Castillo de San Jorge (Sevilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castillo de San Jorge
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Maqueta del Castillo de San Jorge.JPG
Declaración 25 de junio de 1985
Código RI-51-0008188
Coordenadas 37°23′09″N 6°00′12″O / 37.3858, -6.00333Coordenadas: 37°23′09″N 6°00′12″O / 37.3858, -6.00333
Ubicación Plaza del Altozano, Triana. Sevilla
[editar datos en Wikidata]

El Castillo de San Jorge fue una fortificación medieval construida en la margen derecha del río Guadalquivir, en la ciudad española de Sevilla, Andalucía. Fue usado también como sede y prisión de la Inquisición Española. Fue derribado en el siglo XIX para edificar un mercado de abastos. Actualmente en las ruinas subterráneas existe un centro museístico sobre el castillo, la Inquisición Española y sobre la represión religiosa. Se encuentra en el barrio de Triana. Junto al mercado de abastos se encuentra el Callejón de la Inquisición, que formaba parte de la fortificación y que en la actualidad comunica la calle Castilla con el paseo Nuestra Señora de la O.

Historia[editar]

Muerte de Pietro Torrigiano en el castillo de San Jorge de Sevilla. Grabado del siglo XIX.
Callejón de la Inquisición desde la calle Castilla.
Castillo de San Jorge rotulado donde se encuentra ahora el centro de interpretación de sus ruinas. Foto realizada desde el puente de Isabel II.

Los visigodos crearon una fortificación en esa área junto al río para la defensa de la ciudad Spalis, nombre visigótico de Sevilla. Durante el dominio almohade, en 1171, Jucef Abu Jacub, rey de Isbilia, ordena la construcción en esa zona del río de un puente flotante sobre una hilera de barcas para unir las orillas este y oeste, el Puente de Barcas.[1]​ Las cadenas de ese puente estarían unidas al entonces llamado Castillo de Gabir. Además, el mismo año el rey canalizó el agua del Guadalquivir desde el Castillo hasta el interior de la ciudad, gastando una suma de dinero inmensa.[1]Fernando III de Castilla, con la ayuda de la flota de Ramón de Bonifaz, rompería las cadenas y con ella la barrera del puente. Esto ayudaría a Fernando III a tomar la ciudad en 1248. Desde dicha toma y hasta 1280 el castillo pertenecería a la Orden Militar de San Jorge, patrón de los caballeros y los soldados.

La importancia defensiva del castillo fue disminuyendo con los siglos y en 1481 se convertiría en sede de la Inquisición Española, que lo abandonaría en 1626 debido al continuo deterioro de sus muros a causa de las fuertes crecidas del río. Tras esto, fue cedido al conde duque de Olivares, el cual se ocupó de sus reparaciones y cuidados y de la vigilancia sobre las mercaderías realizadas a sus puertas. En 1639 volvería a ser de la Inquisición hasta su marcha definitiva en 1785. En el siglo XIX el castillo fue demolido para crear un ensanche desde la plaza del Altozano hasta la calle Castilla y para la edificación sobre él de un mercado de abastos.

A pesar de que el castillo era usado también como prisión, desde comienzos del siglo XVI la Inquisición tenía una "cárcel perpetua" situada en un local alquilado próximo a la Iglesia del Salvador. Se encontraba en la calle Azofaifo y pertenecía a Elvira de Zúñiga y de Guzmán.[2]

Deacuerdo con Giorgio Vasari, el artista florentino Pietro Torrigiano fue apresado por la Inquisición y fallecería en el Castillo de San Jorge en 1522 en una especie de huelga de hambre, aunque es posible que esta historia sea apócrifa.

El castillo en la actualidad[editar]

En 1823 se instala en el solar del castillo el Mercado de Triana, que ha seguido en funcionamiento hasta la actualidad con sucesivas reformas. Bajo el mercado se llevaron a cabo numerosas excavaciones arqueológicas, que concluyeron en la necesidad de musealizar los restos. En 2009 el Ayuntamiento de Sevilla inauguró el proyecto del Castillo de San Jorge, creando así un centro de interpretación de las ruinas y de la represión religiosa que supuso la Inquisición Española.

Escenario de Fidelio[editar]

En 1805 Beethoven estrena su ópera Fidelio, sobre una prisión sevillana donde a finales del siglo XVIII existen presos de conciencia. Si bien no lo nombra específicamente en el texto, es muy probable que el compositor se estuviera refiriendo al Castillo de San Jorge. En los últimos años Sevilla ha intentado poner en valor su pasado operístico con la iniciativa Sevilla, ciudad de ópera,[3]​ y esto ha incluido la inserción del castillo en recorridos turísticos sobre la herencia operística de Sevilla y la colocación de una placa conmemorativa en el lugar.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • El Urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II, Antonio José Albardenedo Freire. Guadalquivir Ediciones. Sevilla, 2002.

Enlaces externos[editar]