Cirilo Románov

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cirilo Vladímirovich Románov
Gran Duque de Rusia
Великий князь Кирилл Владимирович.jpg
Gran Duque Cirilo Vladímirovich de Rusia.
Sred gerb ru.svg
Emperador titular de Todas las Rusias
31 de agosto de 1924 - 12 de octubre de 1938
Predecesor Gran Duque Miguel Aleksándrovich
Sucesor Gran Duque Vladímir Kirílovich
Información personal
Nombre secular Cirilo Vladímirovich Románov
(en ruso: Кири́лл Влади́мирович Рома́нов)
Nacimiento 12 de octubre de 1876
Palacio de Catalina, Tsárskoye Seló, San Petersburgo, Bandera de Rusia Imperio ruso
Fallecimiento 12 de octubre de 1938 (62 años)
Neuilly, Bandera de Francia III República francesa
Entierro Mausoleo Gran Ducal de San Petersburgo
Familia
Casa real Casa de Holstein-Gottorp-Románov
Padre Vladímir Aleksándrovich de Rusia
Madre María de Mecklemburgo-Schwerin
Consorte Victoria Melita de Edimburgo
(1905-1936)
Descendencia
Lesser CoA of the emperor of Russia.svg
Escudo de Cirilo Vladímirovich Románov
[editar datos en Wikidata]

Gran Duque Cirilo Vladímirovich de Rusia (en ruso Кири́лл Влади́мирович Рома́нов), Gran Duque de Rusia, nacido el 12 de octubre (30 de septiembre en el calendario juliano) de 1876 y fallecido el 12 de octubre de 1938, fue hijo del Gran Duque Vladímir Aleksándrovich de Rusia (quien era hijo de Alejandro II) y de la Gran Duquesa María de Mecklemburgo-Schwerin, nacida Duquesa de Mecklemburgo-Schwerin.

Sus diferencias con el Zar[editar]

Sus diferencias con el Zar duraron de 1905 a 1909, por la opinión desfavorable que este último, como jefe de la casa imperial, tenía sobre su intención de esposarse con Victoria Melita de Sajonia-Coburgo-Gotha, divorciada de un hermano de la zarina, Ernesto Luis de Hesse-Darmstadt.

Revolución y Guerra Civil[editar]

Durante la Revolución de febrero de 1917, que destronó al Zar, Cirilo Vladímirovich simpatizaba, a pesar de su juramento de fidelidad al emperador, con las facciones revolucionarias, llegando a enarbolar la bandera roja en su casa y portando, según parece, la camisa roja bajo la casaca militar. Encabezó la expedición que toma la Duma Imperial para impedir que ésta fuera disuelta por el Zar. Según sus defensores, tomó parte en iniciativas para defender el trono.

El 8 de marzo de 1917, cuando el gobierno ordenó la detención del ex-zar Nicolás II de Rusia y su familia, Cirilo Vladímirovich dimitió de sus cargos en señal de protesta. Poco antes había viajado ilegalmente a Finlandia, que seguía formando parte del Imperio Ruso, y donde nació su hijo Vladimiro Kirílovich.

Durante la Guerra Civil rusa (1917-1923), Cirilo Vladímirovich buscó la restauración de la monarquía en su persona. Celebró reuniones con militares alemanes pero terminó por reconocer el fracaso de los Blancos y emigró a Suiza.

Exilio y autoproclamación como emperador[editar]

Tras la confirmación de la muerte de la familia imperial y de la del hermano del zar Miguel Aleksándrovich, el Gran Duque Cirilo Vladímirovich se convirtió en el varón agnado de la dinastía. La desaparición abrió numerosas dificultades para resolver la sucesión al trono de Rusia. Ante el reconocimiento de las potencias a la República Soviética, se proclamó Zar de Rusia con el nombre de Cirilo I. La decisión fue reprobada por los demás miembros de la familia, en razón de su participación en los acontecimientos revolucionarios de febrero de 1917.

En el exilio se esforzó por ayudar a los rusos también exiliados y en difíciles situaciones de supervivencia. En reiteradas ocasiones condenó el régimen soviético y sus exacciones sobre el pueblo ruso.

Cirilo Vladímirovich murió el 12 de octubre de 1938 en una clínica de París. En un primer tiempo fue enterrado en la capilla ancestral de la familia de su esposa en Coburgo (Alemania). El 7 de marzo de 1995 fue enterrado solemnemente junto a su esposa en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo.

