Chilaquiles

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Chilaquiles
Portada-chilaquiles-rojos.jpg
Chilaquiles rojos con pollo deshebrado.
Tipo principalmente desayuno, aunque también almuerzo o cena
Origen MéxicoFlag of Mexico.svg México
Ingredientes totopos · salsa verde o salsa roja · pollo · queso · crema · cebolla · cilantro
Similares enchiladas
chilasquilas (en Costa Rica)
Frito pie (en EE. UU.)
Chilaquiles verdes con queso y crema.

Los chilaquiles son un plato típico mexicano elaborado a base de trozos triangulares de tortilla de maíz fritos o tostados llamados totopos, que se cocinan en una salsa picante que es roja o verde dependiendo del tipo de chile usado[1]​ y tiene multitud de variantes regionales[2]​ pudiendo contener otros ingredientes como carne de pollo o de res deshilachado, arrachera, carne enchilada, cecina, chorizo, huevos al gusto, quesillo, queso manchego, queso fresco, crema, cebolla, aguacate... entre muchos otros. Se suele aromatizar con cilantro o epazote y se suelen acompañar con guarnición de frijoles.

Se trata de un platillo humilde, sencillo de elaborar y muy popular en toda la República, además de altamente calórico.[3]​ Es un desayuno tradicional mexicano,[4]​ aunque también es común consumirlo en otras comidas del día. En la cultura mexicana, el desayuno es una de las comidas más importantes del día, sino la que más.[5]​ Según un informe de SinDelantal, una plataforma online de comida a domicilio en México, los chilaquiles son el desayuno más demandado por sus clientes (33% de las órdenes).[6]

Etimología[editar]

Existen dos principales teorías sobre el origen de la palabra, y ambas lo trazan al idioma náhuatl. Según Ángel María Garibay[7]​ «chilaquiles» es la forma castellanizada de chīlaquīlli, conformada por chīl(-li) «chile», y aquīlli «[algo] metido en», sustantivo derivado del verbo aquia «estar metido en», «entrar en algo». En este sentido, «chilaquiles» quiere decir [totopos] «metidos en chile».

En cambio, según la RAE, proviene de chilli «chile», atl «agua» y quilitl «hierba comestible».[8]​ Esta teoría tiene menos apoyo, ya aparentemente el plato no contiene quelites.

Historia[editar]

Se desconoce si los chilaquiles tienen un origen prehispánico o surgen más tarde a raíz del mestizaje durante la época colonial, ya que los ingredientes básicos (chile y tortilla) son nativos, pero los aderezos (queso, cebolla y pollo) fueron traídos del Viejo Mundo. Ya en 1571 el misionero franciscano Alonso de Molina mencionó la salsa de chile en su Vocabulario en Lengua Castellana y Mexicana,[9]​ que era muy típica de los nativos, los cuales la llamaban chilmulli (lit. «salsa de chile»). Se cree que para aprovechar las tortillas endurecidas del día anterior,[10]​ se bañaban en chilmulli para suavizarlas. La primera referencia escrita de los chilaquiles (que haya llegado a nuestra época) fue en 1821 en el recetario Arte nuevo de cocina y repostería acomodado al uso mexicano de la editorial Casa de Lanuza Mendía y C.,[11]​ que los describe así:

Se cuece carne de puerco y chorizos (pero estos no se echan hasta que la carne esté á medio cocer,) se frie todo y se aparta del fuego: se tiene pronto el clemole, las tortillas y el ajonjolí tostado; se pone capa de carne y se tapa con tortillas; se le echa caldo de clemole y un puñado de ajonjolí; de este modo se hace con las demas: se les echa manteca de la regular porque las tortillas la embeben mucho.

Como se puede ver, esta receta del siglo XIX es ligeramente diferente, lo que sugiere que el plato ha evolucionado desde entonces. En El Cocinero Mexicano (1831), otro recetario publicado una década después, se encuentran cuatro recetas diferentes: «chilaquiles blancos», «chilaquiles rojos o colorados», «chilaquiles rellenos» y «chilaquiles tapatíos»:[12]​ La salsa de los chilaquiles blancos se elabora con jitomates y chiles verdes cocidos y molidos y luego fritos en manteca. También se proponen varios aderezos opcionales: queso añejo, cebolla, chorizo o chorizón, longaniza, morcón, costilla de cerdo, jamón o carne deshebrada; Para la salsa roja o colorada, se usan chile ancho y pasilla, y opcionalmente se hace un pipián, que es una salsa usando estos chiles junto con pepitas de calabaza y/o ajonjolí; Para la receta de los chilaquiles rellenos, el recetario explica que se rellenan las tortillas con picadillo, queso, chicharrón, morcón, sesos o huevos y se bañan en salsa blanca o roja mencionadas previamente; En cuanto a los chilaquiles tapatíos, la explicación que se da es un calco de la receta de 1821 citada anteriormente.

