Capítulo (botánica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Capitulescencia»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esquema de una inflorescencia en capítulo.
Capítulo expuesto de un girasol

En botánica, un capítulo-del latín cǎpǐtǔlum, -i, diminutivo de caput, «cabecita»- es un tipo de inflorescencia racimosa o abierta en la que el pedúnculo se ensancha en la extremidad formando un disco algo grueso, llamado receptáculo común o clinanto. Este receptáculo común se halla rodeado por una o más series de brácteas, denominadas brácteas involucrales (filarios). Sobre este órgano se disponen las flores sésiles (sin pedicelo) acompañadas o no por sus correspondientes brácteas axilantes (llamadas páleas sensu Linneo en las asteráceas). Es la inflorescencia típica de la familia de las asteráceas, como así también de algunas otras familias, como la subfamilia dipsacoideas.

El capítulo también es llamado cabezuela, maduran de la base hacia el ápice y poseen un meristemo apical que funciona indefinidamente, la ramificación es de tipo monopodial (Márquez,  et al. 2013).Adquiere una morfología similar a la de la umbela, sólo que las flores son sésiles y se distribuyen sobre un receptáculo carnoso y presentan un conjunto de brácteas en la base, que conforman el involucro (Márquez,  et al. 2013).

Encima del mismo capítulo, se disponen las flores sésiles (sin pedúnculo) acompañadas o no de sus correspondientes brácteas. Estas brácteas se disponen a modo de corola de la pequeña flor, una corola asimétrica, formada por un único "pétalo" que acaba en tres o cinco dientes y que posee color. A ésta bráctea con color se la denomina lígula. Es usual en la familia de las compuestas (asteraceae) la presencia de dichas lígulas en el capítulo. A veces se encuentran sólo acompañando a las flores de los márgenes del capítulo, apareciendo un disco y una especie de corola diferenciados y otras veces no, cada flor sea del centro o del margen del capítulo, lleva su correspondiente lígula.

En la familia Asteraceae, el capítulo proviene de un complejo ancestral en floración con controles de desarrollo racemoso y cimoso. Este origen mixto de desarrollo puede estar relacionado de alguna manera con la evolución del dimorfismo floral en Asteraceae, con las flores periféricas (rayos) desarrollándose en meristemos bajo un control de desarrollo diferente (cimosis) que las flores centrales (disco) (racemosas) . Este complejo origen evolutivo es probablemente la razón por la cual los capítulos de Asteraceae se han diversificado ampliamente en forma más allá de otras inflorescencias racemosas capituliformes en otras familias de angiospermas. (Pozner, Zanotti, & Johnson, 2012). En esta familia, la inflorescencia forma un pseudantio, o "flor falsa". Aunque superficialmente se asemeja a una flor solitaria, la inflorescencia de las Asteraceae es en realidad una cabeza apretada (capítulo) comprimida compuesta de tipos de flores morfológica y funcionalmente diferentes. (Zhao, Zhang, Broholm, Tähtiharju, Mouhu, Albert, & Elomaa, 2016).

En el girasol, por ejemplo, las llamativas flores de los rayos se forman en la periferia del capítulo, mientras que las flores del disco más pequeñas aparecen en el centro. Las flores individuales emergen en espirales de giro hacia la izquierda y hacia la derecha, los números siguen la famosa serie de Fibonacci. Toda la estructura está rodeada por brácteas involucrales que realizan funciones protectoras parecidas a un sépalo.(Figura1) (Zhao, Zhang, Broholm, Tähtiharju, Mouhu, Albert, & Elomaa, 2016).  

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

La presencia de una inflorescencia en forma de cabeza (capítulo) que se asemeja a una sola flor grande se ha propuesto como una innovación clave detrás del éxito evolutivo de las Asteraceae. Típicamente, una inflorescencia de Asteraceae consiste en decenas a cientos de flores individuales que a menudo se especializan en estructura y función.(Tähtiharju, Rijpkema, Vetterli, Albert, Teeri, & Elomaa, 2011).Se ha propuesto que el capitulum ha evolucionado a partir de un meristemo único, determinado y en expansión que a través de la subdivisión dio lugar a la cabeza de múltiples flores (Zhao, Zhang, Broholm, Tähtiharju, Mouhu, Albert, & Elomaa, 2016).   La condensación de la inflorescencia alargada en un capitulum es un ejemplo de evolución convergente, como ha ocurrido varias veces de forma independiente durante la evolución de Asteridae y otros taxones. (Zhao, Zhang, Broholm, Tähtiharju, Mouhu, Albert, & Elomaa, 2016).

Fig 1. Helianthus annus.

Helianthus annuus (girasol) y Gerbera hybrida (gerbera) son ejemplos bien conocidos de especies irradiadas, en las que las inflorescencias están compuestas por flores de rayos y discos. Pertenecen a tribus filogenéticamente distantes, Heliantheae y Mutisieae, respectivamente, la última de las cuales tiene una posición basal en la familia (Bremer, 1994). Las flores en gerbera y girasol se desarrollan acropetalmente en el capitulum; los primordios de las flores marginales se forman primero en capítulos de sólo unos pocos milímetros de diámetro. Tanto en gerberas como en girasoles, las flores maduras de rayos y discos difieren en su simetría. Las flores de rayos marginales tienen grandes pétalos atractivos, mientras que las flores de disco bisexuales internas tienden a ser menos llamativas (Tähtiharju, Rijpkema, Vetterli, Albert, Teeri, & Elomaa, 2011).