La sucesión a la jefatura de la Familia Imperial[editar]

Una sola cosa es segura, Cirilo era el varón agnado de la dinastía tras la muerte de Nicolás II, del zarévich Alexis y de Miguel Aleksándrovich, que reinó sólo por un día. A este punto, los derechos pueden ser discutidos por diferentes príncipes, pero el hombre mayor de su dinastía era él. Desde el momento en que Cirilo Vladímirovich se convirtió en heredero mayor de los Románov, sus derechos fueron contestados por otros de sus primos, primero por razones políticas (su participación en la revolución de febrero), luego por el hecho de que sus derechos recaerían hoy en día en una mujer, María Vladímirovna Románova o por la supuesta invalidez de su matrimonio. Los argumentos y contraargumentos serán revisados más abajo.

La mayoría de las ligas monárquicas rusas reconocen los derechos de la descendencia de Cirilo Vladímirovich por encima de los reconocidos por la Asociación de la Familia Románov, la cual ve en la persona de Nicolás Románovich el jefe natural de la dinastía a pesar de no ser el varón agnado.

Argumentos contrapuestos[editar]

Argumento Según los detractores de los derechos de Cirilo, su participación en la revolución lo priva de derechos de sucesión.

Respuesta Según sus defensores y los de sus descendientes. Los mismos que lo acusaban habían cometido la misma falta al ser también filo-revolucionarios.

Argumento La validez del matrimonio de Cirilo a ojos de la legislación vigente en su época y que concierne la sucesión. Para comprender este argumento se deben considerar primero los artículos sobre la sucesión de la Corona imperial:

art. 183. Los matrimonios contraídos por las personas de la Casa imperial deben celebrarse con la autorización del emperador. Sin reconocimiento de hecho, el matrimonio no será válido. art. 184. Para recibir la aprobación del emperador, los matrimonios de sus familiares deben celebrarse por el rito ortodoxo y no ser morganáticos.

Respuesta 1 Ahora bien, el matrimonio de Cirilo y Victoria Melita (1905) no correspondía a las demandas de consanguinidad de la religión ortodoxa. Por otra parte, el emperador no había dado su aprobación y privó explícitamente a Cirilo de todos sus derechos de sucesión. Sin embargo, esta privación de derechos nunca se hizo pública.

Respuesta 2 Para terminar: si se arguye la invalidez del matrimonio de Cirilo y Victoria Melita, se debe entonces considerar la de los demás pretendientes. Resulta entonces que ninguno de los demás pretendientes ha contraído matrimonio igual en cada una de las generaciones sucesivas hasta nuestros días. Por su parte, la descendencia de Cirilo lo ha hecho en cada una de las generaciones: tanto su hijo Vladimiro Kirílovich de Rusia como su nieta María Vladímirovna Románova. Su biznieto el Gran Duque Jorge Mijáilovich de Rusia permanece soltero a este día.

Respuesta 3 En 1907, a instancias del padre de Cirilo, tío del Emperador, Nicolás II reconoció el matrimonio de Cirilo y le otorgó a su esposa por decreto el título de «Gran Duquesa Victoria Fiódorovna». Cuando nació la primera hija, María Kirílovna, Nicolás II la reconoció de Sangre Imperial. El 14 de abril de 1909 Cirilo recibió nuevamente sus derechos como miembro de la familia imperial.

Argumento Los demás miembros de la familia que no reconocen los derechos sucesorios de la descendencia de Cirilo, arguyen también que la madre de Nicolás II (que logró abandonar Rusia y que murió en 1928) nunca reconoció la autoproclamación de Cirilo.

Respuesta Sus defensores contestan que esto se debe a que la emperatriz guardaba la esperanza de que su hijo aún estuviera vivo y que ese argumento no tiene peso legal.

Argumento Las mujeres no tienen derechos de sucesión al trono de Rusia.

Respuesta La Gran duquesa no tomó por sí los derechos, sino simplemente los transmitió a su hijo el Gran Duque Jorge Mijáilovich de Rusia.

Descendencia[editar]

Monograma del Gran Duque Cirilo

De su matrimonio con la princesa Victoria Melita de Sajonia-Coburgo-Gotha nacieron tres hijos:

Distinciones honoríficas[editar]

Ancestros[editar]

Véase también[editar]

Sucesión al trono de Rusia.

Fuentes[editar]

  • Nicolas II de Russie de Henri Troyat en francés.
  • Extrait des Mémoires d'exil de Frédéric Mitterrand. Editorial Robert Laffont, París 1997. En francés.
  • Chaque matin est une grâce de Léonida Romanov. Editorial JC Lattès, París, 2000. En francés.

Referencias[editar]

  1. Jørgen Pedersen: Riddere af Elefantordenen 1559–2009, Odense: Syddansk Universitetsforlag, 2009. ISBN 8776744345