CCAF Los Andes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caja Los Andes
Tipo Caja de Compensación de Asignación Familiar
Fundación 1953
Sede Alonso de Ovalle 1404, Santiago, Chile
Lema Si te cambia la cara, es por que está cambiando tu vida
Sitio web www.cajalosandes.cl
[editar datos en Wikidata]

Caja Los Andes es una Caja de Compensación de Asignación Familiar o por su abreviatura CCAF, fundada por la Cámara Chilena de la Construcción, agrupación del gremio de la construcción privada en Chile. Es una Corporación de Derecho Privado, sin fines de lucro. Su rol social está directamente ligado con la administración de prestaciones de seguridad social y el mejoramiento de la calidad de vida de sus afiliados. Desde el punto de vista externo se encuentra sometida al control del Ministerio de Justicia, la Contraloría General de la República y la Superintendencia de Seguridad Social, como órgano contralor fundamental conforme a su naturaleza jurídica y giro previsional.[1]​ Como emisor de valores de oferta pública está bajo el control de la Superintendencia de Valores y Seguros, a las que se le entrega continuamente antecedentes para la información de los inversionistas (obtención de fondos mediante la colocación de bonos).

Historia[editar]

El momento político y social que vivía Europa a mediados del siglo XIX, impulsó a algunas personas de la época a tomar conciencia del “bienestar de los trabajadores”. Esta nueva ideología los movilizó para encontrar la mejor manera de brindar a los obreros un salario justo, que les permitiera mantener a sus familias en forma apropiada.

Estos pensamientos tomaron fuerza, especialmente, tras darse a conocer la encíclica Rerum Novarum (1891), en la cual el Papa León XII abordó temas tales como la justicia social y el mejoramiento de las condiciones laborales de los obreros. En dicha carta, el sumo pontífice planteaba que se le debía asegurar al trabajador un salario que le diera la posibilidad de llevar una vida digna. Asimismo, promovió la creación de asociaciones sindicales, las cuales permitieron que se organizaran e hicieran valer sus derechos.

Esta visión de la protección a la clase asalariada llegaría hasta nuestro país a mediados de los años 50, cuando un grupo de empresarios del área de la construcción observaron la necesidad de los trabajadores de agruparse en un gremio que les brindara representatividad frente a la comunidad y a las autoridades de la época.

Es así como en julio de 1953 se promulgó el DFL Nº245, que constituyó legalmente el beneficio de la asignación familiar y que autorizó el funcionamiento de las Cajas de Compensación en Chile.

Ese mismo año nace Caja Los Andes, fundada por Raúl Valdivieso Delaunay, Luis Neut Latour y Sergio Silva Bascuñan, inversionistas y luego primeros directores de esta organización. Ellos, sin saberlo, iniciaron un cambio cultural que motivó a que las empresas del país se enfocaran en sus empleados.

Ya han pasado cerca de seis décadas desde que se fundara Caja Los Andes y, desde sus orígenes hasta la fecha, siempre se ha preocupado por contribuir al desarrollo de la seguridad social en Chile, como una entidad pionera en la gestión de bienestar, en sintonía con los tiempos modernos y los cambios sociales, políticos y económicos.

Actualmente, Caja Los Andes es la CCAF más grande de la industria, con cerca del 50% de participación en el mercado. Gracias a su gestión, se ha convertido en un aliado estratégico de las empresas públicas y privadas, entregando beneficios sociales a los afiliados activos y pensionados, generando un impacto positivo en su bienestar y calidad de vida.


