Carmen de Burgos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carmen de Burgos
1920-12-10, Nuevo Mundo, Carmen de Burgos.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Carmen de Burgos y Seguí
Nacimiento 19 de diciembre de 1867 Ver y modificar los datos en Wikidata
Almería
Fallecimiento 8 de octubre de 1932 Ver y modificar los datos en Wikidata (64 años)
Madrid
Lugar de sepultura Cementerio civil de Madrid Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Pareja
Información profesional
Ocupación Periodista, novelista, escritora, traductora y feminista Ver y modificar los datos en Wikidata
Seudónimo Colombine, Gabriel Luna, Perico el de los Palotes, Raquel, Honorine y Marianela Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Carmen de Burgos y Seguí, también conocida como Colombine (Almería, 10 de diciembre de 1867-Madrid, 9 de octubre de 1932), fue una periodista, escritora, traductora y activista de los derechos de la mujer española perteneciente a la Generación del 98. Se la considera la primera periodista profesional en España y en lengua castellana por su condición de redactora del madrileño Diario Universal en 1906, periódico que dirigía Augusto Figueroa. Firmó también con seudónimos como «Gabriel Luna», «Perico el de los Palotes», «Raquel», «Honorine» o «Marianela»..

Biografía[editar]

Carmen de Burgos y Seguí nació en Almería el 10 de diciembre de 1867, vivió en Rodalquilar[1]​ (Níjar), donde su padre, vicecónsul de Portugal en Almería, poseía tierras, minas y el cortijo La Unión. A los dieciséis años[2]​ y en contra del consejo paterno se casó con Arturo Álvarez y Bustos, pintor y periodista doce años mayor que ella. Este era hijo de Mariano Álvarez y Robles, gobernador civil de Almería, quien además tenía en propiedad la empresa tipográfica que imprimía el principal diario de la capital. Esto permitió a Carmen familiarizarse con el mundo de la prensa desde joven. En junio de 1895 obtiene la titulación de maestra de Enseñanza Elemental Primaria y en 1898 la de Enseñanza Superior, en Madrid. En 1901 obtiene plaza mediante oposición en la Escuela normal de Maestras de Guadalajara.

Carmen de Burgos hacia 1913.

Desde el primer momento, el matrimonio constituyó una desilusión para Carmen, su marido resultó ser un vividor que le era infiel y sus tres primeros hijos fallecieron prematuramente. En agosto de 1901 tras la muerte su hijo Arturo, nacido en 1893, decide abandonar a su marido para comenzar una nueva vida independiente en Madrid, llevándose consigo a su única hija superviviente María (de los Dolores Ramona Isabel) Álvarez de Burgos, nacida en 1895. A partir de 1902 colaboró con el periódico El Globo en el que escribía una columna titulada Notas femeninas que analizaba asuntos como ‘La mujer y el sufragio’ o ‘La inspección de las fábricas obreras’. En 1903, Augusto Suárez de Figueroa fundó el Diario Universal y la contrató para llevar una columna diaria titulada Lecturas para la mujer, bajo el seudónimo de "Colombine", sugerido por el propio editor. Era la primera vez en España que una mujer fuera reconocida como periodista profesional. En su columna Carmen de Burgos trataba de modas y modales pero introducía ideas que ya se estaban popularizando en otros países europeos. Hizo campaña para que se legalizara el divorcio, lo que le valió la admiración de Giner de los Ríos y Blasco Ibáñez, pero ataques por parte de la Iglesia y de los sectores conservadores que buscaron desacreditarla. En 1905 consiguió una beca del Ministerio de Instrucción Pública para estudiar los sistemas de enseñanza de otros países, y viajó durante casi un año por Francia, Italia y Mónaco.[3]

A finales de 1906 retomó su labor docente y periodística y lanzó una campaña en El Heraldo de Madrid a favor del sufragio femenino con una columna titulada El voto de la mujer. Al año siguiente, con la llegada al gobierno del conservador Antonio Maura, el ministro de Instrucción Pública Rodríguez-San Pedro la destinó a Toledo para alejarla de Madrid, según su biógrafa Concepción Núñez. Seguía volviendo a su casa de Madrid todos los fines de semana para animar la tertulia literaria que había creado a su regreso de Francia, ‘La tertulia modernista’. Aquella reunión semanal de escritores, periodistas, músicos, artistas plásticos, poetas y artistas extranjeros de paso por Madrid se mantuvo varios años y estuvo en el origen de la Revista Crítica (1908-1909), de la que llegaron a salir seis números en que colaboraron Eduardo Zamacois, Salvador Rueda, Enrique Díez Canedo, Juan Ramón Jiménez, Antonio de Hoyos y Vinent, Rafael Cansinos-Assens, Ramón Gómez de la Serna y Tomás Morales, entre otros. También eran asiduos de la tertulia Eduardo Barriobero y José Francés. Allí conoció a Ramón Gómez de la Serna, entonces un desconocido estudiante de 18 años, con el que inició una intensa relación amorosa y literaria que duró veinte años.[3]

Colombine, fotografiada en el verano de 1909 en Melilla por Goñi, rodeada de oficiales y soldados de artillería.

