Captura del doble convoy inglés (1780)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Captura del doble convoy inglés de 1780
Guerra de Independencia de los Estados Unidos
Santisima Trinidad.jpg
Navío Santísima Trinidad, buque insignia de la escuadra española responsable del apresamiento de 52 buques ingleses el 9 de agosto de 1780.
Fecha 9 de agosto de 1780
Lugar Océano Atlántico
Coordenadas 35°50′01″N 13°14′00″O / 35.83361111, -13.23333333Coordenadas: 35°50′01″N 13°14′00″O / 35.83361111, -13.23333333
Resultado Victoria española.
Captura de 52 buques destinados a reforzar las guerras coloniales inglesas. Importante golpe logístico y moral contra Inglaterra.
Beligerantes
Bandera de España España
Royal Standard of the King of France.svg Francia
Bandera del Reino Unido Gran Bretaña
Comandantes
Bandera de España Luis de Córdova
Bandera de España José de Mazarredo
Bandera del Reino Unido John Moutray
Fuerzas en combate
España
27 navíos de línea
4 fragatas
2 de otro tipo
Francia
9 navíos de línea
1 fragata
1 navío de línea
2 fragatas
55 transportes armados
Bajas
Ninguna 36 fragatas capturadas
10 bergantines capturados
6 paquebotes capturados
Total: 52 buques
1350 marinos capturados
1357 oficiales y soldados de infantería capturados
286 civiles capturados
Total: 2943 prisioneros
80 000 mosquetes
294 cañones
3000 barriles de pólvora
Vestimenta y equipación para 12 regimientos de infantería
Gran cantidad de provisiones para las flotas del Índico y de América
1 millón de libras en oro
[editar datos en Wikidata]

La captura del doble convoy inglés de 1780 o batalla del cabo de Santa María (1780) se produjo en el marco de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, y más concretamente, en la Guerra anglo-española (1779-1783) cuando partiendo de la información proporcionada por los servicios de inteligencia españoles, una flota combinada hispano-francesa al mando del director general de la Armada Española, don Luis de Córdova, consiguió apresar —sin apenas resistencia y cuando aún no se habían separado— a dos convoyes ingleses, uno con destino a la India y otro con destino a América, que cargados de tropas, pertrechos y armas se dirigían a prestar apoyo a las guerras coloniales inglesas en ultramar.

Las pérdidas supusieron para Inglaterra el mayor desastre logístico de su historia naval, superando incluso al sufrido por el convoy PQ 17, perdido frente a fuerzas alemanas más de un siglo y medio después, durante la Segunda Guerra Mundial. El número de buques y hombres capturados, así como la cantidad de más de 1 000 000 de libras esterlinas en lingotes y monedas de oro que pasaron a manos españolas, provocaron fuertes pérdidas en la Bolsa de Londres, lo que perjudicó gravemente las importantes finanzas que Inglaterra mantenía para poder sostener las lejanas guerras que libraba.

Antecedentes[editar]

En 1780, Gran Bretaña se enfrentaba a uno de los momentos más críticos de su historia, al sostener una guerra que acabaría perdiendo frente a los colonos rebeldes de Norteamérica, episodio conocido como la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. La situación se agravó cuando España y Francia se aliaron en su contra y decidieron apoyar militar y políticamente el alzamiento de las colonias americanas. Además, los británicos sostenían al mismo tiempo una dura guerra colonial en la India, subcontinente que acabarían anexionando a su imperio a lo largo del siglo XIX.

A pesar de que la Royal Navy empezaba a emerger como la primera marina de guerra del mundo, las armadas española y francesa aún estaban en condiciones de hacer frente a la británica operando en flotas combinadas. Precisamente, en el verano de 1779, una operación de este tipo bajo mando del almirante francés Luis Guillouet, conde de Orvilliers, y del español Luis de Córdova, sembró el pánico en las costas británicas tras poner en fuga a la escuadra del canal de la Mancha y apresar el navío HMS Ardent, dejando el terreno libre para la invasión hispano-francesa de Gran Bretaña. La población abandonó precipitadamente las localidades costeras y el comercio naval inglés y la Bolsa de Londres cesaron su actividad, en un ambiente de terror que no se había vivido desde los tiempos de la guerra anglo-española del siglo XVI, acentuándose la situación de desamparo de los británicos por el hecho de que las mejores unidades del ejército inglés se encontraban combatiendo en ultramar.[1] Finalmente, y a pesar de la insistencia del almirante español para lanzar de inmediato la invasión,[2] Guillouet, comandante supremo de la escuadra combinada, no se decidió a ordenar el desembarco. Tras una espera de varios días, estalló una epidemia en los buques franceses que no tardó en extenderse a los españoles,[1] por lo que la flota franco-española tuvo que retirarse a Brest perdiéndose la oportunidad de asestar un golpe definitivo a Gran Bretaña. En cualquier caso, este episodio condicionaría las actuaciones posteriores de la Royal Navy, puesto que a partir de entonces la obsesión del Primer Lord del Almirantazgo fue la protección de las costas británicas a todo trance.

