Cambio climático en México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Precipitación media anual en varios países

El cambio climático en México se refiere a los efectos del cambio climático en México. Las proyecciones indican que México sufrirá una disminución significativa en las precipitaciones anuales y aumentos en las temperaturas. Esto ejercerá presión sobre la economía, las personas y la biodiversidad de muchas partes del país, que tienen grandes climas áridos o cálidos. El cambio climático ya ha afectado la agricultura,[1]​ la biodiversidad y los medios de vida de los agricultores, lo que ha empujado la migración.[2][3]​ También se han visto afectadas "el agua, la salud, la contaminación del aire, la interrupción del tráfico por inundaciones y la vulnerabilidad de las viviendas a los deslizamientos de tierra".[4]

Los patrones de precipitación alterados y el aumento de las temperaturas han llevado a la inseguridad económica en México, particularmente para los pequeños agricultores que producen los cultivos de México económica y culturalmente importantes: maíz y café. Los impactos del cambio climático son especialmente severos en la Ciudad de México debido al aumento de la contaminación del aire.[5][aclaración requerida] Los impactos ecológicos del cambio climático dentro de México incluyen reducciones en la conectividad del paisaje y patrones migratorios cambiantes de los animales. Además, el cambio climático en México está vinculado al comercio mundial y los procesos económicos que se relacionan directamente con la seguridad alimentaria mundial.

En 2012, México aprobó un proyecto de ley integral sobre cambio climático que estableció el objetivo de que el país genere el 35% de su energía a partir de fuentes de energía limpia para el 2024 y reduzca las emisiones en un 50% para el 2050, tomando como nivel base las emisiones del 2000.[6][7]​ Durante la Cumbre de Líderes de América del Norte de 2016, se anunció el objetivo de que el 50% de la electricidad sea generada a partir de fuentes renovables para 2025.[8]​ Se han implementado varios esfuerzos de mitigación climática en todo el país. México es considerado un país líder en mitigación y adaptación climática.[9][10][11][12][13]

Proyecciones[editar]

Los modelos de cambio climático, aunque muy variables, han proyectado un aumento en la variación e intensidad de las precipitaciones (es decir, inundaciones y sequías) en México. Se prevé que los mayores cambios en las precipitaciones ocurran durante los meses de verano, especialmente en el sur de México.[14][15]​ Se espera que las precipitaciones disminuyan entre un -3% y un -15% para el año 2090 en todo el país.[16][17]​ A nivel regional, los cambios en las precipitaciones pueden oscilar entre -60% y +8%.

Además, la temperatura media anual ha aumentado 0,6 °C en México desde 1960.[18][17]​ Se espera que la temperatura aumente en México de 1.1 a 3.0 °C para el 2060 y de 1.3 a 4.8 °C para el 2090. Por esa razón diferentes estudios científicos y el IPCC han clasificado a toda la región centroamericana como un "punto caliente del cambio climático"[19]​ y como una región "altamente vulnerable" al cambio climático.[20][21]

Cambio climático y agricultura[editar]

Impactos generales[editar]

Pérdida económica directa atribuida a desastres climáticos en México.

El cambio climático es una preocupación crítica en México, particularmente en relación con la agricultura. Las tendencias de sequía y aumento de la temperatura están alterando y cambiando las zonas climáticas y los entornos agrícolas en todo el mundo,[22][23]​ y México no es una excepción. Según el Banco Mundial, “la agricultura (en México) es altamente vulnerable a las condiciones climáticas extremas, en particular en las partes del norte del país, donde la escasez de agua es un problema, o en las partes del sur del país, donde las tormentas tropicales causan grandes daños a los cultivos".[24][17]

Es difícil hacer predicciones exactas debido a la complejidad de los factores involucrados y los impactos serán muy específicos para cada región; sin embargo, existe un consenso general de que la productividad de los cultivos y el ganado disminuirá.[25]​ Los científicos también esperan que ciertas plagas de insectos y patógenos vegetales sobrevivan y se reproduzcan con mayor frecuencia debido al aumento de las temperaturas y es probable que invadan nuevas regiones.[26]​ Los agricultores de las tierras altas y los pobres de las zonas rurales son especialmente vulnerables a estos cambios climáticos.[22]​ La disminución de las precipitaciones supondrá una mayor carga para la agricultura de regadío, de la que dependen gran parte de los cultivos de importancia económica exportados por el país.[27]​ Por el contrario, las lluvias más intensas dañarán la producción de cultivos. Se espera que las temperaturas más altas aumenten las tasas de evapotranspiración, lo que provocará tendencias de secado en la humedad del suelo.

