Ciencia y tecnología en Brasil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La ciencia y tecnología de Brasil han conseguido en las últimas décadas una posición significativa en la escena internacional. La agencia encargada de la ciencia y la tecnología en Brasil es el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que incluye a CNPq y Finep. Este ministerio también tiene supervisión directa sobre el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (en portugués, Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales INPE), el Instituto Nacional de Investigación Amazónica (en portugués, Instituto Nacional de Pesquisas de la Amazonía - INPA), y el Instituto Nacional de Tecnologia (INT). El ministerio también es responsable de la Secretaria de Política de Informática y Autonomía (SPIA), que es el sucesor del SEI.

Historia[editar]

Período colonial[editar]

Rocket VSB-30 se ensambla con su carga útil.
centro de Ciencias Biológicas de Universidad Federal de Viçosa.
Grupo de tecnología en Campinas.

En 1709, el sacerdote jesuita Bartolomeu de Gusmão creó el Passarola, el primer avión conocido en volar en el mundo.

La ciencia brasileña comenzó efectivamente en las primeras décadas del siglo XIX, cuando la familia real portuguesa, encabezada por João VI, llegó a Río de Janeiro, escapando de la invasión del ejército de Napoleón en 1807. Como casi todos los territorios y regiones del Nuevo Mundo, Brasil fue una colonia portuguesa, sin universidades, y con apenas algunas organizaciones culturales y científicas. Las antiguas colonias americanas del Imperio español, aunque tienen una población en gran parte analfabeta como Brasil, Portugal y España, poseían varias universidades desde el siglo XVI. Esto pudo haber sido una política deliberada de la potencia colonial portuguesa, porque temían que la aparición de clases educadas brasileñas impulsara el nacionalismo y las aspiraciones hacia la independencia política, como sucedió en los Estados Unidos y varias antiguas colonias españolas de América Latina. Sin embargo, a lo largo de los siglos de gobierno portugués, se permitió e incluso se alentó a los estudiantes brasileños a inscribirse en la educación superior en Portugal continental. Además, la población de Portugal continental en ese momento también era en gran parte analfabeta y durante la mayor parte de ese período tuvo una sola universidad, la Universidad de Coimbra, que educaba a los portugueses de todo el Imperio Portugués, incluidos de la colonia de Brasil.

Los primeros intentos firmes de tener un establecimiento de ciencia brasileño se realizaron alrededor de 1783, con la expedición del naturalista portugués Alexandre Rodrigues Ferreira, que fue enviado por el primer ministro de Portugal, el Marqués de Pombal, para explorar e identificar fauna, flora y geología brasileñas. Sus colecciones, sin embargo, se perdieron en manos de los franceses, cuando Napoleón invadió Portugal, y fueron transportadas a París por Étienne Geoffroy Saint-Hilaire. En 1772, incluso antes del establecimiento de la Academia de Ciencias de Lisboa (1779), una de las primeras sociedades científicas de Brasil y el Imperio Portugués se fundó en Río de Janeiro: fue la "Sociedade Scientifica", pero duró solo hasta 1794. Además, en 1797, se fundó el primer instituto botánico en Salvador, Bahia. A fines del siglo XVIII, la Real Academia de Artilharia, Fortificação e Desenho de Rio de Janeiro fue creada en 1792 a través de un decreto emitido por las autoridades portuguesas como escuela de educación superior para la enseñanza de ciencias e ingeniería. Tanto las escuelas de ingeniería de la Universidad Federal de Río de Janeiro como el Instituto de Ingeniería Militar se crearon y desarrollaron a partir de la escuela de ingeniería más antigua de Brasil, que es también una de las más antiguas de Latinoamérica.

En un corto período (entre 1808 y 1810), el gobierno de D. João VI fundó la Real Academia Naval y la Real Academia Militar (ambas escuelas militares), la Biblioteca Nacional, el Jardín Botánico de Río de Janeiro, la Escuela Médico-Quirúrgica de Bahia, actualmente conocida como Faculdad de Medicina de la Universidad Federal de Bahia y la Escuela Medico-Quirúrgica de Río de Janeiro (Faculdad de Medicina de la Universidade Federal do Rio de Janeiro).

