Campamento de Prisioneros de Pisagua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Campo de Prisioneros de Pisagua hace referencia a dos campos de concentración para prisioneros políticos, situados en distintos períodos históricos en la localidad chilena de Pisagua, un caserío de la comuna de Huara, en la nortina Provincia del Tamarugal.

El primer campo de prisioneros se construyó a fines de los años 1940, durante la presidencia de Gabriel González Videla, como campo de detención para comunistas. A este campo fue destinado el entonces teniente Augusto Pinochet, quien varios años más tarde lideraría el golpe de Estado de 1973, que daría comienzo a su dictadura militar, en el periodo conocido como Régimen Militar.[1] El segundo campo de prisioneros se construiría en septiembre de ese mismo año, para detener a los partidarios del gobierno del derrocado presidente Salvador Allende, y se mantendría en funcionamiento hasta octubre de 1974.

Durante la presidencia de González Videla[editar]

El poblado fue usado como campo de concentración durante los gobiernos de Carlos Ibáñez del Campo[cita requerida] y Gabriel González Videla, quien por medio de la Ley de Defensa Permanente de la Democracia decretó la ilegalidad del Partido Comunista de Chile.[cita requerida]

Durante el Régimen Militar[editar]

Vista de la antigua estación de ferrocarriles y ruinas del campo de concentración instalado en 1973 durante el Régimen Militar.

La localidad de Pisagua, ubicada en la antigua Provincia de Tarapacá (actual Región de Tarapacá), hacia 1973 estaba compuesta por un pequeño poblado, una base militar y una cárcel. Luego del golpe de Estado del 11 de septiembre, en la localidad fue organizado un campo de concentración para prisioneros políticos, por el cual pasaron cerca de 2.500 personas.[2] El campo estaba bajo el control de la 6° División del Ejército de Chile y al mando del Teniente Coronel Ramón Larraín Larraín, sirviendo en el oficiales como Juan Valencia[3] o Plácido Muñoz Faúndez.

La mayor parte de los prisioneros fueron encerrados en las dependencias de la cárcel de Pisagua. Sus 26 celdas (10 de ellas de 2x4 metros), llegaron a albergar a 500 prisioneros hombres. Las mujeres, por su parte, permanecían encerradas en un inmueble vecino al teatro del poblado.

Mientras estuvo en funcionamiento, no se permitieron ninguna clase de visitas de los familiares de los prisioneros, como tampoco de la Cruz Roja u otras organizaciones humanitarias y religiosas.[4] En la década de 1980, Pisagua fue nuevamente utilizado, pero esta vez para albergar prisioneros políticos en calidad de relegados.[5]

Hallazgo de fosas comunes[editar]

Fosa de Pisagua.

Pocos meses luego del retorno a la democracia, en 1990, se descubrió una fosa común en las cercanías del cementerio, que contenía los restos de al menos 19 prisioneros del Campo de Concentración de Pisagua que habían sido ejecutados sumariamente por miembros del Ejército de Chile.[4]

Los cadáveres estaban enterrados ordenadamente, de acuerdo a la fecha de ejecución de los prisioneros, cada uno de los cuales había sido metido dentro de un saco.[6] Los restos registraban varios impactos de bala, signos de haber sido vendados y las manos atadas.

La siguiente es una lista correspondiente al 6 de junio de 1990, ordenada por orden de hallazgo:[6]

  1. Manuel Eduardo Sanhueza Mellado
  2. Nicolas Chanez Chanez
  3. Tomas Orlando Cabello Cabello
  4. Luis Manriquez Wilde
  5. Juan Orlando Rojas Osega
  6. Hugo Tomás Martínez Guillen
  7. Alberto Amador Yañez Carvajal
  8. Luis Alberto Toro Castillo
  9. Nelson José Marquez Agusto
  10. German Elidio Palominos Lamas
  11. Juan Apolinario Mamani García
  12. José Rufino Cordova Croxatto
  13. Juan Valencia Hinojosa
  14. Julio Cesar Cabezas Gacitua
  15. Mario Morris Barrios
  16. Humberto Lizardo Flores
  17. Luis Alberto Lizardi Lizardi
  18. Marcelo Omar Guzmán Fuentes
  19. Juan Efraín Calderon Villalon
  20. Nombre no confirmado por fuente

Prisioneros[editar]