"Se espera que la producción de trigo para México disminuya en un 12% en el futuro escenario de cambio climático RCP 8.5 con pérdidas adicionales del 7 al 18% debido al impacto del O3", según un artículo de julio de 2019.[28]​ En la península de Yucatán el aumento de temperatura está afectando la producción de cultivos.[1]​ El calor extremo puede afectar negativamente a los cultivos al ralentizar el crecimiento y aumentar la pérdida de humedad en el suelo.[29]​ Durante los últimos 15 años hasta 2010, una aldea maya en Cancún, Tabi, experimentó una reducción del 50-60% en el rendimiento de los cultivos. Además, el cambio climático está afectando los patrones de lluvia. A los agricultores les resulta más difícil predecir las precipitaciones, y las predicciones incorrectas pueden desperdiciar "las semillas de toda una temporada".[30]

Inseguridad económica[editar]

El deterioro de las condiciones agrícolas debido al cambio climático ha afectado los medios de vida de los agricultores en México de diversas formas.

El cambio climático ha provocado que muchas personas en México que dependen de la agricultura experimenten inseguridad económica. En 2017, se estima que siete millones de personas estaban empleadas en el sector agrícola en México.[31]​ Además, muchos pequeños agricultores mexicanos siguen dependiendo de la agricultura de secano para su subsistencia y sustento.[27]

El cambio climático está muy ligado a la justicia ambiental en México, dado que los pequeños agricultores pobres serán probablemente los más afectados por las consecuencias del cambio climático.[32]​ Los agricultores responden al cambio climático de diversas formas: cambiando sus prácticas agrícolas, ajustando sus estrategias de medios de vida o abandonando la agricultura por completo.[22]

Existe evidencia que sugiere que el deterioro de las condiciones agrícolas por el cambio climático en México se relaciona directamente con la migración a los Estados Unidos.[33][20]​ Por ejemplo, Feng et al. (2010) encontraron una relación directa entre la disminución del rendimiento de los cultivos en México y la migración. Utilizando los resultados de su análisis, proyectaron que la disminución de la productividad agrícola debido al cambio climático provocará que entre 1,4 y 6,7 millones de adultos mexicanos emigren para el año 2080, convirtiéndolos en refugiados ambientales.

El maíz, un componente clave de la agricultura mexicana, está amenazado debido a las variaciones de temperatura y precipitación ocasionadas por el cambio climático.

Sistema alimentario mundial[editar]

El cambio climático amenaza no solo la seguridad alimentaria y económica en México, México participa de la cadena global de suministro de alimentos a nivel global. En 2017, Estados Unidos importó $ 13,3 mil millones en frutas y verduras de México.[31]​ La disminución de los rendimientos de los cultivos en México debido al cambio climático afectará en última instancia a las redes comerciales mundiales, las economías nacionales y la seguridad alimentaria en países que, quizás, estén geográficamente distantes pero que a través de políticas de libre comercio como el TLCAN y el USMCA se han vuelto altamente dependientes de la agricultura mexicana.

