Cirugía de la hernia inguinal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cirugía de la hernia inguinal
(intervención quirúrgica)
Right Inguinal Hernia.JPG
Reparación quirúrgica de una hernia inguinal derecha
Clasificación y recursos externos
MedlinePlus 007406
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La cirugía de la hernia inguinal es una operación quirúrgica para la corrección de una hernia inguinal. No se recomienda la cirugía en la mayoría de los casos y la espera vigilante es la opción recomendada.[1][2]​ En particular, la cirugía electiva ya no se recomienda para el tratamiento de hernias mínimamente sintomáticas, debido al riesgo significativo (> 10%) de dolor crónico ( síndrome del dolor post herniorrafia) y el bajo riesgo de encarceración o estrangulamiento (<0,2% por año).[3]​ Como consejo general si se opta por la cirugía, son más importantes la elección del cirujano y del hospital que la de una determinada técnica o material quirúrgico.[4]

Reparaciones con mallas[editar]

Reparaciones abiertas (Lichtenstein)[editar]

La reparación de la hernia inguinal más común hoy en día es la reparación de Lichtenstein. Se coloca una malla plana en la parte superior del defecto.[5]

Se trata de una reparación "libre de tensión" que no pone tensión en los músculos, al contrario de las reparaciones de sutura de Bassini y Shouldice (pero también hay reparaciones de sutura libre de tensión, como Desarda). Se trata de colocar una malla para reforzar la región inguinal. Generalmente, los pacientes van a casa a las pocas horas de haberse llevado a cabo la cirugía, a menudo no requiere medicación más allá de paracetamol. Se les anima a los pacientes a que caminen tan pronto como sea posible después de la operación, y por lo general pueden reanudar sus actividades normales después de una o dos semanas. Las complicaciones son: dolor crónico (20%), sensación de cuerpo extraño, rigidez, orquitis isquémica, atrofia testicular, dis-eyaculación, aneyaculación o la eyaculación dolorosa en torno al 12%. Estos síntomas son a menudo subregistrados, o sea: Son menos reportados de lo que ocurren en realidad.[6][7][8][9]​ El nivel de recurrencia se estima en 2%.[cita requerida]

Reparación laparoscópica[editar]

Hay principalmente dos métodos de reparación laparoscópica: la reparacióm transabdominal preperitoneal (TAPP) y la reparación totalmente extraperitoneal (TEP). Cuando la reparación es realizada por un cirujano con experiencia en la reparación de la hernia, la reparación laparoscópica causa menos complicaciones que la de Lichtenstein, y sobre todo, menos dolor crónico. Sin embargo, si el cirujano tiene experiencia en cirugía laparoscópica general, pero no en el tema específico de la cirugía laparoscópica de la hernia, esta reparación no es aconsejable, ya que provoca más riesgo de recurrencia que Lichtenstein, a la vez que presenta riesgo de complicaciones serias, como puede ser la lesión de órganos. De hecho, el enfoque de TAPP tiene que ir a través del abdomen. Dicho todo esto, muchos cirujanos se están interesando en las metodologías laparoscópicas, ya que son más lucrativas, y causan incisiones más pequeñas, lo que tiene como resultado: menos sangrado, menos infecciones, una recuperación más rápida, reducción de la hospitalización y la reducción del dolor crónico.[10][11]

Cirugía laparoscópica con malla, en comparación con la cirugía abierta con malla
Ventajas Desventajas
  • Recuperación más rápida[12][11]
  • Menos dolor durante los primeros días[11]
  • Menos complicaciones postoperatorias[12]
tales como infecciones, hemorragias y seromas[11]
  • Menor riesgo de dolor crónico[11]
  • Necesidad cirujano con amplia experiencia
  • Más de 200 operaciones al año) en la reparación de hernias inguinales
  • Un mayor tiempo de funcionamiento[12]
  • Aumento de la recurrencia de las hernias primarias si el cirujano no tiene suficiente experiencia[12]

No hay ninguna diferencia entre el costo de la reparación laparoscópica y la abierta, ya que los mayores costos de operación son compensados por la disminución del período de recuperación. Las tasas de recurrencia son idénticas, cuando la laparoscopia se realiza por un cirujano experimentado.[11]​ Cuando se realiza por un cirujano con menos experiencia en la reparación de la hernia inguinal, la recurrencia es mayor que después de la reparación de Lichtenstein.[13]