Las expediciones científicas notables organizadas por brasileños fueron algo raro, la más significativa fue la de Martim Francisco de Andrada e Silva y José Bonifácio de Andrada e Silva, en 1819.

Durante el Imperio Brasileño[editar]

Después de la independencia de Portugal, declarada por el hijo del rey en 1822, Pedro I (quien se convirtió en el primer Emperador del nuevo país), las políticas relacionadas con la educación superior, la ciencia y la tecnología en Brasil se paralizaron relativamente. En las primeras dos décadas del siglo, la ciencia en Brasil se llevó a cabo principalmente mediante expediciones científicas temporales de naturalistas europeos, tales como Charles Darwin, Maximilian zu Wied-Neuwied, Carl von Martius, Johann Baptist von Spix, Alexander Humboldt, Augustin Saint-Hilaire, Baron Grigori Ivanovitch Langsdorff, Friedrich Sellow, Fritz Müller, Hermann von Ihering, Émil Goeldi y otros. Esta ciencia fue principalmente descriptiva de la fantástica biodiversidad brasileña de su flora y fauna, y también su geología, geografía y antropología, y hasta la creación del Museo Nacional, los especímenes fueron llevados en su mayoría a instituciones europeas.

En el área educativa, una serie de instituciones de educación superior se fundaron en el siglo XIX, pero durante las próximas décadas, la mayoría de los estudiantes brasileños, aún estudian en universidades europeas, como la antigua Universidad de Coimbra, en Portugal.

Las cosas comenzaron a cambiar después de 1841, cuando el hijo mayor de Pedro I, el emperador Pedro II llegó al tronoa los 15 años. En los siguientes 50 años, Brasil disfrutó de una estable monarquía constitucional. Pedro II fue un monarca ilustrado que favoreció las artes, la literatura, la ciencia y la tecnología y tuvo amplios contactos internacionales en estas áreas. El pilar de la ciencia brasileña y la sede de sus primeros laboratorios de investigación fue el Museo Nacional en Río de Janeiro, que existe hasta hoy. Pedro II desarrolló un fuerte interés personal y seleccionó e invitó a muchas personalidades científicas europeas, como von Ihering y Goeldi, a trabajar en Brasil. Él y sus ministros, cortesanas y senadores a menudo asistían a conferencias científicas en el Museo. Allí, el primer laboratorio de fisiología fue fundado en 1880, bajo la dirección de João Baptista de Lacerda y Louis Couty. Desafortunadamente, la creación de universidades de investigación e instituto de investigación recién se produciría a principios del siglo XX, un largo retraso para la educación, la ciencia y la tecnología en Brasil.

La revista científica más antigua de Brasil, Archivos do Museu Nacional , se estableció en 1876.[3]

En 1861, el padre Francisco João de Azevedo creó el primer prototipo de una máquina de escribir. El padre Roberto Landell de Moura fue el pionero en la transmisión de voz cuando, en 1893, transmitió su propia voz a ocho kilómetros de distancia a través de un equipo de radio patentado en Brasil.

Siglo XX[editar]

