Casimiro Baragaña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Casimiro Baragaña
Información personal
Nacimiento 25 de noviembre de 1923
Pola de Siero, España
Fallecimiento 15 de noviembre de 2016
Oviedo, España
Nacionalidad Español
Educación
Educado en Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid
Información profesional
Ocupación Pintor
Años activo 1950 - 2010
Distinciones Hijo Predilecto de Siero (1998)

Casimiro Baragaña (nacido como Casimiro Baragaña Vallina, el 25 de noviembre 1923 en Pola de Siero, España - 15 de noviembre de 2016 en Oviedo[1]​) fue un pintor asturiano que reinterpretó el paisajismo regional en clave moderna.[2]

Biografía[editar]

De formación clásica, por su licenciatura en la "Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid" en donde consigue dos premios extraordinarios: el de Composición y el de Paisaje. Promoción 1950-1955.

Fue becado posteriormente por la Diputación Provincial de Asturias para ampliar estudios en Italia en el año 1956, y en París en el año 1958.

Ha realizado numerosas exposiciones individuales, en Madrid, Oviedo, Bilbao, Gijón, La Coruña, San Sebastián, etc. y ha participado en importantes exposiciones colectivas. Algunas de sus obras están representadas en varios museos y en numerosas colecciones particulares.

Fue el mentor del pintor asturiano Carlos Sierra.

Trayectoria[editar]

  • Fue conocido su gran interés por las obras de los grandes maestros del pasado y del movimiento innovador que constituye la pintura contemporánea.
  • En 1959 inicia una serie de trabajos de murales al fresco en varias iglesias asturianas, como la Iglesia de San Pedro (Pola de Siero) que le ocupan varios años, procedimiento este muy difícil que fue superando con prácticas en Madrid y profundos estudios en Italia.[3]
  • Exposiciones en la prestigiosa Galería Macarrón de Madrid, desde 1965 hasta 1973, que le dan gran promoción en la capital.
  • Exposiciones Nacionales de Madrid donde participa desde 1966 hasta la última que se celebró en 1972. Obtuvo el Premio Adquisición para el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid.
  • El año 1972 fue un año muy completo para el pintor: Seleccionado para una exposición itinerante por países de Sudamérica titulada "El Paisaje Español". 1º Premio del Certamen "El Paisaje Asturiano" organizado por el IDEA. Y Exposición individual en la Caja de Ahorros de Oviedo con notable éxito. Invitado a participar en los cursos de arte del Palacio de la Magdalena de Santander.
  • Fue homenajeado en el VIII Certamen Nacional de Pintura de Luarca, 1978. Desde entonces es componente de ese Certamen hasta 1997.
  • Exposición Antológica en el Centro de Arte Moderno "Ciudad de Oviedo". CAMCO. 1996 con notable difusión.
  • Realización del Mural sobre tabla (DM) de más de 12 m2 en el Ayuntamiento de Siero, año 2007.
  • Dos libros editados: uno por el Ayuntamiento de Oviedo en 1996, y otro por el Ayuntamiento de Siero en el 2005.
  • Se le concede el título de Hijo Predilecto de Siero en el año 1998.
  • Desde el año 2004 es asesor y miembro componente del jurado del Certamen Nacional de Pintura Contemporánea que lleva su nombre.[4]

Inicios autodidactas[editar]

Nada en la familia del pequeño Casimiro hacía presagiar su deriva hacia el arte. Pero el benjamín de una familia polesa de cuatro hermanos era de los que dibujaba incansablemente y con un talento innato desde crío. Su destreza con los colores -aunque se cargó antes alguna caja de acuarelas que recordó con pesar toda su vida- le hizo ganar sus primeros elogios, y alguna merienda, decorando los típicos Huevos Pintos de la Pascua Polesa. Aunque la revelación de alguna importante exposición vista en Oviedo redobló sus ganas de experimentar con el óleo, ni se le pasaba por la cabeza dedicarse profesionalmente a la pintura. Lo intentó con la tijera y el peine en la peluquería de su hermano Luis y también con la docencia, pero ninguno de esos oficios era para él. Había vendido algunos retratos durante sus años de «mili» en Navarra y obras suyas fueron seleccionadas para los certámenes que entonces organizaba el ministerio de Educación y Descanso.