Mallas[editar]

Mallas permanentes[editar]

Mallas comerciales[editar]
Malla de polipropileno usada en cirugía de hernia inguinal

Las mallas comerciales están hechas típicamente de prolene (polipropileno) o poliéster. Las mallas Marlex, Gore-Tex o Teflónla las venden algunas empresas. Las mallas ligeras parecen causar menos molestias que las mallas más pesadas.[14]​ Algunos kits de reparación combinan un enchufe y un parche. Algunos módulos y kits de conexión combinan un enchufe absorbible con un parche no absorbible, como Bio-A, fabricado por W. L. Gore[15]​ Por lo tanto, su nombre puede ser engañoso: Bio-A no es totalmente bio-absorbible[16]

Malla mosquitera[editar]

Las mallas hechas de ropa de mosquitera, en copolímero de polietileno y polipropileno se han utilizado para pacientes de bajos ingresos en las zonas rurales de India y Ghana.[17]​ Cada pieza cuesta 0,01 $, 3700 veces menos que una malla comercial equivalente[18][19]​ Tienen resultados idénticos que las mallas comerciales en términos de infección y tasa de recurrencia a los 5 años.[18]

Por lo tanto, aún no se ha demostrado que a pesar de su costo considerablemente superior, las mallas estándar comerciales podrían ofrecer una mejora en la práctica sobre las confeccionadas de ropa de mosquitera en la cirugía de la hernia inguinal.[20]

Complicaciones[editar]

Las complicaciones son frecuentes (> 10%). Estas incluyen, pero no se limitan a: sensación de cuerpo extraño, dolor crónico, trastornos en la eyaculación, movimiento de la malla, plegamiento de la malla (meshoma),[21]infección, adhesión de formación, erosión en los órganos intraperitoneales.[22]​ Estas complicaciones generalmente se vuelven aparentes a las semanas o años después de la reparación inicial, en forma de absceso, fístula, o obstrucción intestinal.[23][24]

A largo plazo, las mallas de polipropileno se enfrentan a la la degradación,[25][26]​ debido a los efectos del calor. Esto aumenta el riesgo de rigidez y dolor crónico. [25][26]​ La persistente inflamación y el aumento de la renovación celular en la interfaz del tejido de la malla incrementó la posibilidad de cáncer.[27]

Se han relacionado casos de azoospermia obstructiva con el uso de la malla de polipropileno, debido a la obstrucción de los conductos deferentes como resultado de la reacción fibroblástica en la malla. [28][29]​Sin embargo, un estudio reciente estima que este riesgo parece ser menor del 1% [30]​ y por lo tanto, no necesita ser notificado en un consentimiento informado. [31]

Malla absorbible[editar]

Las Mallas biológicas son cada vez más populares desde su primer uso en 1999 [32]​ y su introducción posterior en el mercado en el 2003. Su uso es una instancia de medicina regenerativa. En oposición a las mallas sintéticas no absorbibles, estas son absorbibles y pueden ser utilizadas para la reparación en un entorno infectado, al igual que para una hernia incarcerada. Por otra parte, parecen mejorar la comodidad y es de suponer, que reducen el riesgo de inguinodinia. [33]​ Se han probado después de una inguinodinia relacionada con la malla.[34]​ Algunas mallas tienen un precio comparable a la gama alta de mallas sintéticas, las más baratas (500 $ ) siendo las Surgisis-Biodesign, fabricadas por Cook Group, a partir de la matriz extracelular de la submucosa del intestino delgado del cerdo. [35]​ En la actualidad, existen también mallas sintéticas totalmente absorbibles, Tigr Matrix , fabricado por Novus Científico, en el mercado de los EE.UU. (510 (k) FDA depuración) [36]​ desde el 2010 y en el mercado de la UE desde el 2011. En 3 años, sólo tiene una `prueba preclíncica llevada a cabo en ovejas.[37]

Aunque su beneficio no está plenamente establecido todavía,[38]​ se está explotando el mercado de las mallas biológicas, y si la tendencia actual se confirma, se podrán reemplazar las mallas sintéticas en los EE.UU. para el año 2016 [39]

Reparaciones de sutura[editar]

Reparaciones de tensión[editar]

Bassini[editar]