Durante la década de 1980, el gobierno utilizó una política de proteccionismo en la informática. Las empresas y administraciones se vieron obligadas a utilizar software y hardware nacionales, requiriendo autorización gubernamental para hacer importaciones. Esto alentó el crecimiento de las empresas nacionales, pero a pesar del desarrollo de productos como clones de MSX, clones de consola de Nintendo y SOX Unix, el mercado de la computación nacional en ese momento se vio obstaculizado por la falta de suministro en comparación con los competidores extranjeros. El gobierno gradualmente permitió más importaciones, hasta que las barreras fueron eliminadas por completo. La industria brasileña de IT ha logrado algunas hazañas notables, particularmente en el área de software.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología, que el gobierno de Sarney creó en marzo de 1985, fue dirigido inicialmente por una persona asociada con las ideologías nacionalistas. Aunque el nuevo ministro pudo aumentar el presupuesto para el sector de ciencia y tecnología, permaneció aislado dentro del gobierno y no tuvo influencia en la formulación de políticas para la economía de Brasil.[4]​ Con el nuevo ministerio, las agencias de ciencia y tecnología aumentaron de tamaño pero perdieron parte de su antigua independencia y flexibilidad, y se volvieron más susceptibles a la política de patrocinio. La mayoría de los recursos del CNPq se canalizaron a los procedimientos de los programas de becas para el control de calidad y ningún mecanismo para que los becarios participen activamente en las instituciones de ciencia y tecnología del país. Los nuevos grupos compitieron por los recursos y el control de las agencias de ciencia, tecnología y educación superior del país. Estos grupos incluían partidos políticos, profesores y empleados universitarios sindicalizados, sociedades científicas y grupos de intereses especiales dentro de la comunidad científica y tecnológica. La SBPC (Sociedad Brasileña para el Desarrollo Científico) dejó a un lado su imagen de asociación semiautónoma de científicos para convertirse en un lobbista activo para obtener más recursos públicos y la protección de tecnología nacional de la competencia internacional.

El gobierno de Fernando Henrique Cardoso trajo importantes avances en la ciencia y la tecnología para combatir el SIDA y, en enero de 1995, el servicio de internet en portugués para Brasil.

En 1998, se crean nuevos institutos de investigación con la figura de organizaciones sociales. Esto les permite autonomía para contratar (o despedir) personal, contratar servicios, comprar equipos, elegir los temas y objetivos de la investigación científica o tecnológica y firmar contratos de investigación con empresas privadas. La flexibilidad otorgada a estas organizaciones sociales y su estilo de gestión las ha convertido en una historia de éxito en la ciencia brasileña. En 2015, ya eran seis las organizaciones de este tipo:[5]

  • Instituto de Matemáticas Puras y Aplicadas (IMPA);
  • Instituto para el Desarrollo Sostenible de la Selva Amazónica (IDSM);
  • Centro Nacional de Investigación en Energía y Materiales (CNPEM);
  • Centro de Gestión y Estudios Estratégicos (CGEE);
  • Red Nacional de Docencia e Investigación (RNP); y
  • Empresa Brasileña de Investigación e Innovación Industrial (Embrapii).

En 2002, el país realizó la primera elección 100% electrónica en el mundo, obteniendo el 90% de los resultados en 2 horas. El sistema es especialmente adecuado para un país con tasas relativamente altas de analfabetismo, ya que muestra la fotografía de un candidato antes de que se confirme una votación.

La administración de Lula lanzó en 2005 una "computadora personal" para promover una inclusión digital con las finanzas gubernamentales disponibles y una configuración mínima fija. Al rechazar el sistema operativo de Microsoft (Windows XP Starter Edition), se entrega con un sistema brasileño de Linux configurado que ofrece funciones básicas como el procesamiento de texto y la navegación en Internet. Un proyecto para hacer acceso gratuito y barato a internet, sin embargo, todavía no ha dejado el papel.

Biología y medicina[editar]

En el campo médico, los científicos brasileños fueron responsables de importantes descubrimientos. Vital Brazil descubrió la especificidad del suero antiofídico y Carlos Chagas fue el descubridor de la enfermedad de Chagas. Oswaldo Cruz inició importantes estudios sobre enfermedades tropicales y fundó el Instituto Oswaldo Cruz. Henrique da Rocha Lima fue el descubridor de la bacteria que causa el tifus, Rickettsia rickettsii, y Mauricio Rocha e Silva descubrió la bradiquinina, una hormona utilizada en la lucha contra la hipertensión. En 1971, el médico Euryclides Zerbini inventó la válvula coronaria.

