Selene planteó dudas a los historiadores modernos; se sabe que la reina dio a luz a dos hijos de su esposo hijastro. Edwyn Bevan sugirió que la esposa de Antíoco X era otra mujer, más joven, que también se llamaba «Selene». Macurdy rechazó esta hipótesis por varias razones: Apiano había aseverado claramente que la Cleopatra Selene que se casó con Antíoco X era la misma mujer que lo había hecho con Antíoco VIII y Antíoco IX. Eusebio confirmaba que Cleopatra Selene, la esposa de Ptolomeo IX, era la misma mujer que más tarde desposó a los reyes seléucidas. Por añadidura, la esposa de Antíoco X envió a sus hijos a Roma para pedirle al Senado que defendiese sus derechos al trono ptolemaico y una mujer sin conexiones directas con la familia real no hubiese podido hacer tal cosa.[52]
  8. Las fuentes literarias antiguas no mencionan la sucesión de Cleopatra Selene y Antíoco XIII después de la muerte de Antíoco XII, que se ha deducido utilizando información numismática.[64]
  9. Alfred Bellinger fechó en 1949 una de la colección de Henri Arnold Seyrig en el 92 a. C., lo que llevó a algunos historiadores modernos, como Kay Ehling, a proponer que Cleopatra Selene controló Antioquía en el intervalo entre la muerte de su último esposo y el advenimiento de Demetrio III.[66]​ El propio Bellinger tenía dudas con respecto a su propia datación, que expresó en 1952.[67]​ Muchos numismáticos del siglo XXI datan esta moneda en torno al 82 a. C.[66]
  10. Brian Kritt y Michael Roy Burgess sugirieron Ptolemais.[72]
  11. Los romanos generalmente aceptaron a Ptolomeo XII como legítimo.[21]​ Muchos escritores antiguos cuestionaron la legitimidad de Ptolomeo XII; Pompeyo Trogo lo llamó «nothos» (bastardo), mientras que Pausanias escribió que Berenice III era la única descendiente legítima de Ptolomeo IX.[96]​ Michael Grant aventuró que la madre de Ptolomeo XII era una concubina siria o parcialmente griega, mientras que Günther Hölbl creía que era de la élite egipcia. [97]​ Robert Steven Bianchi declaró que «existe unanimidad entre los genealogistas de que actualmente no se conoce la identidad y, por lo tanto, el origen étnico, de la abuela materna de Cleopatra VIII».[98]
  12. Ptolomeo IX podría haberse casado con Cleopatra IV mientras un príncipe gobernaba Chipre; ningún otro rey ptolemaico se casó con su hermana antes de ascender al trono.[102]​ El historiador Christopher J. Bennett sugirió que el matrimonio de Ptolomeo IX con Cleopatra IV infringía reglas importantes de la dinastía: el incesto no era parte de la cultura griega y los matrimonios ptolemaicos entre hermanos estaban justificados únicamente por la divinidad del rey;[103]​ que un príncipe que desposara a su hermana era un acto que hubiese comportado arrogarse la divinidad que solo disfrutaba el rey, y cualquier hijo nacido de un príncipe y su hermana antes de su ascensión al trono probablemente hubiese sido considerado ilegítimo por la familia real.[104]
