Cristián X de Dinamarca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Christian X de Dinamarca»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cristián X
Rey de Dinamarca e Islandia
King Christian X of Denmark.jpg
Knud Larsen (1919)
Royal Coat of Arms of Denmark (1819-1903).svg
Rey de Dinamarca
14 de mayo de 1912-20 de abril de 1947
Predecesor Federico VIII
Sucesor Federico IX
Kingdom of Iceland Coat of Arms.svg
Rey de Islandia
1 de diciembre de 1918-17 de junio de 1944
Predecesor Se crea el Reino de Islandia
Sucesor Se declara la República de Islandia
Información personal
Nombre secular Cristián Carlos Federico Alberto Alejandro Guillermo
Nacimiento 26 de septiembre de 1870
Palacio de Charlottenlund, Copenhague, DinamarcaBandera de Dinamarca Dinamarca
Fallecimiento 20 de abril de 1947 (76 años)
Palacio de Amalienborg,
Copenhague, DinamarcaBandera de Dinamarca Dinamarca
Entierro Catedral de Roskilde
Himno real Kong Kristian
Residencia Palacio de Amalienborg
Familia
Casa real Glücksburg
Padre Federico VIII de Dinamarca
Madre Luisa de Suecia
Consorte Alejandrina de Mecklemburgo
Descendencia
Royal Coat of Arms of Denmark (1903-1948).svg
Escudo de Cristián X

Cristián X de Dinamarca (Cristián Carlos Federico Alberto Alejandro Guillermo, Copenhague 26 de septiembre de 1870-20 de abril de 1947) fue rey de Dinamarca de 1912 a 1947 y el único rey de Islandia (donde el nombre era oficialmente Kristján X), entre 1918 y 1944, siendo hijo del rey danés Federico VIII y la reina consorte Luisa de Suecia. Fue miembro de la casa de Glücksburg y el primer monarca desde el rey Federico VII que nació dentro de la familia real danesa, pues tanto su padre como su abuelo nacieron como príncipes de una familia ducal de Schleswig. Entre sus hermanos estaba el rey Haakon VII de Noruega. Su estatura era de 2.03 metros.

Su personaje ha sido descrito como autoritario y personificó fuertemente la importancia de la dignidad y el poder real. Su renuencia a abrazar plenamente la democracia dio lugar a la Crisis de Pascua de 1920, en la que disolvió el gabinete liberal-social democráticamente elegido y con el que no estaba de acuerdo, e instaló uno de su elección. Esto era permitido por la constitución, pero el principio del parlamentarismo se consideraba una costumbre implantada desde 1901. Frente a manifestaciones masivas, una huelga general organizada por los socialdemócratas y el riesgo de derrocar a la monarquía se vio obligado a aceptar que el monarca no podría nombrar un gobierno sin apoyo del parlamento y su papel como monarca constitucional.

Durante la ocupación alemana de Dinamarca, Cristián se convirtió en un símbolo popular de resistencia, particularmente debido al valor simbólico del hecho de que cabalgaba todos los días por las calles de Copenhague sin la compañía de guardias. Con un reinado que abarcó dos guerras mundiales, y su papel como emblema del sentimiento nacional danés, se convirtió en uno de los monarcas daneses más populares de los tiempos modernos.

Juventud[editar]

Cristián nació el 26 de septiembre de 1870 en el palacio Charlottenlund en el municipio de Gentofte, al norte de Copenhague, durante el reinado de su abuelo paterno, el rey Cristián IX. Era el hijo mayor del príncipe heredero Federico de Dinamarca y su esposa Luisa de Suecia, hija única superviviente del rey Carlos XV de Suecia. Fue bautizado en la capilla del palacio de Christiansborg el 31 de octubre de 1870 por el obispo de Zelanda, Hans Lassen Martensen.

Después de ser el primer monarca danés en pasar el examen de ingreso a la universidad en 1889, comenzó una educación militar, como era habitual para los príncipes en ese momento, y posteriormente sirvió en el quinto Regimiento de Dragones y luego estudió en los Oficiales Academia en Randers desde 1891 hasta 1892.