Así, en el verano de 1780 partió de la localidad de Portsmouth un convoy compuesto por 55 mercantes armados, escoltado por la flota del canal de la Mancha, que debería dividirse en dos en algún punto del Atlántico, dirigiéndose una parte a la India para apoyar la guerra colonial, y la otra a Norteamérica para combatir a los rebeldes de las trece colonias. Las órdenes del almirantazgo fueron que la escolta abandonara al convoy a la altura de Galicia para regresar inmediatamente al Canal de la Mancha. Los mercantes debían navegar alejados de las costas ibéricas y de las rutas comerciales habituales para evitar encuentros fortuitos con navíos españoles o franceses, y contarían tan solo con el apoyo de un navío de línea y dos fragatas. Los agentes de inteligencia españoles destacados en Londres consiguieron averiguar la fecha de salida del convoy y la posible ruta que iba a seguir antes de dividirse, enviando inmediatamente la información al conde de Floridablanca.

En aquellos momentos, Luis de Córdova, que había sido nombrado en febrero director general de la Armada española, se encontraba vigilando el estrecho de Gibraltar al mando de una flota de veintisiete navíos de línea y varias fragatas, a la que se había sumado una escuadra francesa de nueve navíos y una fragata. Córdova ejercía el mando supremo de la flota combinada a pesar de las quejas de los franceses, que dudaban de su capacidad por haber cumplido el almirante español los 73 años. Por su parte, Floridablanca no dudaba en absoluto de la valía del viejo militar y ya en una carta fechada en noviembre de 1779 y dirigida al conde de Aranda afirmaba que «el viejo ha resultado más alentado y sufrido que los señoritos de Brest».[2] Tan pronto como Córdova recibió la información obtenida por los espías españoles, comenzó a organizar la localización y captura del convoy inglés.

Localización del convoy inglés y «caza general»[editar]

La escuadra combinada hispano-francesa abandonó las aguas del estrecho y se adentró en el Atlántico guiándose por las suposiciones hechas a partir de la fecha de salida, las características del convoy inglés y la ruta más probable suministrada por los agentes españoles. Se enviaron varias fragatas de exploración que batieron una amplia zona del océano. En la madrugada del 9 de agosto de 1780 una fragata exploradora española divisó en el horizonte un gran número de velas, que navegaban a unas 60 leguas al oeste del cabo de San Vicente. Con toda rapidez se envió la información al Santísima Trinidad, buque insignia de la escuadra combinada, bajo mando directo de don Luis de Córdova. La noticia fue recibida con cautela, pues había dudas sobre si las velas detectadas correspondían a la escuadra del canal de la Mancha o si se trataba en efecto del convoy pero éste iba fuertemente escoltado. El segundo mando español, don José de Mazarredo abogó inmediatamente por el ataque, ya que supuso que no había ninguna razón para que la flota inglesa se arriesgase a navegar tan alejada de las costas, salvo que no fuese escoltada.

Luis de Córdova y Córdova, director general de la Armada Española y mando supremo de la escuadra combinada.

Tras ordenar Córdova el ataque, las rápidas fragatas se dirigieron hacia la flota inglesa, seguidas por los navíos de guerra. El comandante inglés, John Moutray, tras constatar la abrumadora superioridad del enemigo se dio a la fuga con los tres buques de escolta, iniciando los buques mercantes una desbandada. Ante esta situación, Córdova dio desde el Santísima Trinidad la señal de «caza general», empezando una desordenada persecución en la que los buques españoles y franceses iban seleccionando y capturando presas según su propio criterio. Una vez alcanzados, los mercantes se iban entregando sin presentar oposición ya que si bien todos ellos iban armados, poco podían hacer frente a los poderosos navíos de línea. La caza se prolongó hasta la noche, capturándose en total hasta 52 buques ingleses de los 55 que componían el convoy. Las fragatas siguieron buscando a los buques huidos hasta bien entrada la madrugada, pero no consiguieron apresar a ninguno más.

Iniciada la inspección de los buques apresados, los aliados comprendieron la importancia del golpe asestado a Inglaterra, pues no solo se habían capturado 52 buques, sino también 80 000 mosquetes, 3000 barriles de pólvora, gran cantidad de provisiones y efectos navales destinados a mantener operativas las flotas inglesas de América y el océano Índico, vestuario y equipación para doce regimientos de infantería, y la ingente suma de 1 000 000 de libras esterlinas en lingotes y monedas de oro (todos los buques y bienes capturados estaban valorados en unas 600 000 libras). Además se hicieron cerca de 3000 prisioneros, de los cuales unos 1400 eran oficiales y soldados de infantería que pasaban como refuerzos a ultramar.

Referencias[editar]

  1. a b Casado, pp. 414-415.
  2. a b Casado, p. 175.

Bibliografía[editar]

  • Casado Rabanal, David (2009). La Marina ilustrada. Sueño y ambición de la España del XVIII. Madrid: Ediciones Antígona & Ministerio de Defensa.
  • Rodríguez González, Agustín Ramón (2006). Victorias por mar de los españoles. Madrid: Grafite Ediciones.

Enlaces externos[editar]