Batalla de Yahuarpampa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Yahuarpampa
Guerra inca-chanca
Chancas-incas.jpg
Escena de la guerra entre ambos pueblos (detalle de la pintura de Juan Bravo sobre la "historia de Qosqo" para la municipalidad de Cusco).
Fecha Primera versión: 1289 (Velasco) ó 1315 (Rafinesque)
Segunda versión: 1425 (Busto) ó 1438 (Rowe)
Lugar Ichupampa, cerca de Cusco, actual Perú
Resultado Victoria inca decisiva
Beligerantes
Curacazgo del Cusco Chancas
Comandantes
Primera versión:
Hatun Túpac
Segunda versión:
Cusi Yupanqui
Primera versión:
Anco Huallo
Tomay Huaraca
Astoy Huaraca
Segunda versión:
Tomay Huaraca 
Astoy Huaraca 
Fuerzas en combate
Primera versión:
12 000 incas y 20 000 quechuas[1]
Segunda versión:
20 000[2]​-30 000[3]​ (modernos)
100 000 (crónicas)[4]
Primera versión:
30 000[5]​-40 000[6]
Segunda versión:
30 000 (modernos)[7]
250 000 (crónicas)[4]
Bajas
Segunda versión:
8 000 (modernos)[8]
30 000 (crónicas)[9]
Segunda versión:
22 000 (modernos)[8]
250 000 (crónicas)[9]
[editar datos en Wikidata]

La batalla de Yahuarpampa[10]​ fue un mítico-histórico[11]enfrentamiento militar entre los chancas y el Curacazgo de Cusco. La victoria de este último marcaría el inicio de una serie de campañas militares que forjarían el Tawantinsuyo.

También es conocida como batalla de Yahuar Pampa,[12]Yawarpampa,[13]Sacsahuana,[5]Saqsawana,[1]Ichupampa,[13]Ichubamba[14]​ o Ichopampa.[15]

Versiones[editar]

Como todo pueblo sin lengua escrita, la historia de los incas está mezclada con la leyenda.[16]​ Para su cultura, este acontecimiento marca el inicio de su ascenso y sólo es comparable a la fundación de Cuzco,[17]​ haciendo a su protagonista la figura más destacada de sus memorias junto a Manco Cápac.[18]​ Pero entre los cronistas ni siquiera hay acuerdo sobre quién ganó la batalla:

Debe mencionarse que la momia de Pachacútec fue encontrada por Polo de Ondegardo y Zárate en Tococache hacia 1560, donde los indios la habían trasladado desde Patallacta. Cobo menciona que estaba acompañada por un ídolo chanca ya que era costumbre entre los conquistadores andinos ser enterrados con los ídolos de los pueblos que vencían. Esto lleva a Rostworowski considerarlo como el probable vencedor de los chancas.[22]​ Otros cronistas como Acosta, Cabello Balboa, Santa Cruz Pachacuti identifican a la momia como de Pachacútec,[23]​ pero Garcilaso de la Vega menciona como de Huiracocha.[24]​ Según Rostworowski, Garcilaso de la Vega intenta disminuir la figura de Pachacútec constantemente y oculta en su crónica la existencia del ídolo chanca encontrado con la momia.[25]

Cronología[editar]

Los incas no registraban los años de forma sistemática,[26]​ así que toda fecha es una aproximación basada en investigaciones y comparaciones de crónicas con otras o con registros arqueológicos.[27]​ Al señalar el comienzo de las conquistas incas, la batalla debió ocurrir poco más de un siglo antes de llegar los europeos según los arqueólogos.[28]

El polímata francés Constantine Samuel Rafinesque sostiene que fue en 1315 cuando se produce el levantamiento y la batalla.[5]​ El jesuita Juan de Velasco dice en su Historia del Reino de Quito en la América Meridional, que los eventos suceden en 1289.[29]​ Según José Antonio del Busto, historiador peruano, los chancas se sublevaron en 1424 y la batalla se produjo al año siguiente.[14]​ El arqueólogo estadounidense John Rowe, que usa de base la Miscelánea Antártica de Miguel Cabello Balboa, fecha los acontecimientos en 1438.[26]​ Las estimaciones de este último han sido las más usadas en las décadas más recientes, sin embargo, el debate cronológico no puede darse por terminado.[30]​ A fin de cuentas, probablemente sucedió en algún momento entre 1430 y 1440.[11]

