Beherit

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un Beherit es un poderoso objeto ficticio en el popular manga de fantasía oscura Berserk de Kentaro Miura y su posterior adaptación parcial al Anime. La palabra 'Beherit' proviene directamente del dialecto Sirio y significa Satán. En el contexto de Berserk frecuentemente se le puede encontrar bajo el nombre de "Behelit", donde el intercambio entre r y l es un error de localización.

Descripción[editar]

Un Beherit es un pequeño objeto ovalado semejante a un huevo cubierto por facciones de un rostro humano puestas al azar sobre su superficie. Esto le da una apariencia perturbadora, y por esto durante el transcurso de la historia se menciona en múltiples ocasiones su semejanza con un ser viviente y la sensación de fatal eminencia que irradia. Curiosamente en algunos casos se observa como abre brevemente uno de sus ojos para observar a sus portadores, lo que deja en duda si está o no vivo, pese a que aparentan estar hechos de piedra. Casi en su totalidad los Beherit son de color marrón claro (aunque también los hay azules y verdes), signo de ser un Beherit menor. Hay una notable excepción a esta regla, y es el caso del Beherit Carmesí.

Naturaleza y Propósito[editar]

Se dice que el Beherit es la "llave al otro mundo". En realidad, un Beherit es un espíritu eminente que controla el destino de los humanos según la ley de la causalidad, sirviendo como enlace entre las profundidades del mundo espiritual y el plano físico del mundo presente. Dadas estas características, cada Beherit está destinado a tener un dueño predeterminado, y llega a él por medio de la manipulación de la causalidad para cumplir su propósito final. Este propósito es servir de llave para que los humanos en su momento de mayor desesperación y miseria puedan, mediante su infinito deseo de torcer la mano al destino, invocar y tener una audiencia con "La Mano de Dios", un grupo de demonios superiores de inmenso poder, los cuales ofrecen hacer realidad los más profundos sueños y deseos además de la liberación de la miseria del portador del Beherit a cambio del sacrificio de lo más preciado que tenga la persona.

A raíz de este sacrificio, los humanos pasan por una transformación demoníaca, obteniendo habilidades sobrehumanas, cuerpos gravemente alterados y longevidad posiblemente eterna, entre otras capacidades, convirtiéndose efectivamente en apóstoles de la Mano de Dios y con el único mandamiento de hacer lo que les plazca en la tierra.

Es irrelevante además, si un portador extravía su Beherit o nunca lo tuvo hasta el momento de usarlo. Dado que sus portadores están predeterminados por la causalidad y el destino, el Beherit siempre estará en la posesión de su dueño cuando así lo necesite. También al parecer, un Beherit no desaparece luego de una transformación, por lo que el nuevo Apóstol generalmente guarda el Beherit en algún lugar.

Beherit Carmesí[editar]

Existe un tipo único de Beherit llamado Beherit Carmesí, de color rojo, o también conocido como "Huevo del Rey" o "Simiente del Soberano", destinado específicamente para que su usuario ascienda como uno de los cinco miembros de la Mano de Dios, mediante una ceremonia llamada Eclipse u Ocultación, y siguiendo el esquema básico de requerir un sacrificio. Al igual que con los Apóstoles corrientes, el portador del Beherit está predeterminado desde antes de nacer por la ley de la causalidad, y es por ella que los acontecimientos tanto de su vida como de la historia armonizan para permitir y llevar a cabo la ocultación con éxito. Se sabe que dichos eclipses ocurren una vez cada 216 años, y con la ascensión de Griffith como el quinto integrante llamado Femto, la Mano de Dios está completa.

La Marca del Sacrificio[editar]

Aquellos sacrificados como pago por los favores de la Mano de Dios, o durante la ascensión de uno de ellos, son marcados con un símbolo que se asemeja a un número ocho rúnico, en forma de herida lacerante en la piel que nunca cicatriza y que sangra y provoca dolor a la persona marcada en la presencia de un demonio o semidios. Aunque teóricamente ningún marcado debería sobrevivir al ritual, los que desafortunadamente lo hacen deben vivir con la maldición de la marca por siempre y nunca encontrarán paz, pues la marca atrae espíritus y demonios como una luz en la oscuridad, los que hostigan e intentan reclamar al marcado sin descanso como uno de los suyos.

Beherits conocidos[editar]

Aunque se da por entendido que todos los apóstoles poseen un beherit, solamente algunos se han mostrado a lo largo de la serie y se ha explicado como fueron encontrados. Son lo siguientes:

-Beherit carmesí: Posiblemente el más importante de todos. Es un poco más pequeño que los demás, de color rojo intenso, y sirve para que su poseedor se transforme en un miembro de la Mano de Dios durante el eclipse que tiene lugar cada 216 años. Pertenece a Griffith (transformado después en Femto), quien lo obtuvo tras comprárselo a una adivina. Siempre lo llevaba a modo de colgante.

-Beherit de Guts: Un beherit de color verdoso. Originalmente pertenecía al conde, quien se lo compró a unos mercaderes que en una ocasión visitaron su castillo. Tras sacrificar a su esposa y transformarse en apóstol, el beherit fue robado por Vargas, quien por último se lo entregó a Guts, a quien pertenece actualmente. Aún no se ha revelado si Guts es capaz de usarlo o no. Puck suele jugar con él; incluso lo apoda "Bechi".

-Beherit de Rosine: Pertenecía a Rosine, una niña que se lo encontró entre las piedras de un río. Se marchó de casa con él para encontrar a los elfos, pero acabó utilizando para transformarse ella misma en una especie de elfo de gran tamaño, ofreciendo a sus padres en sacrificio. Tras ser derrotada por Guts, el beherit fue hallado por Skull Knight, quien se lo tragó para crear la espada de resonancia.

-Beherit del apóstol huevo: Encontrado por un marginado que malvivía en un profundo agujero bajo la torre de la condena. Encontró el beherit mientras excavaba dicho agujero, y lo utilizó cuando las gentes de la torre empezaron a usarlo para arrojar cadáveres, aún con él dentro. A cambio de que el mundo entero cambiase, su sacrificio fue "su propio mundo", es decir, toda la torre, sus habitantes y él mismo, lo cual le convierte en el primer apóstol que sacrificó su propia vida.

-Beherit del emperador Ganishka: Durante sus viajes en la guerra, el líder del imperio Kushan se encontró con un mago vagabundo llamado Daiba, el cual le regaló un beherit. Cuando años después regresó a su palacio, su propio hijo (al cual jamás había visto debido al tiempo que le ocupaba la guerra) atentó contra él. El emperador usó en ese momento el beherit entregado por Daiba, y se tranformó en apóstol ofreciendo a su hijo como sacrificio.

-Beherit del Barón Balzac: Este Beherit no es canónico ya que pertenece al videojuego Sword of the Berserk: Guts' Rage. Es de color azul, y primero perteneció a un niño pobre y huérfano llamado Niko, el cual lo usó ofreciendo a su perro como sacrificio. Después pasó a pertenecer al barón Balzac, quien al final del juego lo usa ofreciendo como sacrificio a su esposa. Esto hace que sea el único beherit que fue utilizado por dos personas diferentes.

Véase también[editar]