La primera reparación de hernia inguinal eficiente fue descrita por Edoardo Bassini en la década de 1880. [40][41]​ La técnica de Bassini es una reparación de "tensión", en el que los bordes del defecto se vuelven a coser, sin ningún tipo de malla. En la técnica de Bassini, el tendón conjunto (formado por los extremos distales de los transversos del abdomen y por los músculos oblicuos internos) se aproxima al ligamento inguinal y se cierra. [42]​ En la actualidad, el principal interés del procedimiento de Bassini es histórico. Sigue siendo realizado en algunos países poco desarrollados, cuando los cirujanos no tienen conocimiento de las mallas mosquiteras como alternativa a las mallas comerciales en la reparación de Lichtenstein, o si ignoran las reparaciones más eficientes basadas en las reparaciones de sutura.[cita requerida].

Shouldice[editar]

La técnica de Shouldice es la principal reparación basada en la sutura. Se trata de una reconstrucción de cuatro capas de la fascia transversalis relativamente difícil ; sin embargo, tiene relativamente bajas tasas de recurrencia reportadas en manos de un cirujano experimentado en este método.[43]

Hoy en día las reparaciones de Shouldice se usan con menos frecuencia que en años anteriores, especialmente en los países en proceso de desarrollo. Esto se debe principalmente al hecho de que el método de Lichtenstein basado en la malla es más fácil de realizar. Este hecho tiene como consecuencia que la reparación de Shouldice tenga una mayor tasa de recurrencia de la hernia en manos de cirujanos que no tienen experiencia con ellas (menos de 200 operaciones al año). Otro inconveniente es el dolor post-operatorio debido a la tensión sobre los músculos, que generalmente dura algunas semanas. Sin embargo, este dolor se controla bien con antálgicos, y este dolor a corto plazo debe equilibrarse con el riesgo mucho más bajo del dolor a largo plazo de la técnica de Shouldice, que es dos veces menor que el dolor provocado por el método de Lichtenstein (pero similar al laparoscópico). Esta es la razón por la cual hoy en día todavía se llevan a cabo pocas reparaciones de tensión, estas incluyen la reparación de Shouldice y la reparación de ligamento de Cooper/McVay.[44][45]

La principal ventaja de la técnica de Shouldice sigue siendo el riesgo relativamente bajo del dolor crónico (incidencia del 10%), en comparación con la reparación abierta basada en la malla (Lichtenstein) (20% de incidencia). Sin embargo, el riesgo de dolor crónico con este método es comparable a una reparación laparoscópica realizada por un cirujano con experiencia en la reparación de la hernia inguinal (es decir,> 200 hernias / año) (8% de incidencia) (y no simplemente un cirujano con experiencia en laparoscopia, esta diferencia es importante).[46]

Además, si el cirujano no tiene experiencia suficiente con la técnica de Shouldice, como es el caso de la mayoría de los cirujanos en la actualidad, la reparación basada en la malla puede ser aconsejable. Por ejemplo, en los países en proceso de desarrollo, donde las mallas comerciales son caras, pero donde los cirujanos también puede estar menos cualificados, una reparación abierta con una malla de mosquitera puede ser mejor que Shouldice. De hecho, ambos tienen un coste similar (una malla de mosquitera cuesta menos de $ 0.01. Su esterilización cuesta menos de 1 $), y la reparación con malla es más fácil de realizar que la de Shouldice. La reparación de Desarda es también otra opción, pero no es tan conocida.[47]

Otra ventaja de las reparaciones basadas en la sutura frente a las reparaciones de malla permanentes es que no introducen un material extraño al cuerpo de manera permanente significativo, sólo una sutura no absorbible de polipropileno. Las mallas permanentes pueden causar otras complicaciones a largo plazo debido a este hecho [cita requerida].