Rafinesque y Velasco apoyan la corriente de Huiracocha y Busto y Rowe la de Pahacútec. El primero fecha el reinado de su monarca entre a 1315 y 1372.[31]​ El segundo dice que reinó entre 1289 y 1340.[29]​ El tercero el de su rey entre 1425 y 1471.[32]​ El cuarto habla de un reinado entre 1438 y 1471.[33]

Primera versión: incas al mando de Huiracocha[editar]

Antecedentes[editar]

Según Garcilaso de la Vega, el Sapa Inca Cápac Yupanqui habría sido el primero en combatir a los chancas. Envió a su hermano, Auqui Titu, hasta los curacazgos de Cotapampa, Cotanera y Huamanpallpa, donde fueron recibidos como libertadores porque odiaban el yugo chanca.[34]​ Durante el reinado de Inca Roca hay una gran guerra contra los chancas (desde 1260 según Rafinesque) donde logró la victoria.[5]​ El conflicto se reactiva en 1280 (Rafinesque)[5]​ y un ejército de 20 000[6]​ a 30 000[5]​ incas sometió a los chancas y dejó funcionarios entre ellos.[6]

Cuando reinaba Yáhuar Huácac, un hijo del monarca, Hatun Túpac, estaba desterrado pastando llamas en las montañas por su rebeldía. El joven se presentó ante la corte a avisarle que había soñado una rebelión en el norte pero su padre no le creyó y lo envió de vuelta a Chita. Tiempo después, los chancas de Uramarca, Villca, Utunsulla y Huancohuallu se alzaron en armas y masacraron a los funcionarios cuzqueños.[6]​ Al mando de Anco Huallo,[n 2]​ Tomay Huaraca[n 3]​ y Astoy Huaraca[n 4]​ de 30 000[5]​ a 40 000[6]​ chancas avanzaron sobre Cuzco, pero el Sapa Inca no creyó los informes hasta que estuvieron muy cerca de su ciudad.[6]

Desenlace[editar]

El monarca salió huyendo con su corte, mientras que su hijo reunió 4 000 soldados y volvió a la capital, se hizo proclamar rey y reclutó 8 000 hombres que sumó a su ejército. Salió a una pampa cercana donde le llegaron noticias de que 20 000 aliados quechuas del Contisuyo se aproximaban. Después que estos llegaron, nuevos informes avisaron de la proximidad de 5 000 quechuas, fue entonces que aparecieron los chancas. El nuevo Sapa Inca les ofreció la paz, pero estos estaban seguros de vencer y se negaron a tratar.[35]

Ambos ejércitos siguieron aproximándose al día siguiente y el Inca volvió a ofrecer la paz, entonces Anco Huallo le respondió: «Mañana se verá quién merece ser rey y quién puede perdonar». Una jornada más tarde se produjo la batalla y los cuzqueños triunfaron. Huiracocha fue piadoso y perdono a los alzados.[1]​ Yáhuar Huácac habría muerto siete años después, recluido en la vida privada (en 1296 según Velasco).[29]​ Sería Pachacútec, en el sexto año de su reinado, quien encabezaría una conquista para someter a los chancas de Jauja y Vilcas y los huancas.[36]

Segunda versión: incas al mando de Pachacútec[editar]

Expansión inca hasta 1438 (rojo) y las conquistas de Pachacútec (morado).

Antecedentes[editar]