  13. Ptolomeo XI, hijo de Ptolomeo X, estaba entre los príncipes capturados por Mitrídates VI y escapó, pero se sabe que Mitrídates todavía tenía dos príncipes egipcios en su poder. Ptolomeo XII y su hermano Ptolomeo de Chipre estaban en Siria antes de ser llamados a Egipto después de la muerte de Ptolomeo XI; según Whitehorne, esto podría explicarse si ellos eran los dos hijos de Cleopatra Selene que llegaron a Siria desde el Ponto cuando el yerno de Mitrídates Tigranes II lo conquistó.[106]​ Pero Whitehorne señaló que los autores contemporáneos mencionan la tradición de la ilegitimidad de Ptolomeo XII y que Cleopatra Selene la confirmó cuando trató de arrebatar Egipto a Ptolomeo XII en los años 70 a. C. y entregárselo a uno de sus hijos legítimos.[107]
  14. Walter Gustav Albrecht Otto y Hermann Bengtson también argumentaron que Ptolomeo XII y su hermano eran los dos hijos de Ptolomeo IX y Cleopatra Selene mencionados por Justino; explicaron las afirmaciones de ilegitimidad como una herramienta explotada por romanos influyentes que esperaban beneficiarse de la voluntad de Ptolomeo XI que supuestamente legó Egipto a Roma. [109]
  15. Dion Casio mencionó a cierto «Seleuco» que apareció en el 58 a. C. como esposo de Berenice IV a quien ella había matado, mientras que Estrabón mencionó que el esposo sirio tenía el epíteto «Cibiosactes» («vendedor de pescado salado») y fingió ser de linaje seléucida antes de ser asesinado por la reina. Por ello Bellinger identificó a Seleuco Cibiosactes como el efímero esposo de Berenice IV.[80]​ Eusebio, que tomó la información de Porfirio, escribió que el propio Antíoco X pidió la mano de Berenice, pero murió repentinamente de una enfermedad;[121]​ Edwyn Bevan cree que él fue en realidad Cibiosactes. Los paralelismos entre los relatos de Dion Casio y Estrabón sugieren que se referían a la misma persona, y esto llevó a los historiadores modernos a proponer que el hijo no identificado de Cleopatra Selene era Seleuco Cibiosactes, aunque esto sigue siendo una teoría.[122]
  16. Burgess sugirió que Cleopatra Selene acuñó monedas en los nombres tanto de Antíoco XIII como de su hermano. Tal cosa no tiene precedentes en la historia seléucida. Dado que «Philometor» (Filométor) aparece en la moneda de Kritt y que este es el mismo epíteto de Antíoco XIII llevó durante la regencia de su madre, es casi seguro que la moneda de Kritt también perteneciese a Antíoco XIII.[84]

Referencias[editar]

  1. Biers, 1992, p. 13.
  2. Marciak, 2017, p. 8.
  3. Thompson, 1994, p. 318.
  4. Goodman, 2005, p. 37.
  5. Tinsley, 2006, p. 179.
  6. Whitehorne, 1994, p. 81.
  7. Whitehorne, 1994, p. 149.
  8. Kelly, 2016, p. 82.
  9. Kosmin, 2014, p. 23.
  10. a b Llewellyn Jones, 2013, p. 1572.
  11. Green, 1990, p. 548.
  12. Cicero, 1856, p. 426.
  13. Appian, 1912, p. 237.
  14. Strabo, 1857, p. 161.
  15. a b Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 614.
  16. a b Wright, 2012, p. 67.
  17. a b Bellinger, 1952, p. 53.
  18. Kerényi, 1951, p. 196.
  19. Whitehorne, 1994, p. 143.
  20. Whitehorne, 1994, p. 1.
  21. a b c Siani-Davies, 1997, p. 309.
  22. a b Burgess, 2004, p. 21.
  23. Boiy, 2004, p. 180.
  24. Dumitru, 2016, p. 253.
  25. Carney, 2013, p. 74.
  26. Carney, 1987, p. 434.
  27. Ashton, 2003, p. 65.
  28. Bennett, 1997, p. 43.
  29. Whitehorne, 1994, p. 165.
  30. Bennett, 1997, p. 44.
  31. Whitehorne, 1994, p. 134.
  32. Ogden, 1999, p. 94.
  33. a b c d Whitehorne, 1994, p. 139.
  34. a b c d Llewellyn Jones, 2013, p. 1573.
  35. Whitehorne, 1994, p. 138.
  36. a b c Dumitru, 2016, p. 258.