Reparaciones libre de tensión[editar]

Desarda[editar]

La técnica Desarda es una nueva técnica basada en la sutura.[48]​ Se puede realizar con suturas absorbibles. [47]​ Es más sencilla y más rápida de realizar que la de Shouldice y Lichtenstein.[49]​ También da resultados similares a los de Lichtenstein en términos de recurrencia, con el importante beneficio de no tener que introducir un cuerpo extraño permanente.[50][51][49][52]​ Por otra parte, esta técnica está libre de tensión,[53]​ libre de malla, y presta atención a la fisiología. [48]​ Otros cirujanos propusieron independientemente el uso de otras técnicas usando un colgajo desde la aponeurosis del oblicuo externo.[54][55][56][57]

Guarnieri[editar]

La técnica de Guarnieri apareció en 1988. Se puede utilizar con o sin malla.[58][59]​ Al igual que la técnica de Desarda, el método de Guarnieri tiene en cuenta la fisiología, y también está libre de tensión.[60]

Referencias[editar]

  1. Simons, M. P.; Aufenacker, T.; Bay-Nielsen, M.; Bouillot, J. L.; Campanelli, G.; Conze, J.; Lange, D.; Fortelny, R. et al. (2009). «European Hernia Society guidelines on the treatment of inguinal hernia in adult patients». Hernia 13 (4): 343-403. PMC 2719730. PMID 19636493. doi:10.1007/s10029-009-0529-7. 
  2. Rosenberg, J; Bisgaard, T; Kehlet, H; Wara, P; Asmussen, T; Juul, P; Strand, L; Andersen, FH et al. (2011). «Danish Hernia Database recommendations for the management of inguinal and femoral hernia in adults». Danish medical bulletin 58 (2): C4243. PMID 21299930. 
  3. Fitzgibbons, R. J. (2006). «Watchful Waiting vs Repair of Inguinal Hernia in Minimally Symptomatic Men: A Randomized Clinical Trial». JAMA: the Journal of the American Medical Association 295 (3): 285. doi:10.1001/jama.295.3.285. 
  4. Flood, AB; Scott, WR; Ewy, W; Forrest Jr, WH (1982). «Effectiveness in professional organizations: The impact of surgeons and surgical staff organizations on the quality of care in hospitals». Health services research 17 (4): 341-66. PMC 1068694. PMID 7152960. 
  5. Lichtenstein, IL; Shulman, AG (1986). «Ambulatory outpatient hernia surgery. Including a new concept, introducing tension-free repair». International surgery 71 (1): 1-4. PMID 3721754. 
  6. Wantz, GE (1993). «Testicular atrophy and chronic residual neuralgia as risks of inguinal hernioplasty». The Surgical clinics of North America 73 (3): 571-81. PMID 8497804. 
  7. Ridgway, P.F.; Shah, J.; Darzi, A.W. (2002). «Male genital tract injuries after contemporary inguinal hernia repair». BJU International 90 (3): 272-6. PMID 12133064. doi:10.1046/j.1464-410X.2002.02844.x. 
  8. http://www.shakahara.com/hernia/complication_vas.html
  9. Aasvang, Eske Kvanner; Møhl, Bo; Bay-Nielsen, Morten; Kehlet, Henrik (2006). «Pain related sexual dysfunction after inguinal herniorrhaphy». Pain 122 (3): 258-63. PMID 16545910. doi:10.1016/j.pain.2006.01.035. 
  10. http://www.mayoclinic.org/minimally-invasive-surgery
  11. a b c d e f «Hernia - laparoscopic surgery (review)». National Institute for Health and Clinical Excellence. 2004. Consultado el 26 de marzo de 2007. 
  12. a b c d Trudie A Goers; Washington University School of Medicine Department of Surgery; Klingensmith, Mary E; Li Ern Chen; Sean C Glasgow (2008). The Washington manual of surgery. Philadelphia: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 0-7817-7447-0. 
  13. Neumayer, Leigh; Giobbie-Hurder, Anita; Jonasson, Olga; Fitzgibbons, Robert; Dunlop, Dorothy; Gibbs, James; Reda, Domenic; Henderson, William et al. (2004). «Open Mesh versus Laparoscopic Mesh Repair of Inguinal Hernia». New England Journal of Medicine 350 (18): 1819-27. PMID 15107485. doi:10.1056/NEJMoa040093. 
