Malpighia emarginata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cereza de Barbados»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Acerola
Acerola.JPG
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Malpighiales
Familia: Malpighiaceae
Género: Malpighia
Especie: Malpighia emarginata
DC. 1824
Sinonimia

ver texto

Acerola, cruda
West indian cherry.JPG
Valor nutricional por cada 100 g
Energía 32 kcal 134 kJ
Carbohidratos 7.69 g
 • Fibra alimentaria 1.1 g
Grasas 0.3 g
Proteínas 0.4 g
Retinol (vit. A) 38 μg (4%)
Tiamina (vit. B1) 0.02 mg (2%)
Riboflavina (vit. B2) 0.06 mg (4%)
Niacina (vit. B3) 0.04 mg (0%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 0.309 mg (6%)
Vitamina B6 0.009 mg (1%)
Vitamina C 1677.6 mg (2796%)
Calcio 12 mg (1%)
Hierro 0.2 mg (2%)
Magnesio 18 mg (5%)
Manganeso 0.6 mg (30%)
Fósforo 11 mg (2%)
Potasio 146 mg (3%)
Sodio 7 mg (0%)
Zinc 0.1 mg (1%)
% de la cantidad diaria recomendada para adultos.
Fuente: Acerola, cruda en la base de datos de nutrientes de USDA.

Malpighia emarginata, llamada comúnmente acerola, cerecita, manzanita o semeruco,[1][2]​ nombre que recibe su fruto, es una especie de la familia Malpighiaceae que crece espontáneamente en América Central, las Antillas y en las zonas tropicales húmedas de Sudamérica.[3]​ Es apreciado por sus frutos, que tienen un alto contenido de vitamina C, y su uso ornamental.[1]​ No confundir con la especie Crataegus azarolus, conocida comúnmente como acerolo.

Descripción[editar]

Flor.

Es un arbusto que mide entre 3 y 5 m de altura, de corteza oscura; tiene numerosas ramas, generalmente dirigidas hacia arriba, frágiles y cortas, que en estado silvestre poseen espinas (las especies cultivadas carecen de espinas).[3][4]​ Las hojas son simples, enteras y opuestas, cuneiformes en la base que se dividen luego en tres o cinco lóbulos dentados o enteros; pubescentes de color verde obscuro, con ápice agudo o acuminado y pecíolo de 5 a 12 mm de largo.[4]​ Las flores tienen cinco pétalos que miden entre 12 y 15 mm de longitud y son de color rojo, rosado, lila o algunas veces blanco, en corimbo;[4]​por su aspecto se les confunde con otra especie de las rosaceae, la del acerolo (Crataegus azarolus) que es típica de la cuenca del Mediterráneo.

El árbol produce frutos entre sus dos primeros años de vida y fructifica 3 o 4 veces al año,[3][4]​ la propagación se da por semilla y por estacas.[5]​Entre la principales enfermedades que afectan a la planta se encuentra la antracnosis, lafusariosis, la mancha castaña causada por el hongo Cercospora sp.[4]​ Las plagas que la atacan con mayor frecuencia son los áfidos o pulgones, la mosca de la fruta, la mosca del mediterráneo y la hormiga arriera.[4]

Fruto[editar]

Fruto.

Es redondo con un diámetro de entre 1 a 2 cm y 20 g de peso, de piel lisa, de color rojo o amarillo y, pese a su semejanza externa con la cereza del Viejo Mundo, en su interior presenta gajos y tres carozos apretados muy duros.[3][4]​Es rica en vitamina C, vitamina B6, vitamina B1, vitamina A, flavonoides y minerales esenciales (hierro, calcio, fósforo, potasio, magnesio).[3]

La contextura de la acerola es jugosa y suave, el gusto -sin el añadido de azúcar- es agridulce-ácido, lo que revela su alto contenido de vitamina C; en efecto es tras el fruto del Terminalia ferdinandiana y el del camu-camu, la fruta comestible con más ácido ascórbico que se conoce. Mientras las naranjas poseen de 500 a 4000 ppm de vitamina C, la acerola natural llega a tener entre 16.000 y 172.000 ppm (ppm: parte por millón) es decir de 1000 mg a 2000 mg/100 g. En otras palabras: un fruto de acerola posee entre 20 a 30 veces más vitamina C que una naranja. Es tan acre, y deja la boca tan áspera, que se suele comer cuando ya está muy madura.