  37. Atkinson, 2012, p. 117.
  38. Bennett, 2002.
  39. Kuhn, 1891, p. 23.
  40. a b Kadman, 1961, p. 21.
  41. Dumitru, 2016, p. 260.
  42. a b c Chrubasik, 2016, p. XXIV.
  43. Houghton y Müseler, 1990, p. 61.
  44. Hoover, 2007, p. 286.
  45. Dumitru, 2016, pp. 260, 261.
  46. Whitehorne, 1994, p. 167.
  47. a b c d Dumitru, 2016, p. 261.
  48. a b Dumitru, 2016, p. 262.
  49. a b Dumitru, 2016, p. 263.
  50. a b Dumitru, 2016, p. 264.
  51. Whitehorne, 1994, p. 168.
  52. Macurdy, 1932, p. 172.
  53. Lorber y Iossif, 2009, p. 102.
  54. Ehling, 2008, p. 239.
  55. Dumitru, 2016, p. 2634.
  56. Hoover, 2007, p. 290.
  57. Dumitru, 2016, p. 265.
  58. Hoover, 2007, p. 294.
  59. Hoover, 2007, pp. 295, 296.
  60. a b c Bellinger, 1949, p. 79.
  61. Hoover, 2011, p. 260.
  62. Whitehorne, 1994, p. 169.
  63. Hoover, Houghton y Veselý, 2008, p. 214.
  64. a b c d Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 613.
  65. a b c Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 616.
  66. a b Dumitru, 2016, p. 266.
  67. a b Dumitru, 2016, p. 267.
  68. a b c Burgess, 2004, p. 20.
  69. a b c Burgess, 2004, p. 24.
  70. a b c Bellinger, 1949, p. 81.
  71. a b c Hoover, 2005, p. 99.
  72. a b c Hoover, 2005, p. 98.
  73. Houghton, Lorber y Hoover, 2008, pp. 613, 614.
  74. Wright, 2010, p. 253.
  75. Shatzman, 1991, p. 123.
  76. Bellinger, 1949, p. 80.
  77. Hoover, 2007, p. 296.
  78. Hoover, 2007, p. 297.
  79. a b c Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 617.
  80. a b c Kritt, 2002, p. 26.
  81. Hoover, 2007, pp. 297, 298.
  82. Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 596.
  83. Overtoom, 2017.
  84. a b Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 615.
  85. Bellinger, 1949, p. 82..
  86. Josephus, 1833, p. 640.
  87. Grainger, 1997, p. 45.
  88. Dumitru, 2016, p. 271.
  89. Strootman, 2010, p. 153.
  90. Strootman, 2010, p. 154.
  91. Justin, 1742, p. 282.
  92. a b c d Whitehorne, 1994, p. 176.
  93. Whitehorne, 1994, p. 224.
  94. Fletcher, 2008, p. 353.
  95. Otto y Bengtson, 1938, p. 117.
  96. a b Sullivan, 1990, p. 92.
  97. Fletcher, 2008, p. 353.
  98. Bianchi, 2003, p. 13.
  99. Ager, 2005, p. 7.
  100. Mahaffy, 1899, p. 225.
  101. Mahaffy, 1899, p. 211.
  102. Bennett, 1997, p. 44.
  103. Bennett, 1997, p. 45.
  104. Bennett, 1997, p. 46.
  105. Bennett, 1997, p. 45.
  106. Whitehorne, 1994, p. 178.
  107. Whitehorne, 1994, p. 198.
  108. Bennett, 1997, p. 52.
  109. Otto y Bengtson, 1938, p. 117.
  110. Bennett, 1997, pp. 47, 48, 52.
  111. Whitehorne, 1994, p. 179.
  112. Llewellyn-Jones, 2013, p. 1567.
  113. Bennett, 1997, p. 54.
  114. a b Bennett, 1997, pp. 55, 56.
  115. a b Dumitru, 2016, p. 268.
