Batalla de la Apacheta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de la Apacheta
Rebelión del Cuzco
Fecha 9 de noviembre de 1814
Lugar Apacheta, Arequipa-Perú
Resultado Victoria patriota
Beligerantes
First Flag of Argentina.svg[1]​ Junta autónoma de gobierno del Cuzco Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Imperio español
Comandantes
Mateo Pumacahua Francisco Picoaga
Fuerzas en combate
5.000 hombres (500 fusileros) 2.000[2]​ hombres (100[3]​ soldados regulares)

La batalla de la Apacheta tuvo lugar el 9 de noviembre de 1814 entre las tropas rebeldes del brigadier Pumacahua y la guarnición realista de Arequipa al mando del mariscal Francisco Picoaga, resultado este último derrotado.

Antecedentes[editar]

Al tener noticias de la rebelión del brigadier Mateo Pumacahua, el virrey Abascal convocó a una junta de guerra en Lima en 13 de septiembre de 1813, entre las medidas de urgencia que se tomaron estuvo el envío de socorros militares a diversas provincias del interior del virreinato las cuales corrían el riesgo de ser comprendidas en la insurrección del Cuzco. Los refuerzos enviados a Arequipa consistían en 100 soldados del regimiento Real de Lima, 500 fusiles y 500 lanzas de caballería como también 26.000 pesos para los gastos de guerra los que a bordo de la fragata mercante Tomás salieron con destino al puerto de Quilca el 26 de septiembre. Por aquel entonces el ejército realista se encontraba desplegado en el Alto Perú por lo que el intendete Moscoso y el mariscal Picoaga, apoyados por el general Pio Tristán, hubieron de recurrir a las milicias de la ciudad para formar una fuerza capaz de oponerse a los rebeldes que al mando del mismo Pumacahua avanzaban ya sobre Arequipa. El ejército realista quedó compuesto en su casi totalidad de milicianos indisciplinados y mal adiestrados, reclutados a la fuerza y en muchos casos contrarios a la causa del Rey en un número que Pumacahua hace ascender a 2.000 hombres aunque probablemente se tratara de una fuerza inferior. El ejército rebelde por otra parte se componía de 5.000 hombres entusiastas aunque mal armados, solo 500 de ellos portaban fusiles y los restantes armas primitivas como hondas, lanzas y garrotes. La demora en la llegada de los refuerzos de Lima impidió al mariscal Picoaga oponerse a los progresos de la revolución de manera tal que esta se expandió a Puno y la Paz, llegando finalmente a las puertas de Arequipa.

El combate[editar]

Detalle del retrato de Mateo Pumachua

Los jefes realistas subestimaron a Pumacahua y, obrando más animosa que prudentemente,[4]​ en lugar de atrincherarse en las calles de la ciudad, salieron al encuentro del enemigo en el campo de la Apacheta, distante a 4 leguas de la urbe. Las tropas realistas ignorantes completamente en maniobras militares fueron fácilmente derrotadas y la mayoría de los oficiales fue tomado prisionero.

Los patriotas ingresaron a Arequipa, donde el 12 de noviembre el brigadier Pumacahua, en representación del gobierno patriota cuzqueño, emitió una solemne "intimidación" o declaratoria de guerra al virrey Abascal. Por presión de las tropas cuzqueñas, el Cabildo de Arequipa reconoció a la Junta Gubernativa del Cuzco el 24 de noviembre.

Para inteligencia y gobierno de VE. le noticio que las irresistibles armas de la patria, por medio de este ejército auxiliar de nuestro mando, han triunfado en esta provincia de Arequipa, á pesar de la más empeñada pericia militar de los mejores oficiales (de los cuales conservo prisioneros a los de la adjunta lista) y del obstinado activo fuego que opuso el expirante antipatriotismo en la fuerza total de cerca de 2000 hombres armados, y por el espacio de tres horas y media.

Comunicación de Pumacahua al virrey Abascal[5]

Al ser informados de las medidas de guerra dispuestas por el virrey y en conocimiento de la cercanía de tropas realistas al mando del general Ramirez, Pumacahua y Angulo decidieron replegarse en torno al Cuzco, dejando libres todas las intendencias y provincias ocupadas. Un cabildo abierto en Arequipa se volvió a reunir y se apresuró a acordar lealtad al rey el 30 de noviembre de 1814. Moscoso y Picoaga serían ejecutados por los rebeldes lo que sería utilizado como justificación para las represalias realistas.

Referencias[editar]

  1. Bandera de Belgrano con colores borbónicos -blanco y celeste- Leonor Cisneros Velarde, Luis Guillermo Lumbreras, Víctor López Mendoza (2005). Historia general del ejército peruano. p. 27. «Diseñaron una bandera con los colores blanco y azul, distintivos del hábito de la Virgen de las Mercedes, a quien designaron patrona de sus armas». 
  2. Manuel de Mendiburu, "Diccionario histórico-biográfico del Perú" Volumen 9, pág. 254
  3. Mariano Torrente, "Geografía universal física, política é histórica", pág. 495
  4. Varios autores, "Biblioteca Ayacucho", Memorias de Andrés García Camba, pág. 189
  5. Comisión Permanente de la Historia del Ejército del Perú, "Historia general del Ejército peruano", Volumen 4,Parte 1, pág. 357