Carlos Pizarro Leongómez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Carlos Pizarro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Pizarro Leongómez

Flag of M-19.svg
Comandante máximo M-19
Candidato a la Presidencia 1990-1994
Sucesor Antonio Navarro Wolff

Información personal
Nacimiento 6 de junio de 1951
Bandera de Colombia Cartagena de Indias, Colombia
Fallecimiento 26 de abril de 1990 (38 años)
Bandera de Colombia Bogotá, Colombia
Causa de muerte Asesinato Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Colombiana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Partido político Alianza Democrática M-19
Familia
Padres Juan Antonio Pizarro y Margoth Leongómez
Cónyuge Myriam Rodriguez
Laura García
Hijos Claudia, María José, María del Mar y Carlos Andrés
Educación
Alma máter Universidad Nacional de Colombia
Información profesional
Ocupación Comandante del M-19 y político
[editar datos en Wikidata]

Carlos Pizarro Leongómez (Cartagena de Indias, 6 de junio de 1951 - Bogotá, 26 de abril de 1990) fue un abogado, político y guerrillero colombiano. Máximo comandante del grupo guerrillero Movimiento 19 de abril (M-19) entre 1986 y 1990. Tras dejar las armas, firmar la paz con el gobierno y reintegrarse a la vida civil, fue asesinado el 26 de abril de 1990 siendo candidato presidencial por la Alianza Democrática M-19,[1]​ movimiento político que surgió del grupo guerrillero M-19 tras su desmovilización.

Biografía

Pizarro nació el 6 de junio de 1951 en Cartagena de Indias, hijo del almirante Juan Antonio Pizarro y de Margoth Leongómez. Tuvo cuatro hijos: Claudia (hija de crianza), María José, María del Mar y Carlos Andrés, este último, póstumo. Era hermano de Juan Antonio Pizarro Leongómez, empresario; Eduardo Pizarro Leongómez, profesor y catedrático universitario; Hernando Pizarro Leongómez, que fue también guerrillero y Nina Pizarro Leongómez, que se ha dedicado a liderar proyectos cooperativos para la mujer.[2]

Estudió en varios colegios, tanto laicos como religiosos, luego entra al colegio de La Salle en Bogotá donde se gradúa como bachiller. En 1969 inicia sus estudios de Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana, donde comparte aulas con Ernesto Samper, Noemí Sanín, Carlos Vicente de Roux, Gustavo Gallón (director de la Comisión Colombiana de Juristas), Camilo Arciniegas (exconsejero de Estado), Mario Alario (exmagistrado del Consejo de Estado), Guillermo Bueno (expresidente del Consejo Superior de la Judicatura), Guillermo Márquez Amado (exmagistrado presidente del Tribunal Electoral de Panamá), Gilberto Alzate y otros personajes importantes en la política colombiana.

Inquieto por las desigualdades sociales, se agita en los movimientos estudiantiles de la universidad y apoya la reapertura de la Universidad Nacional que en 1971 estuvo cerrada durante varios meses. Ese año, la Universidad Javeriana le niega la posibilidad de continuar sus estudios tanto a él como a otros compañeros del grupo e ingresa a la Universidad Nacional, donde culmina sus estudios y participa en activismo político; ingresa a la Juventud Comunista Colombiana (JUCO). De allí es enviado a las zonas de violencia a hacer trabajos sociales.

Trayectoria insurgente

En 1968, Pizarro se enroló en las filas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a la edad de 17 años. Sin embargo, debido a discrepancias con los altos mandos del grupo, decide desertar el 11 de septiembre de 1973[3]​ y junto a Jaime Bateman, Álvaro Fayad, Luis Otero Cifuentes, Vera Grabe, Ivan Marino Ospina y otros crean el Movimiento 19 de abril (M-19).[4]

El M-19 se definía como guerrilla urbana, nacionalista, bolivariana y socialdemócrata. En un acto clandestino, el 17 de enero de 1974 el M-19 roba de la Quinta de Bolívar en Bogotá, la espada del Libertador, la cual se convierte en el símbolo de lucha bajo la consigna "Bolívar, tu espada vuelve a la lucha".