Actividad aeroespacial[editar]

Brasil tiene un programa espacial avanzado en América Latina, con recursos significativos para vehículos de lanzamiento, y fabricación de satélites.[6][7]​ El 14 de octubre de 1997, la Agencia Espacial Brasileña firmó un acuerdo con la NASA para proveer piezas para la ISS.[8]​ Este acuerdo posibilitó el Brasil entrenar a su primer astronauta. El 30 de marzo de 2006, el teniente coronel Marcos Pontes, a bordo de la nave Soyuz se convirtió en el primer astronauta brasileño y en el tercer latinoamericano en orbitar la Tierra.[9]

Física[editar]

El físico brasileño César Lattes fue el codescubridor del pión en 1947.

Energía nuclear[editar]

El uranio enriquecido en la Fábrica de Combustible Nuclear (FCN), de Resende, en el estado de Río de Janeiro, atiende la demanda energética del país. Existen planes para la construcción del primer submarino nuclear del país.[10]​ Brasil también es uno de los tres países de América Latina[11]​ con un laboratorio Sincrotrón en operación, un mecanismo de búsqueda de física, química, de ciencias de los materiales y de biología.[12]​ Según el Relatorio Global de Tecnología de la Información 2009-2010 del Fórum Económico Mundial, Brasil es el 61º mayor desenvolvedor mundial de tecnología de la información.[13]

Ingeniería[editar]

Santos Dumont construyó y voló los primeros globos dirigibles a gas, que le valieron el Premio Deutsch en 1901, y en 1906 realizó los primeros vuelos aprobados de un avión más pesado que el aire. En 1922, Conrad Wessel descubrió y patentó una nueva fórmula para el desarrollo fotográfico y abrió la primera fábrica de papel fotográfico en Brasil, adquirida posteriormente por Kodak.

En 1977, Andreas Pavel creó el primer reproductor de audio portátil y Nélio José Nicolai creó el identificador de llamadas. El ingeniero Nelson Bardini creó la tarjeta telefónica en 1978. En 1996, la votación electrónica brasileña fue creada por un trabajo conjunto de técnicos del Instituto Nacional de Investigación Espacial, Aeronáutica, el Ministerio del Ejército y el Tribunal Superior Electoral.

Fuentes de financiamiento[editar]

La financiación para investigación, desarrollo e innovación en Brasil proviene de seis fuentes principales:

  1. Fuentes gubernamentales (federales, estatales y municipales). Hay diversas organizaciones estatales que financian I+D+i (mayormente creadas en los años 1950), como el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq) y la FINEP, ambos parte del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT). El MCT es un ministerio relativamente nuevo, creado en 1990. Antes de esto, el CNPq era la única institución que otorgaba subsidios de investigación a nivel federal, y trabajaba directamente bajo la Presidencia de la República. A nivel subnacional, casi todos los estados han creado sus propias fundaciones públicas para finciar I+D+i, siguiendo el ejemplo pionero (y altamente exitoso) de estado de São Paulo, que creó la FAPESP en 1962. Por lo general, estos fondos están garantizados por cambios en las constituciones estatales, a lo largo de los años 80 y 90.
  2. Financiamiento indirecto a través de los presupuestos de universidades públicas y privadas, institutos y centros. Algunas universidades, como UNICAMP, tienen sus propias agencias internas, fundaciones y fondos separados y administrados con el propósito de apoyar la I + D de sus facultades y estudiantes.
  3. Empresas públicas, como Embrapa (Empresa Brasileña para la Investigación Agrícola). Su fuente de ingresos es el propio gobierno (a través de asignaciones presupuestarias de los ministerios y secretarios de estado) y la inversión de una parte de los productos y servicios vendidos.
  4. Empresas privadas industriales, comerciales y de servicios, generalmente financian sus propios centros de I+D+i, o utilizan algún beneficio fiscal (leyes de exención de impuestos), como la Ley de informática.
  5. Asociaciones nacionales privadas y fundaciones sin fines de lucro, a través de mecanismos legales o donaciones de particulares o empresas. Un ejemplo es la Fundación Banco de Brasil.
  6. Financiamiento de otras naciones, organizaciones internacionales e instituciones multilaterales, como Fundación Rockefeller, Fundación Ford, Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, UNESCO , PNUD, Organización Mundial de la Salud, Fundación Mundial para la Vida Silvestre, Fundación Kellogg, Fundación Bill y Melinda Gates, Fundación Volkswagen, solo por mencionar algunos de los más importantes en la historia de la ciencia y la tecnología brasileñas.