  116. Dumitru, 2016, pp. 269, 270.
  117. a b c Dumitru, 2016, p. 269.
  118. Dumitru, 2016, p. 270.
  119. Houghton, Lorber y Hoover, 2008, p. 618.
  120. a b Kritt, 2002, p. 26, 27.
  121. Dumitru, 2016, p. 265.
  122. a b Kritt, 2002, p. 27.
  123. Kritt, 2002, p. 25.
  124. a b c Hoover, 2005, p. 95.
  125. Kritt, 2002, p. 28.
  126. Wright, 2012, p. 12.

Bibliografía[editar]

  • Ager, Sheila L. (2005). «Familiarity Breeds: Incest and the Ptolemaic Dynasty». The Journal of Hellenic Studies (en inglés) (The Society for the Promotion of Hellenic Studies) 125. ISSN 0075-4269. 
  • Appian (1912) [162]. Appianʼs Roman History with an English translation by Horace White in Four Volumes (en inglés) 2. William Heinemann. OCLC 886392072. 
  • Ashton, Sally-Ann (2003). The Last Queens of Egypt (en inglés). Pearson Education. ISBN 978-0-582-77210-6. 
  • Atkinson, Kenneth (2012). Queen Salome: Jerusalem's Warrior Monarch of the First Century B.C.E. (en inglés). McFarland & Company. ISBN 978-0-786-49073-8. 
  • Bellinger, Alfred R. (1949). «The End of the Seleucids». Transactions of the Connecticut Academy of Arts and Sciences (en inglés) (Connecticut Academy of Arts and Sciences) 38. OCLC 4520682. 
  • Bellinger, Alfred R. (1952). «Notes on Some Coins from Antioch in Syria». Museum Notes (en inglés) (The American Numismatic Society) 5. ISSN 0145-1413. 
  • Bennett, Christopher J. (1997). «Cleopatra V Tryphæna and the Genealogy of the Later Ptolemies». Ancient Society (en inglés) (Peeters Publishers) 28. ISSN 0066-1619. 
  • Bennett, Christopher J. (2002). «Cleopatra Selene. Note 13.III» (en inglés). C. J. Bennett. The Egyptian Royal Genealogy Project hosted by the Tyndale House Website. Consultado el 25 de octubre de 2018. 
  • Bianchi, Robert Steven (2003). «Images of Cleopatra VII Reconsidered». En Walker, Susan; Ashton, Sally-Ann, eds. Cleopatra Reassessed (en inglés). British Museum Press. ISBN 978-0-861-59103-9. 
  • Biers, William R. (1992). Art, Artefacts and Chronology in Classical Archaeology. Approaching the Ancient World (en inglés) 2. Routledge. ISBN 978-0-415-06319-7. 
  • Boiy, Tom (2004). Late Achaemenid and Hellenistic Babylon. Orientalia Lovaniensia Analecta (en inglés) 136. Peeters Publishers & Department of Oriental Studies, Leuven. ISBN 978-9-042-91449-0. ISSN 0777-978X. 
  • Burgess, Michael Roy (2004). «The Moon Is A Harsh Mistress– The Rise and Fall of Cleopatra II Selene, Seleukid Queen of Syria». The Celator (en inglés) (Kerry K. Wetterstrom) 18 (3). ISSN 1048-0986. 
  • Carney, Elizabeth Donnelly (1987). «The Reappearance of Royal Sibling Marriage in Ptolemaic Egypt». La Parola del Passato (en inglés) (Gaetano Macchiaroli Editore) 42. ISSN 0031-2355. 
  • Carney, Elizabeth Donnelly (2013). Arsinoe of Egypt and Macedon: A Royal Life. Women in Antiquity (en inglés) 4. Oxford University Press. ISBN 978-0-199-71101-7. 