Matrimonio e hijos[editar]

El príncipe Cristián y la princesa Alejandrina con su hijo Federico en 1900

Cristián se casó con la duquesa Alejandrina de Mecklemburgo-Schwerin en Cannes el 26 de abril de 1898. Era hija de Federico Francisco III de Mecklemburgo-Schwerin y de la gran duquesa Anastasia Mijailovna de Rusia. Ella finalmente se convirtió en su reina consorte. Tenían dos hijos:

La pareja recibió como residencia en Copenhague el palacio de Cristián VIII en Amalienborg y el palacio Sorgenfri, al norte de la capital, como residencia de verano. Además, la pareja recibió el palacio Marselisborg, en Aarhus, como regalo de bodas del pueblo de Dinamarca. En 1914, el rey también construyó la villa Klitgaarden en Skagen.

Príncipe heredero[editar]

El 29 de enero de 1906, el rey Cristián IX murió y el padre del príncipe Cristián ascendió al trono como el rey Federico VIII. Cristián mismo se convirtió en príncipe heredero.

Rey de Dinamarca[editar]

Acceso al trono[editar]

Cristián X dirigiéndose al pueblo cuando accedió al trono

El 14 de mayo de 1912, el rey Federico VIII regresaba de una estancia de recuperación en Niza e hizo una parada en Hamburgo en su regreso a Copenhague, cuando murió después de colapsar mientras paseaba por un parque. El príncipe heredero se encontraba en Copenhague cuando se enteró de la desaparición de su padre y accedió al trono como Cristián X.

Política exterior[editar]

Cristián X de Dinamarca, Gustavo V de Suecia y Haakon VII de Noruega en la reunión de los tres reyes escandinavos en Malmø en diciembre de 1914.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, Cristián X abogó, junto a su gobierno, porque Dinamarca mantuviera una política de neutralidad. Asistió el 18 de diciembre de 1914 a la llamada reunión triangular en Malmö, junto a su hermano, el rey Haakon VII de Noruega, y el rey Gustavo V de Suecia, para discutir la neutralidad de los países nórdicos. De esta manera, el rey y su gobierno lograron mantener al país fuera de la guerra.

Política interior[editar]

Cuando la nueva constitución de 1915 dio a las mujeres el derecho al voto, la Sociedad Danesa de Mujeres organizó una procesión con aprox. 20,000 participantes que se dirigieron al rey para agradecerle su apoyo. El rey declaró lo siguiente: "En ningún lugar se puede prescindir de las mujeres, y aun menos en los hogares. Aquí la influencia de la mujer no se puede reemplazar, porque a través del amor de los niños por el hogar se despierta el amor por nuestro hogar común, Dinamarca".

Crisis de Pascua de 1920[editar]

El rey Cristián X de Dinamarca y el káiser Guillermo II de Alemania durante una visita a Berlín en 1913

En abril de 1920, Cristián provocó la crisis de Pascua, quizás el evento más decisivo en la evolución de la monarquía danesa en el siglo XX. La causa original fue un conflicto entre el rey y el gabinete por la reunificación con Dinamarca de Schleswig, un antiguo ducado danés, que había sido conquistado por Prusia durante la Segunda Guerra de Schleswig. Las reclamaciones danesas sobre la región persistieron hasta el final de la Primera Guerra Mundial, en cuyo momento la derrota de los alemanes hizo posible resolver la disputa. Según los términos del Tratado de Versalles, la disposición de Schleswig debía ser determinada por dos plebiscitos: uno en el norte de Schleswig (Distrito de Jutlandia Meridional, 1971–2006), el otro en Schleswig Central (hoy parte del estado alemán de Schleswig -Holstein). No se planeó ningún plebiscito para el sur de Schleswig, ya que estaba dominado por una mayoría étnica alemana y, de acuerdo con el sentimiento prevaleciente de la época, seguía siendo parte del estado alemán de la posguerra.

En el norte de Schleswig, el 75% votó por la reunificación con Dinamarca y el 25% por permanecer con Alemania. En esta votación, se consideró que toda la región era una unidad indivisible, y toda la región se adjudicó a Dinamarca. En el centro de Schleswig, la situación se revirtió con un 80% de votos para Alemania y un 20% para Dinamarca. En esta última votación, cada municipio decidió su propio futuro, y las mayorías alemanas prevalecieron en todas partes. A la luz de estos resultados, el gobierno del primer ministro Carl Theodor Zahle determinó que la reunificación con el norte de Schleswig podría avanzar, mientras que el centro de Schleswig permanecería bajo el control alemán.