Organismos públicos de investigación[editar]

Universidades e institutos públicos[editar]

Institutos de investigación[editar]

  • Comando General de Tecnología Aeroespacial de Brasil (CTA) - São José dos Campos
  • Centro de Investigación y Desarrollo en Telecomunicaciones (CPqD) - Campinas
  • Centro de Investigación Renato Archer - Campinas
  • Comandante de la Base Antártica Brasileña Ferraz - Antártida
  • Instituto Edumed para la Educación en Medicina y Salud - Campinas
  • Instituto Eldorado - Campinas
  • Corporación Brasileña de Investigación Agropecuaria - Brasilia
  • Instituto Adolfo Lutz - São Paulo
  • Instituto Agronómico de Campinas - Campinas
  • Instituto Atlântico - Fortaleza
  • Instituto Butantan - São Paulo
  • Instituto de Biotecnología Aplicada a la Agricultura (BIOAGRO) - Viçosa
  • Amazon Research Institute - Manaus
  • Instituto de Investigación de Energía Nuclear - São Paulo
  • Instituto de Investigaciones Tecnológicas del Estado de São Paulo (IPT) - São Paulo
  • Instituto Evandro Chagas - Belém
  • Instituto Nacional de Matemáticas Puras y Aplicadas - Rio de Janeiro
  • Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) - São José dos Campos
  • Instituto Oswaldo Cruz - Río de Janeiro
  • Laboratorio Nacional de Computación Científica (LNCC) - Petrópolis
  • Laboratorio Nacional de Luz de Sincrotrón - Campinas.
  • Museo Paraense Emílio Goeldi - Belém
  • Resende Nuclear Fuel Factory - Rezende
  • Parque Tecnológico de São José dos Campos - São José dos Campos

Referencias[editar]

  1. Centro Atómico Constituyentes
  2. UOL. «Brasil vai ganhar seu segundo acelerador de partículas de grandes proporções». Consultado el 27 de dic de 2010. 
  3. Arquivos do Museu Nacional Vol. 62 N. 3. 2004. Archivado desde el original el 4 de septiembre de 2018. 
  4. «Brazil - Administration of Science and Technology». www.country-data.com. Consultado el 2 de julio de 2019. 
  5. UNESCO, ed. (2015). Brasil. En: Informe científico de la UNESCO: hacia 2030. Paris. pp. 210-229. ISBN 978-92-3-100129-1. Archivado desde el original el 10 de octubre de 2017. Consultado el 31 de agosto de 2019.  Parámetro desconocido |último= ignorado (se sugiere |apellido=) (ayuda); Parámetro desconocido |último2= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |primero= ignorado (se sugiere |nombre=) (ayuda); Parámetro desconocido |primero2= ignorado (ayuda)
  6. «Brasil lançará satélite que levará banda larga a todo país». Archivado desde el original el 21 de agosto de 2013. Consultado el 24 de mayo de 2012. 
  7. «Brazil — The Space Program». country-data.com. abril de 1997. Consultado el 24 de mayo de 2008. 
  8. «Clipping do INPE». Instituto Nacional de Pesquisas Espacias. Consultado el 26 de marzo de 2010. 
  9. «Do cosmonauta ao taikonauta, dezenas de nacionalidades no espaço». Consultado el 18 de noviembre de 2008. 
  10. «Brazil to revive nuclear project». BBC News (BBC). 11 de julio de 2007. Consultado el 24 de mayo de 2008. 
  11. Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität
  12. LNLS Laboratório Nacional de Luz Síncrotron - Lo que es el LNLS
  13. Brasil cae dos posiciones en ranking mundial - Folha de S.Paulo, 26 de marzo de 2010 (visto 26-3-2010)

Enlaces externos[editar]