Estrategias de adaptación y mitigación[editar]

El programa de cambio climático del gobierno mexicano identifica explícitamente “la adopción e implementación de la agricultura sostenible” como una estrategia clave de adaptación.[17]​ La agricultura sostenible puede adoptar muchas formas. Un tipo de estrategia que se ha propuesto incluye cambiar las prácticas agrícolas de los agricultores. Por ejemplo, cambiar el momento del riego y la siembra de cultivos, introducir nuevas variedades locales y cultivares mediante la ampliación de las redes de intercambio de semillas y la adopción de prácticas agrícolas respetuosas con la biodiversidad que aumentan la resiliencia del agroecosistema. La evidencia sugiere que los pequeños agricultores en el sur de México han comenzado a adaptar sus prácticas agrícolas debido al cambio climático, por ejemplo, retrasando la siembra de cultivos y plantando una diversidad de variedades locales.

Otra estrategia se centra en el desarrollo y promoción de nuevas variedades de semillas transgénicas "adaptadas al clima" con características de resistencia a la sequía y las enfermedades.[17]​ Los investigadores también han notado la importancia del liderazgo estatal para abordar el cambio climático, por ejemplo, capacitando y preparando a los agricultores para la adaptación climática. Sin embargo, la implementación de cualquier estrategia de adaptación o mitigación deberá tener en cuenta la complejidad de los sistemas humanos-naturales acoplados, las desigualdades de riqueza y poder, y las diferentes escalas en las que están ocurriendo los procesos de cambio climático.[34]

Impactos sobre el maíz y el café[editar]

El maíz y el café son cultivos particularmente importantes para el sistema agrícola mexicano. Se espera que el impacto sobre ambos sea severo.

Maíz[editar]

Plantación de maíz

El maíz es de vital importancia para la agricultura mexicana, ya que ocupa la mayor superficie cultivada del país.[22]​ Es un componente crítico de las dietas y la ingesta nutricional de las poblaciones urbanas y rurales. Un gran número de pequeños agricultores en México dependen del maíz de secano para su sustento, lo que hace que estos agricultores sean particularmente vulnerables a los flujos de temperatura y precipitación del cambio climático. Se espera que los rendimientos de maíz de México disminuyan de 1555 a 1440 kg / ha para 2055.[35]​ Se estima que para finales de 2055 ocurrirá un descenso absoluto de 883.200 t. en la producción anual de maíz. El maíz está estrechamente ligado a la identidad mexicana, por lo que cualquier disminución en la productividad y diversidad del maíz también tendrá importantes consecuencias socioculturales y políticas. [32][17]

México (Mesoamérica en general) es el centro de origen del maíz. México solamente tiene registradas 59 variedades locales de maíz y miles de variedades de maíz adaptadas regionalmente. [36]​ La diversidad del maíz en México sigue siendo mantenida y gestionada por pequeños agricultores que participan en redes tradicionales de intercambio de semillas. Las variedades locales de maíz en México se conservan in situ por los agricultores que continúan cultivándolas en sus campos. Las semillas de maíz comerciales se plantan en menos de una cuarta parte de los 8 millones de hectáreas de tierra cultivable de México.[17]​ La mayoría de los agricultores en México usan, guardan e intercambian semillas de variedades locales tradicionales de maíz junto con cultivares comerciales “criollos” (híbridos o polinizados), que generalmente se plantan en campos pequeños (de menos de 5 ha) de secano.

Se estima que el 18 por ciento del cultivo de maíz en México se lleva a cabo en las tierras altas, y los climas agrícolas del maíz en las regiones montañosas son los que corren mayor riesgo por el cambio climático.[22]​ Muchos científicos están preocupados por los efectos del cambio climático en la diversidad genética del maíz y los impactos negativos que tendrá la pérdida continua de germoplasma de maíz, no solo en la agricultura mexicana, sino en todo el mundo, ya que el maíz es el cultivo más cultivado en el mundo.[36]​ Bellon y col. (2011) discuten la necesidad de fortalecer y ampliar las redes tradicionales de semillas en México para apoyar a los agricultores y la integridad genética del maíz a la luz del cambio climático; por lo tanto, ampliar los rangos geográficos de las redes de semillas para vincular a los agricultores en las tierras altas, por ejemplo, con agricultores en entornos de altitud media.

Estrategias de adaptación para el maíz[editar]
Maíz en el campo.