Otro acto fue el robo de 5.000 armas del Ejército en el norte de Bogotá, el asalto al Cantón Norte, pero la persecución desatada durante el gobierno de Julio César Turbay causó el encarcelamiento de casi todos sus líderes.

Detención y amnistía

Durante el Gobierno del presidente colombiano Julio César Turbay, fue capturado el 14 de septiembre de 1979 en Alto de Nogales, Santander junto a su primera compañera, llevado a Cimitarra donde fue sometido a cuestionamientos y luego es trasladado a la Cárcel La Picota de Bogotá, lugar donde estaban sus compañeros. Permanece detenido tres años donde asimismo es juzgado por el Consejo Verbal de guerra, junto con más de 150 compañeros. No obstante, salen libres en 1982 a principios del gobierno de Belisario Betancur tras aprobarse la ley de amnistía que dejó libres a más de mil doscientos presos, en su mayoría condenados por rebelión.[5]

En 1983, tras acogerse a la amnistía decretada por Betancur, viaja a Cuba.[6]​ Después de la amnistía, Pizarro continuó insistiéndole al gobierno en el establecimiento de un diálogo de paz. Después de la muerte de su compañero Jaime Bateman en un accidente de aviación, asume el mando del grupo después de Fayad y Ospina, a su vez que es nombrado vocero del grupo durante los diálogos de paz con Betancur.

Proceso de paz y toma del Palacio de Justicia

El 24 de agosto de 1984 se firman los Acuerdos de Corinto, luego de un atentado que el sufriera durante una emboscada del Ejército (junto a otra hecha a su compañero Iván Marino Ospina) en el que salió herido junto a su segunda compañera. A pesar de la intención de dejar las armas, Pizarro dirige nuevos combates contra el ejército después de que este atacara a sus principales cabezas amnistiadas o en tregua y el campamento también en tregua en Yarumales.[7]

A principios de 1985 como segundo comandante, Pizarro anuncia rota la tregua y el reinicio de operaciones militares. El 6 de noviembre de ese mismo año, Álvaro Fayad, como comandante supremo, ordenó la toma del Palacio de Justicia en Bogotá y el secuestro de los magistrados de los altos tribunales. El M-19 siempre adujo que el objetivo de la toma era realizarle un juicio al presidente por incumplir los Acuerdos de Corinto, sin embargo, pruebas y declaraciones reunidas en el Informe de la Comisión de la Verdad sobre los hechos del Palacio de Justicia apuntan a que el narcotraficante Pablo Escobar (según el libro Mi Confesión de Carlos Castaño) les habría pagado la suma de 2 millones de dólares de acuerdo con la supuesta solicitud expresa del propio Pizarro, quien supuestamente le habría exigido un millón de dólares por eliminar al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alfonso Reyes Echandía y un millón de dólares adicionales por destruir todos los archivos y expedientes.[8]​ Pizarro declaró posteriormente que la toma había sido un error por parte del movimiento guerrillero.[9]

Como resultado de la toma y la retoma por parte de las fuerzas militares se dio la muerte de un grupo de insurgentes. En este hecho fallecieron por lo menos 53 civiles, incluyendo a varios magistrados de la Corte Suprema de Justicia de Colombia— la toma ha sido calificada como holocausto y masacre por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),[10]​ por lo que a los hechos también se le denomina Holocausto del Palacio de Justicia.

Últimos años como guerrillero

En enero de 1986 junto con el Movimiento Armado Quintín Lame, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru de Perú y el Alfaro Vive ¡Carajo! de Ecuador y los Tupamaros de Uruguay se funda el Batallón América.[11]

Después participa en la fundación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar donde se planeó un frente común para las negociaciones de paz con el gobierno de Virgilio Barco.

