Bonifacio de Saboya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bonifacio de Saboya
BNMsFr2829Fol18Henry3LandsAquit.jpg
Información personal
Nacimiento 1207 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sainte-Hélène-du-Lac (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 18 de julio de 1270jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Château de Sainte-Hélène-sur-Isère (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura abadía de Hautecombe Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Orden religiosa Orden de los Cartujos Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Tomás I de Saboya Ver y modificar los datos en Wikidata
Margarita de Ginebra Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Presbítero católico Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Información religiosa
Canonización beato Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 4 de julio Ver y modificar los datos en Wikidata
Venerado en Iglesia católica
Escudo
Arms of the House of Savoy.svg

Bonifacio de Saboya (121718 de julio de 1270) fue Prior de Nantua, Obispo de Belley y Arzobispo de Canterbury.

Bonifacio y su hermano mayor, el conde Amadeo IV de Saboya eran hijos de Tomás I de Saboya, conde de Saboya y Margarita de Ginebra. No debe ser confundido con Bonifacio, Conde de Saboya, el hijo de Amadeo IV.

Bonifacio era Prior de Nantua (1232-1253). Entonces se hizo obispo de Belley (1232-1243) en Borgoña y, en 1241, con la influencia de su sobrina, la reina Leonor de Provenza, esposa de Enrique III de Inglaterra, lo nombraron para encargarse de Canterbury. Bonifacio, sin embargo, no fue a Inglaterra hasta 1244 y formó parte, en el año siguiente (1245), del Concilio de Lyon I. Allí, fue consagrado por Inocencio IV pero fue solamente en 1249 cuando volvió a Inglaterra y fue entronizado en Canterbury.

Bonifacio demostró poca preocupación por los deberes espirituales de su oficio. Sus exigencias y su comportamiento dominante, combinados con el hecho de que era un extranjero, ofendieron mucho a los ingleses. Uno de sus méritos fue su tentativa de liberar a la Archiepiscopal de sus deudas y eso.

Durante la Segunda Guerra de los Barones, Bonifacio al principio estaba a favor de la causa de los obispos ingleses contra las exigencias del Papa y del rey, pero poco a poco estuvo cada vez más próximo al rey. En 1262, se retiró a Francia, en donde unió con el legado papal en la excomulgación a los barones. Con el triunfo del Rey en 1265, volvió a Inglaterra.

Bonifacio fue llamado por el papa Urbano IV para reparar los edificios en Lambeth o construir los nuevos y la actual capilla inglesa del palacio es parte del trabajo que él entonces emprendió. Murió en 1270, durante una visita a su tierra natal.

Es considerado beato en la Iglesia católica, con una fiesta el 13 de marzo.