Hacia 1420 la cultura chanca estaba en su apogeo,[14]​ dominaban Huancavelica, Apurímac y Andahuaylas,[37]​ y probablemente eran responsables de la desintegración de la cultura wari.[38]​ Betanzos dice en su crónica que tenían por curaca a Usco Vilca[n 5]​ pero algunas fuentes dicen que tenían una monarquía dual encabezada por Anco Huallo y Usco Vilca.[39]​ De todas formas, Usco Vilca decidió armar un gran ejército y organizar tres expediciones al mando de sus seis capitanes. La primera fue al Condesuyo (o al Cuntisuyo) a las órdenes de Malma o Rapa (o Irapa). La segunda al Condesuyo también (o al Andesuyo) mandada por Yana Vilca y Teclo Vilca (o Toquello Vilca).[40]​ Otras fuentes dicen que solo hubo dos capitanes al mando de una expedición cada uno, Huasco y Uasca para marchar sobre el Condesuyo y el Andesuyo respectivamente.[41]​ La primera tropa llegó hasta Chichas (actual sur boliviano) y la segunda marchó contra los chiriguanos, pero volvió rápido al saber de la muerte de su curaca.[42]​ Por la dispersión de las fuerzas, el mismo cronista considera que más que ejércitos eran hordas descoordinadas dedicadas al pillaje.[43]​ La tercera fuerza partió de Huancavelica por el valle de Andaguaylas donde derrotó a los quechuas.[44]​ Iba dirigida por Tomay Huaraca y Astoy Huaraca, que cruzaron el río Apurímac y acamparon en los llanos de Ichupampa a seis o siete leguas de Cusco.[42]​ Aparentemente, su plan era tomar Cuzco y continuar las conquistas hasta el Collao.[11]​ Desde su posición enviaron mensajeros exigiendo la capitulación de la ciudad.[45]

El anciano monarca, Huiracocha, al saber del avance chanca huyó a la fortaleza de Caquia Sacsahuana o Jaquijahuana (provincia de Calca) con los nobles (orejones) que le eran partidarios,[46]​ y sus hijos Inca Urco o Urcón (el preferido, heredero y co-gobernante) y Socso.[47]​ En cambio, otro de sus hijos, Cusi Inca Yupanqui, comandó otra facción de nobles, capitanes y parientes para quedarse y jurar defender su hogar.[48]​ Los nobles eran Inca Roca (primogénito de Huiracocha), Apo Mayta, Vicaquirao, Quilliscachi Urco Huaranga, Chima Chaui Pata Yupanqui, Huiracocha Inca Páucar y Mircoymana (ayo de Inca Yupanqui). Sarmiento de Gamboa y Betanzos añaden a los Yupanqui, Muru Uanca, Apo Yupanqui y Uxuta Urco Guaranga (criados de Cusi Inca Yupanqui y de sus amigos Vicaquirao, Apo Mayta y Quilliscachi Urco Huaranga).[49]​ Aunque algunas leyendas dicen que Cusi había sido desterrado por su padre, probablemente había sido nombrado gobernador de un ayllu lejano a la ciudad.[50]​ El príncipe era joven, unos veinte a veintidós años.[14]

El anciano Sapa Inca tuvo que informar de la decisión de Cusi al enviado chanca con el que negociaba su rendición, Guaman Guaraca, quien se lo comunicó a su curaca. Entonces el monarca chanca decidió unirse personalmente a sus tropas.[51]​ Esta disposición a resistir sorprendió tanto a los chancas que supuestamente les dieron tres meses a Cusi para reunir una fuerza digna de enfrentarlos. El príncipe busco apoyo de las tribus vecinas pero la mayoría prefirió quedarse al margen porque todo parecía prever su derrota.[52]​ Solo los canas apoyaron a los cuzqueños mientras que los ayamarcas a los chancas. El príncipe realizó ayunos y oraciones para pedir su protección a Viracocha e Inti. Se dice que en una de estas le anunciaron que lo ayudarían en la batalla y después sería el señor de muchas tierras.[n 6]​ Los chancas permanecieron en Cochacalla realizando rituales para preparar el combate.

Batalla de Cuzco[editar]

Sarmiento de Gamboa dice que los chancas atacaron la ciudad y traspasaron sus murallas, desatándose una feroz batalla casa por casa. Los cuzqueños habían construido fosos cubiertos por ramas y tierra donde cayeron muchos chancas al cargar. Todos los habitantes participaron en la defensa, destacando una mujer, Chañan Curicoca, que lucho tan bravamente que hizo retroceder al enemigo de su barrio. Finalmente, los chancas debieron retirarse hacia Ichupampa para reagruparse abandonando gran parte de sus suministros y tesoros.[53]​ Fue entonces que recibieron refuerzos que volvían de las otras campañas, mientras que Cusi recibía la ayuda de pueblos vecinos impresionados por su éxito.[4][54]

Yahuarpampa[editar]

