Capilla del Milagro de Nuestra Señora de Luján

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Capilla del Milagro de Nuestra Señora de Luján
Monumento Histórico Nacional Argentino.
Patrimonio Cultural del Pilar.
El Lugar del Milagro de la Virgen de Luján I.jpg
Entrada a la Capilla del Milagro, en la localidad rural de Zelaya.
Tipo Capilla
Advocación Nuestra Señora de Luján
Patrono Virgen María
Ubicación Zelaya, provincia de Buenos Aires
Coordenadas 34°23′03″S 58°53′56″O / -34.384222222222, -58.898916666667Coordenadas: 34°23′03″S 58°53′56″O / -34.384222222222, -58.898916666667
Altitud 185
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Zárate Campana
Orden 8 de mayo de 1974
Sacerdote Bertone, Carlos
Arquitectura
Construcción 1972
Fundador Fray Gabriel Marullo
Estilo arquitectónico Postmoderna
Código postal B1627

Capilla del Milagro de Nuestra Señora de Luján, comúnmente conocido como El Lugar del Milagro de Nuestra Señora de Luján, es un sitio de culto católico histórico ubicado a 62 kilómetros hacia el noreste de Buenos Aires, en zona rural de la localidad de Zelaya, partido del Pilar, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Historia[editar]

En el siglo XVII Antonio Farias de Saá -un hacendado portugués radicado en Sumampa en Santiago del Estero- quiso erigir en su estancia una capilla en honor a la Inmaculada Concepción de María.

Farias Sá solicitó a un marino amigo suyo residente en Brasil, una imagen de la Inmaculada Concepción de María. Para una mejor elección, su amigo le envió dos imágenes. En el mes de mayo de 1630 las imágenes de la Virgen llegaron al Puerto de Buenos Aires procedentes de San Pablo y, acondicionadas en sendos cajones fueron colocadas en una carreta.

Tomando hacia el norte, por el camino viejo a Córdoba (Ruta Nacional Nº8), luego de dos días de viaje, la caravana a la cual se incorporó la carreta hizo un alto a 5 leguas de la actual ciudad de Luján, en el paraje de Zelaya, para pernoctar en la Estancia de Rosendo de Trigueros.

Al llegar el otro día los carreteros iban a proseguir con el viaje, pero la carreta que llevaba la imagen no se movía, colocaron más bueyes, pero todo fue inútil, las dos imágenes estaban en el fondo de la carreta en dos pequeños cajones. Retiraron una imagen y la carreta marchó normalmente. Ellos creían que estaba ocurriendo algo milagroso. Intrigados por el contenido del cajón, encontraron al abrirlo una imagen pequeña (38 cm de altura) de arcilla cocida que representaba la Inmaculada Concepción. Los creyentes interpretaron el hecho como providencial, al ver que la Virgen no quería marcharse se decidió llevar el pequeño cajón a la vivienda más cercana, la de la familia de Rosendo de Trigueros, (ubicada en la actual localidad de Zelaya).

La segunda imagen, que representaba a María con el niño en sus brazos, llegó a destino, y en 1670 se le construyó un santuario donde se la veneró bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa.

Enterados del hecho hasta en la Ciudad de Buenos Aires, muchas personas acudieron a venerar la imagen y, al crecer la concurrencia, Trigueros le hizo construir una ermita donde permaneció desde 1630 hasta 1674.

Se la llamó la Virgen Estanciera y la Patroncita Morena. Manuel, un pequeño esclavo que iba con la caravana y fue testigo de lo sucedido, viendo su patrón el intenso amor que demostraba a la Virgen lo dejó a las órdenes de la Inmaculada. Se lo destinó al exclusivo cuidado de la imagen, lo que hizo hasta su muerte. Se encargaba del orden en la ermita y de los vestidos de la Virgen, dirigiendo los rezos de los peregrinos. Al fallecer Trigueros su estancia quedó abandonada, pero Manuel continuó, con constancia, el servicio que se había impuesto.

Muy preocupada con la «soledad de la Virgen» en ese paraje, la señora Ana de Matos, viuda del capitán español Marcos de Sequeira y propietaria de una estancia muy bien defendida ubicada sobre la margen derecha del río Luján, no viendo ningún interés por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas, le solicitó al administrador de la estancia del fallecido Trigueros la cesión de la imagen de la Virgen de Luján. Ella le aseguró el cuidado y la construcción de una capilla «digna y cómoda», facilitando la estadía de los peregrinos. Juan de Oramas, el apoderado, aceptó la oferta y Ana de Matos le pagó por la cesión de la imagen.

Feliz de haber logrado su propósito, la instaló en su oratorio, pero a la mañana siguiente, cuando se dirigió ahí para rezar, descubrió con asombro y angustia que la Virgen no estaba en su altar. Al buscarla se la encontró en el «Lugar del Milagro».

Se creyó en un principio que era el propio Manuel -a quien no habían permitido en un principio acompañar a la Virgen- quien llevaba a la «Patroncita Morena» a su antigua morada. Hasta se lo llegó a estaquear en el piso para que no hurtara la imagen. Sin embargo la imagen seguía «volviendo» a su primer lugar.

Ello ocurrió varias veces hasta que enterado del hecho, considerado milagroso por los católicos, el obispo de Buenos Aires fray Cristóbal de Mancha y Velazco, y el gobernador del Río de la Plata, José Martínez de Salazar, organizaron el traslado de la imagen, acompañada por Ana y Manuel.

En 1886 el padre Salvaire presentó al papa León XIII la petición del episcopado y de los fieles del Río de la Plata para la coronación de la Virgen. León XIII bendijo la corona y le otorgó oficio y misa propios para su festividad, que quedó establecida en el sábado anterior al cuarto domingo después de Pascua. La coronación se realizó en mayo de 1887.

La Capilla del Milagro[editar]

Capilla del Milagro de la Virgen de Luján.
Templo Parroquial de Nuestra Señora de Luján en Zelaya.

Construida hacia 1970 por el carmelita italiano fray Gabriel Marullo (quien en ese entonces era sacerdote de la capilla de Zelaya) y otras personas del mismo pueblo en la sección rural de la localidad de Zelaya donde antiguamente era la estancia de Rosendo de Trigueros. Para llegar a la capilla se ingresa por una calle llamada Almirante Brown, que posee en su inicio un arco y cuyo camino se encuentra enmarcado por un Vía Crucis que culmina en un pequeño altar con la imagen de la Virgen de Luján. La Secretaría de Cultura de la Nación declaró a este predio Lugar Histórico Nacional.

Pueblo de Zelaya[editar]

La diócesis de Zárate-Campana en el mes de diciembre de 2012, en la Parroquia Nuestra Señora de Luján y San José Obrero, ubicada en el pueblo de Zelaya bendijo un monolito que detalla lo siguiente:

"…En estos parajes de Zelaya, en el actual Partido de Pilar, en tiempos de la unión de España y Portugal (1630) y de la unión de las tierras del Plata y del Brasil, se produjo en la zona, el prodigioso detenimiento de la carreta que llevaba la sagrada imagen de la Pura y Limpia Concepción del Río Luján, Nuestra Señora de Luján, Patrona de la Argentina, venerada en la Basílica de Luján. Ad perpetuam rei"

La localidad de Zelaya, con los años y tras la existencia de la Capilla del Milagro de Nuestra Señora de Luján, paso a ser unos de los los puntos emblemáticos del turismo religioso y rural en el partido del Pilar.

Véase también[editar]