  • Chrubasik, Boris (2016). Kings and Usurpers in the Seleukid Empire: The Men who Would be King (en inglés). Oxford University Press. ISBN 978-0-198-78692-4. 
  • Cicero (1856) [70 BC]. The Orations of Marcus Tullius Cicero (Charles Duke Yonge, trad.) (en inglés). 1: Orations for Quintius, Sextus Roscius, Quintus Roscius, Against Quintus Cæcilius, and Against Verres. Henry G. Bohn. OCLC 650273594. 
  • Thompson, Dorothy J. (1994). «Egypt, 146–31 B.C.». En Crook, John Anthony; Lintott, Andrew; Rawson, Elizabeth, eds. The Last Age of the Roman Republic 146-43 B.C. The Cambridge Ancient History (Second Revised Series) (en inglés) 9. Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-25603-2. 
  • Dumitru, Adrian (2016). «Kleopatra Selene: A Look at the Moon and Her Bright Side». En Coşkun, Altay; McAuley, Alex, eds. Seleukid Royal Women: Creation, Representation and Distortion of Hellenistic Queenship in the Seleukid Empire. Historia – Einzelschriften (en inglés) 240. Franz Steiner Verlag. ISBN 978-3-515-11295-6. ISSN 0071-7665. 
  • Ehling, Kay (2008). Untersuchungen Zur Geschichte Der Späten Seleukiden (164-63 v. Chr.) Vom Tode Antiochos IV. Bis Zur Einrichtung Der Provinz Syria Unter Pompeius. Historia – Einzelschriften (en alemán) 196. Franz Steiner Verlag. ISBN 978-3-515-09035-3. ISSN 0071-7665. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  • Fletcher, Joann (2008). Cleopatra the Great: The Woman Behind the Legend (en inglés). Hodder & Stoughton. ISBN 978-0-340-83173-1. 
  • Goodman, Martin (2005) [2002]. «Jews and Judaism in the Second Temple Period». En Goodman, Martin; Cohen, Jeremy; Sorkin, David Jan, eds. The Oxford Handbook of Jewish Studies (en inglés). Oxford University Press. ISBN 978-0-199-28032-2. 
  • Grainger, John D. (1997). A Seleukid Prosopography and Gazetteer. Mnemosyne, Bibliotheca Classica Batava. Supplementum (en inglés) 172. Brill. ISBN 978-9-004-10799-1. ISSN 0169-8958. 
  • Green, Peter (1990). Alexander to Actium: The Historical Evolution of the Hellenistic Age. Hellenistic Culture and Society (en inglés) 1. University of California Press. ISBN 978-0-520-08349-3. ISSN 1054-0857. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  • Hoover, Oliver D. (2005). «Dethroning Seleucus VII Philometor (Cybiosactes): Epigraphical Arguments Against a Late Seleucid Monarch». Zeitschrift für Papyrologie und Epigraphik (en alemán) (Dr. Rudolf Habelt GmbH) 151. ISSN 0084-5388. 
  • Hoover, Oliver D. (2007). «A Revised Chronology for the Late Seleucids at Antioch (121/0-64 BC)». Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte (en alemán) (Franz Steiner Verlag) 56 (3). ISSN 0018-2311. 
  • Hoover, Oliver D.; Houghton, Arthur; Veselý, Petr (2008). «The Silver Mint of Damascus under Demetrius III and Antiochus XII (97/6 BC-83/2 BC)». American Journal of Numismatics. second (en inglés) (American Numismatic Society) 20. ISBN 978-0-89722-305-8. ISSN 1053-8356. 
  • Hoover, Oliver D. (2011). «A Second Look at Production Quantification and Chronology in the Late Seleucid Period». En de Callataÿ, François, ed. Time is money? Quantifying Monetary Supplies in Greco-Roman Times. Pragmateiai (en inglés) 19. Edipuglia. ISBN 978-8-872-28599-2. ISSN 2531-5390. 