Astoy Huaraca envió un mensajero a Cusi desafiándolo a una batalla campal y asegurando que la derrota se debió a tener que luchar en calles estrechas. También le prometió «en breve teñiría su lanza con su sangre». El príncipe le respondió que era el hijo de Inti y guardián de Cuzco y jamás se sometería. Cuando se dio la gran batalla decisiva, Cusi decapitó con su hacha a ambos capitanes chancas y puso sus cabezas en picas para desmoralizar al enemigo, que rompió filas y fue perseguido y masacrado sin piedad.[55]​ Cieza de León dice que Uscovilca murió en el combate.[56]​ En cambio, Sarmiento de Gamboa sostiene que el rey era una momia llevada en andas como reliquia para animar a los chancas.[57]​ Cuando se hizo con la reliquia los chancas habrían huido desmoralizados.[15]​ Los incas hicieron un gran botín que después usarían para sus campañas de expansión.[58]

Al parecer, durante la noche previa Cusi había ordenado que una reserva de 5 000 soldados se instalara en una montaña y después que los chancas estaban agotados, atacaron por la retaguardia al enemigo, poniéndolos en fuga.[2]

Consecuencias[editar]

Cusi perdonó a los demás caciques chancas para hacerlos sus aliados y castigó a los pueblos que apoyaron a los invasores.[59]​ Otros dicen lo contrario, que perdonó a varios pueblos diciendo que fueron forzados a luchar contra los cusqueños y ahorcó a los jefes chancas, clavo en picas sus cabezas y quemó sus cuerpos.[60]​ Los cronistas dicen que todos los chancas y 30 000 incas y aliados murieron,[9]​ pero estimaciones modernas reducen bastante esas cifras.[8]​ La pampa de Ichupampa, lugar de la batalla,[n 7]​ pasaría a ser conocida como Yahuarpampa, «llanura de sangre».[61]

Las fuentes varían sobre el destino del viejo Viracocha. Según algunos se reconcilió con su victorioso hijo y abdicó para nombrarle gobernante. Otros dicen que el anciano siguió siendo Sapa Inca hasta su muerte en Caquia Sacsahuana.[62]​ Una tercera postura dice que conspiro para derrocar a Cusi.[63]​ Todo empezó porque el anciano insistió en atribuir la victoria y el botín a Urco, pero Cusi tomó lo que había ganado y ocupo de facto la ciudad.[58]​ Fue con Urco, que quería reclamar el trono y empezó a reunir un pequeño ejército en Yucay. Inmediatamente Cusi con Roca marcharon en su contra. Estaba Urco sobre la orilla del río Tambo cuando una piedra de Roca le dio en la garganta y cayó al agua, huyó río abajo hasta llegar a la peña Chupellasca pero los soldados enemigos lo alcanzaron y dieron muerte.[60]​ La batalla fue en la localidad de Paca.[63]​ Otros dicen que Urco fue capturado y descuartizado públicamente.[64]​ Cusi se hizo con los bienes de la facción perdedora y desplazo definitivamente a su padre de todo poder.[65]​ El anciano Viracocha murió una década después, a los ochenta años, y cuatro meses más tarde su hijo iniciaba sus campañas contra los chancas de Jauja y Vilcas y los collas.[66]

La victoria fue decisiva para la historia inca, pues marca el comienzo de las reformas de Cusi, quien pasaría a llamarse Pachacútec.[67]​ También gracias a ella consiguieron una supremacía que les permitió iniciar sus guerras de conquista al romper el equilibrio logrado por «el círculo de poderosos vecinos» o «macroetnias» que los rodeaban.[17]​ Los incas iniciaban un apogeo que duraría cerca de un siglo, como dice Rostworowski, basándose en las fuentes, Pachacútec inicia el Tahuantinsuyo, Túpac Yupanqui lo expande y Huayna Cápac consolidaría.[68]

Los soldados de Pururauca[editar]

En la versión de Pachacuti Yamqui Salcamaygua quién dice que tras la huida de su padre y volviendo Cusi a Cusco a defenderla vio un mancebo blanco y hermoso en Callachaca y este le dijo: «Hijo, yo os prometo en nombre del hacedor al que habéis llamado en vuestras tribulaciones, yo os digo que os oyó, y así será vuestra defensa y lo seréis victoriosos; pelead sin miedo». Tras eso el extraño desapareció, el príncipe volvió a su ciudad y reunió a hombres, mujeres y ancianos, todos los dispuestos a usar un arma se presentaron a la batalla, mientras un viejo consejero del Sapa Inca, Topa Huanchiri jefe de Coricancha ordeno hacer y armar como personas unas grandes figuras de piedra cerca del campo de batalla, llamadas Pururaucas, en el fragor de la lucha Cusi los confundió con cusqueños enviados por su padre y les grito: «¿Qué hacéis allí, hermanos? ¿Cómo es posible que en esta ocasión estéis allí, sentaditos? ¡Levantaos!»; fue cuando las rocas se convirtieron en hábiles guerreros y salvaron una batalla que parecía perdida.[69]

