Carnaval de Venecia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Máscaras en el Carnaval de Venecia.
Uno de los participantes de el carnaval de Venecia, portando una máscara y un disfraz
Carnaval de Venecia

El carnaval de Venecia surge a partir de la tradición del año 1299-1706,[1]​ donde la nobleza se disfrazaba para salir al pueblo, siendo las máscaras el elemento más importante del carnaval.

La máscara, fue declarada como una festividad por el Senado de la República de Venecia en el año 1196, aunque las primeras manifestaciones escritas de su celebración datan del año 1342. Sin embargo, fue en el siglo XVIII cuando el carnaval veneciano alcanzó su máximo esplendor, donde acudían viajeros y aristócratas de toda Europa en busca de diversión y placer. Con la decadencia de Venecia como poder mercante y militar, debido al descubrimiento de América, el cambio de la Ruta de la Seda para favorecer el Galeón de Manila y las inmensas riquezas procedentes del nuevo mundo fueron pilares claves para que el carnaval palideciera hasta casi desaparecer.

Los trajes que se ponen son característicos del siglo XVIII. Abundan las maschera nobile y maschera del galeone; una careta blanca con ropaje de seda negra, o de oscuros colores y sombrero de tres puntas. Después de 1972 se han ido sumando otros colores a los trajes, aunque las máscaras siguen siendo en su mayoría blancas, plateadas y doradas.

En el año 1797, Napoleón Bonaparte, durante su ocupación sobre Venecia, prohibió los festejos del carnaval por temor a que se generasen conspiraciones. Estos fueron lentamente restablecidos desde el inicio del siglo XX y de forma oficial en 1979. Desde entonces la festividad da inicio cada comienzo de cuaresma cristiana, es decir, a partir del miércoles de ceniza.

El carnaval de Venecia fue oficialmente fundado por Christopher Tolive, secretario principal del dux de Venecia. Este pensaba que era necesario algo para que la nobleza de este país pudiese salir a ver al pueblo común y corriente, por lo cual le comentó al dux su idea y pidió su opinión, a lo que el dux dio su consentimiento. Esos fueron los principios de este carnaval, cuando la nobleza tenía aventuras con los ciudadanos y de este surgieron los hijos mitad puros, mitad impuros, como lo llamaban en esa época, pero poco a poco todo fue cambiando y así terminó siendo una fiesta para el pueblo.

El Carnaval de Venecia alcanzó su máximo esplendor en el siglo XVIII, cuando muchos aristócratas de diferentes lugares visitaban Venecia, siendo lo más normal que los príncipes y nobles se escaparan a disfrutar durante algunos días, o incluso meses, de las festividades del Carnaval.

La objetivo original del carnaval era el conceder a la población más pobre un momento de diversión para así burlarse públicamente de la aristocracia. De ahí viene lo de usar máscaras que puedan ocultar la identidad. En el siglo XVIII vivió en Venecia uno de los personajes más famosos de la historia, Giacomo Casanova, que encarna perfectamente el espíritu de su tiempo y la alegría del Carnaval.

Actualmente, la tradición es que los nativos se disfracen con ostentosos y bellos disfraces para exponerlos a los turistas, quienes algunas veces llevan una simple máscara. El Carnaval de Venecia es único en el mundo y su tradición se remonta al siglo XI. Durante siglos fue la vía de escape de los ciudadanos, para evadirse del gobierno veneciano. Con Napoleón el Carnaval quedó prohibido por miedo a que se generaran conspiraciones, pero fue restablecido en 1896.

Este Carnaval es totalmente distinto al resto del mundo. Durante los 10 días de celebración de esta fiesta la gente se disfraza y sale a la calle a pasear y a tomarse fotos, ya sea en desfiles organizados o improvisados. Hoy miles de visitantes acuden a Venecia en estas fechas para admirar los espectaculares disfraces de quienes invierten miles de euros para lucir como una estrella durante algunos días del año o solo para mezclarse entre la gente y perderse por las callejuelas de esta ciudad única. El Gran Canal de Venecia también es un escenario muy importante donde mirar las góndolas o pasar comiendo una frittella, dulce típico. El récord de visitantes y eventos se alcanza el día martes de Carnaval.

Los disfraces son trajes de época del siglo XVII veneciano, como si estuvieran recién salidos de un cuadro. Durante el Carnaval también se organizan muchos eventos y fiestas, algunas de ellas privadas a las que es difícil asistir sin invitación. Los precios de las fiestas también son altos, y una noche puede llegar a costar hasta 500€. El objetivo de la mayoría de los visitantes es ver Venecia en Carnaval y hacerse fotos con los mejores disfraces.

En el año 1273, en lo que era la república de Venecia y la parte norte del mar Adriático, incluyendo la Ciudad de Scutania, algunos piratas ilirios (lo que hoy es Albania) raptaron a varias mujeres casadas con sus ropajes y joyas, pero la población consiguió salvarlas y liberarlas, con lo cual se conmemora este suceso con la Fiesta de las Marías donde desfilan las venecianas más bellas con los trajes tradicionales. El primer domingo de Carnaval se celebra el vuelo del Ángel o de la Colombina, donde es lanzada desde el campanario hacia el Palacio Ducal una paloma de metal. Hoy en día el pájaro ha sido remplazado por una persona que interpreta al ángel.

Referencias[editar]

  1. «El Carnaval de Venecia» (HTML). ITALIA. Consultado el 11 de octubre de 2014. 

Enlaces externos[editar]