Casa Borda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fachada de la Casa de don José de la Borda.

La Casa Borda o Casa de don José de la Borda está ubicada en el número 33 de la calle Madero en el Centro Histórico de la Ciudad de México, originalmente pertenecía al francés José de la Borda (Joseph de Laborde), quien fue uno de los hombres más ricos de la Nueva España en el siglo XVIII. Se destaca por sus notables características arquitectónicas, como los detalles decorativos de piedra esculpida en la planta baja. El edificio original abarcaba toda la manzana. Había varios patios interiores y el balcón, construido alrededor de todo el edificio, tenía un barandilla trabajada en herrería, soportado por ángulos en forma de patas de gallo. Esto permitía caminar alrededor de todo el exterior del edificio.[1][2]

Edificio original[editar]

Esta mansión fue construida como un regalo para la esposa de don José, Teresa Verdugo Aragonés e intentaba rivalizar con la de Hernán Cortés y sus descendientes. Se encuentra cerca del antiguo convento de San Francisco y el Palacio de Iturbide. Fue construido por el arquitecto más famoso de la época, Francisco Guerrero y Torres y abarcaba toda una manzana, delimitada por las calles Segunda de San Francisco, Coliseo, Colegio de Niñas y Espíritu Santo. Hoy en día, estas calles se conocen como Madero, Bolívar, 16 de septiembre y Motolinía. Tenía tres pisos, cubiertos de roca roja de tezontle y piedra arenisca blanca gris. Cerca de la entrada principal había un gran nicho con una estatua de la Virgen de Guadalupe. El edificio original disponía de una barandilla de hierro forjado en dos de sus plantas, la segunda y la tercera, que rodeaba todo el edificio.[3]​ Todo el interior estaba ricamente decorado con alfombras, cortinas pesadas, pinturas, porcelanas, relojes, esculturas y muebles ricamente tallados.[3]

Edificio actual[editar]

A través de los siglos, la mansión fue fragmentada y demolida en su mayor parte, quedando una pequeña parte con el frente a la calle Madero. Esta parte contiene todavía el doble balcón original.[3]​ A principios del siglo XX, este edificio fue la sede del Salón Rojo, una de las primeras salas de cine en la ciudad.[1]​ El Salón Rojo fue creado por Salvador Toscano y reinaugurado por Germán Camus con una escalera eléctrica. En la década de 1950, albergó un negocio de alfombras de lujo y después una oficina de correos.[3]​ A finales del siglo XX, fue comprado por el banco Santander Serfín y una parte es usada por el Museo Serfín. El museo ofrece una pequeña colección de trajes indígenas y vestimenta de la época colonial. Tiene una especie de "diccionario" de bordados y diseños con plumas para explicar el significado de los diferentes diseños que se encuentran en la exposición.[1][2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Centro Histórico». Secretaría de Turismo. Archivado desde el original el 22 de julio de 2011. Consultado el 1 de febrero de 2011. 
  2. a b Galindo, Carmen; Galindo, Magdelena (2002). Centro Histórico de la Ciudad de México. Ciudad de México: Ediciones Nueva Guía. p. 122. ISBN 968 5437 29 7. 
  3. a b c d Barranco Chavarri, Alberto (27 de enero de 2002). «Ciudad de la Nostalgia/ Dios le da a Borda...». Ciudad de México: Reforma. p. 5.