Referencias[editar]

  1. a b c Herrera, 2004: 392
  2. a b Honore, 2007: 65
  3. Julien, 2009: 215
  4. a b c Pachacuti Yamqui Salcamaygua, 1968: 297-298; Cobo, 1964a: 75 (cap. X), 83-84 (cap. XVI); Ibídem, 1964b: 161 (cap. XII), 182 (cap. XV); Acosta, 1954: 201 (Lib. VI, cap. XXI); Garcilaso, 1963: 184 (cap. XVIII).
  5. a b c d e f g Means, 1920: 223
  6. a b c d e f Herrera, 2004: 391
  7. Honore, 2007: 65; Julien, 2009: 215
  8. a b c Salas, 2008: 39
  9. a b c Pachacuti Yamqui Salcamaygua, 1968: 27 (cap. X)
  10. Bauer, 1996: 60; Busto, 2000: 16
  11. a b c Dammert, 2007: 25
  12. Herrera, 2004: 393
  13. a b Guillén, 2005: 404
  14. a b c d Busto, 2000: 16
  15. a b Rostworowski, 1999: 55
  16. Klauer, 2006: 34
  17. a b Rostworowski, 1999: 49
  18. Rostworowski, 1999: 59
  19. a b c Rostworowski, 1999: 61
  20. Rostworowski, 1999: 60
  21. Rostworowski, 1999: 62
  22. Rostworowski, 1999: 63
  23. Rostworowski, 1999: 64
  24. Rostworowski, 1999: 65
  25. Rostworowski, 1999: 167
  26. a b Bauer, 1996: 60
  27. Bauer, 1996: 64; Velasco, 1981: xlii
  28. Rostworowski, 1999: 50
  29. a b c Velasco, 1981: 32
  30. Bauer, 1996: 62
  31. Rafinesque, 1833: 131
  32. Busto, 2000: 16, 24
  33. Bauer, 1996: 61
  34. Herrera, 2004: 390
  35. Herrera, 2004: 391-392
  36. Herrera, 2004: 394
  37. Busto, 2000: 16; Rostworowski, 1999: 67
  38. Rostworowski, 1999: 67
  39. Milla, 1995: 133
  40. Hernández, 1991: 31; Rostworowski, 1999: 53
  41. Cieza, 1943: 191-222 (cap. XXXVII-XLV)
  42. a b Cieza, 1943: 15, 27 (cap. VI)
  43. Rostworowski, 1999: 53
  44. Lumbreras, 1969: 302; Rowe, 1946: 198
  45. Betanzos, 1968: 16 (cap. VI); Cieza, 1943: 221 (cap. XLV); Sarmiento, 1965: 232 (cap. XXVII)
  46. Busto, 2000: 16; Klauer, 2006: 27
  47. Hernández, 19991: 32; Rostworowski, 1999: 53
  48. Betanzos, 1968: 16 (cap. VI); Cieza, 1943: 221 (cap. XLV); Klauer, 2006: 27; Sarmiento, 1965: 232 (cap. XXVII)
  49. Betanzos, 1968: 16-17 (cap. VI); Cieza, 1943: 220 (cap. XLV); Sarmiento, 1965: (cap. XXVI-XXVII).
  50. Klauer, 2006: 26
  51. Hernández, 1991: 33
  52. Betanzos, 1968: 17 (cap. VI); Sarmiento, 1965: 232 (cap. XXVI)
  53. Rostworowski, 1999: 55; Sarmiento, 1965: 232 (cap. XXVII)
  54. Rostworowski, 1999: 55-56
  55. Sarmiento, 1968: 28 (cap. X)
  56. Cieza, 1943: 27 (cap. VI)
  57. Millones, 1998: 33
  58. a b Rostworowski, 1999: 56
  59. Sarmiento, 1965: 234 (cap. XXVII)
  60. a b Rostworowski, 1999: 57
  61. Herrera, 2004: 394; Honore, 2007: 65-66
  62. Sarmiento, 1965: 242 (cap. XXXVIII)
  63. a b Milla, 1995: 281
  64. Esparza, 2015
  65. Klauer, 2006: 27
  66. Rostworowski, 2001: 155-156
  67. Bravo, 1985: 34
  68. Rostworowski, 2005: 15
  69. Cieza, 1943: 221 (cap. XLV); Pachacuti Yamqui Salcamaygua, 1968: 21 (cap. VIII)

