Caduceo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caduceo.

El caduceo (del griego κηρύκειοv pronunciado "kerykeion", del que deriva a su vez el latín caduceum)[1] es un símbolo del comercio, también utilizado en las instituciones dedicadas a las ciencias económicas. Originalmente hacía referencia a una vara de olivo adornada con guirnaldas, pero en su forma clásica es una vara rodeada de dos serpientes enroscadas y ascendentes, usualmente coronada con un par de alas.

Mitología[editar]

Hermes vestido con una clámide y un pétaso y portando un caduceo.
Hermes Ingenui, copia romana de un original griego del siglo V a. C., museo Pío-Clementino, Ciudad del Vaticano.
El Parnaso, obra de Andrea Mantegna. Hermes o Mercurio aparece representado en la parte derecha de la pintura, con el caduceo adornado con alas y con dos serpientes.

En la mitología griega, el caduceo fue regalado por Apolo a Hermes, quien le regaló a su vez la flauta de Pan, también llamada siringa. Según el himno homérico a Hermes y la Biblioteca mitológica del Pseudo-Apolodoro, parece que deben distinguirse dos báculos, que luego fueron unidos en uno: primero, la vara de heraldo ordinaria[2] y segundo, la vara mágica, como las que otras divinidades también poseían.[3] Los lazos blancos con los que la vara de heraldo estaba originalmente adornada habrían sido cambiados por artistas posteriores por las dos serpientes,[4] aunque los propios antiguos las justificaban bien como vestigio de alguna característica del dios, bien considerándolas representaciones simbólicas de la prudencia, la vida y la salud. En épocas posteriores, el caduceo fue adornado también con un par de alas, expresando la rapidez con la que el mensajero de los dioses se movía de un lugar a otro.

A veces se confunde el caduceo con la vara de Esculapio, usada como símbolo de la medicina. También tiene cierta similitud el caduceo con la copa de Higía, uno de los símbolos más conocidos de la profesión farmacéutica.

Iconografía[editar]

El caduceo no se ha representado siempre del mismo modo sino que ha tenido diversas variaciones. En algunas pinturas de cerámica del periodo clásico aparece como un bastón muy alargado y posteriormente se representó como una vara más corta y se adornó con alas y con dos serpientes enroscadas. Estas serpientes se relacionan con un mito en el que Hermes vio luchar a dos serpientes y las separó pacíficamente con el caduceo. Por ello se convirtieron en un símbolo de la imparcialidad de los heraldos.[5]

Simbología[editar]

El caduceo suele ser presentado como símbolo del comercio. De hecho, es utilizado como emblema en diversas instituciones dedicadas al estudio y enseñanza de las ciencias económicas, por ejemplo la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de El Salvador, los Institutos Superiores de Comercio de Chile. Es utilizado también en los logotipos de la Liga de Defensa Comercial (Lideco) del Colegio de Contadores, Economistas y Administradores de Uruguay, de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini de Buenos Aires y de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA) del IPN en México y la Cámara de Comercio de Guayaquil en Ecuador.[6]

Un caduceo cruzado con una pluma es además el símbolo de los comisarios navales, oficiales encargados de la administración de los barcos.

En el Ejército Argentino es el emblema de la Especialidad de Intendencia, de la misma manera que en la Fuerza Aérea de dicho país, donde el caduceo simboliza la especialidad de oficiales y suboficiales contables.

En algunos países el caduceo es usado como símbolo de la medicina, error que deriva de la similitud con la vara de Esculapio, el símbolo que representa a la medicina, el cual solo consta de una vara y una serpiente enrollada en ella.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Lajo Pérez, Rosina (1990). Léxico de arte. Madrid - España: Akal. p. 38. ISBN 978-84-460-0924-5. 
  2. Homero, Ilíada vii.277, xviii.505.
  3. Luciano de Samósata, Diálogos de los dioses vii.5; Virgilio, Eneida iv.242.
  4. Escolio sobre Timeo i.53; Macrobio, Saturnalia i.19; Higino, Astronomía poética ii.7; Servio, Sobre la Eneida iv.242, viii.138.
  5. María Amparo Arroyo de la Fuente, Iconografía de Hermes en el arte clásico (2009), p.11, ISBN 978-84-9822-975-2.
  6. Cámara de Comercio de Guayaquil. Consultado el 07/09/2015.

Enlaces externos[editar]