Debido a un proceso continuo de selección mediada por los agricultores y su composición genética diversa, las variedades locales de maíz en México tienen la capacidad de adaptarse y evolucionar a las condiciones ambientales cambiantes; aunque será difícil predecir exactamente cómo cambiarán o hasta qué punto podrán adaptarse, especialmente al aumento de las temperaturas.[22][17]La biotecnología, y el desarrollo y la promoción de los transgénicos del maíz en particular, se está promoviendo como una estrategia crítica de adaptación al clima, no solo en México sino en todo el mundo. Si bien los transgénicos de maíz tolerantes al estrés podrían traer importantes beneficios a México, existen una serie de preocupaciones asociadas con ellos. En particular, se han planteado preocupaciones sobre la menor productividad de las variedades mejoradas en comparación con las variedades locales en muchas partes de México;[37]​ la larga falta de aceptación de las variedades transgénicas por parte de los agricultores mexicanos; y que la promoción de transgénicos amenaza la diversidad de las razas locales.[38]​ El mejoramiento participativo de maíz, es decir, la inclusión de los agricultores en el proceso de mejoramiento formal, puede tener un potencial considerable para la adaptación al cambio climático en México.

Café[editar]

Café producido en México.

Los eventos climáticos variables y extremos como las sequías, las inundaciones y el calor excesivo tendrán, y ya están teniendo, impactos importantes tanto en la calidad como en la producción general del café en México.[20]​ En México y América Central en general, unos 8,5 millones de personas dependen de la producción de café para su sustento.[15]​ En 2012, las temperaturas superiores a la media y las lluvias a gran altitud provocaron un brote de roya del café, que afectó aproximadamente al 50 por ciento de la cosecha de café en Centroamérica. Esto resultó en $ 500 millones en daños a los cultivos de la región y provocó que muchas personas en la región perdieran sus medios de vida. Estudios regionales en México han proyectado que el cultivo de café podría ser inviable para fines de la década. Las respuestas deberán producirse tanto en el ámbito social y ecológico como en múltiples escalas. Las estrategias clave incluyen la diversificación de cultivos y la implementación de sistemas de producción de café más resilientes. La educación de los agricultores, el acceso a la información, la salud y los factores de equidad también juegan un papel importante en las respuestas de adaptación. Sin embargo, también hay factores globales y de gran escala en juego, como los mercados comerciales internacionales, que a menudo son volátiles, que escapan al control de los agricultores. Un puñado de empresas cafeteras, ONG y agencias han iniciado programas de capacitación y educación para que los agricultores mexicanos respondan mejor al cambio climático.

Estrategias de adaptación para el café[editar]

Las estrategias de adaptación climática recomendadas para la producción de café en México incluyen:[39]

  1. promover prácticas agrícolas que aumenten la biodiversidad, como la agrosilvicultura, que brinda protección contra eventos climáticos extremos y permite la diversificación de productos;
  2. diversificar los ingresos de los agricultores para mitigar los riesgos del clima y el mercado volatilidad; y
  3. mercados habilitadores que apoyan prácticas sostenibles de cultivo de café, entre otros.

El café cultivado bajo sombra (típicamente con Coffea arabica en México) provee servicios ecosistémicos críticos: polinización e hidrológicos, hábitat de vida silvestre y control de plagas y erosión. Se ha estimado que entre el 60 y el 70% de la producción de café en México se cultiva bajo la sombra de una diversidad de especies de árboles.[40]​ Sin embargo, existe la preocupación de que las condiciones de cultivo más cálidas y los patrones de lluvia irregulares causen una disminución en la calidad del café y, por lo tanto, en la rentabilidad, lo que empujará a los agricultores a abandonar por completo el cultivo de este tipo de café.

Gran parte de la producción de café de México (café arábica) se cultiva bajo la sombra de una diversidad de especies de árboles. Existe la preocupación de que el cambio climático conduzca a una disminución de la calidad del café, lo que podría hacer que los agricultores abandonen las prácticas agroforestales favorables a la biodiversidad.

Cambios ecológicos[editar]

Cambios en la distribución del bosque nuboso como resultado del cambio climático[editar]

Imagen que muestra la distribución global del bosque nuboso.