Notas[editar]

  1. Los quipucamayoc eran contadores e historiadores especializados en codificar y extraer los datos históricos en los quipus [Laurencich Minelli, Laura & Paulina Numhauser Bar-Magen (2004). El silencio protagonista: el primer siglo Jesuita en el Virreinato del Perú 1567-1667. Quito: Editorial Abya Yala, pp. 174. ISBN 9789978224793.].
  2. Huancohuaullu [Herrero, 2004: 393]; Ancoallo [Minelli, Laura Laurencich (2000). The Inca World: The Development of Pre-Columbian Peru, A.D. 1000-1534. University of Oklahoma Press, pp. 138. Colaboración de Cecilia Bákula. Fotografías de Mireille Vautier. ISBN 9780806132211.]; Anco Huallo [Rostworowski, 1999: 116]; Hancohuallu [Rafinesque, 1833: 131]; Anko Ayllu [Milla, 1995: 133].
  3. Tomay Huaraca [Steele, Paul Richard & ‎Catherine J. Allen (2004). Handbook of Inca Mythology. ABC-CLIO, pp. 63. ISBN 9781576073544.]; Túmay Huaraca [Herrera, 2004: 391].
  4. Astu Huaraca [Herrera, 2004: 391]; Hastu Huaraca [Brundage, Burr Cartwright (1985). Empire of the Inca. University of Oklahoma Press, pp. 85. ISBN 9780806119243.]; Astoy Huaraca [Sarmiento de Gamboa, Pedro (2012). History of the Incas. Courier Corporation, pp. 94. ISBN 9780486147055.]; Aso Huaraca [Sarmiento de Gamboa, 2012: 94].
  5. Usko Willka [Milla, 1995: 133]; Usco Vilca [Hernández, 1991: 33, 43, 45].
  6. Betanzos, 1968: 19 (cap. VII); Rostworowski, 1999: 55.
    Cieza, 1943: 220 (cap. XLV). Dice que tras la promesa de Cusi de dar "tierras" y "privilegios" a quienes le ayudaran gente de distintas regiones se les unieron.
  7. Cabello, 1951: 299 (cap. XIV) y Murrúa, 1962: 16 (cap. XIX) dicen que sucedió detrás de Yahuira; Pachacuti, 1968: 297 dice que fue inmediatamente después del combate en Cuzco y fue en Quiachilli.

Bibliografía[editar]

