Ciudad Residencial Perlora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ciudad Residencial Perlora es un complejo turístico situado en la localidad de Perlora (Carreño, Asturias) en funcionamiento desde el año 1954 y relativamente importante entre las décadas de los años 1960 y 80.

Ubicación[editar]

La ciudad residencial se extiende a lo largo de más de 20 ha frente al Mar Cantábrico y se caracteriza por una planificación urbanística que toma como elemento central la casa de una o dos alturas como máximo en un entorno ampliamente ajardinado, pudiéndose considerar como un "hotel en horizontal" situado en un gran marco natural y paisajístico. Las instalaciones se hallan bañadas por tres playas: Huelgues, La Isla y Carranques.

Es posible el acceso mediante tren (Línea Feve Gijón-Cudillero) o por la carretera AS-239.

Historia[editar]

Construida en el año 1954 e inicialmente concebida como una ciudad sindical, perteneciente a la organización Educación y Descanso, para el retiro vacacional de trabajadores, la Ciudad Residencial conoció un gran auge entre los años 60 y 80, en los que llegó a adquirir renombre a nivel nacional. La llegada de los 90 supuso una merma en la afluencia de público y un progresivo abandono de las instalaciones que culminó con la decisión del gobierno del Principado de Asturias (su último titular público) de privatizar la gestión,[1]​ proceso actualmente en curso.

Los trabajadores de las instalaciones se opusieron desde un primer momento al cambio de titularidad y en 2006 comenzaron una serie de movilizaciones para detener el proceso.

El 23 de octubre de 2007, el Gobierno del Principado hizo público el informe preliminar de adjudicación de la gestión de la Ciudad Residencial Perlora a un consorcio de empresas asturianas por un periodo de 50 años y con una inversión prevista de casi 83 millones de euros, afirmando que se convertirá en un complejo turístico de referencia.

Diferencias entre la administración pública y el consorcio adjudicatario mantuvieron bloqueado el proyecto hasta agosto de 2010, fecha en la que la administración revocó la licencia de explotación alegando el incumplimiento de los plazos previstos.

El complejo actualmente se halla en un estado de semi-abandono. No obstante, sigue congregando a multitud de visitantes todos los veranos que se acercan a disfrutar de sus playas y sus áreas de recreo. Deportistas y vecinos de Candás, que se acercan a pasear, son también usuarios habituales de las instalaciones, en las que pese a la situación actual, aún resisten algunos negocios de hostelería en época estival.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]