Los bosques nubosos de montaña, especialmente en Michoacán, actúan como corredores ecológicos.[41]​ Estos bosques están muy sujetos a perturbaciones humanas como la minería y la deforestación. Esto es importante porque la distribución de estos bosques es un factor integral de la conectividad del paisaje. A medida que la distribución de estos bosques cambia debido a los efectos del clima, la conectividad del paisaje también se ve afectada. Los investigadores llevaron a cabo una evaluación de esta propiedad de conectividad de los bosques nubosos montañosos de Michoacán con el fin de determinar qué áreas se beneficiarían mejor de mayores esfuerzos de conservación.

Impactos en los animales[editar]

Mariposas[editar]

Las temperaturas más cálidas y el cambio de uso de la tierra están contribuyendo al movimiento de distribuciones de mariposas por la cordillera de la Sierra de Juárez en Oaxaca, México.[42]​ En 2016, se realizó una investigación para determinar qué especies de mariposas se movían hacia arriba o hacia abajo de la cordillera. Los investigadores determinaron que más especies se movían hacia arriba que hacia abajo. Los investigadores también concluyeron que, como resultado de los cambios de distribución, hubo una mayor abundancia de especies de mariposas generalistas en las tierras bajas.

Murciélagos Mexicanos[editar]

Murciélagos de cola libre mexicanos: como resultado del cambio climático, la distribución de murciélagos en México está cambiando debido a la disminución de la idoneidad del hábitat.

Se espera que las distribuciones y rangos de murciélagos en México cambien como resultado de cambios en el clima y un mayor cambio en el uso de la tierra.[43]​ Como especie indicadora, los murciélagos pueden proporcionar a los investigadores información útil con respecto al grado y alcance de las respuestas de las especies relacionadas con el clima. Los investigadores analizaron registros anteriores de ocurrencia de murciélagos en México y utilizaron los datos derivados para proyectar cómo las especies de murciélagos pueden responder al cambio de uso de la tierra y los efectos climáticos. Los resultados mostraron que se espera que la idoneidad del hábitat para más de la mitad de las 130 especies de murciélagos disminuya bajo las tendencias climáticas actuales. Los resultados también revelaron que el cambio de uso de la tierra tuvo un efecto menor en la idoneidad del hábitat para los murciélagos que el cambio climático.

Pequeños mamíferos en ecosistemas tropicales[editar]

Fotografía de un bosque seco dentro de la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala.

Una cantidad significativa de mamíferos es endémica de México, y una gran cantidad de esas especies son pequeños mamíferos.[44]​ Se sabe que muchos de estos pequeños mamíferos habitan en áreas tropicales de México, sin embargo, son estos ecosistemas tropicales secos los que están altamente sujetos a los efectos del cambio de uso de la tierra y el cambio climático, lo que hace que los pequeños mamíferos sean particularmente vulnerables. Los investigadores establecieron un estudio de 19 años de poblaciones de pequeños mamíferos en la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala ubicada en Jalisco, México. Este sitio fue elegido por los investigadores debido a la ocurrencia de una cantidad significativa de disturbios antropogénicos en el área circundante. Los investigadores concluyeron que la diversidad funcional en esta área fue menor de lo esperado y, por lo tanto, se deben fomentar mayores esfuerzos de conservación en la región.

Aves[editar]

A fin de determinar cómo se deben implementar los esfuerzos de conservación para proteger mejor a las comunidades de aves reproductoras, Aaron D. Flesch realizó un estudio.[45]​ Este estudio de comunidades de aves reproductoras en México encontró que las especies tenían una tendencia más alta en altitud y hacia los polos. Para recopilar sus datos, Flesch utilizó técnicas que habían sido utilizadas por investigadores anteriores y realizó un estudio de observación para determinar los valores de la biodiversidad. A partir de los datos recopilados y los datos climáticos históricos, Flesch descubrió que algunas especies de las tierras bajas se movían hacia el norte y otras hacia el este a altitudes más altas.