Muchos nacionalistas daneses sintieron que al menos la ciudad de Flensburgo, en Schleswig central, debería ser devuelta a Dinamarca, independientemente de los resultados del plebiscito, debido a la considerable minoría danesa allí y al deseo general de ver a Alemania debilitada permanentemente en el futuro. Cristián X estuvo de acuerdo con estos sentimientos y ordenó al primer ministro Zahle que procurara que Flensburgo quedara dentro del proceso de reunificación. Como Dinamarca había estado operando como una democracia parlamentaria desde el Gabinete de Deuntzer en 1901, Zahle sintió que no tenía la obligación de cumplir con los deseos del rey. Rechazó la orden y renunció varios días después después de uns acalorado discusión con el monarca.

Posteriormente, Cristián X despidió al resto del gabinete y lo reemplazó de facto por un gabinete conservador. La destitución provocó manifestaciones y una atmósfera casi revolucionaria en Dinamarca, y durante varios días el futuro de la monarquía parecía muy dudoso. Ante el posible derrocamiento de la corona danesa, Cristián X claudicó y despidió a su propio gobierno, inició negociaciones con los socialdemócratas e instaló un gabinete de compromiso hasta que las elecciones pudieran celebrarse más tarde ese mismo año.

Esta fue la última vez que un monarca danés en ejercicio intentó llevar a cabo medidas políticas sin el pleno apoyo del Parlamento. Después de la crisis, Crisrtián X aceptó su papel drásticamente reducido como jefe de estado simbólico.

Segunda Guerra Mundial[editar]

Durante la ocupación de Dinamarca, el paseo a caballo diario del rey por Copenhague se convirtió en un símbolo de la soberanía danesa. Esta foto fue tomada en su cumpleaños en 1940

A las 4 a.m. del 9 de abril de 1940, la Alemania nazi invadió Dinamarca en un ataque sorpresa, sobrepasando al Ejército y la Armada de Dinamarca y destruyendo el Cuerpo Aéreo del Ejército Danés. Cristián X se dio cuenta rápidamente de que Dinamarca se encontraba en una posición imposible. Sus posibilidades eran demasiado pequeñas para resistir contra Alemania durante un período prolongado de tiempo. Su terreno llano permitió que fuera fácilmente invadida por panzers alemanes. Jutlandia, por ejemplo, habría sido ocupada en muy poco tiempo por un ataque panzer desde el sur, por Schleswig-Holstein. A diferencia de sus vecinos nórdicos, Dinamarca no tenía cadenas montañosas desde las cuales se pudiera montar una resistencia persistente contra el ejército alemán. Sin perspectivas de poder resistir por mucho tiempo, y ante la amenaza explícita de que la Luftwaffe bombardease Copenhague, y con solo un general a favor de continuar luchando, Cristián X y todo el gobierno danés capitularon alrededor de las 6 de la mañana, a cambio de mantener la independencia política en asuntos internos, comenzando la ocupación de Dinamarca, que duró hasta el 5 de mayo de 1945.

A diferencia de su hermano, el rey Haakon VII de Noruega, la reina Guillermina de los Países Bajos, el rey Jorge II de Grecia, la gran duquesa Carlota de Luxemburgo, el rey Pedro II de Yugoslavia, el presidente Edvard Beneš de Checoslovaquia y el presidente Władysław Raczkiewicz de Polonia, todos de los cuales se exiliaron durante la ocupación nazi de sus países, Cristián X (como el rey Leopoldo III de Bélgica) permaneció en su capital durante toda la ocupación de Dinamarca, convirtiéndose para el pueblo danés en un símbolo visible de la causa nacional (Haakon de Noruega escapó de los alemanes después de negarse a aceptar un régimen títere favorable a los nazis).