  14. Agarwal, Brij B.; Agarwal, Krishna A.; Sahu, Tapish; Mahajan, Krishan C. (2010). «Traditional polypropylene and lightweight meshes in totally extraperitoneal inguinal herniorrhaphy». International Journal of Surgery 8 (1): 44-7. PMID 19853672. doi:10.1016/j.ijsu.2009.08.014. 
  15. Negro, P.; Gossetti, F.; Dassatti, M. R.; Andreuccetti, J.; d’Amore, L. (2011). «Bioabsorbable Gore BIO-A plug and patch hernia repair in young adults». Hernia. doi:10.1007/s10029-011-0886-x. 
  16. Instructions for Use - English - Gore Medical
  17. Clarke, M. G.; Oppong, C.; Simmermacher, R.; Park, K.; Kurzer, M.; Vanotoo, L.; Kingsnorth, A. N. (2008). «The use of sterilised polyester mosquito net mesh for inguinal hernia repair in Ghana». Hernia 13 (2): 155-9. PMID 19089526. doi:10.1007/s10029-008-0460-3. 
  18. a b Tongaonkar, Ravindranath R.; Reddy, Brahma V.; Mehta, Virendra K.; Singh, Ningthoujam Somorjit; Shivade, Sanjay (2003). «Preliminary Multicentric Trial of Cheap Indigenous Mosquito-Net Cloth for Tension-free Hernia Repair». Indian Journal of Surgery 65 (1): 89-95. 
  19. Wilhelm, T.J.; Freudenberg, S.; Jonas, E.; Grobholz, R.; Post, S.; Kyamanywa, P. (2007). «Sterilized Mosquito Net versus Commercial Mesh for Hernia Repair». European Surgical Research 39 (5): 312-7. PMID 17595545. doi:10.1159/000104402. 
  20. Yang, J.; Papandria, D.; Rhee, D.; Perry, H.; Abdullah, F. (2011). «Low-cost mesh for inguinal hernia repair in resource-limited settings». Hernia 15 (5): 485-9. PMID 21607572. doi:10.1007/s10029-011-0827-8. 
  21. Amid, P. K. (2004). «Radiologic Images of Meshoma: A New Phenomenon Causing Chronic Pain After Prosthetic Repair of Abdominal Wall Hernias». Archives of Surgery 139 (12): 1297-8. PMID 15611452. doi:10.1001/archsurg.139.12.1297. 
  22. Crespi, G; Giannetta, E; Mariani, F; Floris, F; Pretolesi, F; Marino, P (2004). «Imaging of early postoperative complications after polypropylene mesh repair of inguinal hernia». La Radiologia medica 108 (1–2): 107-15. PMID 15269694. 
  23. Parra, J A; Revuelta, S; Gallego, T; Bueno, J; Berrio, JI; Fariñas, MC (2004). «Prosthetic mesh used for inguinal and ventral hernia repair: Normal appearance and complications in ultrasound and CT». British Journal of Radiology 77 (915): 261-5. PMID 15020373. doi:10.1259/bjr/63333975. 
  24. Aguirre, D. A.; Santosa, A. C.; Casola, G.; Sirlin, C. B. (2005). «Abdominal Wall Hernias: Imaging Features, Complications, and Diagnostic Pitfalls at Multi-Detector Row CT». Radiographics 25 (6): 1501-20. PMID 16284131. doi:10.1148/rg.256055018. 
  25. a b Costello, C.R.; Bachman, S.L.; Grant, S.A.; Cleveland, D.S.; Loy, T.S.; Ramshaw, B.J. (2007). «Characterization of Heavyweight and Lightweight Polypropylene Prosthetic Mesh Explants from a Single Patient». Surgical Innovation 14 (3): 168-76. PMID 17928615. doi:10.1177/1553350607306356. 
  26. a b Ostergard, Donald R. (2011). «Degradation, infection and heat effects on polypropylene mesh for pelvic implantation: What was known and when it was known». International Urogynecology Journal 22 (7): 771-4. PMC 3112322. PMID 21512830. doi:10.1007/s00192-011-1399-y. 
  27. Klosterhalfen, B.; Klinge, U.; Hermanns, B.; Schumpelick, V. (2000). «Pathologie traditioneller chirurgischer Netze zur Hernienreparation nach Langzeitimplantation im Menschen» [Pathology of traditional surgical nets for hernia repair after long-term implantation in humans]. Der Chirurg (en alemán) 71 (1): 43-51. PMID 10663001. doi:10.1007/s001040050007. 