El momento político y social que vivía Europa a mediados del siglo XIX, impulsó a algunas personas de la época a tomar conciencia del “bienestar de los trabajadores”. Esta nueva ideología los movilizó para encontrar la mejor manera de brindar a los obreros un salario justo, que les permitiera mantener a sus familias en forma apropiada. Estos pensamientos tomaron fuerza, especialmente, tras darse a conocer la encíclica Rerum Novarum (1891), en la cual el Papa León XII abordó temas tales como la justicia social y el mejoramiento de las condiciones laborales de los obreros. En dicha carta, el sumo pontífice planteaba que se le debía asegurar al trabajador un salario que le diera la posibilidad de llevar una vida digna. Asimismo, promovió la creación de asociaciones sindicales, las cuales permitieron que se organizaran e hicieran valer sus derechos.[2]

Esta visión de la protección a la clase asalariada llegaría hasta nuestro país a mediados de los años 50, cuando un grupo de empresarios del área de la construcción observaron la necesidad de los trabajadores de agruparse en un gremio que les brindara representatividad frente a la comunidad y a las autoridades de la época.

En julio de 1953 se promulgó el DFL Nº245, que constituyó legalmente el beneficio de la asignación familiar y que autorizó el funcionamiento de las Cajas de Compensación en Chile.[3]

Ese mismo año nace Caja Los Andes, fundada por Raúl Valdivieso Delaunay, Luis Neut Latour y Sergio Silva Bascuñan, vinculados a la Cámara Chilena de la Construcción (C.Ch.C.), quienes luego fueron los primeros directores de esta organización. Ellos, sin saberlo, iniciaron un cambio cultural que motivó a que las empresas del país se enfocaran en sus empleados.

Es parte del sistema de Seguridad social de Chile.

Misión[editar]

La Misión de la Caja de Compensación de Asignación Familiar de Los Andes, es contribuir al pleno desarrollo de los trabajadores y pensionados afiliados, y de sus respectivos grupos familiares, proporcionando soluciones y beneficios sociales, que mejoren su bienestar y calidad de vida.

Visión[editar]

La Visión es ser líderes en la generación de bienestar social, mejorando la calidad de vida de las personas.

Principios[editar]

  • Todo el accionar de la Caja, y de sus colaboradores, debe inspirarse en los principios éticos de quienes fueron sus fundadores. Estos son:
  • Libertad y Dignidad de las personas. El hombre está dotado de libre albedrío y dominio de sus actos. Su dignidad se origina en que por sí mismo, y no por otros, se dirige hacia el bien.
  • Respeto a la verdad. El accionar de los colaboradores debe guiarse siempre por la honradez y la coherencia entre lo que se dice y hace, en un marco de discreción y respeto por las personas y los procesos.
  • Orientación al Bien Común: Toda acción de la Caja está dirigida a incrementar el bienestar colectivo de nuestra sociedad. Propender al desarrollo de la seguridad social del país es el ideario que guía el accionar de esta organización.

Valores[editar]

Forman parte de nuestros valores:

  • Transparencia: Todas las decisiones y actos de quienes trabajamos en Caja Los Andes, deben regirse por este valor, relacionándonos con honestidad y claridad hacia todo el entorno que nos rodea: nuestros afiliados, equipos de trabajo, proveedores, autoridades y la comunidad en general.
  • Orientación al cliente: Nuestros afiliados son el centro de nuestro trabajo. Todo lo que hacemos debe estar enfocado a entender y resolver sus necesidades.
  • Innovación: Promovemos el pensar creativo, que busque nuevas y mejores relaciones y procesos, que agreguen valor a la organización y a nuestros afiliados.
  • Compromiso: Reconocemos a las personas que se hacen responsables de sus actos y decisiones, y se ocupan proactivamente de asumir sus desafíos, involucrándose con el trabajo del equipo.
  • Excelencia: Valoramos el trabajo bien hecho y la búsqueda permanente de la mejora continua. Buscamos crear un ambiente que posibilite el desarrollo de los colaboradores y reconozca a los mejores.

Aporte social[editar]

Actualmente, Caja Los Andes es la CCAF más grande de la industria en Chile, con cerca del 52% de participación (Nro. Total de afiliados, considerando dependientes, independientes y pensionados) en el mercado a Junio 2013, de acuerdo a la información proporcionada por la Asociación Gremial de Cajas de Compensación.[4]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]