  • Acosta, José de (1954). Historia natural y moral de las Indias. Madrid: Ediciones Atlas. Estudio preliminar y edición del Francisco Mateos.
  • Bauer, Brian S. (1996). El desarrollo del estado inca. Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de Las Casas". ISBN 9788483870464.
  • Betanzos, Juan de (1968). Suma y narración de los incas. Madrid: BAE.
  • Bravo Guerreira, María Concepción (1985). Tiempo de los Incas. Alhambra. ISBN 9788420513454.
  • Busto Duthurburu, José Antonio del (2000). Una cronología aproximada del Tahuantinsuyo. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. ISBN 9789972423505.
  • Cabello Valboa, Miguel (1951). Miscelánea Antártica: una historia del Perú antiguo. Lima: Instituto de Etnología de la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • Cieza de León, Pedro (1943). El Señorío de los Incas. Buenos Aires: Solar. Prólogo y notas de Alberto Mario Casas. Basado en la edición de Marcos Jiménez de la Espada.
  • Cobo, Bernabé (1964a). Historia del Nuevo Mundo. Libro XII. Madrid: Ediciones Atlas. Digitalizado en fondo antiguo de la Universidad de Sevilla.
    • Cobo, Bernabé (1964b). Historia del Nuevo Mundo. Libro XIII. Madrid: Ediciones Atlas.
  • Dammert, Manuel (2007). La red de parques arqueológicos: el apogeo del Tawantinsuyo y el desarrollo regional del Cusco. Instituto Nacional de Cultura & Dirección Regional de Cultura de Cusco. ISBN 9789972296734.
  • Esparza, José Javier (2015). La cruzada del océano: la gran aventura de la conquista de América. La Esfera de los Libros. ISBN 9788490602638.
  • Garcilaso de la Vega, Inca (1963). Comentarios Reales de los Incas. Libro V. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • Guillén Guillén, Edmundo (2005). Ensayos de historia andina: Los Incas y el inicio de la guerra de reconquista. Universidad Alas Peruanas. ISBN 9789972210044.
  • Hernández, Max; Moisés Lemlij; Luis Millones; Alberto Péndola & María Rostworowski (1991). Entre el mito y la historia: Psicoanálisis y pasado andino. Ediciones Psicoanalíticas Imago.
  • Herrera Cuntti, Arístides (2004). Divagaciones históricas en la web. Libro 2. Chincha: AHC Ediciones. ISBN 9972-2908-2-4.
  • Honore, Pierre (2007). In Search of Quetzalcoatl: The Mysterious Heritage of South American Civilization. Adventures Unlimited Press. ISBN 9781931882576.
  • Klauer, Alfonso (2006). Tahuantinsuyo: El cóndor herido de muerte. Lima: Juan Carlos Martínez Coll. ISBN 9788468954219.
  • Julien, Catherine (2009). Reading Inca History. Iowa City: University of Iowa Press. ISBN 0-87445-725-5.
  • Lumbreras, Luis G. (1969). De los Pueblos, las Culturas y las Artes del Antiguo Perú. Lima: Moncloa-Campodónico, Editores Asociados.
  • Means, P. Ainsworth (1920). "Aspectos estético-cronológicos de las civilizaciones andinas". Boletín de la Academia Nacional de Historia. Quito: Tipografía y encuadernaciones Salesianas, pp. 195-252.
  • Milla Batres, Carlos (1995). Atlas histórico y geográfico del Perú. Tomo I. Editorial Milla Batres. ISBN 9789972900006.
  • Millones, Luis & Hiroyasu Tomoeda (1998). Historia, religión y ritual de los pueblos ayacuchanos. National Museum of Ethnology.
  • Murúa, Martín de (1962). Historia general del Perú, origen y descendencia de los Incas. Madrid: Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo.
  • Pachacuti Yamqui Salcamaygua, Juan de Santa Cruz (1968). Relación de antigüedades deste reyno del Perú. Madrid: Biblioteca de Autores Españoles & Ediciones Atlas.
  • Rafinesque, Constantine Samuel (1833). "Peruvian history". En Atlantic Journal, and Friend of Knowledge. Tomo I. Filadelfia: Photolithographed by the Murray Printing Company for the Arnold Arboretum, pp. 130-132.
  • Rostworowski de Diez Canseco, María (1999). Historia del Tahuantinsuyu. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. ISBN 9789972510298.
  • Rostworowski de Díez Canseco, María (2001). Pachacutec Inca Yupanqui. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. ISBN 9789972510601.
  • Rostworowski de Diez Canseco, María (2005). "Redes económicas del Estado inca: el “ruego” y la “dádiva”". En El estado está de vuelta: desigualdad, diversidad y democracia. Editado por Víctor Vich. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp. 15-48. ISBN 9789972511295.
  • Rowe, John Howland (1946). "Inca Culture at the Time of the Spanish Conquest". En Julian H. Steward. Handbook of South American Indians. Tomo II. Washington D.C.: Smithsonian Institution.
  • Salas Guevara, Federico (2008). Historia de Huancavelica. Tomo I. Lima: Editorial San Marcos & Compañía de Minas Buenaventura. ISBN 978-9-97233-871-7.
  • Sarmiento de Gamboa, Pedro (1965). Historia de los Incas. Madrid: Ediciones Atlas & Biblioteca de Autores Españoles.
  • Velasco, Juan de (1981). Historia del Reino de Quito en la América Meridional. Edición, prólogo, notas y cronología de Alfredo Pareja y Díez Canseco. Caracas: Biblioteca Ayacucho. ISBN 9788466000697.