Aún cuando no existe una nómina de la cantidad de prisioneros, se estima que cerca de 2.500 personas pasaron por instalación, entre 1973 y 1974, llegando a albergar 500 al mismo tiempo, excediendo considerablemente su capacidad. En general, los prisioneros de Pisagua provenían de las distintas ciudades del norte grande, muchos de los cuales estaban presos en el Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, mientras que otros tantos eran ex-prisioneros del Buque Escuela Esmeralda y habían sido llevados en el cargero Maipo, propiedad de la Compañía Sudamericana de Vapores.[3]

De acuerdo a los testimonios recogidos por la Comisón de Verdad y Reconciliación (Informe Rettig) y la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura (Informe Valech), durante su permanencia en el campo los prisioneros fueron sometidos a toda clase de torturas, vejaciones y apremios ilegítimos. Entre las se cuentan:[5]

  • Golpizas reiteradas, con puños, pies y elementos contundentes, en especial durante los interrogatorios.
  • Lesiones corporales y cortes, con distintas herramientas como alicates, corvos, yaganes, etc.
  • Quebramiento de miembros y mutilaciones.
  • Ataques con perros.
  • Quemaduras de cigarrillos.
  • Simulacros de fusilamiento.
  • Aplicación de electricidad, en especial en zonas genitales, en la "parrilla", catre metálico donde eran amarrados desnudos los prisioneros para ser electrocutados.
  • Ser enterrados en fosas hasta la cabeza a pleno sol, orinándoles encima.
  • Desnudamientos a la intemperie durante el día hasta provocar serias quemaduras por el sol.
  • Agresiones sexuales.
  • Humillaciones y vejámenes, como forma de quebrar psicológicamente a los prisioneros, por ejemplo, obligándolos a pelear por comida

Nómina de algunos prisioneros[cita requerida]

  • Julio Cabezas, abogado del Consejo de Defensa del Estado, ejecutado.
  • Juan Calderón Villalón, Oficial de la Armada, ejecutado.
  • Nolberto Jesús Cañas, interventor pesquero, ejecutado.
  • José R. Córdova Croxato, Administrador del Puerto de Iquique, ejecutado.
  • Marcelo O. Guzmán Fuentes, Educador Sanitario, ejecutado.
  • Juan Jiménez Vidal, Oficial de la Armada, ejecutado.
  • VIadislav Kuzmicic, diputado.
  • Humberto Lizardi Flores, Profesor de Estado, 26 años, ejecutado el 11 de octubre de 1973.
  • Mario Morris Barrios, Oficial de Aduanas, ejecutado.
  • Michael Selim Nash Sáez, ex-conscripto del Ejército, ejecutado.
  • Alberto Neumann, médico.
  • Germán Palominos Lamas, carpintero, ejecutado.
  • Juan A. Ruz Díaz, Funcionario de Aduanas y Regidor de Iquique, ejecutado.
  • José Sampson Ocaranza, Empleado Municipal, ejecutado.
  • Manuel Sanhueza Mellado, Obrero Industrail, ejecutado.
  • Freddy Taberna Gallegos, Geógrafo.
  • Edmundo Miguel Low Gómez, Obrero de FFCC preso nueve meses, liberado en 1974.
  • Carlos Aranda, Obrero de FFCC, liberado en 1974
  • Luis Rojas Pino, Militante del Partido Socialista, preso diez meses, liberado en 1974.
  • Jorge Navarrete, humorista [7]

Referencias[editar]

  1. Parra, Nicanor (2006). «Introducción, por Niall Binns». En Binns, Niall; Echevarría, Ignacio. Obras completas & algo + (1935-1972). Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. pp. XXIX-LXXVI. ISBN 978-956-9105-01-2. OCLC 907005296. 
  2. [1] El País - Pisagua fue un infierno, Una fosa clandestina alojó en el norte de Chile los cadáveres de presos políticos ejecutados durante la dictadura.
  3. a b [2] Declaración del Dr. Alberto Neumann ante el Ministro Hernán Sánchez Marré
  4. a b [3] Derechos en Chile - Pisagua
  5. a b [4] Memoria Viva - Campamento de Pisagua
  6. a b «Plano de la fosa común en el cementerio de Pisagua». Memoria Viva. Consultado el 10 de mayo de 2013. 
  7. «Jorge Chino Navarrete recordó su detención en Pisagua». 3 de agosto de 2015. Consultado el 28 de junio de 2016. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]