Ahí fue donde cambiaron las cosas. La calidad de esos trabajos llamó la atención, hasta el punto de que le valieron una beca para estudiar en la Escuela Superior de San Fernando, en Madrid. Se preparó a destajo durante un año, copiando esculturas al carboncillo en el Casón del Buen Retiro y modelos del natural en el Círculo de Bellas Artes. En esas sesiones se fijó su amor por los retratos de desnudos femeninos, uno de sus temas predilectos. Hombre sociable y siempre abierto, se trató durante esos años de formación con otros aprendices y trabó amistad con algunos de ellos, como Antonio López, quien siempre elogió la claridad y el orden del dibujo del asturiano. También expuso junto a Luis Feito.

El impacto Picasso[editar]

Durante un viaje a París, en 1955, recibe de lleno el impacto Picasso, artista que dejó un poso profundo en el joven Baragaña, como le evidenciaría siempre su aproximación a la figura humana. Pero en ese mismo tiempo otra beca le lleva a Italia, donde se empapa de la estatuaria romana, de la pintura prerrenacentista florentina y de la magia de los frescos latinos, especialmente en la Villa de los Misterios de Pompeya. Bajo ese influjo, y tras un fallido intento de opositar a profesor en la Universidad Laboral de Gijón, da el gran salto y decide hacerse profesional en tiempos difíciles y en un lugar también difícil. Corría 1957.

El primer gran encargo para el recién profesionalizado Baragaña es el del presbiterio de la iglesia parroquial de San Pedro en su localidad natal: un encargo de notable envergadura que resuelve en dos meses con gran desenvoltura, y que le abriría las puertas a encomiendas en otras iglesias, como la de Santa María de Cangas de Onís o la de San Pedro, en Mestas de Con. En su pintura -que va dando a conocer con buenas críticas fuera de Asturias y que es seleccionada para varias Exposiciones Nacionales de Bellas Artes- prima el dibujo, cierta monumentalidad y un uso del color que tiene mucho que ver con su trabajo como muralista.

Esa forma clásica de entender la pintura sufre un paulatino cambio a partir de mediados de la década de los sesenta; primero en la llamada época «de las teselas» y después con una apertura hacia la expresividad y el color que marcarían su obra de madurez. En la primera de esas épocas, concibe y pinta sus cuadros como mosaicos de pintura, construyendo la imagen mediante la acumulación de pinceladas regulares, como teselas. El creciente protagonismo del color y de la pincelada explota cuando Baragaña -curiosamente no en Asturias, sino desde la sierra madrileña- se pone en pleno contacto con el género del paisaje.

Ahí será donde Casimiro Baragaña deje su obra seguramente más inolvidable, entregándose, a veces muy cerca de la abstracción, a lo que se ha descrito como paisajismo lírico: una seductora visión de los bosques asturianos llena de expresividad, sensualidad y una paleta en la que se mezclan la osadía en los colores (sobre todo, en referencia a los tópicos sobre el paisaje asturiano) con un gran comedimiento y sentido de la elegancia.

Esa obra, junto con los desnudos femeninos emparentados con el Picasso azul o rosa, y los bodegones, constituyen la producción más conocida y reputada del pintor, que fue distanciando sus individuales a partir de los 80 pero siguió siempre activo, y siempre vinculado a su Pola de Siero natal, donde ahora ha posado los pinceles.

Referencias[editar]

  1. España, La Nueva. «Muere el pintor sierense Casimiro Baragaña». Consultado el 20 de octubre de 2017. 
  2. España, La Nueva. «Fallece Casimiro Baragaña, figura clave de la renovación de la pintura asturiana». Consultado el 20 de octubre de 2017. 
  3. «Muere el pintor sierense Casimiro Baragaña a los 90 años». El Comercio. 14 de noviembre de 2016. Consultado el 20 de octubre de 2017. 
  4. GrupoIntermark. «Ayuntamiento de Siero / Servicios al ciudadano / Fundación Municipal de Cultura / Programas». www.ayto-siero.es. Consultado el 20 de octubre de 2017.