Batalla del puente de Alcolea (1808)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del puente de Alcolea
Guerra de la Independencia Española
Fecha 7 de junio de 1808
Lugar Puente de Alcolea (Alcolea, Córdoba), España
Coordenadas 36°58′00″N 2°57′00″O / 36.9667, -2.95Coordenadas: 36°58′00″N 2°57′00″O / 36.9667, -2.95
Conflicto Retirada española hacia Córdoba, que será tomada y saqueada por los franceses, posterior derrota francesa en Bailén
Resultado Victoria francesa
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Reino de España Bandera de Francia Primer Imperio Francés
Comandantes
Pedro Agustín de Echávarri Pierre-Antoine Dupont
Fuerzas en combate
3.000 soldados así como 12 cañones 7.500 infantes, 3.000 caballos y 24 piezas de artillería (Francia)
Total: 10.500 soldados
Bajas
200 140
[editar datos en Wikidata]

La batalla del puente de Alcolea de 1808 es una batalla de la guerra de la Independencia española. Se trató de la primera batalla campal en Andalucía entre un ejército español más o menos organizado y las fuerzas francesas.

Batalla[editar]

Entre mayo y junio de 1808, parte del ejército francés se dirige al sur peninsular intentando acabar con las últimas posiciones de resistencia españolas, entre ellas la nueva capital, Cádiz.

Una fuerza compuesta de más de 10.000 hombres y al mando del experimentado militar francés Dupont avanza hacia el sur andaluz sin encontrarse apenas resistencia. Tras días de marcha el ejército llega a la pequeña localidad de Alcolea, en Córdoba, en la que se encuentran acampadas varias milicias locales y algunos hombres uniformados miembros del ejército.

Los españoles divisan a los franceses e intentando proteger el pueblo se dirigen a entablar combate cerca del puente con el fin, a su vez, de retrasar el avance francés. Tras largas escaramuzas los franceses cruzan el puente y entran en el pueblo de Alcolea, pasando a cuchillo a un centenar de vecinos que encontraron armados. Los españoles se retiran hacia Córdoba, viéndose después forzados a abandonar la ciudad, dejando tan solo una compañía de granaderos para entretener a los franceses y proteger la retirada de los demás hacia Écija. Los ejércitos franceses, tras tomar y saquear Córdoba, continuarán hacia el sur hasta ser derrotados en la Batalla de Bailén.