Tras el desastre del Barranco del Lobo en el Rif en 1909, Carmen de Burgos decide acercarse a las tropas españolas que luchaban alrededor de Melilla. Allí ejerció de corresponsal de guerra del diario El Heraldo de Málaga. Una vez de vuelta a Madrid, publicó el artículo ¡Guerra a la guerra! en el que defendía a los pioneros de la objeción de conciencia.[3]​ En 1909 falleció su esposo y quedó viuda.

Carmen y Ramón Gómez de la Serna compartieron su vida y su pasión por la literatura durante muchos años, manteniendo Carmen su interés por los temas sociales. Escribían en revistas y periódicos, apoyaban proyectos de jóvenes autores y viajaron a Portugal y a Italia. Esta relación se vio perturbada sin embargo a finales de 1929, cuando la hija de Carmen, una actriz sin éxito y con problemas psicológicos, consiguió, gracias a su madre, un papel en la obra de Gómez de la Serna Los medios seres. El autor y la joven iniciaron un romance durante los ensayos, que duró menos de un mes y se terminó por una escapada a París. Si bien Carmen y Gómez de la Serna se distanciaron, esta no dejó de considerarle un amigo.[4]

Con la proclamación de la Segunda República en 1931, la nueva constitución reconoció el matrimonio civil, el divorcio y el voto femenino, colmando así las aspiraciones de Carmen de Burgos. Se afilió al Partido Republicano Radical Socialista y fue nombrada "presidente" de la Cruzada de Mujeres Españolas y de la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Iberoamericanas. Fue también elegida ‘vicepresidente primero’ de la Izquierda Republicana Anticlerical, y en noviembre de 1931 ingresó en la masonería donde fundó la logia Amor de la que era Gran Maestre.[3]

El 8 de octubre de 1932, mientras participaba en una mesa redonda sobre educación sexual en el Círculo Radical Socialista, Carmen de Burgos empezó a sentirse mal y fue trasladada a su domicilio donde le atendieron tres médicos, entre los cuales estaba su amigo Gregorio Marañón, pero sin éxito. Falleció a las dos de la madrugada del día 9 y fue enterrada en el cementerio civil de Madrid en presencia de los principales políticos e intelectuales de la época. Clara Campoamor, junto con varios intelectuales, pidió que se diera su nombre a una calle de Madrid. Tras la Guerra Civil y la victoria del régimen franquista, su nombre fue incluido en la lista de autores prohibidos y sus libros desaparecieron de las bibliotecas y las librerías.[3]

Se relacionó con Galdós, Blasco Ibáñez, Cansinos Assens, Juan Ramón Jiménez, Tomás Morales, Alonso Quesada, Julio Antonio, Julio Romero de Torres, Sorolla, etc. Se la considera una de las primeras defensoras del papel social y cultural de la mujer. Defendió asimismo la libertad y el goce de existir. Decididamente independiente, creyó en un mundo mejor y fue una temprana "feminista", aunque ella odiaba ese término.[3]​ En su obra La mujer moderna y sus derechos (1927) definía su postura como un feminismo conciliador al explicar «No es la lucha de sexos, ni la enemistad con el hombre sino que la mujer desea colaborar con él y trabajar a su lado».[3]

Desarrolló una estrecha amistad con la escritora portuguesa Ana de Castro Osório.[5][6]

Obra[editar]

Trabajó en El Universal, El Globo, La Correspondencia de España, El Heraldo de Madrid y ABC, diario del que fue la primera redactora. Cubrió diferentes episodios de la Guerra de Melilla en 1909, siendo una de las primeras mujeres corresponsales de guerra de la historia de España. Además de su intensa obra periodística son destacables sus conferencias en el ámbito del movimiento feminista; como por ejemplo: La misión social de la mujer (1911) y La mujer en España. No fue muy bien considerada por un importante sector de los críticos y escritores contemporáneos que en muchas ocasiones colocaron su labor y su obra relegada y reducida a la condición de "amante" de Ramón Gómez de la Serna.

Firmó, además de con «Colombine», con seudónimos como «Perico el de los Palotes»,[7]​ «Gabriel Luna», «Raquel», «Honorine» y «Marianela».

