Canal de Jerjes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Situación del canal de Jerjes
Mapa de la tercera invasión persa -480

El canal de Jerjes ' (o foso de Acanthe) fue un canal de navegación excavado en el norte del istmo de la península del monte Athos, en la Calcídica (Grecia) por orden del rey aqueménida Jerjes I en torno al año 480 antes de Cristo con motivo de facilitar la movilización de su flota de 1.207 trirremes y 3.000 barcos de 50 remeros durante la Segunda Guerra Médica.

El canal es descrito por Heródoto,[1] y mencionado por Tucídides.[2] Los historiadores posteriores cuestionaron si realmente el rey persa había construido dicho canal, pero las excavaciones arqueológicas han demostrado definitivamente su existencia.

Historía[editar]

En el 492 a. C., durante la Primera Guerra Médica, el padre de Jerjes I, Darío I el Grande había perdido cerca de 300 naves y unos 20.000 hombres al ser sorprendida la flota de Mardonio por una tormenta mientras trataba de bordear la península del monte Athos, continuando su avance tras la conquista de la isla griega de Tasos. Para evitar el error de su padre en la Segunda Guerra Médica, Jerjes mandó excavar un canal en el istmo que permitiera pasar dos barcos al mismo tiempo para no tener que rodear el cabo. Esto supuso que la flota necesitara tres meses y medio para recorrer los 600 kilómetros que separaban su punto de partida en los Dardanelos hasta Terma, actual Tesalónica.

Descripción del canal según Heródoto[editar]

Según lo relatado por Heródoto,[3] Jerjes confió la excavación del canal a Bubarès y Artachéès, ambos persas de alto rango. Pero poco antes del final de la obra, Artachéès cayó gravemente enfermo y murió, lo que fue interpretado por el rey como un gran desastre y un mal presagio. Artachéès fue enterrado en Akanthos con gran pompa.[4]

Heródoto describe el flujo de trabajo y como acostumbra proporciona detalles prácticos: se comenzó por trazar con cuerdas el curso del canal, después los canteros fueron repartidos por tramos asignados a equipos formados según su origen étnico. El historiador muestra la dificultad de las obras, el avance del canal era lento y no tardaba en desmoronarse y llenarse casi desde el principio de la obra. Fueron los fenicios, dice, quienes mostraron a los demás cómo hacerlo: se dio a las orillas un perfil oblicuo, de casi el doble del ancho del canal.[5]

Luego da su opinión: fue el orgullo la razón de que Jerjes pusiera en marcha una obra tan gigantesca, en lugar de contentarse con un sistema de remolque de los barcos sobre carros, como se practicaba por los diolkos en el istmo de Corinto.[6]

Investigaciones arqueológicas[editar]

El canal está ahora completamente relleno, pero es detectable en el suelo, así como en fotografías aéreas. Se encuentra entre las localidades de Nea Roda, al norte y Tripiti, al sur. Las investigaciones realizadas desde 1991 por geofísicos y arqueólogos británicos y griegos mostraron la disposición exacta y las dimensiones del canal. Los trabajos se extendieron en una longitud de 2 km y una anchura de 30 m, con una profundidad máxima estimada en 15 m.[7] Las excavaciones arqueológicas han demostrado que la obra sin duda fue completada, pero que fue abandonada poco después del uso efímero de Jerjes y que su relleno fue casi inmediato, según lo confirma el análisis de los sedimentos.[8]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • B.S.J. Isserlin, The Canal of Xerxes on the Mount Athos Peninsula, Annual of the British School at Athens 89 (1994) p. 277-284
  • Dietrich Müller, Topographischer Bildkommentar zu den Historien Herodotos, Tübingen, 1987

Enlaces externos[editar]