Las especies difieren en detalles dentro de sus tipos de flores. Como es común en Mutisieae, las flores de rayos exteriores de gerbera son femeninas y bilabiadas. Tienen una lígula abaxial formada por tres pétalos fusionados y dos pétalos adaxiales más pequeños y estaminodios en lugar de estambres funcionales ( Bremer 1994). Las flores de disco son hermafroditas y desarrollan anteras que congénitamente fusionan y cubren el carpelo. Además, gerbera tiene un tercer tipo de flor: flores trans. Estos son funcionalmente similares a las flores de rayos, pero sus lígulas son más cortas. En contraste con la gerbera, el girasol tiene solo dos tipos de flores: flores de rayos estériles formadas por dos pétalos abaxiales y flores de discos hermafroditas. (Tähtiharju, Rijpkema, Vetterli, Albert, Teeri, & Elomaa, 2011).

En cuanto a México el género Oxylobus hasta ahora tenía 4 especies conocidas, todas alpinas. Es notable que las cabezuelas y las flores de esta especie sean mucho más grandes que las de las otras. Dos de éstas crecen en las altas montañas del valle de México: Oxylobus arlnitifoliiis y O. adscendens; dos son de las altas montañas de Oaxaca: O. glanduliferus y O. oaxacanus. Es notable que las cabezuelas y las flores de esta especie sean mucho más grandes que las de las otras. En la cumbre del Cerro Teotepec (elevación máxima del Estado de Guerrero) el O. macrocephalus es muy abund[mte y parece que su plena floración coincide con los meses de invierno, especialmente diciembre y enero. (Paray, 2016).

La Dahlia otro género de la familia Asteraceae, es representativo en México ya que es considerada la Flor Nacional de México, de acuerdo al decreto expedido el 13 de mayo de 1963 por el Presidente Adolfo López Mateos, en esa fecha se oficializa a la Dahlia como Símbolo de la Floricultura Nacional en todas sus especies y variedades (Monterrojo, 2013).

Las flores de ésta están formadas por varias estructuras (compuestas) que en conjunto se denominan cabezuelas, flores líguladas (en forma de lengua) ubicadas al exterior, cuya apariencia es similar a la de un pétalo (blancas, moradas, amarillas o rojas); y las tubulares o flores de disco (amarilla o morada), que asemejan un plato, ambas están dispuestas sobre una base común llamada receptáculo.( Vera & Boettler, 2006)

La arquitectura de esta inflorescencia muestra una enorme variación en la naturaleza y su arquitectura desempeña un papel central en la aptitud reproductiva y la adaptación de las plantas, así como en el rendimiento de los cultivos. El éxito evolutivo de la gran familia de plantas Asteraceae se ha asociado con inflorescencias similares a la cabeza únicas que consisten en diferentes tipos de flores.  (Zhao, Zhang, Broholm, Tähtiharju, Mouhu, Albert, & Elomaa, 2016).

Referencias[editar]

  • Dimitri, M. 1987. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Editorial ACME, BsAs.
  • Font Quer, P. - Diccionario de botánica, Editorial Labor, Barcelona,1953, p.174.
  • Bremer, K., & Anderberg, A. A. (1994). Asteraceae: cladistics & classification (No. Sirsi) i9780881922752).
  • Márquez, J; et al. (2013). Biología de angiospermas. México, edit UNAM, 1a edición, pág 53.
  • Monterrojo, V. (2013). El Instituto de Ecología: 50 Aniversario de la Dalia como la Flor Nacional de México. Consultado en: http://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/2013-06-05-10-34-10/17-ciencia-hoy/244-50-aniversario-de-la-dalia-como-la-flor-nacional-de-mexico
  • Paray, L. (2016). Nuevas compuestas de México. Botanical Sciences, (22), 1-12.)
  • Pozner, R., Zanotti, C., & Johnson, L. A. (2012). Evolutionary origin of the Asteraceae capitulum: insights from Calyceraceae. American Journal of Botany, 99(1), 1-13.
  • Tähtiharju, S., Rijpkema, A. S., Vetterli, A., Albert, V. A., Teeri, T. H., & Elomaa, P. (2011). Evolution and diversification of the CYC/TB1 gene family in Asteraceae—a comparative study in Gerbera (Mutisieae) and sunflower (Heliantheae). Molecular biology and evolution, 29(4), 1155-1166.
  • Vera, L., & Boettler, R.(2006). La Dahlia una belleza originaria de México. Revista Digital Universitaria. 7(11). Recuperado desde: http://www.revista.unam.mx/vol.7/num11/art90/int90.htm
  • Zhao, Y., Zhang, T., Broholm, S. K., Tähtiharju, S., Mouhu, K., Albert, V., ... & Elomaa, P. (2016). Co-opting floral meristem identity genes for patterning of the flower-like Asteraceae inflorescence. Plant Physiology, pp-00779.