Bota (recipiente)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bota de vino»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Típica bota de vino en cuero.

Una bota es un recipiente o vasija de piel utilizado para contener cualquier clase de líquido, típico, de España. Su uso más tradicional es como recipiente de vino.

Los modelos originales tienen forma de gota o lágrima, bien rectos o con la boca curvada, y están realizados en piel de cabra) cosida a mano y recubiertos interiormente de pez, siendo los brocales de asta de toro torneada. Con la evolución de las botas han aparecido modelos de diversas (a veces incluso extravagantes) formas; en lo que respecta a los materiales, es frecuente la sustitución del impermeabilizante interior de pez por latex mediante el uso de un recipiente interior preformado de este material; así mismo, el exterior se confecciona actualmente con otros cueros más baratos o con materiales sintéticos y los brocales son fabricados con materiales plásticos de diversas calidades como baquelita y otros plásticos con calidad alimentaria.

Utilización de la bota[editar]

Al igual que los odres o corambres se emplea principalmente para guardar y mantener fresco el vino, preferiblemente seco. A diferencia de éstos, las botas son más pequeñas, por lo que se transportan con mayor facilidad y de ellas se bebe directamente. Las botas se pueden utilizar para transportar y beber cualquier bebida: vinos, licores, referescos azucarados con o sin gas, agua, etc.

Actualmente su uso ha decaído bastante, pero se considera un referente tradicional de determinadas zonas campestres y actividades como las corridas de toros.

Torero bebiendo de una bota.

Conservación[editar]

Una bota en uso no requiere mayor conservación que el lavado periódico, normalmente cada vez que se rellena. Si una bota se va a dejar sin usar durante un tiempo prolongado es recomendable lavarla con agua y dejarla en posición horizontal, a medio inflar, con una copita de coñac.

No obstante pueden surgir algunos problemas normales e inherentes a las características de esta particular vasija, que no afectan a la calidad de la bota y que son de fácil solución.

En las botas de pez, cuando se deja la bota vertical durante mucho tiempo, la pez tiende a bajar. Para solucionar este problema basta refundir la pez y repartirla nuevamente por el interior de la bota. Para ello:

  1. Se necesita vaciar la bota de cualquier líquido y lavarla con agua.
  2. Se debe luego calentar la bota poniéndola al sol o calefacción.
  3. Una vez que la bota está bastante caliente, se debe presionar con los dedos la pez interior repartiéndola por toda la bota.
  4. Luego de ello se procede a inflar de nuevo la bota con cuidado, sin forzarla, y se deja enfriar quedando lista para su uso.

Enlaces externos[editar]