Bombardeo de Almería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bombardeo de Almería
Guerra Civil Española
Admiral Scheer in Gibraltar.jpg
El Admiral Scheer fondeado en Gibraltar, principal buque de guerra implicado en el bombardeo de la ciudad.
Fecha 31 de mayo de 1937
Lugar Almería, (España)
Coordenadas 36°50′00″N 2°27′00″O / 36.8333, -2.45Coordenadas: 36°50′00″N 2°27′00″O / 36.8333, -2.45
Resultado Graves daños en la ciudad.
Beligerantes
Flag of Spain (1931 - 1939).svg República Española Bandera de Alemania Alemania nazi
Comandantes
- Bandera de Alemania Adolf Hitler[1]
Fuerzas en combate
- Kriegsmarine
• 1 Acorazado de Bolsillo[2]
• 4 Destructores
Bajas
19 muertos[2]
55 heridos
35 edificios destruidos
-
[editar datos en Wikidata]

El Bombardeo de Almería fue una acción militar ocurrida el 31 de mayo de 1937, durante la Guerra Civil Española, efectuado en respuesta por un bombardeo gubernamental del Acorazado de bolsillo Deutschland, ocurrido éste dos días antes en el antepuerto de Ibiza. Hitler dio órdenes de bombardear la ciudad andaluza como venganza por dicha acción.

Antecedentes: El Incidente del Deutschland[editar]

El gobierno de la República había notificado a Italia y Alemania que el puerto de Palma de Mallorca no estaba abierto para visitas de buques extranjeros que pudiesen emplearlo para descargar material de guerra. El 24 de mayo de 1937 el buque italiano "Barletta", amarrado en Palma de Mallorca, fue atacado por aviones republicanos, sufriendo 6 bajas. El 26 el patrullero alemán Albatross también fue atacado.[3]​ Los alemanes protestaron por este ataque y amenazaron con represalias si se repetían ataques similares.[4]

El 29 de mayo de 1937, una escuadrilla de bombarderos republicanos Tupolev SB-2 (Katiuskas) despegan para perseguir una flotilla de la armada rebelde que estaba operando en el Mediterráneo, entre los que se encontraba el crucero Canarias. Poco después volvieron dos aviones y la tripulación rusa de uno de ellos dijo que habían bombardeado al Canarias. Al parecer las tripulaciones vieron al buque fondeado cerca de Ibiza y disparándoles con su artillería antiaérea. El primer avión lanzó sus bombas, que fallaron; El segundo dio una primera pasada y en una segunda lanzó sus bombas, una de las cuales impactó cerca de la chimenea y la otra cerca de la proa. Pero el buque que recibió los impactos no era el crucero Canarias, sino el crucero alemán Deutschland. El buque sufrió graves daños materiales y hubo 31 muertos y 74 heridos; Las bombas fueron lanzadas por el avión cuyo observador era G. Livinski, pilotado según otras fuentes por Nikolai Ostryakov.[3][5]

A pesar de la larga polémica en torno a este ataque, el buque alemán incumplía la normativa del Comité de No Intervención de permanecer a un mínimo de diez millas de la costa española y estaba presente en la zona de patrulla naval francesa.[6]

Bombardeo alemán[editar]

Al ser informado sobre el suceso y la muerte de tantos alemanes, Hitler montó en cólera y el ministro alemán de Asuntos Exteriores necesitó seis horas para tratar de calmarle.[7]​ Debido a la excitación, Hitler ordenó el bombardeo de Valencia (sede del gobierno) como contrapartida por este ataque; Tras ser aconsejado por sus asesores militares, decidió el bombardeo de Almería, al ser una ciudad sin defensas militares de importancia así como para evitar un gran eco internacional. Por otro lado, Almería se encontraba dentro de la zona de control marítimo alemán.[8]

