Campaña de Reconquista de Monteverde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Campaña de Monteverde»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Campaña de Monteverde
Guerra de Independencia de Venezuela
Fecha 12 de febrero-29 de julio de 1812
Lugar Oeste y centro de la Capitanía General de Venezuela
Resultado Victoria realista
Consecuencias Capitulación de San Mateo
Cambios territoriales Caída de la Primera República
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español Flag of Venezuela (1811).svg Primera República de Venezuela
Comandantes
Domingo de Monteverde
Juan de los Reyes Vargas
Eusebio Antoñanzas
José Ceballos
Francisco de Miranda  Rendición
Fuerzas en combate
Total: 1.564 plazas (entre oficiales, soldados y personal civil de apoyo) en febrero[1] Total: 4.472 plazas
3.979 infantes (2.277 con fusiles) y 493 jinetes en julio[2]
[editar datos en Wikidata]

La Campaña de Reconquista de Monteverde son una serie de acciones militares sucedidas entre febrero y julio de 1812 que el militar español Domingo de Monteverde emprende dirigiendo el ejército realista para sofocar las provincias venezolanas que habían declarado su independencia de España, recuperando la zona central y occidental del país, y logrando la caída de la Primera República de Venezuela.[3]

Antecedentes[editar]

Para comienzos de 1812 los enfrentamientos entre realistas y patriotas habían llegado a un equilibrio de fuerzas, sería la llegada de un pequeño contingente de refuerzos desde Puerto Rico lo que permitió a los monárquicos de Coro y Maracaibo romper dicho equilibrio.[4] [5] El capitán general Fernando Miyares estaba inactivo en Maracaibo y su segundo, Ceballos, no podía hacer más. Tras rechazar la expedición caraqueña de 1810, fue incapaz de auxiliar a los rebeldes de Valencia.[4] En marzo de 1812,los 400 hombres de la guarnición de Coro estaban «desnudos y pereciendo de hambre» y muchos estaban agonizando lentamente en los hospitales.[4] El capitán de fragata de origen canario, Domingo de Monteverde al mando de una compañía española de 120 soldados de infantería de marina y 3 oficiales desembarca en Coro procedente de Puerto Rico el 12 de febrero.[6] Según el diplomático español Mariano Torrente,[7] en esos momentos los patriotas tenían en Caracas 5.000 hombres, en Barquisimeto 1.000, en Guayana 2.500 y en Valencia 1.500 a 2.000.[8]

La campaña[editar]

El gobernador de la provincia de Coro, José Ceballos, teniendo noticias de la actividad realista en Carora que dirigía el Juan de los Reyes Vargas comisiona a Monteverde, acompañado del sacerdote Andrés Torrellas, para que con una columna de 264 hombres se dirija a la zona en apoyo de la rebelión. Su tropa incluía infantes de marina, soldados del regimiento de la Reina y del batallón Veterano de Maracaibo.[4] Monteverde sale de Coro el 10 de marzo con Torellas y llega a Siquisique el 17,[6] dos días después del pronunciamiento realista de Reyes Vargas. En la ciudad aumenta sus fuerzas con 400 hombres. Desde Maracaibo recibe un refuerzo de 500 hombres.[9] Monteverde reúne una columna de unos 1.550 hombres de infantería, caballería y artillería además de la compañía de Infantería de Marina, esa fuerza está compuesta de 60 oficiales, 2 cirujanos y 1.488 individuos de tropa a los que habría que sumar 3 oficiales y milicianos sueltos, 3 maestres anexos y 3 empleados de la Real Hacienda.[10] Otras fuentes hablan de 130 infantes de marina traídos desde Puerto Rico, 400 veteranos venidos de Maracaibo y otras urbes y hasta 1.000 milicianos urbanos de Coro y otras poblaciones.[5] El millar de milicianos había sido reunido como guarnición por la misma junta de gobierno coriana durante seis meses de inútiles negociaciones y armada gracias al apoyo de Miyares en Maracaibo y de las autoridades de las Antillas.[11] El avance era peligroso, a medida que más se distanciaba de su base en Coro, a Monteverde le era más difícil abastecer a sus tropas y no podía esperar auxilios de Guayana.[12]

El 19 de marzo toma Baragua. Por último se dirige hacia Carora donde arriba el 23 de ese mes.[6] Alarmados por los éxitos de Monteverde, el ejecutivo de la República designa al general Francisco de Miranda comandante en jefe del ejército y le confiere poderes extraordinarios. El 25 de marzo Miranda asume la dictadura. Miranda sale de Caracas el 1 de mayo con nueve batallones de infantería, un batallón de zapadores, diez piezas de artillería de campaña, dos escuadrones de caballería y varias compañías sueltas.[10] El generalísimo Miranda marcha por los valles de Aragua y llega a Guacara desde donde se repliega al paso de La Cabrera, que fortifica en conjunto con el de Guaica al sur del Lago de Valencia.