La biodiversidad[editar]

México contiene una porción significativa de la biodiversidad mundial, por lo que es esencial que los "puntos calientes de biodiversidad" presentes dentro de sus fronteras estén debidamente protegidos de los efectos del cambio climático.[46]​ Una gran cantidad de tierra en México ya está designada como área protegida, por lo que estas áreas de conservación constituyen refugios para varias especies amenazadas. Los investigadores están investigando cómo los ecosistemas protegidos en México se verán afectados por el cambio climático y en qué medida. Su investigación concluyó que se espera que las 40 áreas protegidas estudiadas enfrenten temperaturas más cálidas, mientras que 30 enfrentarán una disminución de las precipitaciones. Los investigadores sugieren que su estudio se utilice para determinar cuál de las áreas protegidas en México se beneficiaría más de mayores esfuerzos de conservación.

Ver también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Godoy, Emilio (14 Dec 2017). «Climate Change Threatens Mexican Agriculture - Mexico». ReliefWeb (en inglés). Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  2. «Climate Change and Migration in Mexico: A Report Launch». Wilson Center (en inglés). 15 de febrero de 2013. Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  3. Wirtz, Nic (16 de octubre de 2017). «Climate change and migration in Mexico: Fifth in our series». Global Americans (en inglés estadounidense). Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  4. «How Is Climate Change Affecting Mexico?». Climate Reality (en inglés). February 15, 2018. Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  5. Grillo, Ioan (6 de junio de 2015). «Climate change is making Mexico City unbreathable». Salon (en inglés). Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  6. «BBC News — Mexico's president enacts climate change legislation». Bbc.co.uk. June 6, 2012. Consultado el July 12, 2013. 
  7. «In A First For Developing World, Mexico Enacts Climate Change Law». International Business Times. June 6, 2012. Consultado el July 12, 2013. 
  8. McDiarmid, Marg-o. «U.S., Mexico to source 50% of electricity from clean energy by 2025». CBC News. Consultado el September 8, 2016. 
  9. Jordan, Chuck (21 de diciembre de 2016). «Mexico, a global climate change leader». TheHill (en inglés). Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  10. «Championing Adaptation in Mexico: Protecting Communities from the Impacts of Climate Change». World Bank (en inglés). July 25, 2018. Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  11. «Mexico». Climate Action Tracker. Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  12. Marquez, Martha (December 30, 2011). «Climate Change and Mexico». Climate Emergency Institute. Consultado el 28 de septiembre de 2019. 
  13. SEMARNAT-INECC (November 2016). «Mexico's Climate Change Mid-Century Strategy». Ministry of Environment and Natural Resources and National Institute of Ecology and Climate Change. Consultado el 29 de septiembre de 2019. 
  14. Colorado‐Ruiz, Gabriela; Cavazos, Tereza; Salinas, José Antonio; Grau, Pamela De; Ayala, Rosario (2018). «Climate change projections from Coupled Model Intercomparison Project phase 5 multi-model weighted ensembles for Mexico, the North American monsoon, and the mid-summer drought region». International Journal of Climatology (en inglés) 38 (15): 5699-5716. Bibcode:2018IJCli..38.5699C. ISSN 1097-0088. doi:10.1002/joc.5773. 
  15. a b A Brewing Storm: The climate change risks to coffee. September 2016. The Climate Institute.