Entre sus novelas más populares puede citarse Puñal de claveles, escrita al final de su vida y basada en el suceso conocido como el crimen de Níjar, que tuvo lugar el 22 de julio de 1928 en el Cortijo del Fraile, en los Campos de Níjar, y que fue una de las inspiraciones con que contó Federico García Lorca para sus Bodas de sangre.[8]

Obras[editar]

Retratatada por el pintor Julio Romero de Torres (1917)
Ensayos y otros escritos
  • Ensayos literarios, 1900.
  • Álbum artístico literario del siglo XX, 1901.
  • Notas del alma, 1901, (colección de coplas populares).
  • El divorcio en España, 1904.
  • La mujer en España, 1906.
  • Por Europa, 1906.
  • La voz de los muertos, 1911.
  • Leopardi, 1911.
  • Misión social de la mujer, 1911.
  • Cartas sin destinatario, 1912.
  • Al balcón, 1913.
  • Impresiones de Argentina, 1914.
  • Confidencias de artistas, 1916.
  • Peregrinaciones, 1917.
  • Mis viajes por Europa, 1917.
  • Fígaro, 1919.
  • La Emperatriz Eugenia, 1920.
  • Hablando con los descendientes, 1929.
  • Gloriosa vida y desdichada muerte de D. Rafael del Riego, 1931.
  • ¿Quiere v. comer bien?, 1931.
  • Amadís de Gaula, s.a.
Novelas
  • Los inadaptados, 1909.
  • La rampa, 1917.
  • El último contrabandista, 1918.
  • Los anticuarios, 1919.
  • El retorno, 1922.
  • La malcasada, 1923.
  • Los espirituados, 1923.
  • La mujer fantástica, 1924.[9]
  • El tío de todos, 1925.
  • Quiero vivir mi vida, 1931.
  • Puñal de claveles, 1931.
  • Los anticuarios.[10]
Novela corta
  • Ensayos literarios, 1900.
  • Alucinación, 1905.
  • El anhelo
  • El abogado
  • El artículo 438
  • Cuentos: El tesoro del castillo
  • Cuentos de Colombine
  • En la guerra
  • Honor de familia
Traducción
  • Historia de mi vida (muda, sorda y ciega), 1904.
  • La guerra ruso-japonesa, 1904.
  • La inferioridad mental de la mujer, 1904.
  • Loca por razón de Estado, 1904.
  • Los Evangelios y la segunda generación cristiana, 1904.
  • La Iglesia cristiana, 1905.
  • Diez y seis años en Siberia, 1906.
  • En el mundo de las mujeres, 1906.
  • El rey sin corona, 1908.
  • La conquista de un Imperio, 1911.
  • Los misterios de la india, 1911.
  • La corona de olivo silvestre, 1911-1913.
  • Fisiología del placer, 1913.
  • Las mañanas en Florencia, 1913.
  • Las piedras de Venecia, 1913.
  • Las siete lámparas de la arquitectura, 1913.
  • Los pintores modernos. El paisaje, 1913.
  • Cuentos a Maxa, 1914.
  • El reposo de San Marcos. Historia de Venecia, 1915.
  • La Biblia de Amiens, 1916.
  • La decisión, 1917.
  • Una idea de parisiense por página, 1917.
  • La perseverancia, 1919.
  • Defnis y Cloe, 1910.
  • Los últimos filibusteros, 1913.
  • La princesa muda, s.a.
  • El tío Geromo (Crainqueville).
  • Cuentistas italianos.

Homenajes[editar]

Son muchos los homenajes que se le han hecho a través de darle su nombre a calles o edificios públicos en su provincia natal Almería, y otros lugares. Entre ellos destacan:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bravo Cela, Blanca (2003). Carmen de Burgos (Colombine): contra el silencio. Espasa Calpe. p. 19. ISBN 8467012668. 
  2. Instituto Cervantes (ed.). «Carmen de Burgos. Biografía». 
  3. a b c d e f g Abad, Mar (6 de junio de 2016). «Carmen de Burgos, la escritora y activista que Franco borró de la historia». Yorokobu. Consultado el 8 de junio de 2016. 
  4. Ubach Medina, Antonio (2010). «Carmen de Burgos y Ramón Gómez de la Serna». Arbor (CSIC) 186 (Nº Extra). ISSN 0210-1963. Consultado el 6 de diciembre de 2017. 
  5. Núñez Rey, 2014, pp. 4-5.
  6. Ballesteros García, Rosa María (2003). «El krausismo y la educación femenina en España: Carmen de Burgos y Dolores Cebrián, maestras de la Normal de Toledo». Docencia e Investigación: revista de la Escuela Universitaria de Magisterio de Toledo (13). ISSN 1133-9926. 
  7. Bretín, Rut de las Heras (2017-12-03). «Perico el de los palotes era mujer». EL PAÍS. Consultado el 2017-12-03. 
  8. Edición digital de Puñal de claveles por la Biblioteca Virtual de Andalucía
  9. Texto de La mujer fantástica en la BNE
  10. Texto de Los anticuarios en BNE
  11. España, Biblioteca Nacional de (2017-03-11). «Homenaje a Carmen de Burgos “Colombine” en la Biblioteca Nacional de España». www.bne.es. Consultado el 2017-12-04. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]