Casto Fernández-Shaw

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Casto Fernández Shaw»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Casto Fernández Shaw
Casto Fernández.png
Casto Fernández-Shaw en su estudio
Información personal
Nombre de nacimiento Casto Fernández-Shaw Iturralde
Nacimiento 1896
Madrid
Fallecimiento 29 de abril de 1978[1]
Madrid
Nacionalidad español
Información profesional
Ocupación Arquitecto
[editar datos en Wikidata]

Casto Fernández-Shaw Iturralde (Madrid, 1896-1978) fue un destacado arquitecto y urbanista español.[2]

Vida y formación[editar]

Nace en Madrid en 1896, quedando huérfano muy joven.[3] En un principio se planteó estudiar Ingeniería de Minas, pero al final acabaría decantándose por arquitectura.

Ingresó en la Escuela de Arquitectura en 1913, acabando la carrera en 1919, con veintitrés años, como miembro de una promoción integrada por diecisiete nuevos arquitectos. Su profesor fue Ricardo Velázquez Bosco, director de la Escuela entre 1910-1918. Tendrá otras dos referencias como Modesto López Otero y Antonio Palacios entre 1914-1916. Entraría en 1917 al estudio de Antonio Palacios, ante la necesidad de costearse sus últimos dos años de carrera, con el que llegará a ser Jefe de delineación del Concurso de 1919 para la sede del Círculo de Bellas Artes, el cual finalmente quedó desierto, encargándosele el proyecto a Antonio Palacios. En este estudio coincidiría con Pedro Muguruza, con el que tuvo una gran amistad, llegando a redactar juntos el proyecto del Edificio Coliseum en la Gran Vía madrileña, con un programa de teatro y viviendas de alquiler. En cuanto a su arquitectura, destaca por utilizar una fachada de corte racionalista, lo que, para algunos autores, denota la influencia de la arquitectura americana. Será Antonio Palacios quién le recomiende trabajar con los hermanos Otamendi, de los que recibió una carta, para que acudiera a la Compañía Urbanizadora Metropolitana, recibiendo una plaza de arquitecto con el fin de colaborar junto con Julián Otamendi, en el proyecto de unos de los edificios de la Avenida Reina Victoria y en una barriada de hoteles.[4]

En el año 1920 presenta en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid el Proyecto del Monumento a la Civilización,[5] cuya inspiración la encontró en los versos de su padre que invocaba a “las grandes conquistas de las ideas vencedoras del tiempo y de la muerte”, premiado con una tercera medalla de bronce.

Carlos Otamendi, (quién quedó impresionado al ver el Proyecto del Monumento a la Civilización), le encarga la presa El Salto en el Carpio 1920, al que solo tenía que dar forma ya que el proyecto estaba hecho, terminándose en 1922. Un año después dejó de participar con estos hermanos en la llamada Compañía Madrileña Urbanizadora. En 1925, en la Exposición de Artes Decorativas e Industriales Modernas en París, le llamó la atención el Pabellón de la URSS del arquitecto Konstantín Mélnikov, siendo una arquitectura constructivista, interesándose sobre todo por la concepción estructural y constructiva. Aunque la influencia más decisiva la recibió de los 105 ingenieros con los que tuvo relación en sus primeras obras. También se le encarga la arquitectura de la Presa de Alcalá del Río (1924) y del Embalse del Encinarejo, siendo éste un gran atrevimiento. Asimismo interviene en la parte arquitectónica del Salto del Jándula, en el que utilizó nuevas formas de ingeniería arquitectura. Otros edificios importantes son: los Edificios Titanic en la Avenida de Reina Victoria, esquina a la Glorieta de Cuatro Caminos (1919-21), de la mencionada Compañía Madrileña Urbanizadora.

Mercado de San Fernando de Madrid, proyectado en 1941 por Casto Fernández-Shaw.