En la madrugada del 31 de mayo, los alemanes se tomaron la venganza. El acorazado de bolsillo Admiral Scheer apareció junto a cuatro destructores alemanes: el Albatros, Leopard, Seeadler y Lluchs.[7]​ A las 7:29 de la mañana abrieron fuego contra las baterías de costa, las instalaciones portuarias y cualquier barco que se encontrase en el puerto. La escuadra alemana realizó en total unos 200 disparos, antes de retirarse ante la creciente actividad de las baterías costeras republicanas;[8]​ Finalmente, se saldó con 19 muertos, 55 heridos y 35 edificios destruidos.[7]​ Investigaciones más recientes sitúan el número de muertos en 31.[9]​ Al revés de los sucedido semanas antes en Guernica con los aviones de la Legion Cóndor, los buques alemanes en ningún momento ocultaron su nacionalidad, ni pretendieron actuar como apoyo subordinado al bando sublevado, sino como fuerza naval que ejecutaba órdenes directas del III Reich.

El bombardeo duró casi una hora y los 275 disparos que se efectuaron, 94 de ellos con cañones de 280 mílimetros, cayeron sobre la ciudad, sin que las baterías de costa pudieran hacer nada porque sus cañones no tenían alcance suficiente para llegar hasta donde se encontraba la flotilla alemana. Toda la ciudad de Almería se vio afectada y entre los edificios dañados se encontraban la catedral de Almería, la iglesia de San Sebastián, dos hoteles, un banco, el mercado, la escuela de artes, la estación de ferrocarril, el ayuntamiento y la sede de la Cruz Roja internacional.[9]

Reacciones ante el bombardeo[editar]

El consejo de ministros de la República se reunió en Valencia, donde Prieto (Ministro de Defensa Nacional) propuso que la República bombardeara a la flota alemana en el Mediterráneo.[10]​ Sin duda, aquello podía provocar una guerra mundial, reconoció, pero el riesgo valía la pena.[11]​ Negrín respondió, cautelosamente, que habría que consultar con el Presidente de la República, Azaña, consultando también los ministros comunistas con Moscú. En este sentido, los dirigentes soviéticos se mostraron totalmente contrarios a un conflicto con Alemania,[12]​ de la misma manera que se mostró Azaña: Hemos de evitar que el Deutschland se convierta en nuestro Maine....[13]

Al final se impuso la postura de Juan Negrín en contra de tornar la contienda española en germen de una guerra europea, sospechando que Gran Bretaña y Francia podrían inclusive mantener su política de apaciguamiento hacia Hitler hasta extremos de negar apoyo a la República Española. Los nacionalistas vascos y catalanes también se opusieron a la idea pues no deseaban una internacionalización del conflicto. El PCE también opinó en contra, en tanto la URSS no estaba dispuesta a entrar en guerra contra Alemania sólo por causa de España; el propio presidente Manuel Azaña rechazó el proyecto, temiendo que ocasionase sólo más muertes y destrucciones en suelo español.[14]

Las protestas del gobierno de la República por el bombardeo de Almería sólo se cursaron por vía diplomática. Pero eso "no cambió en nada la postura de las potencias democráticas: Francia e Inglaterra eran partidarias de la moderación para que el conflicto español no se extendiese. Dieron por zanjado el incidente".[9]

Aunque el ataque a Almería desencadenó numerosas condenas entre la opinión pública internacional, ninguna acción seria se tomó por parte de los gobiernos de las democracias occidentales (Gran Bretaña, Francia y EE.UU.). Gran Bretaña, a través de su embajador en Berlín (sir Neville Henderson), trató de apaciguar a los alemanes de que no hicieran el favor a los rojos de convertir la situación internacional española en una guerra mundial.[15]

Consecuencias[editar]

Vista del interior de las galerías de los refugios subterráneos de Almería.

