Bicing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bicing
Bicing logo.svg
Estacio bicing bcn.jpg
Una de las estaciones "Bicing"
Lugar
Ubicación Barcelona, Flag of Spain.svg España
Descripción
Tipo Sistema de bicicletas compartidas
Inauguración 17 de marzo de 2007
Características técnicas
Estaciones 477
Propietario Escudo de Barcelona Ayuntamiento de Barcelona
Explotación
Estado Activo
Flota 6.000 bicicletas aprox.[1]
Operador Clear Channel y Ayuntamiento de Barcelona
Notas
Página web www.bicing.cat
[editar datos en Wikidata]

El Bicing es un servicio de alquiler de bicicletas públicas en la ciudad de Barcelona que se implantó en marzo de 2007, promovido por el Ayuntamiento y gestionado por la empresa Clear Channel, y utiliza un sistema de estaciones y bicicletas similar al de Estocolmo, Oslo o BiZi de Zaragoza.

Servicio y tarifas[editar]

Los usuarios pagan un abono anual (47 euros) y reciben una tarjeta. Con esta tarjeta pueden utilizar una de las 6000 bicicletas en cualquiera de las 464 estaciones repartidas por la ciudad y tienen hasta 30 minutos para hacer su itinerario y dejar la bicicleta en otra estación sin cargo extra. Después de los primeros 30 minutos, se cobra 51 céntimos de euro + iva por cada media hora adicional hasta un máximo de 2 horas, a partir de las que se penaliza al usuario con 3,05 euros/hora + iva. Si se sobrepasa las 24 horas desde el momento de retirada de la bicicleta se cargará en la tarjeta de crédito asociada a la cuenta Bicing una multa de 150 euros.

El servicio Bicing es de 24 horas de lunes a domingo, con la excepción de que de domingo a miércoles entre las 02:00 y las 05:00 y el jueves entre las 03:00 y las 05:00 sólo es posible devolver bicicletas.

Cabe destacar que entre cada estacionamiento de la bicicleta, el usuario deberá esperar 10 minutos para poder volver a usar el servicio (esta medida fue impuesta al Ayuntamiento de Barcelona por las empresas de alquiler de bicicletas --agrupadas bajo la marca Bicitours-- para evitar el uso lúdico de las bicis por parte de residentes y/o turistas, una vez el servicio ya llevaba tres meses en funcionamiento).

Bicicletas y estaciones[editar]

Bicicleta "Bicing".

Las bicicletas están numeradas y tienen un diseño característico para evitar robos. Son de color blanco y rojo, tienen tres marchas y luces delanteras y traseras que se encienden de forma automática, gracias a un sensor fotoeléctrico, por la noche. En el manillar, tienen una estructura metálica, que permite al usuario llevar un pequeño equipaje, sujetándolo con la ayuda de una goma elástica.

Estación "Bicing".

Hasta finales de julio de 2007 estaban inauguradas 96 estaciones en los distritos de Ciutat Vella, Ensanche y algunos puntos de los distritos de San Martín y Gracia, con 1.500 bicicletas. En mayo del 2008, se llegó a las 321 estaciones y más de 3.000 bicicletas y en junio del 2008, el servicio disponía de 384 estaciones y 6.000 bicicletas. Estas estaciones suelen estar cerca de paradas de metro o autobús, ya que uno de los objetivos del servicio es reducir el tiempo entre transbordos y trayectos cortos.

Debido al éxito que tiene el sistema, el Ayuntamiento planea seguir expandiendo el servicio a otros distritos. Está planificado extender el servicio de Bicing en los próximos dos años a toda la ciudad de Barcelona.[2] Además se está negociando la implantación en otros municipios como en San Adrián de Besós llegando a las 400 estaciones hacia el verano del 2008.

Usuarios[editar]

El sistema ha tenido una gran aceptación en la ciudad donde en menos de 3 meses desde su inicio más de 50.000 personas ya disponían de una tarjeta. A principios de julio de 2007 ya había aproximadamente 84.000 usuarios.[3] No obstante, el incremento exorbitante de usuarios se ha frenado, puesto que, a partir de julio de 2007 el precio anual pasó de 6€ a 24€. En febrero del 2008, se superó los 100.000 abonados y a finales de marzo, abriendo el Bicing a nuevos barrios de la ciudad, creció el número de usuarios según el ayuntamiento hasta los 125.000, que cuentan ya con 400 estaciones (agosto del 2008). En junio del 2008, los 151.479 usuarios disponían de 384 estaciones, con más de 6.000 bicicletas operativas. Dos años después de la entrada en servicio del Bicing, se han superado las expectativas iniciales: De proyectar unos 65.000 usuarios, el servicio tiene abonados a más de 190.000 personas, que disponen de más de 400 estaciones y 6.000 bicicletas.