Distribución y hábitat[editar]

La planta es originaria de América central y debido a su alta adaptabilidad se distribuye naturalmente desde el sur de Norteamérica hasta Sudamérica.[3][4]​ En la actualidad se cultiva en países tropicales y subtropicales como Australia, Cuba, Etiopía, Filipinas, India, Indonesia, Jamaica, Madagascar, Myanmar, Pakistán, Puerto Rico, Sri Lanka, Surinam, Tailandia y Vietnam.[4]

Puede cultivarse desde los 150 hasta los 1100 m s. n. m.. Prefiere suelos secos, drenados, arenosos y con exposición al sol, con un pH de entre 5.5 y 6.5, y no soporta temperaturas inferiores a −1 °C.[4]​ Tiene raíces poco profundas por lo que no es muy resistente los vientos fuertes.[6]​ La planta requiere de una temperatura media de 26 °C y entre 1200–1600 mm de precipitación anual y es resistente a las sequías.[4][7]

Ecología[editar]

Malpighia emarginata es una planta hospedante para las orugas del saltamontes manchado de blanco (Chiomara asychis),[8]​ el saltamontes de Florida (Ephyriades brunneus)[9]​ y el saltamontes de bandas marrones (Timochares ruptifasciatus).[10]​ Las larvas del gorgojo de la acerola (Anthonomus macromalus) se alimentan de los frutos, mientras que los adultos consumen las hojas tiernas.[11]

Taxonomía[editar]

Malpighia emarginata fue descrita por Augustin Pyramus de Candolle y publicado en Prodromus Systematis Naturalis Regni Vegetabilis 1: 578. 1824.[12]

Sinonimia
  • Malpighia berteroana Spreng.
  • Malpighia lanceolata Griseb.
  • Malpighia glabra L.[13]
  • Malpighia punicifolia L.[13]
  • Malpighia punicifolia var. lancifolia Nied.
  • Malpighia punicifolia var. obovata Nied.
  • Malpighia punicifolia var. vulgaris Nied.
  • Malpighia retusa Benth.
  • Malpighia umbellata Rose
  • Malpighia urens var. lanceolata (Griseb.) Griseb.[12]

Relación con el ser humano[editar]

La planta es apreciada principalmente por su fruto rico en vitamina C, que puede llegar a ser 32 veces más alto que el de la naranja, al que se le considera un alimento con un valor de mercado en aumento..[4]​ El arbusto de la acerola es utilizado también como un elemento de decoración de interiores en la forma de bonsái,[14]​ y debido a que también contiene pigmentos como antocianinas y carotenoides, pude usarse como colorante de alimentos.[15]

En varias composiciones de Ali Primera cantautor Venezolano se hace referencia a esta fruta.[16][17]​ En una canción de Luis Mariano Rivera interpretada por Gualberto Ibarreto, llamada Cerecita, hace referencia a esta fruta, señalando que recibe el nombre de semeruco en Occidente y cerecita en el Oriente venezolano.[18]

Historia[editar]

Su difusión ocurrió antes de la llegada a América de los europeos, los nativos de las islas de América Central la consumían y la transportaban en sus viajes.[3]​Posteriormente la planta llamo la atención de los españoles que la llamaron cereza de Las Indias Occidentales debido a su parecido la cereza europea.[3]​ Fue introducida en Estados Unidos en Florida en 1880 como árbol ornamental, sin embargo, se desconocía que sus frutos eran comestibles hasta 1903.[3]

Árbol

En Venezuela, donde es el árbol emblemático de El tocuyo Estado Lara[1]​ donde los aborígenes mezclaban con otras fruta y especie y hacían una bebida fuerte, después los colonizadores le agregaron guarapo de la caña para sacar una bebida fermentada parecida al cocuy al destilado le agregaban la cerecita para cortar un poco del sabor amargo y extraer la fructuosa para dar más buqué y el tanino para dar ese color rojizo al cocuy. Hay que hacer notar que el doctor José R. Colmenares Peraza en los años 40 sembró matas en el ingenio del tocuyo por los alrededores para propagar árboles para futuras plantaciones y así recolectar para macerar y extraer para mezclar un subproducto del bagazo de la caña de azúcar, el alcohol y convertirlo en una bebida espirituosa proyecto que no concluyó.

