Carduus pycnocephalus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Carduus pycnocephalus
C.pycnocephalus-general-1.jpg
Vista de conjunto.
Taxonomía
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Asterales
Familia: Asteraceae
Subfamilia: Carduoideae
Tribu: Cardueae
Subtribu: Carduinae
Género: Carduus
Sección: Homalotepidoti
Especie: Carduus pycnocephalus
L., 1763
[editar datos en Wikidata]

Carduus pycnocephalus, comúnmente llamado cardo borriquero o cardo negro —vocablos compartidos con otras especies del género— es una especie botánica de cardo del género Carduus de la familia Asteraceae. Es nativo de Eurasia, pero ha sido introducido en otros continentes (Américas, Australia, ...) donde, localmente, se ha extendido hasta convertirse en una maleza invasiva de dificil erradicación.

Inflorescencia terminal de 3 capítulos subsésiles.
Inflorescencia de capítulos pedunculados.

Descripción[editar]

Planta invernal anual, el tallo llega entre 2 a 20 dm, y es glabra hasta ligeramnete pilosa. Los tallos tienen espinas. Las hojas basales de 10-15 cm, 4-10 lobuladas; hojas caulinas tomentosas en el envés, y con espinas en los bordes lobulados. Las cabezas florales de 2-5 por grupo, en densas matas. Corolas de rosa a púrpura, aprox. de 10-14 mm de long, frutos pardos a dorados, con un papus barbado (Hickman 1993; Brossard et al. 2000).

Hábitat[editar]

Vive bien en pastizales, bosques, chaparrales. Muy invasora en áreas disturbadas, aún en suelos basálticos, en fértiles, o en relativamente alto pH (> 6.5) (Bossard et al. 2000).

Problemas[editar]

Crece muy densamente, ahogando otra vegetación con sus rosetas en invierno, impidiendo el establecimiento de competencia. Sus blindaje de espinas en hojas, tallos, fillarias previenen el pastoreo animal (Parsons 1973). Su tendencia a crecer debajo de frondas y canopio incrementa riesgos de fuego a árboles, ya que el fuego toma rápidamente a estas hierbas secas en verano.

Control[editar]

Los métodos mecánicos pueden ser efectivos pero deben hacerse antes que la planta semille. Adicionalmente, sus raíces deben ser cortadas hasta 1 dm debajo del suelo para prevenir regeneración. La siega y corte no son efectivas, pues rebrota y produce semilla con plantas de apenas 7 cm de altura (Tasmanina Dept. of Agriculture 1977; Brossard et al. 2000).

Los agentes de manejo biológico tienen limitado éxito. Los insectos específicos testeados por el Dto. de Agricultura de California, si bien causan significativo daño a las estructuras reproductivas de la sp. no se utilizan debido a la predictible predación que harían sobre los cardos nativos de California (Sheppard et al. 1991). Puccinia cardui-pycnocephali es un hongo de los Urediniomycetes aparentemente exclusivo del cardo crespo; otra sp. de hongo ha sido hallado también en la planta (Olivieri 1984; Bruckart 1991). El pastoreo por ovejas, cabras (no vacuno) en Australia es promisorio como control (Bendall 1973).

Control químico: con una variedad de productos incluyendo: Clopyralid, glifosato, Diquat, Picloram, y éster del 2-4 D. Sin embargo, son para mucha precaución, especialmente cerca de agua u otros recursos natuarles sensitibles (Brossard et al. 2000). Debe chequearse con las regulaciones de Estado, Provincia, País, de uso de estos productos.

Taxonomía[editar]

Carduus pycnocephalus fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum, Editio Secunda, 2, p. 1151, 1763[1].[1]

Etimología
  • Carduus: nombre genérico derivado del latín cardŭus, -i, «cardo» en el más amplio de sus sentidos, o sea no solo el género Carduus pero también unas cuantas plantas espinosas de diversas familias (Asteraceae,Dipsacaceae, Umbelliferae...).[2] Parece que el vocablo no tiene origen indoeuropeo, pero más bien de un latín provincial de África del actual Túnez -entonces Cartago- donde se empleaba la palabra cerda, c(h)erda (atestada en un Pseudo Dioscórides como χέρδαν) para designar el Cardo corredor; dicho vocablo tendría un origen bereber o púnico desde una raíz «qrd» con la idea de «pinchar, picar» y evolucionaría hasta un cardus y carduus al mismo tiempo que se ampliaría su uso a otras plantas espinosas.[3] Plinio el Viejo, en su Naturalis Historia (19, 54, 152, 153), empleo el vocablo cardus para designar las alcachofas y los cardos de comer, refiriéndose en particular a los cultivados en Cartago y Córdoba («...carduos apud Carthaginem Magnam Cordubamque...»)[4] , en lugar de cǐnăra, más clásico, reforzando el probable origen provincial aludido.
  • pycnocephalus: epíteto latíno derivado de los vocablos griegos πυχνό, espeso, denso, compacto y χέφαλος, cabeza, o sea "con capítulos compactos"/"con capítulos en grupos densos".
Sinonimia
  • Onopyxus pycnocephalus (L.) Bubani, 1899
  • Carduus tenuiflorus var. pycnocephalus (L.) DC., 1838[5] [6]

Citología[editar]

Número de cromosomas: 2n=64[7]

Nombre vernáculo[editar]

  • Castellano: cardo (4), cardo borriquero (2), cardo negro. La cifras entre paréntesis indican la frecuencia del uso del vocablo en España.[8]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Cabrera, A.L. 1963-70. Flora de la Provincia de Buenos Aires. Colección Científica del INTA, Buenos Aires.
  • Correa, M.N. 1971-99. Flora Patagónica. Colección Científica del INTA, Buenos Aires.
  • Ochoa M., Laterra P., & Fernández, O. 1999. Estructura del banco de semillas de especies invasoras en pastizales de la Pampa Deprimida con distintas historias de quema. Resúmenes: XIX Reunión Argentina de Ecología, p. 135. Reunión Argentina de Ecología.
  • Troiani, H.O. & Steibel, P.E. 1999. Sinopsis de las Compuestas (Compositae, Gimseke) de la Provincia de La Pampa, República Argentina. Revista de la Facultad de Agronomía 10 (1): 1-86.

Enlaces externos[editar]