La mayoría de los usuarios son de la provincia de Barcelona, de los que un 51% son hombres y un 49% mujeres. El distrito con un porcentaje más elevado de usuarios registrados es el Ensanche (26,48%). Un 30,6% son usuarios con nivel superior de estudios, un 22,3% nivel medio, un 21,2% son administrativos y el 16,5% son estudiantes. Las bicicletas se utilizan una media de 15 minutos por trayecto y sólo un 6,6% la utiliza más de 30 minutos.[4]

Críticas[editar]

Suele haber problemas con anclajes que no funcionan, bicicletas defectuosas (frenos, cadenas sueltas, neumáticos pinchados, marchas, etc.). Para evitar algunos de los problemas en los anclajes, muchos de ellos provocados por el vandalismo, el 2 de diciembre de 2009 se ha empezado a instalar una barra de protección que los refuerza; la primera estación modificada, ha sido la de “l’arc de Triomf”.

Se ha sabido que el monto de las multas por exceso de uso de bicicletas fuera del tiempo establecido se han debitado de la cuenta bancaria asociada al usuario (ver apartado de tarifas) sin avisos previos y, muchas veces, por errores de sistema que no registran correctamente la devolución de la bicicleta, este problema se ha de solucionar poniéndose en contacto con el servicio de Bicing.

En ocasiones la devolución de la bicicleta no es correcta y desemboca en un cargo en la tarjeta por sobrepasar los 30 minutos gratuitos, algunos achacan este problema al servicio.[5] Clear Channel se defendió de las críticas en agosto de 2008 argumentando que los usuarios "esperan demasiado del servicio".[6]

Otras ciudades[editar]

El éxito del Bicing ha convencido a políticos en otras partes de España y América para proponer un servicio parecido, por ejemplo Madrid,[7] Hospitalet de Llobregat[8] y Buenos Aires, donde es completamente gratuito.[9] [10]

Bogotá, es una ciudad que trata de implementar un servicio de sistema de transporte a través de Bicicletas gracias a la idea del concejal de la ciudad Carlos Orlando Ferreira Pinzón,[11] quien ya ha radicado un proyecto de acuerdo para permitir la implantación del sistema en la capital colombiana.[12]

Un servicio parecido existe en Gijón ya desde 2004[13] con la tecnología Cyclocity de JCDecaux. Y en Burgos BiciBur[14] desde 2006, el primero con estas características. En julio de 2007 se implantó también en la ciudad de Sevilla,[15] y en el 2008 en Zaragoza. También en otras ciudades del mundo,[16] cómo por ejemplo:


Existen más ciudades con el servicio de Bicicletas públicas en España[19]

Jornadas de la bicicleta pública[editar]

El IDAE, Instituto para la diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el Ayuntamiento de Barcelona y el Departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalidad de Cataluña, han acordado realizar unas jornadas dedicadas al estudio, demostración y resultados de la implantación del sistema de bicicletas públicas.[20]

Antecedentes[editar]

El origen de la iniciativa de proporcionar un servicio público de transporte basado en el uso de la bicicleta podemos encontrarlo en el ideario y acciones happening del Movimiento Provo holandés, que desarrolló distintas estrategias de provocación a la autoridad y de apropiación del espacio público y de la vida social. El primero de los llamados Planes Blancos fue el Witte fietsen plan, Plan Blanco de Bicicletas, que preveía la socialización de los principales medios de transporte de Ámsterdam. Por toda el área de la ciudad deberían colocarse bicicletas blancas a libre disposición, para que todo el mundo pudiera coger y dejar una bici en el lugar que le pareciera. Con este plan los provos querían eliminar los coches. Circulando en dirección contraria, deteniéndose en medio de la calzada o, simplemente, lanzando las bicis a la vía, los provos consiguieron colapsar completamente el tráfico de Ámsterdam. La policía cargó contra los asistentes a la Presentación de la Primera Bicicleta Blanca.

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]