Carlos Casagemas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Carles Casagemas i Coll (Barcelona, 27 de septiembre de 1880-París, 17 de febrero de 1901)[1] fue un pintor y poeta español. Se trata de una de las personalidades más enigmáticas del panorama artístico de finales del siglo XIX y principios del XX. Su carrera artística no se puede desvincular de las relaciones de amistad que mantuvo con Pablo Picasso durante los años de estancia del pintor malagueño en Barcelona, en la década de 1890, y posteriormente en París, a partir de 1900. Su figura adquirió una dimensión mítica a raíz de su suicidio que condicionó la recepción de su obra, de manera que el personaje, en cierto modo, acabó difuminado el artista.

Título: Mujer vestida de Blanco Autor: Carles Casagemas Dimensiones: 22 x 15,3 cm.

Vida personal[editar]

Familia[editar]

Su padre, Manuel Casagemas y Llabros, era natural de Granollers, y su madre, de apellidos Coll y Vendrell, era natural de Sitges. Su padre era cónsul general de los Estados Unidos de América en Barcelona, y Carlos fue destinado a la marina de guerra. Pero con el desastre de Cuba y Filipinas, y debido a la posición de Estados Unidos en el conflicto, Carlos fue relevado de esta obligación. Al salir de la Comandancia de Marina, Casagemas estudió un tiempo en casa de la escenografo Felix Urgellès. Su hermana, Lluïsa Casagemas i Coll, fue una conocida compositora.

Juventud junto a Pablo Picasso y suicidio[2] [editar]

Casagemas viajo a París junto a Picasso para visitar Exposición Internacional de 1900. Se instalaron en el antiguo estudio de Isidre Nonell, sin duda el artista que más influencia ejerció en la formación de la personalidad pictórica de Casagemas. Fue allí dónde se enamoró de Laure Gargallo, conocida como apodada Germaine Gargallo, una modelo. Su impotencia sexual hizo que la relación fracasara. «En aquella época las relaciones eran muy abiertas a nivel sexual para ellos. París suponía un contraste muy grande con lo que habían vivido en Barcelona y les abre unas puertas que habían tenido cerradas», asegura Artur Ramon, autor del libro «Nada es bello sin el azar», publicado por Editorial Elba.[3] Al cabo de tresmeses, Picasso intentó alejar su inseparable amigo de París porque empezaba a tener malas sensaciones, y se lo llevó para Navidad en Málaga. Pero Casagemas estaba tan obsesionado por su modelo que volvería pronto a París, donde le esperaba su final trágico.

Profundamente deprimido por el rechazo de Germaine, intentó matarla con una pistola en el parisino Café Hippodrome, hoy Palace Clichy. Tras fallar el tiro se apuntó a la cabeza y disparó, acabando con su vida a la edad de 20 años. El suicidio marcó profundamente a los amigos del pintor, Manolo Hugué y Manuel Pallarés, quienes se hallaban presentes en el momento del accidente. Como a Manolo Hugué que le diría a su biógrafo Josep Pla años después, fue el episodio que más le afectó en su vida. Siguiendo los pasos del artista maldito, Artur Ramón también halló una nueva crónica hasta ahora desconocida del suicidio: las todavía inéditas memorias del própio Manuel Pallarès, y que fueron conservadas por Josep Palau i Fabre, biógrafo del genio malagueño.

Aún así, nadie lo vivió como Picasso, que se obsesionó con ese suicidio hasta el punto de dedicarle varios cuadros en los que recreaba a su amigo muerto o su entierro a la manera de aquel célebre que hizo El Greco para el señor de Orgaz. Artísticamente hablando, hubo un antes y un después en la obra de Picasso, quién a partir de este incidente inició su etapa artística conocida como el período azul. Las obras correspondientes a este periodo se caracterizan por la sombriedad de los tonos y temáticas oscuras como la prostitución y la pobreza. Tres meses después Picasso regresa a París, dónde ocupa el estudio de su difunto amigo e inicia una relación personal con Germaine. Son tres las obras de Picasso que incluyen la muerte y el entierro de Casagemas:

La muerte de Casagemas, París, 1901. Óleo sobre tabla, 27 x 35 cm.
La muerte de Casagemas, París, 1901. Óleo sobre tabla, 72 x 57 cm.
El entierro de Casagemas, París, 1901. Óleo sobre lienzo, 146 x 89 cm.

Descubrimiento de la tumba de Carles Casagemas[4] [editar]

En el cementerio de Saint-Ouen, a las afueras de París, está la modesta tumba de Carlos Casagemas. En su lápida desgastada y salpicada de musgo todavía se lee su nombre y apellido: Charles, que es como se hacía llamar en París, y Casajemas, con una jota infiltrada. También hay inscritos la fecha y lugar de nacimiento: Barcelona, 27 de septiembre de 1880. Hasta ahora, se creía que estaba enterrado en Montmartre, aunque también se decía que quizá reposaba en el cementerio de Père-Lachaise. Fue la historiadora del arte Dolores R. Roig quién hallo la tumba y desafió la ignorancia en torno a la figura excéntrica y enigmática de lo que habría podido ser uno de los grandes genios del siglo XX.

Concentrada desde hace ya tres años en su tesis doctoral, que culminará el próximo año, Roig ha descubierto la tumba del artista catalán más maldito en Saint- Ouen, muy cerca del hospital donde fue trasladado, agonizante, aquella terrible noche. Murió tres horas después. El trabajo de investigación que está llevando a cabo - y que publicó en primicia la revista Bonart -ha creado mucha expectación por el magnetismo que siempre ha ejercido la figura de Casagemas en los estudiosos. Un magnetismo, sin embargo, que nunca se ha traducido en una biografía con cara y ojos. Y ya no digamos en una exposición. Roig ha rescatado un montón de datos biográficos inéditos, " información nueva y contrastada", subraya, como por ejemplo la ciudad donde nació, que se decía que era Badalona.

" Casagemas se ha estudiado muy poco y mal, sin rigor. Todo se debe coger con pinzas ", subraya Roig, que gracias a su constancia ya su búsqueda detectivesca ha podido reconstruir no ya sólo los dramáticos hechos del café del Hipódromo sino también lo que sucedió después, y quien y como gestionar su entierro, sobre el que reinaban ambigüedades. Casagemas fue enterrado en un terreno que adquirió un cuñado.

Exposiciones[editar]

En 1979 tuvo una exposición monográfica de su obra en la Galería Daedalus de Barcelona. Posteriormente no hubo ninguna otras hasta octubre de 2014, cuando se organizó la exposición L'artista sota el mite en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, con el propósito de exponer íntegramente su obra y confeccionar un catálogo completo que reivindique su figura y su aportación al arte.

Referencias[editar]

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1995/12/03/pagina-34/93856723/pdf.html?search=casagemas

Enlaces externos[editar]