Calzada romana del valle del Besaya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Coordenadas: 43°6′3.65″N 4°4′36.04″O / 43.1010139, -4.0766778

Calzada romana que unía Legio VII Gemina (León) con Portus Blendium (Suances) —en la costa cantábrica— a su paso por el Valle del Besaya.

La calzada romana del valle del Besaya o calzada de los Blendios[1]​ (Cantabria, España) pertenece a la Via Legione VII Gemina Ad Portum Bledium, cuyo itinerario aparece en la placa I del Itinerario de Barro. Conectaba los núcleos de población de Pisoraca (Herrera de Pisuerga, Palencia) y Portus Blendium (Suances, Cantabria), tratándose de la principal arteria de comunicación entre la Meseta y la costa cantábrica. Se inicia a unos 500 metros del despoblado de Somaconcha (Pesquera) y próximo a un paraje denominado Peña del Cuervo, discurre en dirección norte hasta Mediaconcha (Molledo) y prosigue a modo de calle principal por este núcleo de población, continúa por dirección norte hasta un lugar llamado «Inglero», se continúa por la pista que une Somaconcha con Pie de Concha, prosigue el descenso hasta el citado pueblo, en el que se pierde la calzada al llegar a una pequeña plaza.

Esta calzada discurre por un área montañosa, cubierta por formaciones boscosas autóctonas (robledales, castaños, hayedos). La anchura de la calzada oscila entre los 3 y los 4,10 metros, siendo esta medida la más común, la base de la calzada la forman piedras de formas irregulares de tamaños muy diversos, siendo especialmente llamativas algunas losas de dimensiones considerables.

Dudas sobre su origen romano[editar]

Aunque no hay dudas de que el actual trazado de la calzada pudo corresponderse con el trazado romano, la mayoría de especialistas dudan hoy en día de que los restos entre Pesquera y Bárcena de Pie de Concha se traten verdaderamente de restos de época romana. Según los expertos la calzada no poseen las características constructivas propias de las vías diseñadas por los romanos —el trazado es tortuoso y no tiene la anchura adecuada para la circulación de carros, además de tener un desnivel excesivo y carece del drenaje propio de las construcciones romanas—, por lo que, sin negar que su construcción se remonte a la época romana, no pueden considerarse una obra paradigmática de la sabiduría constructiva propia de aquella cultura.[2]

El transporte de mercancías en época romana se realizaba fundamentalmente en carros. Sin embargo esta vía no parece adaptada a ese tipo de transporte por los desniveles y tipo de piedras. Parece que se construyó para ser destinado al transporte mediante animales de carga, pero en ningún caso de carros, lo que nos lleva a pensar que la via actual no es de época romana.

En el año 2003 se dataron unos restos de cerámica hallados bajo el empedrado situándolos en el siglo XVIII, lo que indica que en ese siglo se construyó o reparó en ese punto, aunque se sigue sin poder datar de una forma fidedigna su construcción.

La palabra «concha» significa camino.[3]​ Pie de Concha está al pie del camino, Mediaconcha, a medio camino y Somaconcha, arriba del camino. A menos que se hubiera producido un cambio de nombre reciente, cosa poco probable, el nombre de Pie de Concha confirma la existencia de esa concha o camino el día que recibió su actual nombre, no sabemos cuándo, pero con total seguridad antes del siglo XVIII.[4]​ Sin duda es un tipo de calzada más propia para unir pequeños núcleos de población que para formar parte de una vía de largo recorrido diseñada con amplias miras.

Referencias[editar]

  1. www.cantabriajoven.com - rutas de gran recorrido (Última consulta: 23-agosto-2010).
  2. Isaac Moreno Gallo (2006). «Vías Romanas. Ingeniería y técnica constructiva.». Archivado desde el original el 5 de octubre de 2010. Consultado el 3 de agosto de 2007. 
  3. Alberto González Rodríguez. Diccionario Etimológico de la Toponimia Mayor de Cantabria. 
  4. Alberto Ansola (2006). Las venas del territorio cántabro. Investigaciones Geográficas, Nº 40. 

Enlaces externos[editar]