Bothrops insularis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Bothrops insularis
Bothrops insularis.jpg
Un ejemplar de la especie en el Instituto Butantan, São Paulo (Brasil).
Estado de conservación
En peligro crítico (CR)
En peligro crítico (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Viperidae
Subfamilia: Crotalinae
Género: Bothrops
Especie: Bothrops insularis
(Amaral, 1922)
Sinonimia
  • Lachesis insularis Amaral, 1922
  • Bothrops insularis Amaral, 1929
  • Bothropoides insularis Fenwick, Gutberlet, Evans & Parkinson, 2009

Bothrops insularis es una especie de serpiente de la familia Viperidae endémica de la pequeña isla de Queimada Grande, frente al estado de Sao Paulo, Brasil.[2]​ Es de color beige-amarillento y su cabeza es triangular, lo que es característico del género Bothrops.

Descripción[editar]

Puede llegar a crecer hasta 70 cm de largo, presenta un color marrón amarillento pálido con un patrón de manchas a lo largo del cuerpo que pueden ser triangulares o cuadrangulares. En cautiverio, este color amarillento a menudo se vuelve mucho más oscuro, este puede ser el resultado de la mala circulación causada por la termorregulación ineficaz.[3]B. insularis también tiene una cola más larga que su pariente más cercano, B. yarara, que es más probable una adaptación para ayudar a maniobrar a la serpiente a través de los árboles.

Veneno[editar]

Debido a la aislada zona en la que vive, no ha habido ningún informe oficial de un ser humano que haya sido mordido por B. insularis. Pero el género Bothrops, es el que causa más accidentes ofídicos en América. Los síntomas por el envenenamiento de Bothrops incluyen: dolor local, náuseas y vomito, ampollas de sangre, moretones , sangre en el vómito y la orina, sangrado intestinal, insuficiencia renal, hemorragia en el cerebro y necrosis grave del tejido muscular, etc.[4]​ Los análisis químicos del veneno de B. insularis sugieren que es cinco veces más potente que el de B. jararaca y que es el que actúa más rápido entre las especies del género.[3]

Distribución geográfica y hábitat[editar]

Es endémica de la isla Queimada Grande, esta isla contiene solo 43 hectáreas,[1]​ que tienen diferentes hábitats como: bosques, claros y arbustos, etc. La temperatura de la isla es suave, no pasa de 18 grados centígrados, aunque por el amplio terreno rocoso, no es muy accesible para los seres humanos. Estas serpientes prefieren los árboles para cazar a sus presas, o también en la hojarasca y entre las grietas de las rocas donde digiere a sus presas tranquilamente. Pero su hábitat sigue disminuyendo, debido a la constante eliminación de la vegetación.

Alimentación[editar]

Se alimentan principalmente de aves, y pequeños lagartos, e incluso pueden recurrir al canibalismo. Las crías recién nacidas y los juveniles se alimentan de invertebrados.[5]

Conservación[editar]

Esta especie se encuentra en peligro crítico de extinción, debido a que en la isla el espacio es pequeño, solo puede ofrecer una pequeña población; lo que hace a la especie sensible a cualquier otro problema. Su principal amenaza es la pérdida de hábitat debido a los incendios provocados, entre otros motivos por parte la Marina de Brasil con el fin de construir un faro en la isla.[1][3]

Comportamiento[editar]

B. insularis puede ser arbórea y terrestre, a pesar que no tiene una verdadera cola prensil, se encuentran en los árboles para cazar a sus presas, ya que su dieta esta compuesta principalmente por aves.[6]​ A diferencia de otras serpientes que muerden a su presa, la dejan ir y luego la siguen, esta serpiente mantiene a su presa aferrada a su boca después del envenenamiento.[6]​ Durante el periodo reproductivo, que es entre agosto y septiembre, se aparean tanto en los árboles como en el suelo;[3]​ una hembra de B. insularis tiene de media 6,5 crías.[7]

Referencias[editar]

  1. a b c Marques, O. A. V., Martins, M. & Sazima, I. (2004). «Bothrops insularis». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2020 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 22 de abril de 2016. 
  2. Uetz, P. & Jirí Hošek (ed.). «Bothrops insularis». Reptile Database (en inglés). Reptarium. Consultado el 22 de abril de 2016. 
  3. a b c d Duarte, M. R., Puorto, G., Franco, F. L. (1995). «A biological survey of the pitviper Bothrops insularis Amaral (Serpentes: Viperidae): an endemic and threatened offshore island snake of Southeastern Brazil». Studies on Neotropical Fauna and Environment 30: 1-13. doi:10.1080/01650529509360936. 
  4. Rodrigues-Simioni, L., Zamunèr, S. R., Cogo, J. C., Borja-Oliveira, C. R., Prado-Franceschi, J., Cruz-Höfling, M. Ad., Corrado, A. P. (2004). «Pharmacological evidence for a presynaptic action of venoms from Bothrops insularis (jararaca ilhoa) and Bothrops neuwiedi (jararaca pintada)». Toxicon 43 (6): 633-638. PMID 15109884. doi:10.1016/j.toxicon.2003.10.027. 
  5. Daltry, J. C., Wüster, W., Thorpe, R. S. (8 de febrero de 1996). «Diet and snake venom evolution». Nature 379 (6565): 537-540. PMID 8596631. doi:10.1038/379537a0. 
  6. a b Wüster, W., Duarte, M. R., Graca Salomao, M. (2005). «Morphological correlates of incipient arboreality and ornithophagy in island pitvipers, and the phylogenetic position of Bothrops insularis». Journal of Zoology 266: 1-10. doi:10.1017/S0952836904006247. 
  7. Zelanis, A., Souza Ventura, J de., Chudzinski-Tavassi, A, M., Fàtima Domingues Furtado, M de. (2007). «Variability in expression of Bothrops insularis snake venom proteases: An ontogenetic approach». Comparative Biochemistry and Physiology Part C: Toxicology & Pharmacology 145 (4): 601-609. doi:10.1016/j.cbpc.2007.02.009. 

Enlaces externos[editar]