  28. Shin, David; Lipshultz, Larry I.; Goldstein, Marc; Barm??, Gregory A.; Fuchs, Eugene F.; Nagler, Harris M.; McCallum, Stewart W.; Niederberger, Craig S. et al. (2005). «Herniorrhaphy with Polypropylene Mesh Causing Inguinal Vasal Obstruction». Annals of Surgery 241 (4): 553-8. PMC 1357057. PMID 15798455. doi:10.1097/01.sla.0000157318.13975.2a. 
  29. Weyhe, Dirk; Belyaev, Orlin; Müller, Christophe; Meurer, Kirsten; Bauer, Karl-Heinz; Papapostolou, Georgios; Uhl, Waldemar (2006). «Improving Outcomes in Hernia Repair by the Use of Light Meshes—A Comparison of Different Implant Constructions Based on a Critical Appraisal of the Literature». World Journal of Surgery 31 (1): 234-44. PMID 17180568. doi:10.1007/s00268-006-0123-4. 
  30. Hallén, Magnus; Westerdahl, Johan; Nordin, Pär; Gunnarsson, Ulf; Sandblom, Gabriel (2012). «Mesh hernia repair and male infertility: A retrospective register study». Surgery 151 (1): 94-8. PMID 21943643. doi:10.1016/j.surg.2011.06.028. 
  31. Fitzgibbons, Robert J. (2005). «Can We Be Sure Polypropylene Mesh Causes Infertility?». Annals of Surgery 241 (4): 559-61. PMC 1357058. PMID 15798456. doi:10.1097/01.sla.0000157210.80440.b7. 
  32. Edelman, DS; Hodde, JP (2006). «Bioactive prosthetic material for treatment of hernias». Surgical technology international 15: 104-8. PMID 17029169. 
  33. Ansaloni, Luca; Catena, Fausto; Coccolini, Federico; Gazzotti, Filippo; d'Alessandro, Luigi; Pinna, Antonio Daniele (2009). «Inguinal hernia repair with porcine small intestine submucosa: 3-year follow-up results of a randomized controlled trial of Lichtenstein's repair with polypropylene mesh versus Surgisis Inguinal Hernia Matrix». The American Journal of Surgery 198 (3): 303. doi:10.1016/j.amjsurg.2008.09.021. 
  34. Koopmann, M. C.; Yamane, B. H.; Starling, J. R. (2011). «Long-term Follow-up After Meshectomy with Acellular Human Dermis Repair for Postherniorrhaphy Inguinodynia». Archives of Surgery 146 (4): 427-31. PMID 21502450. doi:10.1001/archsurg.2011.49. 
  35. Inguinal Hernia Repair with Biodesign® (Surgisis®) -- David Edelman, MD [1][fuente cuestionable]
  36. http://www.accessdata.fda.gov/cdrh_docs/pdf9/K092224.pdfPlantilla:Full
  37. Hjort, H.; Mathisen, T.; Alves, A.; Clermont, G.; Boutrand, J. P. (2011). «Three-year results from a preclinical implantation study of a long-term resorbable surgical mesh with time-dependent mechanical characteristics». Hernia. doi:10.1007/s10029-011-0885-y. 
  38. Ansaloni, L.; Catena, F.; Coccolini, F.; Negro, P.; Campanelli, G.; Miserez, M. (2008). «New "biological" meshes: The need for a register. The EHS Registry for Biological Prostheses». Hernia 13 (1): 103-8. PMID 18946632. doi:10.1007/s10029-008-0440-7. 
  39. pulgadas mercados de Estados Unidos para dispositivos Soft Tissue Repair 2012,
  40. . médico .cfm/ 3213.html médico / 3213 en Who Named It?
  41. Bassini E, Nuovo Operativo metodo per la cura dell'ernia inguinal. Padua, 1889.[página requerida]
  42. Gordon, T. L. (1945) [PMID 20786215]. Operación de Bassini para la hernia inguinal 2 (4414 edición). PMC 2059571. doi:10.1136/bmj.2.4414.181. 
  43. Arlt, G.; Schumpelick, V. (2002). «Die Leistenhernienoperation nach Shouldice – Aktuelle Technik und Ergebnisse» [The shouldice repair for inguinal hernia – Technique and results]. Zentralblatt für Chirurgie (en alemán) 127 (7): 565-9. PMID 12122581. doi:10.1055/s-2002-32844. 