  16. «UNDP Climate Change Country Profiles | Research Projects | Climate Systems and Policy | Research | School of Geography and the Environment | University of Oxford». www.geog.ox.ac.uk. Consultado el 12 de marzo de 2020. 
  17. a b c d e f g h Mercer, K.; Perales, H.; Wainwright, J (2012). «Climate change and the transgenic adaptation strategy: Smallholder livelihoods, climate justice, and maize landraces in Mexico». Global Environmental Change 22 (2): 495-504. doi:10.1016/j.gloenvcha.2012.01.003. 
  18. SEMARNAT (2009). «México, cuarta comunicación nacional ante la convención marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático». 
  19. Karmalkar, A.; Bradley, R.; Diaz, H. (2011). «Climate change in Central America and Mexico: regional climate model validation and climate change projections.». Climate Dynamics 37 (3–4): 605-629. Bibcode:2011ClDy...37..605K. doi:10.1007/s00382-011-1099-9. 
  20. a b c Estrada, C.G.; Conde, C.; Eakin, H.; Villers, L. (2006). «Potential Impacts of Climate Change on Agriculture: A Case of Study of Coffee Production in Veracruz, Mexico». Climatic Change 79 (3–4): 259-288. Bibcode:2006ClCh...79..259G. doi:10.1007/s10584-006-9066-x.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre «:3» está definido varias veces con contenidos diferentes
  21. «IPCC — Intergovernmental Panel on Climate Change». Consultado el 21 de febrero de 2020. 
  22. a b c d e f Bellon, M.; Hodson, D.; Hellon, J. (2011). «Assessing the vulnerability of traditional maize seed systems in Mexico to climate change». PNAS 108 (33): 13432-7. Bibcode:2011PNAS..10813432B. PMC 3158171. PMID 21825131. doi:10.1073/pnas.1103373108. 
  23. «Redrawing the Map: How the World's Climate Zones Are Shifting». Yale E360 (en inglés estadounidense). Consultado el 21 de febrero de 2020. 
  24. «Proposed Framework on the Role of Local Institutions in Adaptation to Climate Change». 2010. 
  25. Lobell, D.; Gourdji, S. (2012). «The Influence of Climate Change on Global Crop Productivity. Plant Physiology». Plant Physiology 160 (4): 1686-1697. PMC 3510102. PMID 23054565. doi:10.1104/pp.112.208298. 
  26. Altieri, M.; Nicholls, C.; Henao, A.; Lana, M. (2015). «Agroecology and the design of climate change-resilient farming systems.». Agronomy and Sustainable Development 35 (3): 869-890. doi:10.1007/s13593-015-0285-2. 
  27. a b Liverman, D.; O'Brian, K. (1991). «Global Warming and Climate Change in Mexico». Global Environmental Change 1 (5): 351-364. doi:10.1016/0959-3780(91)90002-B. 
  28. Guarin, Jose Rafael; Emberson, Lisa; Simpson, David; Hernandez-Ochoa, Ixchel M.; Rowland, Diane; Asseng, Senthold (15 de julio de 2019). «Impacts of tropospheric ozone and climate change on Mexico wheat production». Climatic Change 155 (2): 157-174. Bibcode:2019ClCh..155..157G. doi:10.1007/s10584-019-02451-4. 
  29. «Impacts of Extreme Heat Stress and Increased Soil Temperature on Plant Growth and Development». CropWatch (en inglés). 21 de junio de 2016. Consultado el 12 de octubre de 2019. 
  30. «Mayan village in Mexico impacted by climate change». San Diego Union-Tribune (en inglés estadounidense). 5 de diciembre de 2010. Consultado el 12 de octubre de 2019. 
  31. a b «Events - Farm Workers in Mexico's Export Agriculture Conference Report | Migration Dialogue». migration.ucdavis.edu. Consultado el 21 de febrero de 2020. 
  32. a b Via Campesina (2009). «Small scale sustainable farmers are cooling down the Earth». 
  33. Feng, S.; Krueger, A.; Oppenheimer, M. (2010). «Linkages among climate change, crop yields and Mexico–US cross-border migration». PNAS 107 (32): 14257-62. Bibcode:2010PNAS..10714257F. PMC 2922556. PMID 20660749. doi:10.1073/pnas.1002632107. 
