Cabo (náutica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cabos en un barco

En una embarcación, se llama cabo a cualquiera de las cuerdas que se emplean a bordo y que, según su grueso, consta de dos, tres o cuatro cordones. El cabo se diferencia de la beta con la que indistintamente se equivoca en que su aplicación es más general pues ésta solo la tiene con respecto a los cabos de labor.

Antiguamente, significaba en general, el extremo de la cuerda, a lo que hoy en día se llama chicote.

Tipos de cabos[editar]

Según el número de cordones de que constan los cabos, mena o diámetro y modo de estar colchados reciben diversos nombres:

  • Cabo negro o alquitranado y cabo blanco: el que está o no dado de alquitrán.
  • Cabo contrahecho: el que se hace con filástica viejas.
  • Cabo estufado o enjugado: el que ha pasado por estufa para que pierda la humedad.
  • Cabo pasado al derecho o al revés: el que en su laboreo lleva la dirección de proa hacia popa o inversamente.
  • Cabo firme o muerto: el que sirve para sujeción de palos y masteleros como son los obenques, estáis, brandales, etc.
  • Cabos de labor: los que están en juego para el manejo de todo el aparejo.
  • Cabos imbornaleros del plan de la bodega: antiguamente, los que se pasaban por los imbornales del plan, para aclararlos o limpiarlos de la arena y broza que pudiera entorpecer el paso del agua a la caja de bombas.
  • Cabos de revés: las escotas de barlovento y las amuras, bolinas y boliches de sotavento que quedan ociosos en las posiciones de bolina o a un largo.
  • Cabo embestido: el que está enredado con otro.
  • Cabo estirado: el que por haber servido el tiempo suficiente, ha perdido la rigidez de su colcha, está flexible y no toma coca, codillo o vueltas cuando se aduja.

Expresiones relacionadas[editar]

  • Aguantar un cabo: como verbo activo, cobrar del que debe hacer fuerza y está flojo o halar del que forma pandeo o seno hasta quitárselo y dejarlo en línea recta. Como neutro es, en un caso, tener la resistencia suficiente para sufrir el esfuerzo que actúa en él y en otro, es detenerse o no correr en la maniobra que se está ejecutando, ya por estar mordido, atochado o enredado con algún otro objeto ya por hallarse inadvertidamente amarrado en el extremo opuesto a aquél por donde se opera.
  • Aclarar, safar cabos: desembarazar y poner en sus respectivos lugares los cabos que sirven para maniobrar.
  • Dar cabo: echar una cuerda para que se agarre un hombre que haya caído al agua o el proel de algún bote que viene atracando o se ampara del buque cuando hay mar y viento.

Referencias[editar]