Dos versiones del Pin del Escudo del Rey (Kongemærket), en los que aparecen CX de Cristián X como monograma; un símbolo popular de patriotismo durante la Segunda Guerra Mundial

Hasta la imposición de la ley marcial por parte de Alemania en agosto de 1943, los discursos oficiales de Cristián reflejaban la política oficial de cooperación del gobierno con las fuerzas de ocupación, pero esto no impidió que el pueblo danés lo viera como un hombre de "resistencia moral". Durante los primeros dos años de la ocupación alemana, a pesar de su edad y la precaria situación, solía cabalgar diariamente en su caballo por Copenhague, sin ser acompañado por la guardia. Una manera popular para los daneses de mostrar patriotismo y resistencia silenciosa a la ocupación alemana era usar un pequeño botón cuadrado con la bandera danesa y las insignias coronadas del rey. Este símbolo se llamaba Kongemærket (Pin del escudo del rey). Además, ayudó a financiar el transporte de judíos daneses a Suecia, donde estarían a salvo de la persecución nazi.

En 1942, Adolf Hitler envió al rey un largo telegrama felicitándolo por su septuagésimo segundo cumpleaños. El telegrama de respuesta del rey fue un simple Spreche Meinen besten Dank aus. Chr. Rex (Dando mis mayores agradecimientos, rey Cristián). Esta tenue respuesta provocó la conocida como crisis del telegrama, pues indignó mucho a Hitler que inmediatamente retiró a su embajador de Copenhague y expulsó al embajador danés de Alemania. La presión alemana provocó la destitución del gobierno liderado por Vilhelm Buhl y su reemplazo por un nuevo gabinete dirigido por el veterano diplomático Erik Scavenius, quien los alemanes esperaban que fueran más cooperativo. En cualquier caso, cualquier independencia que Dinamarca hubiera podido mantener durante los primeros años de la ocupación terminó abruptamente con el putsch alemán en agosto de 1943. Después de una caída de su caballo el 19 de octubre de 1942, el rey quedó más o menos inválido por el resto de su reinado. El papel que desempeñó durante la Crisis de Pascua de 1920 disminuyó en gran medida su popularidad, pero sus paseos diarios a caballo por Copenhague, la crisis de telegrama y las admirables historias difundidas por los círculos danéses de Estados Unidos lo convirtieron en una figura muy popular hasta el punto de ser un querido símbolo nacional.

Rey de Islandia[editar]

La adhesión de una nueva Acta de Unión entre Dinamarca e Islandia a fines de 1918 redefinió a Islandia, que pasó de ser una parte del reino danés a un estado soberano con una unión personal con el rey de Dinamarca. Esto convirtió a Cristián en el rey del Reino de Islandia, además de ser el rey de Dinamarca. Cristián (cuyo nombre en islandés era oficialmente Kristján X) fue el primer y único monarca en reinar sobre Islandia como un reino soberano en lugar de como una provincia de un reino más grande. En 1941, después de la ocupación alemana de Dinamarca y la ocupación aliada de Islandia, el gobierno de Reikiavik concluyó que Cristián no podía realizar sus deberes como jefe de estado, y por lo tanto nombró a Sveinn Björnsson como regente para actuar como jefe de estado provisional. Sveinn había sido previamente embajador de Islandia en Copenhague.

En 1944, mientras Dinamarca todavía estaba bajo la ocupación alemana, los islandeses votaron en un plebiscito para cortar todos los lazos con el rey de Dinamarca y constituir una república. Por lo tanto, el título de Cristián como rey de Islandia quedó sin efecto y Sveinn Björnsson fue elegido primer presidente de la República por el parlamento islandés. Cristián, que pensaba que Sveinn aseguraba que Islandia no haría más movimientos hacia la plena independencia mientras la ocupación continuase, se sintió traicionado. Sin embargo, a instancias de su pariente, el rey Gustavo V de Suecia, Cristián aceptó el resultado y envió un mensaje de felicitación a Islandia durante las celebraciones de la instauración de la República el 17 de junio de 1944. La lectura de la carta del rey provocó vítores en Þingvellir durante la celebración. A pesar de esta aceptación, Cristián nunca dejó de usar el título de "Rey de Islandia" y continuó incluyéndolo entre sus títulos hasta su muerte en 1947.

