Blockbuster (artes audiovisuales)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Blockbuster (entretenimiento)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El primer blockbuster cinematográfico normalmente admitido como género cinematográfico es Jaws de Steven Spielberg.

Blockbuster es un término que se aplica a las películas, al teatro y a veces también a los videojuegos, que denota a ser popular o exitoso, normalmente con una producción que conlleva un gran presupuesto y que logran los mejores resultados en taquilla en un tiempo récord.

Blockbuster (en inglés, literalmente «que hace explotar el barril») era en un principio un término del argot teatral americano que calificaba una pieza que lograba un éxito importante. Un blockbuster sería pues una pieza que llevaría todos los otros teatros del vecindario a la quiebra. El término blockbuster ha sido sacado probablemente del vocabulario militar: blockbuster era el nombre de la bomba más poderosa utilizada por los ejércitos británico y estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. El término blockbuster es reutilizado en el cine para calificar las películas de alto presupuesto y de grandes ingresos, producciones excepcionales en el plano financiero, material y humano.

Origen del término[editar]

El origen del concepto, quizá se sitúe a mediados o finales de los años 70 y tuvo su época dorada en los 80. Las películas Tiburón (1975) y La guerra de las galaxias (1977) fueron los primeros ejemplos como películas. El director Steven Spielberg se hizo de oro en la década de los 80 produciendo films blockbuster como Gremlins (1984), Los Goonies (1985), Volver al futuro (1985), El secreto de la pirámide (1985) o El chip prodigioso (1987) y en los 90 Hombres de negro (1997) o La máscara del zorro.

Blockbuster en el cine[editar]

Historia[editar]

En los años 1950, el cine americano se vio envuelto en dificultades debido a que la televisión le gana terreno y la asistencia a las salas comenzaba a caer. Hollywood responde a este problema con espectáculos más increíbles, una estética más espectacular, utilizando las nuevas tecnologías de la época. Se reinventa el Technicolor (que nace en 1916), la estereofonía (a partir de 1958), los formatos gigantes Cinerama, la VistaVision, el Formato 70 mm, el SuperPanavision 70, el Dynarama, el Warnerscope o el Cinemascope. Estos nuevos formatos y procedimientos son fuertemente utilizados y desarrollados para hacer volver las multitudes en las salas. Ahora son pantallas anchas con efectos especiales, todo tipo de innovaciones técnicas que sirven a hacer vivir «psíquicamente» al espectador lo que pasa en la pantalla. Este modo de operar es muy eficaz. Las operaciones de marketing son cada vez mayores e inventivas. Esta penuria de espectadores da un empuje a la creatividad en el mundo del cine, sobre todo en cuanto a la comunicación en torno a las películas. Los carteles son más trabajados, se menciona en letras mayúsculas en qué formato se difunde. Esta rivalidad entre estudios de producción y televisión se ha perpetuado a lo largo de los años y la cultura del blockbuster ha desarrollado.

En el medio del cine, el término blockbuster se aplicaba en principio a películas con gran éxito en el box office (Quo vadis, Lo que el viento se llevó, Ben-Hur) y después se ha designado por extensión a una súper-producción de alto presupuesto que, por su distribución, sus efectos especiales o la campaña de publicidad que acompaña su estreno, atrae la atención de los medios de comunicación y del público, a pesar de que la película resulte ser un fracaso financiero .

The Godfather (El Padrino) de Francis Ford Coppola marca un giro en 1972 revolucionando la distribución de las películas

The Godfather de Francis Ford Coppola marca un giro en 1972 revolucionando la distribución de las películas. La Paramount Pictures propone a todos los exhibidores de todas las redes la precompra de su película y exhibirla al mismo tiempo o antes del estreno en Estados Unidos, escalonando en tres tiempos en tres redes de salas de cine diferentes, desde las grandes ciudades en el medio rural. Aparte del interés financiero de la gestión (los productores sólo tienen que esperar a que la película se retire del cartel para recaudar los ingresos), esta manera de hacer tiene por consecuencia reducir la duración de vida de la película y la influencia de los críticos de cine.[1]

El primer blockbuster cinematográfico normalmente admitido como género cinematográfico es Jaws de Steven Spielberg: estrenada en 1975 con la Universal Pictures que invierte decenas de millones de dólares en la promoción de películas a través de spots televisados,,[2]​ por lo que lanza:

«La era de las blockbusters»

que inaugura la era del marketing y de los productos derivados con el lanzamiento de Star Wars: Episode IV - A New Hope en 1977.[3]

Con el nombre del director o los actores presentes en el casting es suficiente a veces para calificar la película de blockbuster. Es una manera de indicar a qué escala se estima el coste del film.

En estos géneros de películas, la calidad del guion es relativamente poco elevada, de acuerdo con el principio del «text=high concept» inventado por el productor estadounidense Don Simpson, según el cual el éxito del blockbuster descansa sobre un pitch de una o dos frases o sobre una idea de base atractiva, pasando incluso por encima del guion o la elección del director.[4]​ Son películas populares que atraen a las multitudes por su reparto o el formato de difusión.

Su dirección presenta riesgos superiores, teniendo en cuenta la debilidad del contenido: algunos grandes estudios ya han quebrado por el fracaso de un blockbuster, otros se han salvado. Uno de los ejemplos de ello es la realización de Un americano en París por la MGM. La escena final costó un millón de dólares, una fortuna en la época, pero la película salvó el estudio de la quiebra. Por el contrario, el fracaso en el box-office de la película La isla de las cabezas cortadas supuso la quiebra del estudio Carolco Pictures. Los estudios de Hollywood produzcan la mayor parte de los blockbusters.