Por su clara influencia hispana, en El Cocinero Mexicano se niega un origen prehispánico de los chilaquiles, y se atribuye su invención a la cocina de los conventos;[3]​ aunque, de nuevo, su origen es incierto.

Variantes[editar]

Existen multitud de variantes regionales de chilaquiles, entre las cuales destacan:

En el habla popular[editar]

En plural, «chilaquiles» se refiere a este plato, sin embargo, en el habla coloquial se puede usar «chilaquil», en singular, para referirse a algo que ha sido mal tratado, como en: «tu cuaderno es un chilaquil» («tu cuaderno está deteriorado»), en analogía a como quedan de empapados los totopos al bañarse en la salsa. En otros contextos, también se refiere al jefe o la persona al mando («aquí nos manda Don Chilaquil»). En otras regiones, en cambio, tiene una connotación positiva y es una palabra cariñosa para la pareja o el amante («eres mi chilaquil»), en referencia a lo apetecibles que son en cualquier momento del día.[19]

Un antiguo refrán popular mexicano dice: «Pobre del pobre si al cielo no va, chilaquiles aquí, enchiladas allá», o simplemente «chilaquiles aquí, enchiladas allá», el cual menciona estos dos platos tan parecidos en sus ingredientes para referirse sarcásticamente a la mala suerte o los problemas que persiguen a los desventurados o pecadores, ya que ambos platos son muy picantes.[20]

Popularmente, los chilaquiles se recomiendan como desayuno para las personas que sufren resaca (llamada coloquialmente «cruda» en México) tras una noche de fiesta.[21]

Referencias[editar]

  1. Álamo, A. (13 de octubre de 2016). «Chilaquiles, auténtica tradición mexicana». Bon Viveur. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  2. R. Muñoz. «Chilaquiles». Diccionario enciclopédico de la Gastronomía Mexicana. Larousse Cocina. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  3. a b c «Chilaquiles. Lo que comí ayer, lo aprovecho hoy». Koketo. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  4. Sánchez, P. (30 de octubre de 2019). «Curiosidades del mundo: ¿Sabes cómo es un desayuno tradicional mexicano?». Viajar Libres. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  5. «El misterioso horario de la comida mexicana». ThinkTank. 21 de diciembre de 2017. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  6. «¿Qué desayunan los mexicanos?». SinDelantal. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  7. «¿Cuál es el origen de los chilaquiles?». Milenio. 22 de agosto de 2019. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  8. «chilaquiles». Real Academia Española. 
  9. De Molina, A. (1571). Vocabulario en lengua castellana y mexicana. p. 107. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  10. Trejo, R. (6 de mayo de 2020). «La historia detrás de los chilaquiles». SaboreArte. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  11. «Arte nuevo de cocina y repostería acomodado al uso mexicano.». University of Texas at San Antonio (UTSA). 
  12. El Cocinero Mexicano: Colección de las mejores recetas para guisar al estilo americano. Tomo I. Ciudad de México: Imprenta Galván. 1831. pp. 187-189. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  13. «Chilaquiles Tapatíos». Guía de Tacos. 
  14. Cabrera, P. «Chilaquiles en salsa guajillo». Cocina & Comparte. 
  15. Johnson, B. A. (14 de junio de 2017). «Best thing I ate: Oaxaca-style chilaquiles with chorizo». The Orange County Register. 
  16. «Chiles hondureños». SaborGourmet. 2014. 
  17. «Receta: Pizza de chilaquiles» (video). Cocineros Mexicanos. 12 de junio de 2017. 
  18. Santa Cruz, D. (5 de septiembre de 2017). «¿Quién inventó la torta de chilaquiles?». Vice. Consultado el 6 de julio de 2020. 
  19. «Significado de Chilaquil en México». Así Hablamos: El diccionario latinoamericano, para poder entendernos. 
  20. Petersen, E. R. «Expresiones mexicanas para argentinos». El Portal de México. 
  21. Pérez Villalón, C. (7 de octubre de 2019). «Chilaquiles mexicanos». El Comidista. Consultado el 6 de julio de 2020. 

Enlace externo[editar]