Catalepsia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Catalepsia
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F20.2, F44.2
CIE-9 295.2, 300.11
MeSH D002375
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Catalepsia (del griego κατάληψις, acción de coger, sorprender) es un trastorno repentino en el sistema nervioso caracterizado por la pérdida momentánea de la movilidad (voluntaria e involuntaria) y de la sensibilidad del cuerpo. Durante este estado el cuerpo permanece paralizado, lo que se pone en evidencia con la movilización pasiva de los segmentos de los miembros. La catalepsia se observa en pacientes con cuadros graves y agudos de histeria, esquizofrenia y diversas psicosis.[1]

También se percibe a la catalepsia como un estado biológico en el cual la persona yace inmóvil, en aparente muerte y sin signos vitales, cuando en realidad se encuentra viva en un estado que podría ser consciente o inconsciente, lo que puede a su vez variar en intensidad: en ciertos casos el individuo se encuentra en un vago estado de conciencia, mientras que en otros pueden ver y oír a la perfección todo lo que sucede a su alrededor. Puede ser producida por el mal de Parkinson, epilepsia, por efectos de la cocaína, esquizofrenia, entre otros.

Alternativamente, el individuo podría presentar signos vitales, pero es incapaz de controlar sus extremidades. Los síntomas pueden ser: rigidez corporal, el sujeto no responde a estímulos; la respiración y el pulso se vuelven muy lentos, la piel se pone pálida. En gran número de casos, este estado lleva a creer que la persona que padece un ataque de catalepsia ha fallecido. En un número de casos no determinado, este fenómeno llevó a enterrar a personas que aún estaban con vida, pero no demostraban signos vitales.

Actualmente, la catalepsia es utilizada como una de las pautas de comportamiento que han de predominar para el diagnóstico de la esquizofrenia catatónica, según la OMS (CIE 10 - F20.2).

Los hipnotistas también llaman catalepsia para referirse a un estado en que inducen a la persona a la que hipnotizan a mantener los brazos, piernas o la espalda rígida. El "brazo cataléptico" es utilizado generalmente como una prueba prehipnótica con el fin de lograr posteriormente un estado hipnótico más profundo.

Síntomas[editar]

Los síntomas incluyen: cuerpo rígido, los miembros rígidos, los miembros permanecen en la misma posición cuando se mueven (flexibilidad cérea), no hay respuesta a estímulos visuales y táctiles, la pérdida del control muscular y la desaceleración de las funciones corporales, tales como la respiración, la digestión y el latido cardíaco y la persona parece que está fallecida.[2]

Causas[editar]

No es una enfermedad en sí misma, pero sí el resultado de trastornos, síndromes o formas de psicosis. La catalepsia es un síntoma de algunos trastornos nerviosos o condiciones tales como la enfermedad de Parkinson y la epilepsia. También es un síntoma característico del “síndrome de abstinencia” en pacientes que estén en tratamiento para dejar la cocaína. Puede ser causada por la esquizofrenia y el tratamiento con antipsicóticos,[3] como el haloperidol,[4] y por el anestésico ketamina.[5]

En algunas ocasiones, los casos aislados de episodios catalépticos también puede ser desencadenados por un choque emocional extremo. Se ha sugerido que a la proteína kinasa "A" como un mediador del comportamiento cataléptico.[6]

Trasfondo[editar]

La gravedad radica en que la persona puede ser sepultada estando aún con vida y despertar en cualquier momento. Normalmente puede llegar a durar tres días, en los cuales la persona en estado de muerte aparente podría ser enterrada y despertar ya dentro del ataúd. En casos menos frecuentes pueden ser incluso años de catalepsia.

Entre 1870 y 1910 hubo un miedo generalizado a ser enterrado vivo, creándose los llamados "ataúdes de seguridad" con banderas o campanas. Aunque hay casos documentados de catalepsia, los avances tecnológicos han hecho casi imposible que un individuo sea enterrado en estado cataléptico: Hoy un electroencefalograma (creado en 1978) puede diagnosticar la muerte de alguien con facilidad.

Referencias[editar]

  1. El pequeño Larousse ilustrado. Colombia: Larousse, 2003.
  2. Sanberg PR, Bunsey MD, Giordano M, Norman AB (octubre de 1988). «The catalepsy test: its ups and downs». Behav. Neurosci. 102 (5): 748–59. doi:10.1037/0735-7044.102.5.748. PMID 2904271. 
  3. Rasmussen K, Hsu MA, Noone S, Johnson BG, Thompson LK, Hemrick-Luecke SK (noviembre de 2007). «The orexin-1 antagonist SB-334867 blocks antipsychotic treatment emergent catalepsy: implications for the treatment of extrapyramidal symptoms». Schizophr Bull 33 (6): 1291–7. doi:10.1093/schbul/sbm087. PMC 2779883. PMID 17660489. 
  4. Hattori K, Uchino S, Isosaka T, et al. (marzo de 2006). «Fyn is required for haloperidol-induced catalepsy in mice». J. Biol. Chem. 281 (11): 7129–35. doi:10.1074/jbc.M511608200. PMID 16407246. 
  5. Miller, Ronald (2005). Miller's Anesthesia. Nueva York: Elsevier/Churchill Livingstone. ISBN 0443066566. 
  6. Adams MR, Brandon EP, Chartoff EH, Idzerda RL, Dorsa DM, McKnight GS (octubre de 1997). «Loss of haloperidol induced gene expression and catalepsy in protein kinase A-deficient mice». Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 94 (22): 12157–61. doi:10.1073/pnas.94.22.12157. PMC 23735. PMID 9342379.