En este sentido, George Lucas y Steven Spielberg han predicho que el crash de varios de estos blockbusters a continuación provocará la caída de Hollywood, abriendo una era cinematográfica diferente: salas de cine menos numerosas, más grandes, entradas más caras (como un concierto o un espectáculo de Broadway) junto a un futuro más abierto a los VOD.[5]

En el cine, se llama blockbuster a la producción hecha para llevar a las salas a medio planeta. Se le puede llamar también cine pop corn (de palomitas) pero quizá este concepto abarque películas comerciales que no tengan un gran soporte presupuestario ni que se gasten millones en publicidad. Por eso el blockbuster suele ser una superproducción con alguna estrella en su reparto o grandes efectos especiales. También se aprovechará para sacar una fortuna con el merchandising, sacando todo tipo de productos para amasar una fortuna.

Códigos[editar]

En el transcurso del tiempo los códigos del género de los blockbusters de acción se han modificado para transformarse en "cine del caos". Esta evolución habría tenido lugar al final del siglo XX, con una multiplicación de los cortes y una desestructuración global de las escenas de acción.[6]

Películas Blockbusters en la historia[editar]

  1. Gone With the Wind
  2. Jaws
  3. Star Wars: Episode IV - A New Hope
  4. The Sound of Music
  5. The Ten Commandments
  6. E.T. The Extra-Terrestrial
  7. Titanic
  8. Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back
  9. Ben-Hur
  10. Indiana Jones and the Raiders of the Lost Ark
  11. Star Wars: Episode VI - Return of the Jedi
  12. Grease
  13. The Godfather
  14. The Sting
  15. Lawrence of Arabia
  16. American Graffiti
  17. My Fair Lady
  18. Mary Poppins
  19. Doctor Zhivago
  20. The Exorcist
  21. The Graduate
  22. Cleopatra
  23. Avatar
  24. Around the World in 80 Days
  25. The Greatest Show on Earth
  26. Forrest Gump
  27. Ghostbusters
  28. Back to the Future
  29. Jurassic Park
  30. Rocky
  31. Blazing Saddles
  32. National Lampoon's Animal House
  33. Butch Cassidy and the Sundance Kid
  34. The Bridge on the River Kwai
  35. Smokey and the Bandit
  36. Goldfinger
  37. Thunderball
  38. Terminator 2: Judgment Day
  39. Love Story
  40. The Towering Inferno
  41. Close Encounters of the Third Kind
  42. One Flew Over the Cuckoo's Nest
  43. Superman: The Movie
  44. Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith
  45. The Bells of St. Mary’s
  46. Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest
  47. Airport
  48. Star Wars: Episode I - The Phantom Menace
  49. The Dark Knight
  50. Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl
  51. Indiana Jones and the Temple of Doom
  52. Indiana Jones and the Last Crusade
  53. The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring
  54. Harry Potter and the Sorcerer’s Stone
  55. The Poseidon Adventure
  56. The Best Years of Our Lives
  57. Spider-Man
  58. Batman
  59. Men in Black
  60. El Señor de los Anillos: el retorno del Rey

Blockbuster en los videojuegos[editar]

En relación con los videojuegos, los blockbusters son la continuación o extensión de los videojuegos, por ejemplo Call of Duty: Modern Warfare 2 no es otro que la continuación de Call of Duty 4: Modern Warfare. Se considera que los blockbusters deben ser un éxito total y en consecuencia alcanzar un máximo de beneficios. Muchos jugadores están contra los blockbusters y encuentran esta estrategia, que es la de vender cuanto más mejor, no original y faltada de creatividad. Otros están muy impacientes de ver los blockbusters de los juegos en los que han pasado varias horas y quieren conocer la continuación de la historia.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Blockbuster. Philosophie et cinéma, avec la direction de Laura Odello, Les Prairies ordinaires, 2013.
  • Dictionnaire general du Cinéma. Du cinemascope à internet, André Roy, 2007, Fides éditions.
  • Le cinema hollywoodien, Pierre Berthomieu, Armand Colin, Paris, 2005
  • Les clés des plus grands succès cinematogràficas, Richard Michaels Stefanik, Dixit, Paris, 2003
  • La fin du siècle du Cinema dels Estats Units, Thibault Isabel, La Méduse, Lille, 2006
  • Le cinema des anys Reagan: un modèle hollywoodien, Fredéric Gimello-Mesplomb, Nouveau monde éditions, 2007 (préface de Michel Cieutat)
  • Histoire du cinema hollywoodien, Brigitte Gauthier, Hachette, 1995

Referencias[editar]

  1. Jean-Baptiste Thoret i Stéphane Bou, «Els blockbusters saben pensar? », emissió Durant les obres, el cinema resta obert a França Inter, 15 d'agost 2012
  2. Esta técnica ya había sido probada pero con dos películas modestas.
  3. Tom Shone, Blockbuster, Ed. Simon & Shuster UK., 2004, ps 27-40.
  4. Charles Fleming. Main Street Books, ed. «High Concept: Don Simpson and the Hollywood Cultures of Excess» (en inglés). ISBN 385486952 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  5. George Lucas & Steven Spielberg: Studios Will Implode; VOD Is the Future, Variety, 12 de juny 2013.
  6. Com els blockbusters han substituït els codis de l'acció pel caos, Rue89, 14 de juliol 2013.