Bruno de Colonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
San Bruno de Colonia
Girolamo Marchesi - Saint Bruno - Walters 37423.jpg
San Bruno de Colonia por Girolamo Marchesi
Sacerdote y Fundador de los cartujos
Nombre Bruno
Nacimiento 1030
Colonia,Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germánico
Fallecimiento 6 de octubre de 1101 (71 años)
Calabria, Bandera de Reino de Sicilia Reino de Sicilia
Venerado en Iglesia católica
Orden religiosa Orden de los Cartujos Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 6 de octubre
Patronazgo De las Vocaciones Sacerdotales, de los que buscan a Dios en el Silencio y de Flag of Slovenia.svg Eslovenia

Bruno (c. 1030 - 6 de octubre de 1101) fue un sacerdote alemán, fundador de la orden religiosa contemplativa de los Cartujos.

Biografía[editar]

San Bruno de Colonia nació cerca del año 1030 en la ciudad alemana de Colonia, perteneciente entonces al Sacro Imperio Romano Germánico. Siendo todavía muy joven, San Bruno dejó su ciudad natal para dirigirse a la ciudad francesa de Reims. Ahí hizo los estudios del trivio, quatrivio y teología, destacándose como un excelente alumno.

Se destacó especialmente en los estudios sobre la Sagrada Escritura. Siendo todavía muy joven, con cerca de 26 años, pasa a ser el director de la Escuela de la catedral de Reims, entonces la más prestigiosa de toda Francia.

En Reims se encontraban estudiantes provenientes de toda Europa que venían atraídos por la fama y por la calidad de las enseñanzas impartidas en Reims.

Además, San Bruno era canónigo de la catedral de Reims y el Arzobispo de Reims le había nombrado Canciller-Secretario de la Archidiócesis de Reims.

Pero, teniendo por delante un futuro tan brillante y siendo incluso apuntado por el legado pontificio en Francia como persona totalmente idónea para ocupar la sede arquiepiscopal de Reims, entonces la más importante de toda Francia, Bruno siente en su corazón y en su alma la llamada del Señor a una vida totalmente consagrada a Dios, a su gloria, a su alabanza.

Entonces, se decide a abandonar Reims y a buscar un local totalmente solitario donde pueda llevar una vida monástica. Bruno cambia las glorias de este mundo perecedero por la gloria eterna del Dios Vivo y Verdadero.

Se encaminó hacia Molesmes, donde San Roberto de Molesmes, el futuro fundador del Císter en 1098, vivía con otros monjes una vida monástica en comunidad (vida cenobítica). Pero, San Bruno, que se sentía fuertemente atraído a una vida radicalmente solitaria, una vida eremítica, se decide a abandonar este primero intento de llevar una vida monástica y opta por dirigirse más hacia el Sur, hacia Grenoble, en el Delfinado, junto a los Alpes, donde se siente atraído por la fama de santidad del muy joven Obispo de Grenoble, San Hugo de Grenoble.

San Hugo de Grenoble, a quien los cartujos consideran como con-fundador de su Orden, recibe paternalmente a San Bruno y a sus seis compañeros, que serán los primeros siete monjes cartujos, simbolizados en el escudo de la Orden por siete estrellas, los escucha y los conduce a un lugar extremadamente solitario en su diócesis, las montañas de Chartreuse. Ahí, San Bruno y sus seis primeros compañeros inician una forma de vida eremítica que con el tiempo se desarrollaría para formar la Sagrada Orden Eremítica de la Cartuja. El nombre de Cartuja deriva del nombre del lugar (Chartreuse, en francés; Cartusia, en latín).

La entrada de San Bruno en el desierto de Chartreuse se da en torno a la solemnidad de San Juan Bautista del Año del Señor de 1084, es decir, en torno al 24 de junio de 1084. San Bruno tiene entonces cerca de 53 años.

En ese lugar, San Bruno irá creando progresivamente un modo muy particular de vivir la vida monástica, que compagina una gran parte de vida eremítica con una vivencia en comunidad. Los cartujos se establecen como una familia monástica, como una comunión de solitarios para Dios. Cada monje vive solo en su celda, de donde sale sólo para las largas Vigilias nocturnas (Maitines y Laudes), para las Vísperas y algunos días para la celebración de la Santa Misa, por la mañana. La Santa Misa y estas Horas principales del Oficio Divino (el Opus Dei, la Obra de Dios, por excelencia) se celebran en la pequeña iglesia conventual de piedra, mientras las celdas, de madera, se disponen unas cerca de las otras y unidas entre sí y con los espacios comunes (iglesia, capítulo, refectorio) al modo de un pequeño claustro, que protegía a los monjes de las frecuentes nieves y que les permitía acudir a las reuniones conventuales. Cada celda, como aún sucede hoy día en las cartujas del mundo, poseía una pequeña estufa a leña que permitía a los cartujos defenderse de los rigores del frío, tan intenso en aquellos parajes.

Pero, en 1090, después de disfrutar santamente de la vida solitaria en Chartreuse, su antiguo alumno en Reims, el ahora Beato Papa Urbano II, lo llama a Roma para que le ayude en la prosecución de la Reforma Gregoriana, fuertemente impulsada por varios Papas anteriores, especialmente por su antecesor, el Papa San Gregorio VII, de quien toma el nombre de Reforma Gregoriana. Dando muestras de la más perfecta obediencia, San Bruno deja su amada Cartuja para dirigirse a la Curia Romana, sacrificando su vocación divina en arras de una perfecta obediencia al Vicario de Cristo.

Sin embargo, San Bruno no termina por adaptarse al ambiente curial y consigue que el Papa Urbano II confirme la existencia en él de una llamada divina, de una vocación a la vida monástica contemplativa vivida en total soledad. Así, al año de llegar a Roma, en 1091, Urbano II concede a San Bruno poder retirarse de nuevo para vivir una vida totalmente eremítica. Sin embargo, el Papa le pide que no se aparte de Italia. De este modo, en vez de volver a su amada cartuja, San Bruno se retira al sur de Italia, a la región de Calabria, donde fundará su segundo eremitorio, Santa María della Torre. Antes, una vez más, San Bruno había recusado aceptar el Arzobispado de Reggio Calabria, en Italia, que el mismo Sumo Pontífice le ofrecía.

Finalmente, San Bruno recupera su amada soledad. Ahí vive, durante sus diez últimos años de vida en la tierra hasta que en el domingo, dies Domini, su amado Señor lo llamó para entrar definitivamente en la Casa del Padre, en la gloria del Cielo: es el 6 de octubre (día de su fiesta litúrgica) del año del Señor de 1101.

San Bruno nos dejó dos preciosas Cartas: una escrita a su amigo, Raúl Le Verd, Canónigo de Reims y luego Arzobispo de Reims, y otra a sus hijos espirituales de Chartreuse, la primera cartuja por él fundada. Además, se conserva el texto de su profesión de fe, pronunciada poco antes de su muerte, en presencia de sus hermanos de la cartuja de Santa María della Torre, y se le atribuyen también un libro de Comentarios a las Cartas de San Pablo y otro de Comentarios a los Salmos.

San Bruno fue beatificado por medio de "un oráculo de viva voz", a petición de los cartujos, por el Papa León X, en 1514, y en 1623 el Papa Gregorio XV extendió su culto litúrgico a la entera Iglesia universal, lo cual corresponde a la canonización.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía:

R. P. André Ravier, S.I., San Bruno, primer cartujo.

Un Cartujo, Maestro Bruno Padre de Monjes, BAC (Madrid, 1980)

Un Cartujo, San Bruno, biografía y carisma, BAC (Madrid, 2001)