Debido a la negativa de la mayoría del gobierno a responder el ataque alemán por las impredecibles consecuencias que ello acarreaba, el Incidente del Deutschland fue olvidado. Por otro lado, Alemania resolvió retirarse de las patrullas navales hasta que recibiera garantías contra la repetición de estos incidentes, como también haría Italia en su apoyo.[16]

Refugios subterráneos de Almería[editar]

Vista de los refugios antes de su restauración

Antes del bombardeo alemán la ciudad de Almería ya había sufrido algunos bombardeos, pero ninguno de tanta intensidad. Por ello, en 1937 fueron construidas para refugio de la población unas galerías subterráneas, diseñadas por el arquitecto Guillermo Langle.[17]​ Utilizando inusitadas técnicas de minería, Langle construyó cuatro kilómetros y medio de túneles que podían dar protección al 90% de una población de unos 45.000 habitantes. Lo infrecuente de la iniciativa y la eficacia y magnitud de la obra han hecho que se reconsidere la importancia cultural e histórica de estos refugios, que hoy día pueden visitarse en la capital almeriense.[18]

Bibliografía[editar]

  • Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). España en llamas. La guerra civil desde el aire. Madrid: Temas de Hoy. ISBN 84-8460-302-4. 
  • Thomas, Hugh (1976). Historia de la Guerra Civil Española. Barcelona: Círculo de Lectores. ISBN 84-226-0873-1. 

Referencias[editar]

  1. Considerando que la decisión de bombardear Almería fue tomada por él mismo, se le considera el comandante máximo por parte alemana.
  2. a b Hugh Thomas, p. 740
  3. a b Bombardeo del Deutschland (en inglés)
  4. La segunda República y la guerra: (tomo XVII) de Luis Suárez Fernández, Octavio Ruiz Manjón-Cabeza Pág 488. Disponible en Google Books
  5. una escuadrilla de bombarderos rápidos republicanos Tupolev SB-2, los llamados Katiuska, tripulados por pilotos soviéticos, partió de la base de Los Alcázares, en Murcia, y bombardeó un gran buque de guerra fondeado en las proximidades de Ibiza. Los aviadores afirmaron a su vuelta que creían estar atacando a uno de los mayores barcos de guerra franquista, el crucero Canarias. Sin embargo, se trataba de un acorazado de bolsillo alemán, el Deutschland. El barco resultó seriamente averiado por las bombas, y se registraron más de treinta muertos y setenta heridos entre sus tripulantes.



  6. Hugh Thomas, pág. 738
  7. a b c Hugh Thomas, pág. 740
  8. a b Andalucía Comunidad Cultural. «EL BOMBARDEO DE ALMERIA POR LOS ALEMANES». Consultado el 16 de noviembre de 2010. 
  9. a b c Solé i Sabaté, Josep María; Villarroya, Joan (2003). p. 96.  Falta el |título= (ayuda)
  10. Jorge Martínez Reverte: Guerra contra Hitler. Documentos inéditos prueban que el coronel Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor de la República, propuso al Gobierno de Negrín que provocara una guerra con la Alemania nazi, El País, 18/10/2008; avance de un libro que va a titularse El arte de matar, a publicar en el año 2009.
  11. Hugh Thomas, p.741
  12. Hugh Thomas, p. 741
  13. Manuel Azaña, Obras Completas, pp. 611-613
  14. Jorge Martínez Reverte: Guerra contra Hitler. Documentos inéditos prueban que el coronel Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor de la República, propuso al gobierno de Negrín que provocara una guerra con la Alemania nazi, El País, 18 de octubre de 2008; Avance de un libro que va a titularse El arte de matar, a publicar en el año 2009.
  15. Documents of German Foreign Policy 1918-1945, Tercer volumen de la Serie D, pág. 299
  16. Hugh Thomas, p. 740
  17. M. J. López Díaz (9 de enero de 2007). El País (periódico), ed. «Almería potencia sus refugios antiaéreos como reclamo turístico». Consultado el 24 de septiembre de 2009. 
  18. El bombardeo de Almería: el día que los nazis se cebaron con los andaluces