  • Houghton, Arthur; Müseler, Wilhelm (1990). «The Reigns of Antiochus VIII and Antiochus IX at Damascus». Schweizer Münzblätter (en inglés) (Schweizerische Zeitschrift für Numismatik) 40 (159). ISSN 0016-5565. 
  • Houghton, Arthur; Lorber, Catherine; Hoover, Oliver D. (2008). Seleucid Coins, A Comprehensive Guide: Part 2, Seleucus IV through Antiochus XIII (en inglés) 1. The American Numismatic Society. ISBN 978-0-980-23872-3. OCLC 920225687. 
  • Josephus (1833) [c. 94]. Burder, Samuel, ed. The Genuine Works of Flavius Josephus, the Jewish Historian (William Whiston, trad.) (en inglés). Kimber & Sharpless. OCLC 970897884. 
  • Justin (1742) [c. second century]. Justin's History of the World. Translated into English. With a Prefatory Discourse, Concerning the Advantages Masters Ought Chiefly to Have in Their View, in Reading and Ancient Historian, Justin in Particular, with their Scholars. By a Gentleman of the University of Oxford (George Turnbull, trad.) (en inglés). T. Harris. OCLC 27943964. 
  • Kadman, Leo (1961). The Coins of Akko Ptolemais. Corpus Nummorum Palaestinensium (en inglés) IV. Schocken Publishing House. OCLC 716861188. 
  • Kerényi, Károly (1951). Gods Of The Greeks (Norman Cameron, trad.) (en inglés). Thames and Hudson. OCLC 752918875. 
  • Kosmin, Paul J. (2014). The Land of the Elephant Kings: Space, Territory, and Ideology in the Seleucid Empire. (en inglés). Harvard University Press. ISBN 978-0-674-72882-0. 
  • Kritt, Brian (2002). «Numismatic Evidence For A New Seleucid King: Seleucus (VII) Philometor». The Celator (en inglés) (Kerry K. Wetterstrom) 16 (4). ISSN 1048-0986. 
  • Kuhn, Adolf (1891). Beiträge zur Geschichte der Seleukiden vom Tode Antiochos VII. Sidetes bis auf Antiochos XIII. Asiatikos 129-64 V. C (en alemán). Altkirch i E. Buchdruckerei E. Masson. OCLC 890979237. 
  • Llewellyn Jones, Lloyd (2013) [2012]. «Cleopatra Selene». En Bagnall, Roger S.; Brodersen, Kai; Champion, Craige B.; Erskine, Andrew; Huebner, Sabine R., eds. The Encyclopedia of Ancient History (13 Vols.) (en inglés). III: Be-Co. Wiley-Blackwell. ISBN 978-1-405-17935-5. 
  • Llewellyn-Jones, Lloyd (2013) [2012]. «Cleopatra V Berenike III». En Bagnall, Roger S.; Brodersen, Kai; Champion, Craige B.; Erskine, Andrew; Huebner, Sabine R., eds. The Encyclopedia of Ancient History (13 Vols.) (en inglés). III: Be-Co. Wiley-Blackwell. ISBN 978-1-405-17935-5. 
  • Lorber, Catharine C.; Iossif, Panagiotis (2009). «Seleucid Campaign Beards». L'Antiquité Classique (en inglés) (l’asbl L’Antiquité Classique) 78. ISSN 0770-2817. 
  • Macurdy, Grace Harriet (1932). Hellenistic Queens: A Study of Woman Power in Macedonia, Seleucid Syria, and Ptolemaic Egypt. The Johns Hopkins University Studies in Archaeology (en inglés) 14. The Johns Hopkins Press. OCLC 470372415. 
  • Mahaffy, John Pentland (1899). A History of Egypt Under the Ptolemaic Dynasty (en inglés). Methuen & Co. OCLC 2735326. 
