Ir al contenido

Candil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Candil de latón.
La niña del candil. Cuadro de Julio Romero de Torres (1928).
Candiles de piquera andalusíes de cerámica. Siglos X-XI.
Candil o lámpara de aceite usada para alumbrar antes de la llegada de la luz eléctrica en La Mancha

Un candil (del árabe hispánico قَنديل , qandíl, y este del latín: candēla, "vela") es un recipiente o primitiva lámpara fabricada de diferentes materiales y usado para alumbrar. Los modelos tradicionales, a partir de la lucerna de la Antigüedad, evolucionaron hacia los típicos objetos metálicos con un pico alargado y un mango a cuyo extremo se unía una varilla de hierro rizada para poder colgarlo. Dentro de él se ponía otro más pequeño o candileja, que servía de depósito para el aceite. El ingenio se completaba con una mecha o torcida de algodón o lienzo cuya punta salía por el pico y es la que encendida ardía y daba luz.

Se conocen candiles desde el siglo X a. C., y fueron los instrumentos habituales de iluminación hasta que en el siglo XVIII el candil fue reemplazado por la lámpara de Argand (inventada y patentada en el año 1780 por Aimé Argand), que a su vez sería reemplazada por la lámpara de queroseno, y así hasta la llegada de la electricidad.

Uso y tipología

[editar]
Lucerna romana con ilustración erótica.

Las lámparas de aceite (candiles) fueron utilizados no sólo para la iluminación de las casas y lugares de trabajo, sino también para fines funerarios y votivos en templos e iluminación de los edificios públicos.

Arqueológicamente en la capa de la Edad Media de la península ibérica, tanto en entornos andalusíes como cristianos, se han encontrado como objetos cotidianos, preferentemente con decoración geométrica, de sogueado o lineal en ámbitos domésticos como, entre otros, en almacenes, cocinas, alcobas, letrinas o patios y en ámbitos de los cementerios, donde probablemente se emplearía para realizar determinados ritos nocturnos.[1]

Principalmente entre los islámicos tiene un importante valor simbólico al proporcionar la luz, que representa el bien y el poder sobre la noche y como atributo de la fe del creyente para seguir la luz de Alá: "Alá es la luz de los cielos y la tierra. Su luz es como una hornacina en la que hay una lámpara."(Sura 24 del Corán).

Según algunos estudios arqueológico, en ocasiones el diseño de las lámparas representa el sistema reproductivo femenino. Así, por ejemplo, algunos candiles indios de bronce representan a los genitales masculinos junto con un útero simbolizando la luz 'origen de la vida'.[cita requerida]

Estas lámparas de aceite se fabricaron en arcilla, oro, bronce, plata, piedra, cobre y hojalata. El tamaño habitual de un candil de terracota es de 7-10 cm de largo y 3 cm de profundidad, con las paredes de un grosor de alrededor de 0,5 cm. Las lámparas con más de una boquilla suelen ser más grandes en tamaño.

La tipología más tradicional del candil de piquera de aceite se caracteriza por tener varias partes principales: "embudo" o "gollete" para verter el aceite, "cazoleta" o depósito del aceite, "piquera", donde se coloca la mecha y "asa", para sujeción y transporte.[1]

Combustible

[editar]
Candil del periodo califal (siglos x y xi). Museo de Jaén (España).

El principal combustible empleado en los candiles de las naciones occidentales fue el aceite de oliva, aunque también se han empleado extractos de pescado, aceite de pescado, nueces (frutos secos), así como también plantas y las exudaciones de petróleo crudo.

Ya en el siglo X el erudito persa Al-Razi describió la destilación del petróleo para obtener aceite de alumbrado en su Libro de los secretos (Kitab al-Asrar).[2]

En algunos casos se ha llegado a emplear el aceite de ricino que se sabe fue utilizado por los antiguos egipcios. En la India se empleaban como combustible el aceite de sésamo, de cacahuete (maní) y de mostaza.

También había candiles de carburo de calcio y agua. Se ponía el carburo en un depósito inferior, en el depósito superior se ponía agua. Tenían un regulador para la cantidad de agua que caía sobre el carburo, de forma que controlaba la cantidad de gas y, por lo tanto, la intensidad de la llama.[cita requerida]

Véase también

[editar]

Referencias

[editar]
  1. a b Camacho, 2015.
  2. Zayn (enero de 1995). «Livre des secrets». Saudi Aramco World. Archivado desde el original el 9 de junio de 2011. Consultado el 12 de diciembre de 2023. 

Bibliografía

[editar]
  • Amiran Amiran R. Ancient Pottery of the Holy Land, Jerusalem 1969.
  • Appolonia-Arsuf 1983 Sussman V. “The Samaritan Oil Lamps from Apolonia-*Arsuf”, TA 10, pp. 71–96.1996 Wexler L. & Gilboa G. “Oil Lamps of the Roman Period from Apollonia-Arsuf”, TA 23, pp. 115–131.
  • Bailey Bailey D.M. A Catalogue of the Lamps in the British Museum, III: Roman provincial lamps, Londres 1988.
  • Cristina Camacho Cruz (octubre de 2015). «Candiles de piquera. Uso y morfología en la Córdoba del siglo X». En Cámara Municipal de Silves, ed. Silves-Mértola, 22 a 27 de octubre de 2012. Actas do Congresso Internacional: A cerâmica medieval no Mediterrâneo: 248-252. ISBN 978-972-9375-48-4. 

Enlaces externos

[editar]