En 1927, se incorpora a la Directiva de la Sociedad Central de Arquitectos como contador, y tendrá un gran éxito con el Ateneo Mercantil (Valencia), en colaboración con J.M. Castell, así como el Proyecto para la Nueva Iglesia de Tetuán de las Victorias. Un año después en la revista La Gaceta Literaria (Madrid), en el nº 32, realizó una encuesta sobre la arquitectura moderna.

Su obra temprana más importante es la gasolinera de Petróleos Porto Pí,[6] en la calle de Alberto Aguilera nº 18 de los bulevares madrileños en 1927, que Carlos Flores considera una de las obras claves de la Generación del 25, de la que el propio artífice dice que no tiene ningún estilo, naciendo lo que él llamó “arquitectura ingeniería", y que pondrá en práctica en su anteproyecto para el concurso del Aeropuerto de Barajas (Madrid) en 1929.

Al año siguiente funda la revista Cortijos y Rascacielos (1930-1954), que llegará a sacar 80 números en dos etapas interrumpidas por la Guerra Civil. En ella se atiende a la arquitectura de vanguardia, a la arquitectura rural y a la arquitectura del pasado. Además de ser un medio de expresión para el propio arquitecto para exponer sus ideas y publicar sus proyectos. Es elegido Vocal de Arquitectura de la Junta Directiva del Círculo de Bellas Artes de Madrid, en 1930.

Tuvo un lapso de tiempo en el que solo se dedicó a la construcción del edificio Coliseum en la Gran Vía de Madrid (1930-1933), siendo una obra de gran importancia, realizado en colaboración con Pedro Muguruza.

Entre 1934 y 1935 realiza el Edificio de Viviendas, en la calle Menéndez Pelayo de Madrid, siendo la obra que mejor cierra el periodo anterior a la Guerra Civil, fiel reflejo de una muy personal interpretación de la vida urbana. También es uno de los mejores ejemplos de Racionalismo Madrileño debido a su capacidad para integrar en la arquitectura el dinamismo, la vibración, él pulso vital de una ciudad en constante movimiento y una época en permanente cambio. En esta misma línea de pensamiento se mantuvo después de la Guerra, siendo fiel a sus ideas para crear o proyectar arquitecturas antiaéreas y ciudades aerodinámicas, asimismo debemos de señalar sus proyectos futuristas y visionarios, siendo prueba de ello la fachada del Banco Hispano de Edificación en la Gran Vía de Madrid (1943-44), y el Mercado de San Fernando en la calle de Embajadores en Madrid.

Podemos calificar su obra como una amalgama de estilos, siendo futurista, purista, racionalista, expresionista, así como poética y visionaria, siendo inclasificable, cuya obra fue posible en parte gracias a su gran personalidad.[7]

Obras y proyectos[editar]

  • 1918-19- Monumento al triunfo de la Civilización, proyecto no construido.
  • 1919-21- Edificios Titanic, edificios de viviendas en la Avenida de Reina Victoria.
  • 1922- Edificio para el diario The Chicago Tribune, Chigado, EE.UU, proyecto de concurso.
  • h.1927- Gran garaje, calle General Ánarez de Castro, Madrid, Proyecto no construido.
  • 1927- Estación de servicio para auto-móviles “Porto Pi”, Bulevares Madrileños.
  • 1928-30- Iglesia parroquial de Nuestra Señora en Tetuán.
  • 1934-35- Edificio de Viviendas de la calle Menéndez Pelayo, Madrid.
  • 1937-1942- Torres hiperboloides de refugio y defensa de la ciudad, arquitectura dinámica y aerodinámica.
  • 1939-1955- Colegio y Capilla de la Asunción, Málaga.
  • 1942-1945- Estación de Autobuses Calle Cervantes, Marruecos.
  • 1952- Garaje radial, Gibraltar, proyecto no construido.
  • 1963- Parking radial, Radiosilo, Chicago, EE.UU, proyecto no construido.
  • 1963- Teatro Nacional de la Ópera, Paseo de la Castellana, Madrid, Proyecto de concurso.