  34. Eakin, H.; Lerner, A.; Murinho, F. (2010). «Adaptive capacity in evolving peri-urban spaces: responses to flood risk in the Upper Lerma River Valley, Mexico». Global Environmental Change 20: 14-22. doi:10.1016/j.gloenvcha.2009.08.005. 
  35. Jones and Thornton (2003). «The potential impacts of climate change on maize production in Africa and Latin America in 2055». Global Environmental Change 13: 51-59. doi:10.1016/S0959-3780(02)00090-0. 
  36. a b «Maize: From Mexico to the world». CIMMYT (en inglés estadounidense). Consultado el 21 de febrero de 2020. 
  37. Munoz, A. (2005). «Centli-Maíz, Prehistoria e Historia, Diversidad, Potencial, Origen Genético y Geográfico». Colegio de Postgraduados, Montecillo, Texcoco, México. 
  38. Ceccarelli, S. (2012). «Landraces: Importance and Use in Breeding and Environmentally Friendly Agronomic Systems». En Maxted, N.; Ehsan Dulloo, M.; Ford-Lloyd, B. V., eds. Agrobiodiversity Conservation: Securing the Diversity of Wild Crop Relatives and Landraces. Wallingford, UK: CABI. pp. 103-117. ISBN 9781845938512. doi:10.1079/9781845938512.0103. 
  39. Schroth, G.; Laderach, P.; Dempewolf, J.; Philpott, S.; Haggar, J.; Eakin, H.; Castillejos, T.; Moreno, J. et al. (2009). «Towards a climate change adaptation strategy for coffee communities and ecosystems in the Sierra Madre de Chiapas, Mexico». Mitig Adapt Strateg Glob Change 14 (7): 605-625. doi:10.1007/s11027-009-9186-5. 
  40. Moguel, P.; Toledo, VM (1999). «Biodiversity conservation in traditional coffee systems in Mexico». Conservation Biology 12: 1-11. 
  41. Correa Ayram, Camilo A.; Mendoza, Manuel E.; Etter, Andrés; Pérez Salicrup, Diego R. (July 2017). «Potential Distribution of Mountain Cloud Forest in Michoacán, Mexico: Prioritization for Conservation in the Context of Landscape Connectivity». Environmental Management (en inglés) 60 (1): 86-103. ISSN 0364-152X. PMID 28421267. doi:10.1007/s00267-017-0871-y. 
  42. Molina-Martínez, Arcángel; León-Cortés, Jorge L.; Regan, Helen M.; Lewis, Owen T.; Navarrete, Darío; Caballero, Ubaldo; Luis-Martínez, Armando (November 2016). «Changes in butterfly distributions and species assemblages on a Neotropical mountain range in response to global warming and anthropogenic land use». En Mac Nally, Ralph, ed. Diversity and Distributions (en inglés) 22 (11): 1085-1098. doi:10.1111/ddi.12473. 
  43. Zamora-Gutierrez, Veronica; Pearson, Richard G.; Green, Rhys E.; Jones, Kate E. (March 2018). «Forecasting the combined effects of climate and land use change on Mexican bats». En Brotons, Lluís, ed. Diversity and Distributions (en inglés) 24 (3): 363-374. doi:10.1111/ddi.12686. 
  44. Mason-Romo, Edgard David; Farías, Ariel A.; Ceballos, Gerardo (11 de diciembre de 2017). «Two decades of climate driving the dynamics of functional and taxonomic diversity of a tropical small mammal community in western Mexico». En Yue, Bi-Song, ed. PLOS ONE (en inglés) 12 (12): e0189104. Bibcode:2017PLoSO..1289104M. ISSN 1932-6203. PMC 5724848. PMID 29228017. doi:10.1371/journal.pone.0189104. 
  45. Flesch, Aaron D. (April 2019). «Patterns and drivers of long‐term changes in breeding bird communities in a global biodiversity hotspot in Mexico». Diversity and Distributions (en inglés) 25 (4): 499-513. ISSN 1366-9516. doi:10.1111/ddi.12862. 
  46. Esperon-Rodriguez, Manuel; Beaumont, Linda J.; Lenoir, Jonathan; Baumgartner, John B.; McGowan, Jennifer; Correa-Metrio, Alexander; Camac, James S. (December 2019). «Climate change threatens the most biodiverse regions of Mexico». Biological Conservation (en inglés) 240: 108215. doi:10.1016/j.biocon.2019.108215. 

Enlaces externos[editar]