  • Marciak, Michał (2017). Sophene, Gordyene, and Adiabene. Three Regna Minora of Northern Mesopotamia Between East and West. Impact of Empire (en inglés) 26. Brill. ISBN 978-9-004-35070-0. ISSN 1572-0500. 
  • Ogden, Daniel (1999). Polygamy, Prostitutes and Death: The Hellenistic Dynasties (en inglés). Duckworth with the Classical Press of Wales. ISBN 978-0-715-62930-7. 
  • Otto, Walter Gustav Albrecht; Bengtson, Hermann (1938). Zur Geschichte des Niederganges des Ptolemäerreiches: ein Beitrag zur Regierungszeit des 8. und des 9. Ptolemäers. Abhandlungen (Bayerische Akademie der Wissenschaften. Philosophisch-Historische Klasse) (en alemán) 17. Verlag der Bayerischen Akademie der Wissenschaften. OCLC 470076298. 
  • Overtoom, Nikolaus (6 de enero de 2017). Civil War in Syria: The Rise and Fall of the Last Seleucid Queen Cleopatra Selene. The 131st Annual Meeting. Room 302 Colorado Convention Center: American Historical Association. 
  • Kelly, Douglas (2016). «Alexander II Zabinas (Reigned 128–122)». En Phang, Sara E.; Spence, Iain; Kelly, Douglas et al., eds. Conflict in Ancient Greece and Rome: The Definitive Political, Social, and Military Encyclopedia: The Definitive Political, Social, and Military Encyclopedia (3 Vols.) (en inglés) I. ABC-CLIO. ISBN 978-1-610-69020-1. 
  • Shatzman, Israel (1991). The Armies of the Hasmoneans and Herod: From Hellenistic to Roman Frameworks. Texte und Studien zum Antiken Judentum (en inglés) 25. J.C.B. Mohr (Paul Siebeck). ISBN 978-3-161-45617-6. ISSN 0721-8753. 
  • Siani-Davies, Mary (1997). «Ptolemy XII Auletes and the Romans». Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte (en alemán) (Franz Steiner Verlag) 46 (3). ISSN 0018-2311. 
  • Strabo (1857) [24]. The Geography of Strabo: Literally Translated, with Notes (Hans Claude Hamilton; William Falconer, trads.) (en inglés) 3. Henry G. Bohn. OCLC 977553899. 
  • Strootman, Rolf (2010). «Queen of Kings: Cleopatra VII and the Donations of Alexandria». En Kaizer, Ted; Facella, Margherita, eds. Kingdoms and Principalities in the Roman Near East. Oriens et Occidens: Studien Zu Antiken Kulturkontakten Und Ihrem Nachleben (en inglés) 19. Franz Steiner Verlag. ISBN 978-3-515-09715-4. 
  • Sullivan, Richard (1990). Near Eastern Royalty and Rome, 100–30 BC. Phoenix: Supplementary Volume (en inglés) 24. University of Toronto Press. ISBN 978-0-802-02682-8. 
  • Tinsley, Barbara Sher (2006). Reconstructing Western Civilization: Irreverent Essays on Antiquity (en inglés). Susquehanna University Press. ISBN 978-1-575-91095-6. 
  • Whitehorne, John (1994). Cleopatras (en inglés). Routledge. ISBN 978-0-415-05806-3. 
  • Wright, Nicholas L. (2010). «A Late Seleukid Bronze Hoard, c. 1988 (Ch 10, 349)». En Hoover, Oliver; Meadows, Andrew; Wartenberg, Ute, eds. Coin Hoards (en inglés). X: Greek Hoards. The American Numismatic Society. ISBN 978-0-897-22315-7. 
  • Wright, Nicholas L. (2012). Divine Kings and Sacred Spaces: Power and Religion in Hellenistic Syria (301-64 BC). British Archaeological Reports (BAR) International Series (en inglés) 2450. Archaeopress. ISBN 978-1-407-31054-1. 

Enlaces externos[editar]