Muerte[editar]

Cristián X falleció en el palacio de Amalienborg, Copenhague, en 1947, y fue enterrado junto a otros miembros de la familia real danesa en la catedral de Roskilde, cerca de Copenhague. Un brazalete de tela del tipo usado por los miembros del movimiento de resistencia danés se colocó en su ataúd durante el duelo. Fue sucedido por su hijo mayor Federico IX.

Leyendas[editar]

El 22 de noviembre de 1942, The Washington Post publicó una fotografía de Cristián X llamándolo, jocosamente, víctima de Hitler, y afirmando que la nación de este monarca no se había opuesto a la ocupación alemana con las armas. Entonces se volvió importante para los daneses estadounidenses demostrar lo contrario, y se inventaron varias historias en la agitación de la guerra. La más exitosa de estas fue la leyenda del rey que llevaba la estrella amarilla para apoyar a los judíos.

El rey Cristián solía pasear diariamente por las calles de Copenhague sin ninguna compañía mientras la gente se paraba y lo saludaba. Una historia apócrifa relata que un día, un soldado alemán comentó a un niño que le parecía extraño que el rey cabalgara sin ningún guardaespaldas. Según se dice, el niño respondió: "Toda Dinamarca es su guardaespaldas". Esta historia fue contada en el libro más vendido de Nathaniel Benchley, Bright Candles, así como en el libro Number the Stars de Lois Lowry. La canción patriótica contemporánea "Der rider en Konge" (Allí cabalga un rey) se centra en los paseos del soberano. En esta canción, el narrador responde a la pregunta de un extranjero sobre la falta de guardia del rey de que "él es nuestro hombre más libre" y que no está protegido por la fuerza física sino que "los corazones guardan al rey de Dinamarca".

Otra leyenda popular, pero apócrifa, escrita por la prensa estadounidense se refería al supuesto vuelo de la bandera alemana sobre el Hotel d'Angleterre (que fue usado como cuartel general militar de Alemania en Copenhague). El rey que pasa y ve la bandera, le dice a un centinela alemán que esto es una violación del acuerdo de armisticio y que la bandera debe ser retirada. El centinela responde que eso no se va a hacer. El rey luego dice que si no se baja la bandera, enviará a un soldado danés para que la baje, a lo que el centinela responde: "Dispararán al soldado". El rey respondió entonces "el soldado danés seré yo". Según la historia, la bandera fue retirada.

El rey Cristián X se convirtió en el héroe de una serie de mitos sobre su defensa de los judíos daneses. Se convirtió en el tema de una leyenda urbana persistente según la cual, durante la ocupación nazi, se colocó la Estrella de David en solidaridad con los judíos daneses, y así, éstos no se vieron obligados a usarla para istinguirse de los gentiles. Sin embargo, la leyenda probablemente proviene de un informe británico de 1942 que afirmaba que amenazaba con ponerse la estrella si esto se imponía a los judíos de Dinamarca, y se popularizó cuando se incluyó en la novela más vendida de Leon Uris, Éxodo. Esto también está respaldado por el diario personal del rey, donde se puede encontrar la siguiente cita: "Cuando nos fijamos en el trato inhumano de los judíos, no solo en Alemania sino también en los países ocupados, empiezas a preocuparte de que tal culpa también pueda ser puesta sobre nosotros, pero debemos rechazar claramente esto debido a su protección bajo la constitución danesa. Dije que no podría satisfacer tal demanda hacia los ciudadanos daneses. Si se lleva a cabo tal orden, sería mejor que todos lleváramos la Estrella de David ". Este mito se remonta a la Segunda Guerra Mundial, específicamente a una caricatura política, en un periódico sueco el 10 de enero de 1942, del artista noruego Ragnvald Blix. El mito ha sido leído como una metáfora de las cálidas relaciones generales que existían entre los judíos daneses y los no judíos.

Distinciones honoríficas[editar]

Distinciones honoríficas danesas[editar]

Distinciones honoríficas extranjeras[editar]

Ancestros[editar]

Referencias[editar]

  1. «Real y distinguida orden de Carlos III», Guía Oficial de España, 1905, p. 148, consultado el 4 de junio de 2020 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Federico VIII
Rey de Dinamarca
1912 - 1947
Sucesor:
Federico IX