Producción y consumo[editar]

Semillas

Se cultiva principalmente en Colombia, Ecuador, Venezuela y Brasil, siendo este último principal productor, consumidor y exportador de esta fruta.[4]​La producción se usa en el mercado agroindustrial para la elaboración de licores, jugos, helados, dulces y en menor medida para la fabricación de productos cosméticos.[4]Brasil y Puerto Rico son grandes productores de acerola, y el jugo de esta es comercializado usualmente en los países intertropicales de América, aunque desde finales del siglo XX se ha difundido, en mayor o menor grado, su consumo en Europa, América del Norte, el Cono Sur etc.

Anteriormente existió la tradición de salir en grupos a campos cercanos a recoger la fruta, actualmente se vende en las calles de algunas ciudades. En Venezuela y República Dominicana se elaboran jaleas y mermeladas de manera artesanal con las frutas del semeruco, que se venden a lo largo de carreteras y pueblos tanto de Oriente como de Occidente. Curiosamente, los dos pueblos principales donde se encuentran a lo largo de la carretera tarros y envases de mermelada y dulce de semeruca o cerecita para la venta, se llaman El Corozo, uno en el Estado Zulia, en la Costa Oriental del Lago y el otro en Monagas, cerca de Maturín (el corozo se refiere a la semilla no comestible de esta y otras frutas).

Uso medicinal[editar]

No existe amplia evidencia médica sobre sus usos, sin embargo la acerola es utilizada tradicionalmente en terapias tradicionales para facilitar la recuperación de astenias o de estados de mucha debilidad (por ejemplo los derivados de una hambruna), estrés, fatiga; y para combatir resfriados e infecciones de garganta,[4]​ también se usa para coadyuvar en el tratamiento de diarreas y problemas hepáticos. La planta es estudiada por sus posibles propiedades como antioxidante, antitumoral y antihiperglucémica.[3][4]

Nombres comunes[editar]

Cereza de las Indias Occidentales, cereza de Barbados, cereza de Jamaica o cereza de las Antillas, nombres que recibe por su similitud externa con la cereza.[2]​También se le llama cereza colorada, manche o semeruco.[1][3]

El nombre acerola le fue dado por los conquistadores españoles y proviene del árabe hispánico azza 'rúra, que por su parte deriva del árabe clásico az zūr(ah) y este del siríaco za'rārā que pudiera ser también el etimológico de cereza.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Hoyos, Jesús (2013). «Lara». Árboles emblemáticos de Venezuela. Venezuela: Sociedad de Ciencias Naturales La Salle. pp. 44-47. ISBN 978-980-235-044-5. 
  2. a b Johnson, Paul (2003). "Acerola (Malpighia glabra L., M. punicifolia M. emarginata DC.) Agriculture, Production, and Nutrition". In Artemis P. Simopoulos; C. Gopalan (eds.). Plants in Human Health and Nutrition Policy (en inglés). Karger. pp. 63-74. ISBN 0-585-47200-9. OCLC 53154259. Consultado el 11 de diciembre de 2022. 
  3. a b c d e f g h i j k Mezadri, Tatiana; Fernández-Pachón, Mª Soledad; Villaño, Débora; García-Parrilla, Mª Carmen; Troncoso, Ana M. (2006-06). «El fruto de la acerola: composición y posibles usos alimenticios». Archivos Latinoamericanos de Nutrición 56 (2): 101-109. ISSN 0004-0622. Consultado el 11 de diciembre de 2022. 
  4. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Aguilera-Arango, Germán Andrés; Del Toro Aparicio, Jorge Mario; Orduz Rodriguez, Javier Orlando (2020). «Acerola (Malpighia emarginata D.C.): Fruta promisoria con posibilidades de cultivo en Colombia. Una revisión». Avances en investigación agropecuaria. ISSN 0188-7890. Consultado el 11-12-2022. 
  5. Rivero Maldonado, G.; Ramírez, M.; Caraballo, B.; Guerrero, R. (2005-04). «Enraizamiento de estacas de semeruco (Malpighia emarginata Sessé & Moc. ex DC)». Revista de la Facultad de Agronomía 22 (2): 130-142. ISSN 0378-7818. Consultado el 11 de diciembre de 2022. 
  6. Phillips, R.L. «Barbados Cherry». University of Florida Cooperative Extension Service, Institute of Food and Agriculture Sciences, EDIS. 
  7. Moura, Carlos F.H.; Oliveira, Luciana de S.; de Souza, Kellina O.; da Franca, Lorena G.; Ribeiro, Laiza B.; de Souza, Pahlevi A.; de Miranda, Maria R.A. (2018). Acerola— Malpighia emarginata (en inglés). Elsevier. pp. 7-14. ISBN 978-0-12-803138-4. doi:10.1016/b978-0-12-803138-4.00003-4. Consultado el 11 de diciembre de 2022. 
  8. «Species Detail | Butterflies and Moths of North America». web.archive.org. 20 de junio de 2010. Archivado desde el original el 20 de junio de 2010. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  9. «Species Detail | Butterflies and Moths of North America». web.archive.org. 20 de junio de 2010. Archivado desde el original el 20 de junio de 2010. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  10. «Species Detail | Butterflies and Moths of North America». web.archive.org. 20 de junio de 2010. Archivado desde el original el 20 de junio de 2010. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  11. Peña, Jorge E.; Sharp, Jennifer L.; Wysoki, M. (2002). Tropical fruit pests and pollinators : biology, economic importance, natural enemies, and control. CABI Pub. ISBN 0-85199-976-X. OCLC 228168766. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  12. a b «Malpighia emarginata». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 24 de agosto de 2014. 
  13. a b Janick, Jules; Robert E. Paull (2008) The Encyclopedia of Fruit & Nuts. CABI. p. 462. ISBN 978-0-85199-638-7.
  14. Gillman, Edward F. (Octubre 1999). «Malpighia glabra». Cooperative Extension Services Institute of Food and Agricultural Sciences. University of Florida. Archivado desde el original el 24 de abril de 2009. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  15. Prakash, Anand; Baskaran, Revathy (2018-09). «Acerola, an untapped functional superfruit: a review on latest frontiers». Journal of Food Science and Technology (en inglés) 55 (9): 3373-3384. ISSN 0022-1155. PMC 6098779. PMID 30150795. doi:10.1007/s13197-018-3309-5. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  16. «Canción mansa para un pueblo bravo». Alí Primera canciones para el bravo pueblo. Venezuela: Fundación imprenta de la cultura. p. 146. ISBN 978-980-440-024-7. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  17. «Falconía». No cantar es perdernos. Venezuela: Fundación Editorial el perro y la rana. p. 323. ISBN 978-980-7163-56-9. Consultado el 15 de diciembre de 2022. 
  18. Gualberto Ibarreto canta "Cerecita", de Luis Mariano Rivera [1]

