Bebé reborn

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El pequeño Philip

Un bebé reborn (bebé renacido) es una muñeca fabricada en vinilo o silicona con unas características tan realistas que llega a tener la apariencia de un bebé real.

Generalmente estos muñecos están fabricados por artesanos, predominantemente mujeres, y pueden alcanzar precios que oscilan entre varios cientos a varios miles de euros. El sector consumidor de bebés reborn, también con predominio femenino, los considera obras de arte; a menudo son piezas únicas que se venden a precios muy elevados. La adquisición de estos exclusivos bebés se suele llamar "adopción" en lugar de compra y en el proceso de transacción se entrega un certificado con la fecha de nacimiento y el nombre elegido por el cliente.[1]

A pesar de la polémica y las dudas sobre su eficacia, se han empezado a utilizar como apoyo terapéutico para personas con Alzheimer u otras patologías cognitivas,[2]​ estados depresivos, ansiedad o síndrome del nido vacío.[3]

Historia[editar]

La creación de bebés reborn surgió en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial cuando las madres, obligadas a pasar muchas horas en los refugios antiaéreos, dedicaban el tiempo perdido a crear y remodelar muñecas para sus hijas con los escasos materiales disponibles.[1]​ A principios de la década de 1990 el auge por estos muñecos se extendió hasta Estados Unidos, donde se empezaron a comercializar en plataformas online; canales virtuales como YouTube han ido surgiendo con miles de seguidores por todo el mundo que comparten su afición, compran o venden muñecos.[4]

Anualmente se celebran ferias internacionales, como la Dolls and Reborn International Show (DARIS), donde se reúnen decenas de expositores con las últimas creaciones de renombradas artistas[5]​ o, la considerada como la más importante de Europa, en Valencia, con talleres impartidos por reconocidas artistas internacionales y concursos en los que se premia el muñeco mejor pintado o el más bonito.[6]

Existen organizaciones de artistas, como la más antigua creada en 2005, The International Reborn Doll Artists (IRDA).[7]

Fabricación[editar]

Kit con cuerpo de tela
Kit con cuerpo de vinilo

La fabricación de un bebé reborn es lenta y laboriosa, ya sea a partir de un muñeco de vinilo o un kit de montaje. El aspecto final de la muñeca depende de la artista, sin embargo, algunas permiten que sus clientes escojan su apariencia, por lo general aportando una fotografía para conseguir el parecido a un niño en particular.[1]

Reborning[editar]

La creación del muñeco tomando como base un modelo de vinilo ya terminado se llama reborning. Esta forma requiere el desamblaje del cuerpo, el lavado y retirada de la pintura de fábrica antes de empezar el verdadero trabajo de creación.[8]

En el mercado se pueden encontrar diferentes compañías que comercializan muñecas de vinilo de variados tamaños, como Berenguer Babies, Zapf, Lee Middleton, Ashton-Drake Galleries, Apple Valley, Secrist Dolls.[9]

Newborning[editar]

Cuando se utiliza un kit con el cuerpo del muñeco en piezas separadas, el proceso se llama newborning. Los kits contienen además de las partes del bebé, los materiales básicos para su acabado: pestañas, ojos, pelo, relleno y tela para el cuerpo, pinturas, pinceles. Los utensilios y otros materiales necesarios suelen comprarse por separado.[9][8]

Sea cual sea el método, una vez preparadas las piezas se empieza a añadir las capas de pintura (15 o más) que, dependiendo del tipo utilizado, se dejan secar al aire o se introducen en un horno para su fijado. Durante este proceso se va perfilando la apariencia que tendrán los miembros para semejar la piel de un recién nacido real; con sus rojeces en algunas zonas, más palidez en otras, pecas o venas visibles. El perfilado de las uñas y los agujeros de la nariz, son importantes detalles que también aportan realismo.[1][9]

El pelo es otro de los procesos laboriosos, se puede poner mediante una técnica llamada microrooting, que consiste en añadir pelo a pelo con una aguja, aunque también en mechones de 2 o 3 pelos. Este paso puede tardar 30 o incluso más horas por cabeza.

Un peso determinado tiene mucha importancia en estos muñecos, para que al cogerlos en brazos dé la sensación de estar cogiendo a un bebé real, por eso se añaden materiales de relleno, hasta conseguir el peso adecuado a la supuesta edad del bebé. También se suelen colocar imanes en el interior de la boca o la cabeza, de ese modo se pueden sujetar chupetes o lazos para el pelo. Los modelos más sofisticados están incluso incorporando dispositivos electrónicos que simulan la respiración.[9]

Referencias[editar]

  1. a b c d «¿En serio no es un niño de verdad?” Bebés ‘reborn’, el arte de crear muñecas hiperrealistas». ValenciaPlaza. Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  2. «Terapias con 'bebes reborn' para trabajar con pacientes que tienen un deterioro cognitivo». iSanidad. Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  3. «El mundo de las muñecas Bebés Reborn, ¿Fantasía o Realidad?». Revista Digital. 18 de febrero de 2016. Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  4. «'People don't get it':inside the world of hyper-realistic baby doll collecting». The Guardian (en inglés). Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  5. «Los bebés que no crecen jamás». El País. 29 de noviembre de 2019. Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  6. «Reborn – a photo essay by Didier Bizet». The Guardian (en inglés). 28 de mayo de 2020. Consultado el 7 de febrero de 2021. 
  7. «International reborn Doll Artists». Facebook (en inglés). Consultado el 6 de febrero de 2021. 
  8. a b Barrow-Bélisle, Michele (2007). Lulu.com, ed. Beautiful Babies: The Art of Reborn Doll Making (en inglés). ISBN 9781411678231. 
  9. a b c d «History of Reborn Dolls». History of Dolls (en inglés). Consultado el 6 de febrero de 2021. 

Enlaces externos[editar]