Referencias[editar]

  1. «El sábado murió el arquitecto Casto Fernández Shaw». El País. 2 de mayo de 1978. 
  2. Hijo del escritor Carlos Fernández Shaw, autor y poeta, entre otras cosas, de los libretos de la zarzuela La Revoltosa o de la ópera Margarita la Tornera, que murió cuando Casto era un adolescente (1911). Los poemas de su padre serán una fuente de inspiración para su obra arquitectónica.
  3. A cargo de su tío materno, Daniel Iturralde, gracias al cual estudiaría arquitectura.
  4. GARCÍA PÉREZ, M.C, CABRERO GARRIDO, F. “Casto Fernández Shaw, Arquitecto sin Fronteras”, ed. S.E. Electa España. S. A, Madrid, pág. 266.
  5. GARCÍA PÉREZ, M.C. “CORTIJOS Y RASCACIELOS. DE LO TERRENAL A LO INACCESIBLE O DE LA TIERRA A LA LUNA”, catálogo Casto Fernández Shaw, arquitecto sin fronteras, ed. S.E. electa España, S.A, Madrid, pág. 248.
  6. LÁZARO SÁNCHEZ, T. "Casto Fernández Shaw, Arquitectura para el Transporte, 1929-1958", Revista de Obras Públicas, marzo 1999, nº385, pág. 49.
  7. CABRERO GARRIDO, F. Op. Cit: 32. 

Bibliografía[editar]

  • Baldellou, M. A. (1995). «Arquitectura Española del siglo XX». Summa Artis, Historia General del Arte. Madrid: Ediciones Espasa Calpe. 
  • GARCÍA, C. y CABRERO, F., Casto Fernández-Shaw, Arquitecto sin Fronteras 1896-1970, Madrid, ed. ELECTA, 1999.
  • El País: El sábado murió el arquitecto Casto Fernández Shaw, 02/05/1978.
  • FERNÁNDEZ SHAW, C., Chalets modernos y casas de campo, Madrid, Afrodisio Aguado, 1949.
  • FERNÁNDEZ-SHAW, C., “Escritores, arquitectos, damas, encuestas sobre la nueva arquitectura”, en La Gaceta Literaria “Nuevo arte en el mundo. Arquitectura 1928”, nº32, Madrid. 1
  • FERNÁNDEZ-SHAW, C.,“Fernández-Shaw,arquitecto futurista”, en Nueva forma: arquitectura, urbanismo, diseño, ambiente, arte, nº38, 1969.
  • FERNÁNDEZ-SHAW, C., "¡Muy agradecido!Casto Fernández-Shaw", en Cortijos y Rascacielos, Nº 18,1935, pág. 1.
  • FERNÁNDEZ-SHAW. C., "Casto Fernández Shaw", en Nueva Forma: arquitectura, urbanismo, diseño, ambiente, arte, Nº 70, pág. 26, 1969.
  • GARRIDO CABRERO, F., Casto Fernández-Shaw, Comisión de Cultura, Servicio de Publicaciones del Colegio Oficial de Arquitectos, Madrid, 1980.
  • LÁZARO SÁNCHEZ, T., "Casto Fernández Shaw, Arquitectura para el Transporte, 1929-1958", en Revista de Obras Públicas, nº385, 1999.
  • NAVASCUÉS PALACIO, P., La Gran Vía de Madrid, Madrid, Ediciones Encuentro, S.A., 2002.
  • PRECKLER, A.M., Historia del Arte Universal del Siglo XIX Y XX, Madrid, editorial complutense, 2003.
  • SEGOVIA MARTÍN, J.C., Indicios y Aportaciones del Futurismo en la Arquitectura Española, Tesis Doctoral, 2001, E.T.S.A.M.
  • URRUTIA NÚÑEZ, A., Arquitectura española: siglo XX, Madrid, ed. Cátedra, 1997.

Enlaces externos[editar]