Bibliografía[editar]

  1. Balick, M. J., M. H. Nee & D. E. Atha 2000. Checklist of the vascular plants of Belize. Mem. New York Bot. Gard. 85: i–ix, 1-246.
  2. Brako, L. & J. L. Zarucchi 1993. Catalogue of the Flowering Plants and Gymnosperms of Peru. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 45: i–xl, 1–1286.
  3. CONABIO, 2009. Catálogo taxonómico de especies de México. Cap. nat. México 1.
  4. Correa A., M. D., C. Galdames & M. S. de Stapf 2004. Catálogo de las Plantas Vasculares de Panamá. Cat. Pl. Vasc. Panamá 1.
  5. Funk, V., T. Hollowell, P. Berry, C. Kelloff, and S.N. Alexander 2007. Checklist of the Plants of the Guiana Shield (Venezuela: Amazonas, Bolivar, Delta Amacuro; Guyana, Surinam, French Guiana). Contr. U.S. Natl. Herb. 55: 1–584.
  6. Hokche, O., P.E. Berry & O. Huber 2008. Nuev. Cat. Fl. Vas. Venezuela 1–860.
  7. Jørgensen, P. M. & S. León-Yánez 1999. Catalogue of the vascular plants of Ecuador. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 75: iviii,.
  8. Linares, J. L. 2003 [2005]. Listado comentado de los árboles nativos y cultivados en la república de El Salvador. Ceiba 44(2): 105–268.
  9. Meyer, F. K. 2000. Revision der Gattung Malpighia L. (Malpighiaceae). Phanerog. Monogr. 23: 1–630, pl. 1–151.
  10. Sousa S., M. & E. F. Cabrera C. 1983. Flora de Quintana Roo. Listados Floríst. México 2: 1–100.
  11. Stevens, W. D., C. Ulloa U., A. Pool & O. M. Montiel 2001. Flora de Nicaragua. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 85: i–xlii, 1–2666.
  12. Wunderlin, R. P. 1998. Guide Vasc. Pl. Florida i–x + 1–806.
  13. Rivero Maldonado, Gisela del C.; R. Guerrero y M. Ramírez (2005) "Enraizamiento de estacas de semeruco (Malpighia glabra L.)"; Revista de la Facultad de Agronomía 22 (1): 34-41; Universidad del Zulia.

Enlaces externos[editar]