Tras el debilitamiento del M-19, Pizarro ordena el secuestro del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado. Para la liberación de este, Pizarro presenta un pliego de 11 propuestas, entre ellas un cese al fuego, una cumbre de Salvación Nacional y una Asamblea Nacional Constituyente. Así empezó a gestarse el proceso que condujo al M-19 a declinar las armas.[12]

El 1 de septiembre de 1988, el presidente Virgilio Barco anunció la Iniciativa para la Paz, llamando a los alzados en armas a reincorporarse a la vida civil, lo cual se da por hecho en los primeros acercamientos al Proceso de paz, los cuales terminan tras la firma de los Acuerdos de paz del 9 de marzo de 1990.[13]​ El M-19 se despide públicamente de las armas en el caserío de Santo Domingo, Cauca.

Alianza Democrática M-19

Bandera adoptada por la Alianza Democrática M-19.

El grupo guerrillero se transformo en un partido político nombrado Alianza Democrática M-19 (ADM-19) donde Pizarro planteaba una política nacionalista en la cual la solución de los problemas del país partiera del estudio de la realidad colombiana, siguiendo los lineamientos bolivarianos respecto a una patria latinoamericana con la participación popular y en la que haya equidad social y económica. La política de Pizarro se centraba en la democracia entendida como la tolerancia y el respeto al pluralismo ideológico.[14]

Candidaturas a la alcaldía de Bogotá y la presidencia

Pizarro se presento a las elecciones a la alcaldía de Bogotá en marzo de 1990, donde obtuvo &&&&&&&&&&070901.&&&&&070 901 votos de un total de &&&&&&&&&0915406.&&&&&0915 406,[15]​ consiguiendo la tercera posición en los comisios ganados por Juan Martín Caicedo. Después presentó su candidatura a la presidencia para el periodo 1990-1994 "Entre todos cambiaremos la historia de Colombia, palabra que sí". Durante la corta campaña, en una locución televisada, Carlos Pizarro concluía:

"Ofrecemos algo elemental, simple y sencillo: que la vida no sea asesinada en primavera"

Como candidato desmovilizado del grupo guerrillero M-19, Pizarro recibió amenazas de atentados. Según la Revista Semana, Pizarro era uno de los hombres más custodiados de Colombia.[16]

Asesinato

El 26 de abril de 1990 Pizarro tomó un vuelo a Barranquilla durante la campaña presidencial siendo acompañado por los escoltas proporcionados por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). El sicario Gerardo Gutiérrez alias "Jerry" logró ingresar al mismo avión y en pleno vuelo sacó una ametralladora con la que disparó provocando heridas a Pizarro, quien murió horas después en una clínica.[17]​ El sicario fue dado de baja por los escoltas.

Tras su muerte, una multitud colmó la carrera séptima de Bogotá con dirección a la Plaza de Bolívar. El 28 de abril, sus restos fueron sepultados en el Cementerio Central de Bogotá.[18]

Investigaciones

El crimen no ha sido totalmente esclarecido e inicialmente se le atribuyó su autoría a Pablo Escobar. Sin embargo, en enero de 2010, el procurador delegado de asuntos penales Gabriel Jaimes,[19]​ representando a la Procuraduría General de la Nación (Colombia) afirmó que el exdirector de inteligencia del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), organismo de inteligencia de Colombia, Alberto Romero Otero y el detective Jaime Ernesto Gómez tenían responsabilidad con el asesinato de Pizarro.[16]​ La Procuraduria pidió a la Fiscalía General de la Nación que investigara a Romero, quien declaró no tener relación con el asesinato,[20]​ pero aceptó haber sido contactado por el exjefe paramilitar Carlos Castaño para entregarle información sobre atentados.

Existen inconsistencias en cómo miembros del DAS y el sicario lograron introducir armas al avión y cómo el sicario fue ultimado dentro del avión tras haber sido desarmado por la fuerza.[21]​ en tres versiones; "Jerry" fue asesinado por un compañero que lo haría escapar, otra teoría sugiere que el sicario fue reducido por la escolta pero ultimado a quemarropa por un escolta del DAS siendo una versión defendida por Otty Patiño quien como ex-miembro del M-19 había conducido su investigación con varios ex-guerrilleros, y la versión oficial en la que el sicario fue ultimado inmediatamente por los guardaespaldas.