  44. Mittelstaedt, WE; Rodrigues Júnior, AJ; Duprat, J; Bevilaqua, RG; Birolini, D (1999). «Treatment of inguinal hernias. Is the Bassani's technique current yet? A prospective, randomized trial comparing three operative techniques: Bassini, Shouldice and McVay». Revista da Associacao Medica Brasileira 45 (2): 105-14. PMID 10413912. 
  45. Mulholland MW and Doherty GM, ed. (2005). Complications in Surgery. Hagerstown, Maryland: Lippincott Williams & Wilkins. p. 533. ISBN 0781753163. 
  46. Wennström, I; Berggren, P; Akerud, L; Järhult, J (2004). «Equal results with laparoscopic and Shouldice repairs of primary inguinal hernia in men. Report from a prospective randomised study». Scandinavian journal of surgery 93 (1): 34-6. PMID 15116817. 
  47. a b Desarda, Mohanp (2008). «No-mesh inguinal hernia repair with continuous absorbable sutures: A dream or reality? (a study of 229 patients)». Saudi Journal of Gastroenterology 14 (3): 122-7. PMC 2702909. PMID 19568520. doi:10.4103/1319-3767.41730. 
  48. a b Desarda, M. P. (2005). «Physiological repair of inguinal hernia: A new technique (study of 860 patients)». Hernia 10 (2): 143-6. PMID 16341627. doi:10.1007/s10029-005-0039-1. 
  49. a b Manyilirah, W.; Kijjambu, S.; Upoki, A.; Kiryabwire, J. (2011). «Comparison of non-mesh (Desarda) and mesh (Lichtenstein) methods for inguinal hernia repair among black African patients: A short-term double-blind RCT». Hernia. doi:10.1007/s10029-011-0883-0. 
  50. Mitura, Kryspin; Romańczuk, Mikołaj (2008). «Porównanie dwóch metod operacyjnego leczenia przepuklin pachwinowych – sposobem Lichtensteina i Desarda» [Comparison between two methods of inguinal hernia surgery – Lichtenstein and Desarda]. Polski Merkuriusz Lekarski (en polaco) 24 (143): 392-5. PMID 18634379. 
  51. Rodríguez, Pedro Rolando López; Herrera, Pablo Pol; Estrada, Jaime Strachan; Román, Jorge Caiñas; González, Olga León (2009). «Comparación entre la reparación abierta con malla y la técnica de Desarda en la hernia inguinal» [Comparison between open repair with mesh and the Desarda technique in inguinal hernia]. Revista Cubana de Cirugía 48 (4). 
  52. Research articles on Desarda repair[fuente cuestionable]
  53. Desarda, Mohan P (2003). «Surgical physiology of inguinal hernia repair--a study of 200 cases». BMC Surgery 3: 2. PMC 155644. PMID 12697071. doi:10.1186/1471-2482-3-2. 
  54. Moneer, MM (1997). «A new preperitoneal repair for inguinal hernia using a transpositioned external oblique aponeurotic flap». Surgery today 27 (11): 1022-5. PMID 9413054. doi:10.1007/BF02385782. 
  55. Lipton, S; Estrin, J (1991). «The aponeurotic repair of inguinal hernia». Today's OR nurse 13 (8): 26-32. PMID 1831576. 
  56. Lipton, S; Estrin, J; Nathan, I (1994). «A biomechanical study of the aponeurotic inguinal hernia repair». Journal of the American College of Surgeons 178 (6): 595-9. PMID 8193752. 
  57. Kuśnierczyk, R.; Piątkowski, W.; Wójcik, A. (2008). «Inguinal hernia repair with the peduncled fascial flap: A new surgical technique». Hernia 13 (2): 161-6. PMID 19023638. doi:10.1007/s10029-008-0454-1. 
  58. Guarnieri, A.; Guarnieri, F.; Moscatelli, F. (1997). La reparación funcional de la hernia inguinal 1 (3). p. 117. doi:10.1007/BF02426413. 
  59. MD Antonio Guarnieri, HERNIA INGUINAL y FISIOLÓGICA HERNIOPLASTIA CENTRO STUDI CLINICA GUARNIERI ROMA 1999
  60. Guarnieri, Antonio; Moscatelli, Franco; Guarnieri, Francesco; Ravo, Biagio (1992). «A new technique for indirect inguinal hernia repair». The American Journal of Surgery 164 (1): 70-3. PMID 1385676. doi:10.1016/S0002-9610(05)80651-8. 

Enlaces[editar]