Monteverde se vio favorecido por el Terremoto de Venezuela de 1812 (26 de marzo) que afecto en su mayoría a centros poblados bajo control de los patriotas, donde perecieron miles de civiles y tropas, además de la impopularidad de la causa de la independencia en la sociedad venezolana. Se dieron posteriormente réplica muy violenta del 4 de abril, en total 20.000 personas murieron.[13] El 2 de abril Monteverde ocupa a Barquisimeto, destruida por el terremoto, sin encontrar resistencia porque Diego Jalón había evacuado la urbe tras derrumbarse el cuartel durante el terremoto. El 7 toma Cabudare y Araure cae en poder realista el 18. El 25 de abril toma San Carlos tras derrotar a Miguel Ustáriz en Los Colorados. Monteverde sigue hacia Valencia donde derrota al coronel Miguel Carabaño el 3 de mayo y ocupa la ciudad.[6]

Para forzar el paso Monteverde encarga a Eusebio Antoñanzas a que se dirija a los llanos de Calabozo e insurreccione la zona para después avanzar hacia Maracay vía Villa de Cura. El éxito de la tarea de Antoñanzas obliga a Miranda a retroceder a La Victoria donde tras la concentración de Monteverde y Antoñanzas en San Mateo resiste dos ataques realistas el 20 y 29 de junio. Durante el tiempo que resiste los ataques realistas en La Victoria (donde Monteverde llegaría a perder a 2.000 hombres entre muertos y heridos)[13] Miranda recibe alarmantes noticias de la insurrección de los esclavos en la región de Barlovento y la pérdida de la plaza de Puerto Cabello. La situación militar de la república convencen a Miranda a entrar en negociaciones con los españoles. El 25 de julio se firma la capitulación de la república en San Mateo.

Consecuencias[editar]

Entre las razones de la derrota republicana están que la misma aristocracia criolla desconfiaba de la figura de Miranda y era seguido con recelos[14] y que al poco andar la rebelión mantuana empezó a estallar otra revuelta mayor, de carácter popular de las castas inferiores contra su dominio[15] en 1811 y que duraría hasta 1816[16] cuando finalmente aquellas fuerzas fueron incorporadas a las filas republicanas. Esta insurrección estalló entre los pescadores, mestizos y esclavos negros y mulatos de Isla Margarita y Cumaná y pronto se extendió por todo el país.[15] Esta tuvo como consecuencias que los mantuanos se verían obligados a aceptar rápidamente un cese de las hostilidades[15] y significó que en Venezuela, al ser uno de los pocos lugares donde los movimientos independentistas contaran con el apoyo popular, el poder realista no se consolidara permitiendo el surgimiento de la Segunda República de Venezuela.

Referencias[editar]

  1. Lombardi, Ángel (2006). Banderas del rey: La visión realista de la Independencia. Universidad Católica Cecilio Acosta y Universidad del Zulia, pp. 107. ISBN 9789806992153.
  2. Encina, Francisco Antonio (1958). La Primera República de Venezuela: Bosquejo psicológico de Bolívar. Santiago: Nascimiento, pp. 270. Parte de guerra hecho el 25 de julio de 1812 por los coroneles José Mires y Santiago Valdés.
  3. De Ramón, Armando; Juan Ricardo Couyoumdjian & Samuel Vial (1993). Historia de América: Ruptura del viejo orden hispanoamericano. Santiago: Andrés Bello, pp. 179. ISBN 978-9-56131-126-8. Desde 1810 a 1812 en todo el Occidente y los Llanos se levantaron infinidad de guerrillas realistas contra los insurrectos, su dominio sobre esas regiones quedaba asegurado tras la toma de Barquisimeto.
  4. a b c d Pereyra, Carlos (1932). La juventud legendaria de Bolívar. M. Aguilar, pp. 397.
  5. a b Semprún, José & ‎Alfonso Bullón de Mendoza Gómez de Valugera (1992). El ejército realista en la independencia americana. Editorial MAPFRE, pp. 84. ISBN 9788471005182.
  6. a b c d Esteves González, Edgardo (2004). Batallas de Venezuela, 1810-1824. Caracas: El Nacional, pp. 41. ISBN 9789803880743.
  7. Torrente, Mariano (1792-1856). Biografías.
  8. Torrente, Mariano (1829). Historia de la revolución hispano-americana. Tomo I. Madrid: Imprenta de León de Amarita, pp. 296.
  9. Núñez Jiménez, Antonio (1994). Un Mundo Aparte: Aproximación a la Historia de América Latina y el Caribe. Madrid: Ediciones de la Torre, pp. 246. ISBN 84-7960-043-8.
  10. a b Municipio de Urdaneta. Domingo de Monteverde
  11. Encina, Francisco Antonio (1958). Bolívar y la independencia de la América españoal. La primera República de Venezuela y bosquejo psicológico de Bolívar. Tomo II. Santiago: Nascimiento, pp. 157.
  12. Pereyra, 1932: 429
  13. a b Micheal Clodfelter (2002). Warfare and armed conflicts: a statistical reference to casualty and other figures, 1500-2000. Londres: McFarland, pp. 347. ISBN 978-0-78641-204-4.
  14. Rojas, pp. 162
  15. a b c Carlos D. Malamud Rikles (1992). Las Américas. Los países andinos: De la Independencia a la Gran Depresión. Tomo XXXIV. Madrid: Ediciones Akal, pp. 10, ISBN 84-7600-905-4.
  16. Reinaldo Rojas. "Rebeliones de esclavos negros en Venezuela antes y después de 1789". Estudios de historia social y económica de América, ISSN 0214-2236, Nº 10, 1993, págs. 151-164. Véase pp. 163

Bibliografía[editar]