Campañas terrestres de la Guerra del Pacífico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Campañas terrestres de la Guerra del Pacífico
Guerra del Pacífico
Gdp.ops.en.400.png
Campañas terrestres durante la guerra
Fecha 5 de abril de 1879 - 20 de octubre de 1883
Lugar Bolivia y Perú
Beligerantes
Bandera de Chile Chile Flag of Peru (1825-1950).svg Perú
Flag of Bolivia.svg Bolivia
[editar datos en Wikidata]

Las campañas terrestres de la Guerra del Pacífico corresponden a la segunda fase de dicha guerra, tras la campaña naval de la Guerra del Pacífico. Cualquier plan de guerra, ya sea la invasión de Tarapacá por Chile o la expulsión de las tropas chilenas que ocupaban Tarapacá y posterior invasión del norte de Chile por Perú y Bolivia, tenían como condición el dominio del mar por parte de los atacantes dadas las grandes distancias de los centros de abastecimiento de ambos ejércitos. Después de la captura en el combate naval de Angamos del último blindado peruano, la opción peruana de recuperar Antofagasta para Bolivia y ocupar Chile quedó descartada. Las mismas costas peruanas quedaron expuestas a ser invadidas, en cualquier lugar, por los chilenos.

Ya en 1820 con la Expedición libertadora del Perú y durante la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, tropas chilenas habían desembarcado en Perú, en circunstancias diferentes.

Las campañas terrestres de la guerra del Pacífico abarcan principalmente las siguientes operaciones militares de magnitud:

En las expediciones Lynch y a Mollendo no hubieron enfrentamientos bélicos.

En general se agregan a la Campaña de la Breña todos los enfrentamientos ocurridos en Perú durante la ocupación de Lima, aunque algunos ocurrieron al sur o al norte de la región que le da el nombre a la campaña. De igual manera, los desplazamientos militares que condujeron a la ocupación de Ilo, Arequipa y Puno, con la ocupación temporal de Ayacucho, no tuvieron enfrentamientos bélicos ni ocurrieron en la Breña, pero son en la mayoría de los relatos adosados a esta última.

En la lista no están incluidas las operaciones militares en el altiplano boliviano que fueron más que nada desplazamientos sin enfrentamientos.

Características de las operaciones[editar]

Las campañas fueron principalmente concebidas como medio para alcanzar los objetivos políticos que se propuso el gobierno chileno al comienzo del conflicto, estos fueron la abrogación del pacto secreto, la reivindicación chilena de la franja 23°S-24°S y el pago de los costos de la guerra. Tras la captura del Huáscar fue creciendo en Chile la demanda por la cesión de Tarapacá.

Como un modo de provocar la salida de Bolivia de la alianza con Perú, se inició la campaña de Tacna y Arica, que debían ser entregadas totalmente o en parte a Bolivia a cambio de Antofagasta.

De ese modo se llegó a la Conferencia de Arica en que se exigió todos los territorios al sur de la quebrada de Camarones, la abrogación y ya toda la región de Antofagasta. Paralelamente y confidencialmente, Chile le hizo la oferta al gobierno boliviano. Esta fue la llamada política boliviana de Chile, que no tuvo los efectos esperados.

Una invasión al altiplano de Bolivia o a La Paz, nunca fue una opción real para el gobierno de Chile. No tenía objetivos políticos.

Al contrario, la campaña de Lima y la de la Breña fueron, desde el punto de vista del gobierno de Chile, obligadas, porque aunque militarmente Perú ya estaba derrotado, su gobierno se negaba a aceptar la derrota.

Las campañas o expediciones chilenas comenzaron con desembarcos anfibios cerca de las posiciones defendidas por los aliados o en el caso de la campaña de Tarapacá, un desembarco en la misma bahía de Pisagua defendida por los aliados. Las excepciones fueron las operaciones en la Breña, pero incluso allí ocurrió a veces, cuando se combatía cerca de la costa (Batalla de San Pablo (Cajamarca) por ejemplo), que había un desembarco.

Las batallas de Dolores y de Huamachuco fueron casos especiales en cuanto a que las fuerzas aliadas peruanas fueron movilizadas para buscar el combate e iniciar el ataque. En todas las otras grandes batallas de la guerra fueron los invasores quienes tomaron la iniciativa.

La falta de caballería y artillería equivalente a la chilena significó para los aliados una gran desventaja.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Ahumada Moreno, Pascual (1889 y 1890). Guerra del Pacífico, recopilación completa de todos los docuemntos oficiales, correspondencias y demás publicaciones referente a la guerra que han dado a la luz la prensa de Chile, Perú y Bolivia, conteniendo documentos inéditos de importancia, tomos VI y VII. Valparaíso: imprenta. 
  • Galté Lockett, Gilles (2006). «Las piezas de artillería de campaña y montaña usadas en la Guerra del Pacífico». Revista de Historia Militar de Chile (5). p 53 - 56. 
  • Grieve Madge, Jorge (1983). Historia de la Artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79. Lima: Industrialgráfica S.A. 
  • Medina Montoya, Lourdes (1989). Historia General del Ejército Peruano, t V, vol 2. Lima: Comisión Permanente de Historia del Ejército. 
  • Mellafe Maturana, Rafael (2007). La Guerra del Pacífico en imágenes, relatos, testimonios. Santiago: Centro de Estudios Bicentenario.