Todavía quedan interrogantes en torno al asesinato del líder de la Alianza Democrática M-19, jamás por ejemplo se hicieron pruebas de balística sobre los múltiples impactos en el cuerpo de Pizarro. En noviembre de 2014, la Fiscalía General de la Nación adelantó la exhumación del cuerpo de Carlos Pizarro, y del sicario que disparó el arma, para recopilar información relacionada con el crimen.[22]

Declaración de su muerte como crimen de lesa humanidad

Cinco días antes de que se cumplieran 20 años de su asesinato en el año 2010, la Fiscalía General de la Nación de Colombia declaró el crimen de Carlos Pizarro Leongómez como un delito de lesa humanidad, logrando que las investigaciones sobre este hecho no prescriban por causa de vencimiento de términos.[23]​ Para la Fiscalía, la muerte de Pizarro hace parte de una serie de atentados contra la existencia física de los miembros del M-19, tras casi 15 años de combatir al Estado y reincorporarse a la vida civil.[23]

Véase también

Referencias

  1. «Viraje a fondo, clamor nacional». El Tiempo (Colombia). 28 de abril de 1990. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  2. Caracol Radio: Lágrimas, flores y ruegos en la tumba de Carlos Pizarro Leongómez, en los 15 años de su asesinato
  3. YA VUELVO. CARLOS PIZARRO Casa Amèrica Catalunya
  4. Ramos, Eloy (2016). Punto Rojo Libros, ed. La política de la Pistola y la Bomba: Cien años de magnicidios. p. 417. ISBN 841693780X. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  5. Molano Bravo, Alfredo (6 de noviembre de 2015). «La herida vengada: primer capítulo del libro sobre nueve nefastos días en que Colombia se llenó de dolor». El Espectador. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  6. «Los Pizarro somo así». Semana (Colombia). 8 de julio de 1985. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  7. «¿Puede el ejército derrotar al M-19?». Semana (Colombia). 18 de noviembre de 1985. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  8. Gómez Gallego, Jorge Aníbal; Herrera Vergara, José Roberto; Pinilla Pinilla, Nilson (2010). «VIII. Responsabilidades derivadas de los hechos del Palacio de Justicia». Informe final de la Comisión de la Verdad sobre los hechos del Palacio de Justicia. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario. pp. 313-314. ISBN 978-958-738-073-6. Consultado el 13 de junio de 2013. 
  9. Salazar, Hernando (6 de octubre de 2004). «Dos caras de la toma del Palacio de Justicia». El Tiempo (Colombia). Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  10. Comision de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Caso 10738: Holocausto del Palacio de Justicia
  11. «La gran ofensiva». Semana. 28 de abril de 1986. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  12. «Memorias de un proceso de paz». El Espectador (Colombia). 2015. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  13. «Bienvenidos a la demogracia». El Tiempo. 10 de marzo de 1990. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  14. PoloDemocratico.net (Carta abierta a Eduardo Pizarro).
  15. Roll, David (2002). Universidad Nacional de Colombia, ed. Rojo difuso y azul pálido: los partidos tradicionales en Colombia : entre el debilitamiento y la persistencia. p. 189. ISBN 9587012321. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  16. a b Revista Semana: Los magnicidios y el DAS
  17. «Quien mató a Pizarro?, Articulo Impreso Archivado». 
  18. «Navarro, heredero de Pizarro». El Tiempo (Colombia). 29 de abril de 1990. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  19. Revista Semana: Declaraciones de Gabriel Jaimes sobre la vinculación de ex agentes del DAS al caso de Carlos Pizarro
  20. CM&: Ex jefe de inteligencia del DAS niega participación en asesinato de Carlos Pizarro
  21. El Tiempo: Ex jefe de inteligencia del DAS niega nexo con crimen de Carlos Pizarro
  22. «Dudas tras necropsia hecha a sicario que disparó contra Pizarro». El Tiempo. 6 de febrero de 2015. Consultado el 28 de mayo de 2017. 
  23. a b Pulgarín, Carolina (26 de noviembre de 2014). «Exhuman cuerpo del líder político Carlos Pizarro». El Mundo (Colombia). Consultado el 28 de mayo de 2017. 

Enlaces externos